12.08.2014

Unas sencillas vacaciones

Antes de tomar una importante decisión un hombre decide tomarse unos días de descanso en un chalet al sur de Francia. Pero una vez allí se encontrará con una serie de personajes con los que se verá involucrado en una serie de situaciones descabelladas. "Veneno de tarántula", de Julian Maclaren Ross, publicado por La Bestia Equilátera.

Rodrigo Fernández / rfernandez@elpopular.com.ar

Algunos lo llamaban "el secreto mejor guardado de la literatura británica", para otros un autor "de culto" capaz de imitar los estilos de escritores como Faulkner o Chandler, pero todos pudieron vislumbrar en su prosa a un autor grandioso. El tiempo, que siempre es justo, ha logrado sacarlo de la oscuridad para otorgarle un lugar en la historia de la literatura. En ese camino de justicia se embarcó la editorial La Bestia Equilátera, que como siempre remarco tiene uno de los catálogos mas interesantes, que lo rescató y lo publicó en español.

Durante el verano de 1930 Niza sufre una importante ola de calor. Aquellos que pasan sus días de descanso en la Costa Azul se debaten entre una vida placentera al borde de la inconsciencia y las intensas temperaturas. En alguna parte de la sociedad todavía se oyen los ecos de la guerra pero no aquí donde la única preocupación pasa por el clima.

En ese ambiente se mueven Armstrong y Christopher. El primero un adinerado hombre mezcla de dandy, escritor y explorador que solo vive de disfrute en disfrute y huyendo de las mujeres que intentan "casarlo", el segundo también es un hombre acomodado pero se encuentra en la disyuntiva de proponerle matrimonio a Ivonne o seguir viviendo una vida donde sea el único protagonista.

Un poco por ello y otro poco por el calor decide aceptar el ofrecimiento de Amstrong y partir a pasar unos días de descanso, y quizás de reflexión, en un chalet del sur de Francia. El dueño de Fou Chalet, así se llama el lugar, es Spider un antiguo conocido, famoso por su rápida forma de dilapidar el dinero y su fuerte adicción a la morfina. Ambos pretenden que la temporada sea placentera pero al encontrarse con Vaska, el joven ruso al servicio de Spider, intuyen que cualquier cosa les puede deparar el destino.

"Veneno de tarántula" posee el don de lograr que el lector se deje llevar por el relato. Un relato dinámico que no se acaba en las descripciones de escenarios donde ocurre la trama sino que además cuenta con una galería de personajes interesantes y pintorescos que tranquilamente podrían ofrecer distintas versiones de una misma historia.

Ya desde el prólogo de Maclaren - Ross nos aclara que no hay nada de biográfico en su relato pero el lector no podrá dejar de sacar conclusiones e hipótesis acerca de un autor que hizo de su dandismo un arte, una forma de ver la vida a través de sus ojos trasnochados.

"Veneno de tarántula" fue el primero de su libros publicados por LBE, luego vinieron "Tostada de jabón y otros cuentos" y "Noches en Fitzrovia", donde el lector podrá seguir disfrutando de una prosa incomparable.