Miércoles
28 de Junio de 2017
Edición Anterior
28 de Noviembre de 2010
Marcelo Roffé expuso sobre "un modelo nuevo" en el auditorio de Coopelectric
Cuando el éxito de la empresa se busca a través del deporte de élite
Es licenciado en Psicología, asesoró al cuerpo técnico de las selecciones nacionales al mando de José Pekerman y vuelca esa experiencia vivida para asesorar a empresarios. Define que "el líder existe por autoridad y el jefe considera la autoridad un privilegio de mando".



"El arte de comunicar es uno de los principales poderes o carencias del ser humano, en cualquier ámbito", sostiene el licenciado en Psicología Marcelo Roffé para justificar el contenido de su segunda charla desarrollada viernes último en el salón auditorio de Coopelectric, que giró en torno de "un modelo nuevo" como lo definió el propio disertante: la aplicación de los conceptos de deporte de alto rendimiento a la gestión empresarial.

Este novedoso cruzamiento conceptual retoma las nociones del rendimiento y la eficacia en el ámbito laboral, el planteo de metas, el manejo del estrés, el trabajo en equipo, la comunicación, el liderazgo y la motivación a partir de su aplicación al ámbito deportivo.

La presentación concretada desde las 19.30 tuvo el apoyo tecnológico y audiovisual suficiente para convencer a unas 50 personas que participaron en forma activa y contó con el sustento invalorable de la propia experiencia vivida por el disertante, quien pese al cansancio de la jornada explicó a EL POPULAR los alcances de su recién finalizada alocución.

"Verdaderamente es un modelo nuevo, por eso la consultora se llama 'Alto Rendimiento', del deporte a la empresa. Veo que a lo largo de la historia de las empresas siempre se han basado en poner ejemplos del ámbito deportivo. Así, al trabajar con modelos de coaching, con entrenadores y con gerentes, se ven muchas diferencias pero también muchas similitudes, con el deporte como vaso comunicante", aseguró Roffé.

El reconocido profesional, en su tercera visita a nuestra ciudad, aclaró que su sistema "prende en las empresas porque están acostumbrados a los modelos de coaching ontológico y otros similares. En general, somos un país futbolero, entonces ponemos videos de la Selección que ayudan a pensar cosas rápidamente y los empleados se enganchan. Además ahí reciben el fundamento teórico, de los juegos, de las dinámicas que hacemos: ahí radica el arte o el secreto".

A pesar de las marcadas diferencias entre el ámbito laboral y el del deporte de alta competencia, en especial por la heterogeneidad del primero, Roffé marcó varias similitudes, entre las que citó: "Se pueden trabajar de manera similar la autoconfianza, el manejo del estrés también, el trabajo en equipo o el planteamiento de metas; todo eso es homologable y transferible", refirió.

Por sobre todas las cosas, argumentó que en ambos casos hay que modificar la manera de pensar para acceder a las metas. "Es una cabeza, se puede decir que el de élite está más preparado, pero siempre a la mente hay que entrenarla, en cualquier ámbito y siempre hay que trabajar esta cuestión de la motivación, la persistencia, la capacidad de superación. Todo lo que ayude a pensar y a superarse y mejore la autocrítica tiene que ser bien tomado".

En ese sentido, rescató atributos destacados para armonizar las distintas dinámicas con que trabaja: "Del deporte me seduce la superación de obstáculos y el manejar adversidades. Y del campo de la empresa valoro la ejecución, la planificación, la visión, la anticipación, el organigrama, que muchas veces le falta a algunos entrenadores", detalló.

En cuanto a las dificultades que encuentra un coach, un gerente o un líder para compaginar la comunicación verbal con lo gestual y adecuar el contenido del mensaje a la cabeza del receptor a través de la empatía, Roffé sintetizó que "es difícil pero no imposible, hay que trabajarlo: todo con trabajo se mejora. El lenguaje gestual es un potencial del cual uno no toma conciencia: tiene que observarse más, reparar en los gestos, también en el tono de voz para el lenguaje y así potenciar los mensajes".

Trabajo en equipo

Para hacer que un grupo se transforme en un equipo de trabajo el especialista en Psicología del Deporte reveló que hay que atravesar cuatro etapas. En principio la de formación, donde predomina el optimismo, se habla de "quiénes somos, por qué estamos acá, cuáles son los procedimientos".

Luego de esa etapa, "inevitablemente" sobrevendrán los conflictos. "En una empresa o en un equipo de lo que sea tiene que haber conflicto porque son personas con distinta historia y que tienen que aprender a convivir con el otro". Con esa tesitura, si se capitaliza el conflicto, se crece: "Crisis en italiano quiere decir crecimiento, entonces conflicto es una situación adversa que puede transformarse en una oportunidad. Se complica el trabajo en el conflicto: aparecen las diferencias".

En cuarto lugar, sobreviene la etapa de consolidación, "una vez fuera del conflicto el equipo está acoplado, controla el trabajo y sus miembros han aprendido a trabajar juntos. A partir del conflicto el equipo entra en una fase muy productiva si lo capitaliza y después viene el alto rendimiento: los miembros se conducen en forma madura, hay comunicación directa, el equipo sabe privilegiar prioridades y se logra el nosotros por encima del yo".

Entre los beneficios del trabajo en equipo, Roffé citó que "disminuye la carga de trabajo, se obtienen mejores resultados, se aprende a escuchar y respetar a los demás, permite organizarse de una mejor manera y que mejora la calidad de comprensión; siempre dos personas piensan más que una, tres más que dos, cuatro más que tres".

Pronóstico
máx: 11º C | min: 7º C
1998 - 2011 | elpopular.com.ar es propiedad de El Popular S.A.
EDICIÓN Nº 7457
Vicente López 2626. Olavarría - Pcia. de Buenos Aires - Argentina
Director: Jorge G. Botta