Edición Anterior: 2 de Febrero de 2014
Edición impresa // La Ciudad
Dos antropólogos y una socióloga analizan la vieja ciudad y las transformaciones neoliberales
Olavarría: una ciudad que, a la fuerza, tuvo que inventar una nueva identidad
Los indicadores locales oficiales plantean que el grueso de los ocupados se nuclea en el rubro Comercio y Reparaciones. Los antropólogos Marcelo Sarlingo y Carlos Paz y la socióloga Alicia Villafañe analizan el perfil de la ciudad, la histórica y mítica identidad asignada por el trabajo y los nuevos caminos a los que obligó el neoliberalismo.
Claudia Rafael

[email protected]

¿Cuál es la identidad actual de la ciudad? ¿En qué trabajan los olavarrienses que tienen trabajo? Si "hasta los 70, Olavarría tuvo en la minería su etapa de oro" -como definió el antropólogo Carlos Paz en diálogo con EL POPULAR, hoy ¿cuál es la impronta? Y ¿cómo se llegó hasta este lugar?

La Encuesta de Indicadores de Mercados de Trabajo que el Municipio publica en su página web tiene, en el ítem "distribución de ocupados por rama" (Encuesta 2012), una subdivisión que espeja una realidad más que interesante. Porque implica una radiografía que poco tiene que ver con aquella otra de la que hablaba Paz y que, incluso, llegó a asociar a Olavarría con aquel mito que la nombraba como "Ciudad del Trabajo", primero, y "Ciudad del Cemento", después.

En esa encuesta, se puede leer que el máximo porcentaje de ocupados mueven sus pasos en el rubro Comercio y Reparaciones, que se alza con el 20,3 por ciento. Todo el resto, se encolumna en porcentajes mucho menores. Industria y manufactura: 10,5 por ciento; Construcción: 10,5 por ciento; Transporte y almacenamiento: 8,3 por ciento; Enseñanza: 9,1 por ciento; Servicio Doméstico: 10 por ciento; y Servicios comunitarios y de personal: 8,7 por ciento. El resto de los rubros tienen cifras mucho más bajas aún.

Tradiciones

Carlos Paz, doctor en Antropología, analizó que "hasta los 70, había unos 2.000 trabajadores en Loma Negra, unos 1.700 en Cementos Avellaneda y otro tanto en Sierras Bayas. Por cada trabajador había unos 14 empleos indirectos. La representación social de Olavarría estaba atada a la fábrica. Por fuera de la minería, el resto de los empleos se dividía entre los bancos y los comercios. Es decir: fábricas, bancos y comercios era la división laboral en la ciudad".

Más adelante en el tiempo, ya entrados los 80, empieza a impactar la economía global y la consecuente tecnificación. Y -advirtió- "en los 90 se produce la gran caída del empleo. Vienen las tercerizaciones y arranca esa gran etapa de los kioscos y remises como salida. A partir del 2001, es más de lo mismo. La minería en Olavarría desapareció hace 25 años como gran caudal de empleo. Y ya, a partir del año 2000 con el sistema de gestión global, llegamos a las grandes fábricas, con una especialización muy fuerte, una escasísima cantidad de empleados que son ingenieros y técnicos y la casi desaparición del modelo de obreros fordistas con que había arrancado. Son las fábricas sin obreros y con prevalencia de la tecnología. A mayor tecnología, menor empleo. Y Olavarría que tuvo una fuerte tradición minera, no encontró otras alternativas fuertes para paliar el desempleo".

Improntas

Cuando se mira hacia atrás a través de los túneles del tiempo, aquello que se ve -con todos los elementos objetivos del caso- es una ciudad cuya actividad económica estaba principalmente sustentada por una producción ligada a la minería. Que logra tener desde sus tiempos primigenios como poblado una etapa preindustrial con una fortísima producción de granito y cal. Y que, a partir de los últimos tramos de la primera década del siglo pasado, ingresa en una segunda etapa a partir de la instalación de la Compañía Argentina de Cemento Portland en Sierras Bayas (1917). Casi una década después llega la gran marca de la ciudad. Esa que la convertiría en ícono más allá de las fronteras locales. En 1926 Alfredo Fortabat instala Loma Negra S.A. y seis años después el panorama se completa con Calera Avellaneda S.A.

