Edición Anterior: 27 de Marzo de 2013
Edición impresa // La Ciudad
ANALISIS
De política, políticos y desconciertos
Daniel Puertas

[email protected]

Las alternativas de la política argentina desconciertan habitualmente a cualquier observador que pretenda aplicar al análisis esquemas foráneos, categorías librescas, basados habitualmente en la experiencia de sociedades diferentes, que no contemplan fenómenos y experiencias que se han dado en estas tierras.

Por otra parte, generalmente se olvida que el país todavía se encuentra atravesando por una larga transición, donde permanecen irresueltos conflictos antiguos, algunos demasiado, tanto como la historia misma de la Argentina como nación.

El máximo interrogante de hoy en la política nacional es el rol que jugarán Daniel Scioli y Sergio Massa en el futuro inmediato. Por estas horas nadie, ni siquiera Massa y Scioli, lo pueden responder sin dejar lugar a dudas.

Esa indefinición desespera a los que ya están jugados por ser una oposición clara al Gobierno nacional, ya que estiman que una cosa es el kirchnerismo con los dos dirigentes que hoy disfrutan de una mejor imagen -admitiendo incluso que hay que tomar con pinzas muchas encuestas- y otra con ambos en contra.

Felipe Solá acaba de decir que "s los peronistas nos ponemos de acuerdo y vamos juntos, en octubre le ganamos al kirchnerismo", dejando fuera del peronismo al Gobierno y a todos sus seguidores. Teniendo en cuenta el rol que ha comenzado a jugar el ex gobernador bonaerense en la estrategia política del intendente de Tigre, sus palabras tienen una lectura clara: hasta no estar bien seguro del número de sus tropas, Massa no tomará ninguna definición.

Solá está tratando de reunir la mayor cantidad de aliados posibles para Sergio Massa, tal vez soñando con una fórmula "Massa presidente, Solá gobernador" para el 2015.

A pesar de todos los amagues, parece evidente que Sergio Massa tiene dudas profundas sobre los pasos a seguir. Por un lado, debe tener un alto grado de certeza que si se mantiene dentro del kirchnerismo su buena imagen le pueden permitir aspirar a la candidatura presidencial para 2015 con el apoyo del Gobierno.

Claro que seguramente es consciente de que en ese caso debería ceder muchas palancas de poder, la mayoría -sino todos- los cargos legislativos y ofrecer garantías de que va a mantener el "modelo". Pero siempre puede pensar que una vez que esté instalado en la Casa Rosada ya verá como hace su juego.

Y también es muy probable que hoy se esté mirando en el espejo de Scioli. A despecho de la explosiva situación de la provincia que gobierna, Daniel Scioli conserva envidiables niveles de imagen y durante mucho tiempo se descartaba que era la "opción B" del kirchnerismo en caso de no conseguir un candidato más afín y con encuestas favorables.

Pero tanto los lineamientos de su administración, en los que siempre se empecinó al margen de los resultados que dieran, como su proclividad a aceptar a enemigos acérrimos del kirchnerismo parecen haber dejado sin base sus aspiraciones de ser el candidato de consenso del oficialismo.

El vicegobernador Gabriel Mariotto, el que le fue impuesto como comisario político, no consiguió disuadirlo ni que cambiara su política de seguridad ni a su ministro Ricardo Casal y tampoco que gravara más fuertemente al sector agropecuario para conseguir los fondos vitales que necesita la provincia de Buenos Aires.

El revalúo del inmobiliario rural lo aceptó cuando no le quedaba más remedio y no parece dispuesto a avanzar más allá a pesar de la crítica situación financiera provincial.

A eso apuntan las recurrentes críticas que le llueven desde la Nación sobre sus falencias administrativas. Como planteó el radical olavarriense Ernesto Cladera, no hay ayuda proveniente del Tesoro nacional que pueda salvar las finanzas bonaerenses dada la magnitud de sus desequilibrios financieros.

Todos los gobernadores bonaerenses de la última etapa democrática tuvieron confianza siempre en que en los momentos críticos los iba a salvar la Nación porque ningún gobierno nacional se puede permitir que la Provincia caiga, porque también sería arrastrado.

En este caso tal vez ocurra lo mismo, pero todo parece indicar que no será antes de que Scioli esté dispuesto a dejar el manejo de la economía provincial -y tal vez todas las políticas- en manos absolutamente kirchneristas. Sin medias tintas, los funcionarios nacionales responsabilizan directamente a Scioli por el desastre financiero de la provincia que administra.

