Edición Anterior: 21 de Diciembre de 2011
Edición impresa // La Ciudad
El viejo Hotel Ostende
Un refugio para veraneantes que venció a las arenas de Pinamar
El viejo Hotel Ostende, fundado en 1913 como segunda villa balnearia después de Mar del Plata, se impuso en lucha histórica a la móvil duna viva de una inhóspita playa atlántica que hoy, intervenida por el hombre, exhibe el hospedaje no como reliquia sino como refugio para veraneantes.

Aquellas playas con médanos vivos, que empezaron a fijarse con una especie autóctona de yuyo esparto, eran los fondos de varias estancias de los herederos del matrimonio de Martín de Alzaga y Felicitas Guerrero, asesinada en 1872 por un hecho que hoy se caratularía como femicidio.

La base del milagro de plantar un hotel en medio de la arena batida por sudestadas fue la llegada en 1908 del Ferrocarril del Sud, que habilitó una parada dentro del campo de José Guerrero con el nombre de Estación de Juancho, a unos 29 kilómetros del mar.

Tras la subdivisión de las tierras de los Guerrero, los belgas Ferdinand Robette y Agustín Poli compraron una fracción de 14 kilómetros cuadrados de dunas, y a partir de 1909, emplearon a trabajadores japoneses que se establecieron a un kilómetro, en Colonia Tokio, desde donde construyeron el suntuoso Hotel.

Así, el tren partía de Constitución hasta la estación Juancho, proseguía en volantas hasta Colonia Tokio, donde comenzaban las dunas, y se transbordaba a un pequeño tren de vías móviles que llevaba a destino a hombres y materiales.

Las construcciones quedaron bajo la arena por la naturaleza indómita de las dunas, pero finalmente el Hotel se irguió ante la adversidad, aunque contaba Carlos Gesell, fundador de la vecina villa que lleva su nombre, que en más de una oportunidad hubo que ingresar por la ventana porque lo demás había desaparecido del paisaje.

"Sobre la orilla del mar, hasta hace seis meses desierta, hoy se levanta un pueblo. Un récord. El progreso de la República Argentina aumenta enormemente", publicó la revista Fray Mocho, el 21 de marzo de 1913.

Como testigo principal, sobre 90 años de historia, poblado por fantasmas amables y recuerdos entrañables, hoy se yergue el Viejo Hotel Ostende.

Fue construido a partir de 1913 y se inauguró oficialmente el 15 de diciembre de ese mismo año. Sus primeros propietarios fueron los señores Beovide y Colombo.

Contaba don Carlos Gesell que, en 1931, al llegar por primera vez a Ostende, tuvo que ingresar al primer piso del edificio por una pasarela de tablones, ya que la arena tapaba completamente la planta baja y los alrededores, aunque, pese a ello, el hotel seguía funcionando...

Las crónicas de los visitantes cuentan cuántas veces tenían que salir o entrar por las ventanas, lo que añadía un toque de diversión a la estadía, sobre todo para los niños. Viejo Hotel Ostende también es conocido como el Hotel de los Fantasmas entre los escritores que lo frecuentan. Por eso, a nadie sorprende la leyenda que indica que fue en un papel con membrete del hotel que Antoine de Saint-Exupéry escribió sus primeros textos durante sus dos veranos en la Argentina, hospedado en la habitación 51 de la torre, hoy recreada tal como la dejó el escritor. Las paredes del bar albergan las copias facsimilares de los bocetos de su obra El Principito y una añeja vitrina presenta las ediciones de sus obras.

Enclavado entre las dunas y el mar, el hotel fue acumulando historias e inspiró otras nuevas historias. Adolfo Bioy Casares y Silvina Ocampo escribieron la novela policial "Los que Aman, Odian", cuya trama transcurre en el hotel sitiado por las tormentas de arena.

Los viajeros que han disfrutado sus veraneos en el Viejo Hotel Ostende también tienen historias fascinantes para contar. El hotel continuamente recibe cartas, recuerdos y agradecimientos de quienes han pasado en él momentos inolvidables. Un hombre, por ejemplo, cuenta que nació en el Hotel Ostende el mismo día que una ballena quedó varada en la playa (la quijada del animal está expuesta en una galería del primer piso). Un pionero, hijo de uno de los albañiles que levantaron el hotel, relata que su hermana Rosa fue la primera mujer nacida en el hotel y que estuvo a punto de llamarse Ostendina.

El Hotel Ostende tiene en la actualidad una calificación de tres estrellas.

MÁS TÍTULOS

El titular de Soegyspe dijo que "no hay marcha atrás"
El Municipio dio de baja a Aurora Alonso del Archivo Histórico Municipal
Nora Quiroga (Medio Ambiente) indicó que se avanzará con un manual previo a una ordenanza regulatoria
De encuestas, "mitos" y reclamos en Colonia Hinojo
Escuelas y jardines rurales llegaron a Olavarría para celebrar
Conciertos, Bazar Artesanal y entrega de juguetes
En la tradicional fiesta de la Sociedad de Fomento 25 de Noviembre
Para el 24 y 31 de diciembre, en respuesta a la solicitud del Centro Empleados de Comercio
Barrios Municipales, Los Robles, Novios y Abuelos
DAKAR 2012. El piloto de Olavarría Juan José Barbery intentará terminar el recorrido entre Mar del Plata y Lima
TAEKWON DO. Con la presencia del Máster Guillermo Ramisch
En poco tiempo comenzarán los trabajos en el predio de la avenida Pueyrredón
ARGENTINO "A". Se espera por Romanello y la respuesta de jugadores
Básquetbol
KARTING. La exclusión por técnica de Marcos Siebert le abrió la posibilidad; mañana se expedirá la Federación Mar y Sierras
TENIS. Martín Jaite fue presentado como capitán del equipo de Copa Davis
El DT arregló por un año más
TDI. Continúa la búsqueda de jugadores
ESTUDIANTES. Se distinguirá a los mejores deportistas albinegros