Entre las tres sumaban unos 5.000 obreros que, según Paz, implicaban unos 14 empleos indirectos. Es decir, la generación de empleo trascendía las puertas de la ciudad. Hacia 1980, la población local sumaba 89.528 habitantes y, en 1991, 98.014.

De aquellos días de pleno empleo fabril a estos otros en que, con una población que en el censo 2010 arrojó 111.320 habitantes, el 20,3 por ciento de los ocupados se ubica en el rubro Comercio y Reparaciones, hay distancias siderales. En el medio, hubo indudablemente un terremoto que sacudió las bases de una identidad anclada en ese tipo de trabajo. Un terremoto que erosionó las bases del sustento socioeconómico pero también aquellas de raíz cultural.

Marcelo Sarlingo, doctor en Antropología, planteó un punto de partida que unificó los conceptos económicos y culturales. "No se puede analizar este tipo de procesos sin tener una mirada desde el plano económico, pero además desde el plano cultural. El trabajo tiene muchos planos de análisis. Primero, es un factor constitutivo de identidad. Y en determinados períodos de la historia inclusive se vincula con la atribución de género. Lo fabril era considerado el mundo de los hombres. Lo doméstico, el mundo femenino. Alguien se hacía hombre a partir de su entrada al mundo fabril. Estas ideas del mundo laboral fueron creadas por el fordismo. Olavarría, en el siglo XX se organizó según el sistema fordista a través de la industria del cemento, de la cerámica y de la metalúrgica. Los trabajadores recibían altos salarios y se respetaban una serie de derechos para asegurar el acceso al consumo que esos mismos trabajadores producían", dijo a EL POPULAR.

El análisis de Marcelo Sarlingo obliga a ubicar la mirada en aquellos días en que un neoliberalismo feroz generó "quiebres, flexibilización y desregulación del empleo según las demandas del mercado. No hay indemnizaciones, los salarios son bajísimos y ahí, el trabajo deja de asignar identidad. A partir de entonces, la identidad es asignada por el consumo". Pero además -agregó- "hay una fuerte tecnificación y se producen muchos bienes con poca mano de obra. Hoy, con menos de 100 obreros las cementeras tienen una mayor producción que la que podía haber en tiempos de mucha mano de obra. Hay una gran automatización y eso creó una masa de trabajadores desocupados, desaparece la formación técnica y las escuelas técnicas a su vez perdieron jerarquía durante unos diez años".

La fragmentación en los procesos de producción queda asociada a una "desterritorialización geográfica". Es decir, se rompe con esa impronta histórica en la que fuente de materia prima, organización fabril y salida de la producción estaban concentradas en el mismo territorio. Entonces, uno de los grandes inventos pergeñados por el capitalismo en tiempos de política neoliberal fue el de fragmentar a lo largo y a lo ancho del planeta el proceso económico de la producción. Sarlingo en eso es muy claro: cada parte del proceso se lleva a aquel territorio que mejor rédito y conveniencias deje. El diseño en un país; la mano de obra en aquel otro en el que "los costos sean mucho más baratos y en donde no se paguen costos ambientales".

El análisis de la socióloga Alicia Villafañe transita caminos similares. Y definió en diálogo con este Diario que "es una tendencia que no es exclusiva de Olavarría. Se ve muy claramente en este tipo de ciudades industriales y la pérdida de puestos de trabajo produce una tendencia al sector servicios que vuelve a primar por sobre el resto. Es una reconversión estratégica para seguir con trabajo. Algunos las llaman ‘ciudades posindustriales’ ".

Espejos

Hoy la gran marca de la ciudad ya no es aquella en la que se forjó un mito que la hizo trascender todo límite y frontera. Que tenía que ver con otro modelo de país, con otra historia, con otro contexto económico.

Marcelo Sarlingo opinó que "las viejas formas de identidad laboral no van a regresar. Las formas de trabajo automatizado destruyen la realización humana que se planteaba a partir de lo que el hombre hace. Una parte de la sociedad pierde sentido de lo que hace. Y eso ocurrió en todo el mundo. Hoy el tipo de identidad que prevalece tiene que ver con el consumo. Con la capacidad de comprar cosas hechas. Por lo tanto produce una sociedad desigual. En el capitalismo, la parte de la humanidad que tiene medios de producción y trabajo consume más de lo que necesita, consume mercancías superfluas. Hoy lo que hay es una articulación de las distintas Olavarría. La ciudad pudo radicar algunas empresas durante el kirchnerismo a partir de una serie de ventajas impositivas. El modelo K benefició a Olavarría, aunque uno podría definir que si décadas atrás era la vieja ciudad del trabajo, la Olavarría del siglo XXI se quedó a mitad de camino".

