Miércoles
28 de Junio de 2017
Edición Anterior
31 de Diciembre de 2008
El titular de la UCR local analizó al Gobierno, la oposición y la batalla del campo
"Hubo una vocación cuasi golpista para que el Gobierno se cayera"
Jorge Radaljac volvió a sorprender con sus juicios. Con un sesgo de librepensador, marcó diferencias con estrategias de su partido a nivel nacional. Durante el conflicto agropecuario, creyó ver en la movida una actitud lejana a la defensa del sistema democrático. Le pegó duro a Cobos y a Carrió y elogió bastante el estilo del Intendente.

Cacho Fernández

cfernandez@elpopular.com.ar

"Se asociaron sectores de derecha y de izquierda a favor del campo con una vocación cuasi golpista". La opinión es sorprendente máxime porque la emitió el presidente del comité local de la Unión Cívica Radical, Jorge Radaljac, un partido que durante la batalla del campo jugó abiertamente para el sector agropecuario y obviamente la oposición.

Es más, conjeturó que toda aquella movida se habría hecho para que "el Gobierno se cayera. A mí me parece que mucha gente decía hipócritamente que había que conservar la democracia y lo que hacía era golpista. Había una posición muy exacerbada contra el Gobierno. No se lo decía abiertamente pero las actitudes que se tomaban eran cuasi golpistas. Yo percibía eso".

No se puede saber si lo mismo puede llegar a sostener el diputado nacional, Rubén "Bebe" Lanceta o el mismo titular nacional de la UCR, Gerardo Morales, pero lo que dijo Radaljac es muy fuerte para un partido que estuvo dentro de la protesta y que viene manteniendo a partir de entonces una oposición absoluta contra los Kirchner.

Al presidente del comité local le asombra además que "un gobierno que asumió con una legitimidad importante, a los tres meses se comience a desbarrancar por todos lados".

Del vicepresidente de la Nación, Julio Cleto Cobos, dijo que "en un país en serio, es un mamarracho político, y si bien votó bien, debió irse enseguida".

Y habló bien del Intendente: "de él tengo el mejor de los conceptos porque se ha alejado bastante del estilo de su padre. Lo veo muy dialoguista y bastante progresista, pero no veo que esté metido en la Intendencia para sacar las cosas adelante". Tras ello criticó el desempeño de dos áreas, Obras Públicas y Salud.

"Cuasi golpista"

En un rápido inventario de la política nacional, Radaljac sostuvo que "éste ha sido un año muy raro. El Gobierno asumió con una legitimidad muy importante y a los tres meses se empieza a desbarrancar por todos lados por el tema del campo. Las entidades ruralistas, todas juntas contra el Gobierno, y además generalizaron su reclamo al conjunto de la sociedad. Yo no recuerdo otro antecedente como éste. Y hoy llegamos con un gobierno desacreditado con tres años de gestión por delante".

Apuntó además que se "ha generado una visión apocalíptica del futuro y lo extraño es que, a pesar de que no soy muy optimista, yo no encuentro datos que digan que esto es una catástrofe. Este es un Gobierno que ha tenido logros, y en algunos aspectos muy importantes, pero como si se hubieran dilapidado este capital político".

"El kirchnerismo se autoproclama como un gobierno de izquierda -añadió- cuando yo no creo que lo sea tanto porque a la izquierda del kirchnerismo hay muchas cosas. Es decir, hay más a la izquierda de los Kirchner, pero lo llamativo es que los partidos políticos se encargan de ponerlo bien a la izquierda porque se han ubicado bien a la derecha".

En ese sentido, interpretó el conflicto agropecuario y dijo que "se asociaron sectores de derecha y de izquierda a favor del campo con una vocación cuasi golpista en su momento, como si hubiesen buscado que el Gobierno se cayera. A mí me parece que mucha gente decía hipócritamente que había que conservar la democracia, pero lo que hacían era golpista. Hubo una postura muy exacerbada contra el Gobierno, y si bien no se lo decía abiertamente, las actitudes que se tomaban eran cuasi golpistas. Se percibía eso".

Incluyó a los partidos políticos en esa postura y sostuvo que "yo provengo de un partido democrático en el que bajo ningún punto de vista en el discurso nadie diría que se caiga, pero si se caía... Porque además era un gobierno que tenía mucha credibilidad... No sé, había una postura demasiado intransigente".

Políticos y desempeños

Radaljac cree que la oposición debiera hacer críticas puntuales y no oponerse por cualquier cosa: "no sé de lo que se trata, pero me opongo, ése parece ser el lema. Yo, por ejemplo, no estuve de acuerdo con la postura que tomaba el partido en muchos aspectos, porque en lugar de discutir puntualmente el tema de la reestatización de las AFJP, vaticinaban lo peor porque suponían que el Estado se iba a gastar toda la plata de las jubilaciones. Yo tengo más de cuarenta años de aportes, pasaron casi veinte presidentes, y la gente mal o bien sigue cobrando. Por lo tanto la discusión no es si se van a gastar la plata, sino si estaba bien o mal estatizar las AFJP".

Analizó que su partido, hoy, "tiene muy difusos sus principios. Hay un pragmatismo muy acendrado, pero eso pasa en todos los partidos. Además, no comparto el estilo del Gobierno, confronta demasiado y todos los santos días la Presidenta arma un escenario para anunciar montones de cosas".

Sobre la posibilidad de que la UCR lleve a Julio Cobos como candidato, Jorge Radaljac marcó distancias con esa estrategia y fue muy duro con el Vice: "en un país serio, Cobos sería un mamarracho político. Su decisión fue acertada porque descomprimió la situación pero debió votar e irse de inmediato".

-¿No cree que se lo puso inútilmente en una encrucijada porque las retenciones no eran cosa de vida o muerte como se las hizo aparecer?

-El escenario estaba muy tirante, por eso él tenía que votar e irse automáticamente.

-¿Hay posibilidades de un acuerdo con Elisa Carrió?

-Estuve bastante cerca hasta hace un tiempo de su discurso, pero pega unos bandazos demasiado extremos de derecha a izquierda y al revés. También ella se opone por oponerse porque con el tema de la despenalización de la droga para consumo personal, ella defendía esa posición y ahora alerta con que algo debe haber detrás y cosas por el estilo. Por eso no se entiende adónde quiere ir.

-¿Qué lectura hace de este año de gestión del intendente, José Eseverri?

-Mi opinión es bastante positiva. De él tengo el mejor de los conceptos porque se ha alejado bastante de su padre, del autoritarismo de aquel estilo. A José lo veo muy dialoguista, bastante progresista. Pero lo que no veo es que esté compenetrado, metido en la Intendencia para sacar las cosas adelante. Siguen manteniéndose personas que no tienen ninguna representatividad para estar en el cargo, como en Obras Públicas, donde tiene que haber gente mucho más solvente. En tanto, en Salud Pública lo veo medio flojón. Traumatología, por ejemplo, no quedó claro, y no se supo muy bien cuánto hay de estatal y cuánto de privado. No puede haber un convenio que sea estatal por la mañana y privado por la tarde.

Pronóstico
máx: 11º C | min: 7º C
1998 - 2011 | elpopular.com.ar es propiedad de El Popular S.A.
EDICIÓN Nº 7456
Vicente López 2626. Olavarría - Pcia. de Buenos Aires - Argentina
Director: Jorge G. Botta