Edición Anterior: 22 de Mayo de 2012
Edición impresa // Policiales
En junio se juzgarán los homicidios de Alberto Castro y Marco Acosta
El mes próximo se harán dos juicios por crímenes ocurridos en Olavarría. En uno de ellos acusan a dos mujeres y a un joven y en el otro a un albañil que habría actuado motivado por celos.
Las salas de los Tribunales Orales en lo Criminal (TOC) Nº 1 y 2 de Azul serán escenario el mes próximo de dos juicios que se harán por homicidios ocurridos en nuestra ciudad, uno de los cuales tendrá como dato singular a una penitenciaria y a una ex presidiaria como acusadas, junto al hijo de una de las mujeres. En el otro caso será juzgado un albañil que se presume habría cometido el crimen motivado por celos hacia su ex pareja.

El primero de los procesos comenzará el viernes 1 de junio en el TOC Nº 2, integrado por los jueces María Alejandra Raverta, Roberto Gustavo Abudarham y Carlos Paulino Pagliere (h). Los días de audiencia estipulados son el 1, 4, 5, 6, 7, 8, 11, 12, 13 y 14 de junio, con horario de inicio a las nueve de la mañana.

El otro juicio se realizará en el TOC Nº 1, con los jueces Gustavo Pablo Borghi, Joaquín Duba y Martín Céspedes como integrantes. Los días de inicio previsto son el martes 5 y el miércoles 6 de junio.

El crimen del ferroviario

Alberto Enrique Castro tenía 55 años, era trabajador ferroviario y una persona muy querida en todos los ambientes que frecuentaba. El 10 de febrero de 2010 fue maniatado con precintos, golpeado en la cabeza y ahorcado hasta morir por asfixia en su propia cama, en una vivienda ubicada en Pringles 2387.

Al ser interrogada por la fiscal Viviana Beytía, la pareja de Castro, Mirta Gómez, una penitenciaria de 50 años, alegó que alrededor de las 23.30 del día anterior al homicidio sacó la basura hasta la vereda y volvió a entrar rápidamente. Pero apenas cerró la puerta principal escuchó que golpeaban. Aseguró que dos personas preguntaron por Castro y que, presumiendo que podía tratarse de compañeros de trabajo de su pareja, que tenía alguna indisposición física y por eso estaba en cama, abrió la puerta sin demasiadas precauciones aún cuando era una hora poco frecuente para una visita social.

La mujer de Castro también habría declarado que apenas entraron los ladrones, uno de ellos con el rostro cubierto, la maniataron y encerraron en una dependencia de la casa. Allí se habría desmayado hasta que al recobrar el sentido salió de su encierro y encontró a la víctima ya muerta sobre la cama, con ataduras en sus manos.

Siempre según la versión de Gómez, a esta altura los homicidas habrían escapado por los fondos, saltando la medianera que comparten con una casa vecina que se quedó sin energía eléctrica porque habrían sido cortados los cables durante la huida.

Al plantearse la teoría del robo se creía que los asesinos pudieron llevarse una suma de dinero que rondaría los 1.000 pesos, pero despertó suspicacias el hecho de que en la casa hubieran quedado algunos objetos de valor que no atrajeron a los delincuentes.

Finalmente, la causa daría un giro hacia otra hipótesis a partir de una serie de pruebas que se fueron recolectando a través de los meses.

El 27 de diciembre de 2010 fueron detenidas Mirta Gómez en un allanamiento en el barrio San Vicente y Claudia Baldini, una ex convicta de 46 años, en La Tablada.

Las dos mujeres se habían conocido cuando Baldini cumplía una condena por homicidio en la Unidad Penal Nº 52 de Azul, donde trabajaba Gómez.

Y el 26 de mayo de 2011 fue detenido Kevin Baldini, de 19 años, en un procedimiento que se realizó en Isidro Casanova, en el partido de La Matanza, acusado por "encubrimiento agravado" (sería quien tuvo el teléfono celular de la víctima del homicidio y lo vendió a una chica en La Tablada, donde lo secuestraron los investigadores a mediados de 2010). Sin embargo, su situación se vería agravado a partir de un cambio en la carátula de la causa, considerándose que sería "coautor de homicidio agravado por alevosía y encubrimiento agravado".

Por el momento, la única que permanece detenida es Claudia Baldini.

La muerte de Acosta

Marco Germán Acosta tenía 23 años. Estaba en pareja con una mujer que se había separado de un albañil de 37 años. En la mañana del 12 de abril de 2011 fue apuñalado en el abdomen y murió por la gravedad de esa herida, en una vivienda ubicada sobre Azopardo al 5200.

En esa casa vivía Raúl Marcelo Dris junto a su ex pareja, pese a que se encontraban separados desde hacía alrededor de tres meses.

El día del homicidio la mujer había recibido a su novio en la finca, cuando Dris regresó antes de lo previsto y lo sorprendió en el lugar. Hubo un cruce verbal que subió de tono y Acosta habría golpeado a Dris, antes de ser atacado con una cuchilla y recibir una profunda lesión que le causaría la muerte.

El arma homicida fue hallada en la parte superior de la vivienda y el presunto asesino fue detenido ese mismo día, siendo imputado por "homicidio simple", en una causa donde interviene el fiscal Martín Pizzolo.

MÁS TÍTULOS

GIMNASIA AEROBICA. Para el equipo de competición de Villa Pirén
BASQUETBOL. Jeffrey Andrew Merchant Rigo volvió a Olavarría y contó sus experiencias después de ganar el Sudamericano U15
El español se quedó con el título tras imponerse al serbio Novak Djokovic
Instituto Luis Randazzo
ARGENTINO "A". El Departamento de Fútbol abonará hoy lo que se había acordado con los jugadores
NACIONAL "B". El Cervecero empató 1 a 1 con Gimnasia de La Plata
Racing definirá mañana la serie ante Central Córdoba de Santiago del Estero
NBA. Se metieron en la final de la Conferencia Oeste
NATACION. Logró buenos resultados en San Isidro
Obtuvo su primer título en la categoría mayor del tenis sobre silla de ruedas
AUTOMOVILISMO. La piloto de Olavarría se encuentra 4ª en el campeonato del GT 2000
Organizado por el hockey bataraz
PATIN. International German Cup 2012
BOCHAS. Torneo Aniversario de Loma Negra
Plazo de inscripción
CLAUSURA. Los de Sarandí derrotaron a Lanús por 3 a 1, en el cierre de la 15ª fecha