La clave, sin embargo, está en la huella identitaria. Ya no existe un mito que acompañe al espejo de la ciudad. Hubo motes, sellos y marcas que definieron con un sesgo claro el perfil ciudadano y hubo otros que nunca terminaron de concretarse.

Ahora se trata de ver cuál es la esencia de la Olavarría de carne y hueso que aparece reflejada en el espejo.



Alternativas

Alicia Villafañe arriesgó que tal vez, ante la caída del modelo industrialista, "se podría haber buscado otro tipo de alternativas estratégicas con una fuerte toma de conciencia del tipo de procesos que se venían".

Sarlingo, en tanto, bosquejó que "cuando disminuyó la fuerza de la producción fabril, todo creció en aquellos rubros que una ciudad necesita para su vida cotidiana. El comercio, los servicios. La mayoría de las economías van dando este tipo de giros".

El gran tema es si había o no otras alternativas estratégicas que permitieran, ante la caída de los procesos industriales fabriles en cantidad de empleo, embocar otro camino. Para Sarlingo, "en esos años había una avanzada ideológica tan fuerte del neoliberalismo que se vio abortada toda posibilidad de discutir alternativas. En aquellos incipientes años 90 planteamos la posibilidad de generación de energías alternativas como gran fuente de trabajo: energía solar, paneles... pero a todos -políticos, sindicalistas- les parecía una locura. Decían que convenía importar células fotoeléctricas en lugar de fabricarlas acá. No se buscaban salidas colectivas. Cada trabajador creía que se podían pensar alternativas empresariales desde el neoliberalismo y era algo muy terrible. Había una batalla ideológica muy fuerte por flexibilizar todo".

MÁS TÍTULOS

Informe sobre consultas en las guardias de la Costa Atlántica
Hubo debate sobre la agenda pública bonaerense, la situación nacional, el salario y la inflación
PLAN PROGRESAR. Para el Municipio son poco más de 2.000; para Valicenti, 3.600
El diputado César Valicenti y el plan Progresar
Un repaso de las cuentas de los principales referentes partidarios locales en Twitter
El año pasado recibieron un subsidio con el que esperan concretar la obra del SUM
Daniel Ottino confirmó que la suba rondaría el 10 por ciento
Lo anunció el Ministro de Seguridad bonaerense
Dos antropólogos y una socióloga analizan la vieja ciudad y las transformaciones neoliberales
AOMA Olavarría está refaccionando su sede social, luego del ataque intencional
BASQUETBOL. El pasado viernes se disputó íntegramente la cuarta fecha de la segunda fase
VOLEIBOL. Se realiza en Fomento Mariano Moreno
La "Galerita" de Barbery llegó a Balcarce
Barcelona 2 - Valencia 3
FUTBOL. Sumó su segundo triunfo en el tercer Superclásico veraniego
HOCKEY. Las Leonas y Los Leones fueron campeones
Jorge Iraola, presidente de la FTC, analizó en Mar del Plata la actualidad del deporte en la zona
INSTITUCIONAL. El proyecto está llegando a su fin y mañana sería la inauguración
GOLF. Se quedó con el medal play
MUNDIAL DE ESPAÑA. Brasil, Finlandia, Grecia y Turquía
TC MOURAS. Buen segundo puesto del neuquino, que tiene a Pezzucchi como invitado
COPA DAVIS. Italia se puso en ventaja por 2 a 1 ante la Argentina en la serie por la primera ronda
BOXEO. La gala se realizará el 14 de febrero
BASQUETBOL. Estudiantes está puntero en el Torneo Federal con récord de 15 triunfos y 4 derrotas
San Lorenzo le ganó a Danubio
TCPM. Alejandro Weimann se clasificó 27º
Estudiantes - Gimnasia juegan hoy a las 22.10 en Mar del Plata