Un observador extranjero podría concluir en que los dirigentes políticos argentinos están locos o que sus ambiciones de poder son tan desmesuradas que son capaces de cualquier disparate con tal de satisfacerlas.

Sin embargo, además de las pujas inevitables por espacios de poder, hay otros elementos en juego. Fundamentalmente, no hay ni un credo económico ni político firme en el país. Todo está en proceso de elaboración.

Los consensos son escasos y cambiantes. Como consecuencia lógica, suceden cosas insólitas y quien ayer estaba parado en un sitio hoy se ubica en el opuesto y nadie sabe muy bien cómo ocurrió.

Partidos trotzkistas marchan junto a las entidades que agrupan a los terratenientes, políticos liberales entonan los mismos cánticos que los representantes de corporaciones, quienes peleaban por la libertad sindical se alían con los antiguos burócratas.

Que haya sectores de poder que propongan una oposición absolutamente unida contra el kirchnerismo es lógico: a quienes siempre fueron poderosos no les interesa que una coalición de ese tipo no pueda gobernar. Simplemente, quieren gobernar ellos destruyendo a quienes se atrevieron a desafiarlos, a rebanarle porciones de su poder.

Lo que no es tan lógico es que haya políticos dispuestos a prenderse en esa propuesta.

Nadie previó en la Argentina el rol que cumplió Néstor Kirchner en la vida del país, mucho menos cuando consiguió apenas algo más del veinte por ciento de los votos. Esto implica, ni más ni menos, que puede surgir otra figura aglutinante surgida dela política.

Tampoco nadie previó que el pintoresco caudillo riojano Carlos Menem se iba a transformar en un adalid del neoliberalismo, a despecho de sus antecedentes.

Sin embargo, los mismos políticos se muestran dispuestos a sacrificar el rol que comenzó a jugar, para bien o para mal, la política en la Argentina, a cambio de un puesto figurativo aunque las cosas importantes en el país las decidan otros.

Para poder construir instituciones sólidas es necesario que las organizaciones que representan a los distintos sectores del país sean lo suficientemente fuertes como para impedir que uno de ellos se imponga a costa de los otros.

Siempre habrá tensiones porque siempre hay intereses contrapuestos, pero se debe alcanzar un equilibrio. Eso es, simplemente, la democracia. Lo que hoy se ve en las naciones centrales es el ejemplo más claro: se le dio excesivo poder al sector financiero y por eso democracias sólidas, con muchos años de asentamiento, hoy crujen.

La Argentina nunca llegó a tener una democracia firme. Está construyéndola, con aciertos y errores, con avances y retrocesos.

Los dirigentes políticos ni están locos ni tienen más ambiciones de poder que cualquier otro profesional de la política del mundo. Son un emergente de la sociedad en que viven.

Eso sí, a veces se los ve un poco patéticos.

MÁS TÍTULOS

Sus partidarios, como Liliana Schwindt, colocan pasacalles en gran parte de la Provincia
Denuncian presiones del Gobierno con los descuentos
Se realizará el 4 de mayo en la Sociedad Rural
La entidad asegura que está exenta y que le descuentan desde febrero
Las utilizarían para controlar semáforos y velocidades
Olavarría se sumó a la manifestación provincial
Después del rechazo en el HCD a la emergencia alimentaria
Nuevas ofertas y formas de consumo del turismo permitieron una proyección inimaginable hace una década
Ya se levantan las primeras viviendas del Programa Procrear en Olavarría
VOLEIBOL. Se impuso en Maxivóleibol "A" y en el torneo amistoso de primera división
PROMOCIONAL 850. Martín Laborda y los chillarenses Gustavo Gelso como Augusto Vivarelli
Uruguay perdió y quedó afuera de los puestos de clasificación
TIRO. Se disputó en la modalidad FBI
De López al Turismo Sport del Sudeste
Angel Di María piensa en el Mundial tras el empate frente a Bolivia
AUTOMOVILISMO. El pibe de 19 años logró llegar al podio en su segunda carrera en el Turismo Nacional
HOCKEY. Estudiantes fue local en todas las categorías
Se jugará desde mañana hasta el sábado con epicentro en La Pedrera
ARGENTINO "B". Ferro recibirá mañana a El Linqueño
Boca e Independiente jugarán el 12 de octubre en la cancha de Racing
ELIMINATORIAS BRASIL 2014. El seleccionado nacional fue de menor a mayor y estuvo cerca de quedarse con la victoria