Edición Anterior: 13 de Julio de 2014
Edición impresa // La Ciudad
La disputa interna del PJ - kirchnerismo y su espejo en el ámbito educativo
La trama oculta de la salida de Anahí Carbone y el regreso de Nora Ambrosis
La interna Scioli - Randazzo ya golpea en todos los ámbitos. En Olavarría, el sismo en las autoridades de Educación. El desplazamiento de Anahí Carbone. La jugada santellanista. La reacción K. El regreso de Ambrosis. Eseverri ya no elige. Los 400 chicos fuera de sistema en 2007 fueron más de 400 en 2012. Nada cambió.
Silvana Melo

[email protected]

Las disputas por el poder se dirimen en cada espacio. Baldosa por baldosa. Desde el sindicato hasta la sociedad de fomento. Desde la seguridad hasta la educación. Es este último territorio el que, desde hace veinte días, se volvió campo de una batalla partidaria interna (o casi) donde las fichas son los delegados de cada jefe. El regreso de Nora Ambrosis a la política educacional y sus mudanzas partidarias (hoy de la mano del PJ Santellán), el desplazamiento de Anahí Carbone (Flor de Randazzo) y la historia que las cruza a ambas desde 2007 (fecha de asunción de José Eseverri en sociedad con Alicia Tabarés y de Daniel Scioli) son bocados de cardenal en la crónica de los últimos siete años del peroeseverrismo y del perokirchnerismo en la ciudad. Pero, además, son puntas de un iceberg que irá asomando en el segundo semestre del año y que desnudará la pelea por la hegemonía en el peronismo, a partir de las referencias en Daniel Scioli y Florencio Randazzo, decididos precandidatos presidenciales. Por ahora, los representantes más lanzados son Guillermo Santellán y Gonzalo Bagú, preparados ya para las primarias.

Como todas las conducciones que dependen de una marca partidaria, las Jefaturas Regional y Distrital quedan en manos nombradas por los triunfadores ocasionales. Ellos/as lo saben, pero a la hora de hacer las valijas siempre se sienten despojados e infelices. De todas maneras, es verdad lo que el asesor de uno de los referentes en pugna decía a EL POPULAR: "los nombramientos son políticos, pero se sustentan en la gestión diaria". Y en ese exacto punto es donde parece ganar Carbone y perder Ambrosis. Que, dicen, "no es reconocida por los inspectores que llegan por concurso". Ahora, se indignan, "la impulsa Santellán sin tener la menor idea de educación".

Desde el colchón político donde ha descansado Carbone hasta hace veinte días, aseguran que "Anahí ha sido intachable en su gestión. Llegó de la mano de Alicia (Tabarés, cuya influencia determinante en el ámbito educativo no permitía un solo nombramiento sin su aval), y se fue acomodando hasta quedar contenida por (el diputado azuleño y randazzista) Mario Caputo". Porque Carbone es de Azul y responde al Ministro del Interior desde hace años. "Teniendo en cuenta su gestión, deberían considerar algunos aspectos antes de volarla de un plumazo".

Flor y truco

Desde el Partido Justicialista ya definitivamente sciolista, plataforma de lanzamiento de Ambrosis, admiten que "se baja desde la Provincia la directiva de revisar todos los cargos donde influyó Eseverri". Para el nombramiento de la ex jefa distrital de Educación como jefa de Inspección de la Región 25, "los que no sabemos de estos temas reunimos a los compañeros que laburan en educación y se propuso su nombre". Y se quejan: "Siempre pasa lo mismo, los que nombra el eseverrismo son todos buenos y cuando pasan por nosotros se convierten en malos".

Mientras desde los carbonistas (en realidad floreros de Randazzo) aseguran que los inspectores no recibieron con buena cara el desembarco de Ambrosis, los ambrosistas (en realidad pejoteros de Santellán) sostienen que "a todos los que conocemos les cayó bien". Y van más allá: "Si alguna resistencia interna pudo tener, tiene que ver con su pasado eseverrista". Del otro lado, insisten en que hubo que convencer a varios inspectores, a través de charlas febriles, para que no renunciaran.

Mientras se acusa a los PJ de reunirse con Nora De Lucía (ministra de Educación bonaerense) para tejer el cambio, desde el PJ se asegura que "simplemente De Lucía nos citó para informarnos lo que se haría".

La gestión de Ambrosis en la Jefatura Distrital con cobertura eseverrista fue criticada desde dentro del Palacio San Martín y, según confesaron los voceros josesistas de aquel momento, Nora no le presentó batalla a la deserción escolar como se esperaba. Hoy, desde el PJ, aseguran que la causa fue otra: la palabra que la entonces Jefa Distrital le cedió a Alberto Hernández en el Teatro Municipal, escenario del Congreso Educativo. Hernández nunca fue un santo de quien José Eseverri fuera devoto. Y se lo recriminó fuertemente a Nora Ambrosis. Un santellanista asegura que "la echaron por lo de Hernández. Y Eseverri se jacta de eso".

Del otro lado, aseguran que Anahí Carbone se enteró de su desplazamiento "por un mensaje de texto" y "mientras juntaba sus cosas en el despacho para irse, le hacían el acto de asunción a Ambrosis en el despacho de al lado".

La crónica

El 20 de diciembre de 2007, diez días después de la asunción de José Eseverri en sociedad concertada con Alicia Tabarés, el ámbito educativo sufrió su primer reacomodamiento de placas tectónicas: se desplazó a Ana Vázquez y a Araceli Alves de las jefaturas de Inspección Regional y Distrital respectivamente. En sus lugares, aparecieron los nombres espejo de la concertación política local: Nora Ambrosis y Nilda Hernández. Una (entonces) eseverrista, y la otra histórica duhaldista y (entonces) concejal PJ de Azul (y quien finalmente no asumió en el cargo y en su lugar lo hizo Anahí Carbone, también azuleña).

Al dejar su cargo en el distrito, Araceli Alves habló de 400 chicos fuera del sistema en el nivel secundario. En 2013, seis años después, el propio Municipio, oficialmente, esbozaba que "entre la matrícula inicial y final de 2012 se perdieron unos 400 chicos de las aulas de escuelas secundarias del partido".

Nada cambió.

Ambrosis encabezó la nómina de consejeros escolares en aquella lista que llevó a José Eseverri a su primer período de gobierno municipal, con Scioli y Cristina en la boleta. La docente renunció al Consejo Escolar sin haber asumido, fue reemplazada por Niver Cusato (que se transformó en el presidente) y ella se sentó a esperar el nombramiento que realmente le interesaba. Y que se daría dos meses después.

A principios de febrero de 2008, Nora Ambrosis asumió como Jefa de Inspección Distrital y Anahí Carbone, con la venia de Tabarés, se convirtió en la Jefa Regional. La primera duró apenas un año. La segunda, seis. Y, cosas de la vida, hoy la segunda es reemplazada por la primera.

Exposición

Tanto una como otra asumieron con la mitad de los inspectores con los que se contaba tres años atrás. Y con un enorme problema de repitencia, abandono y exclusión en el nivel medio.

Ambrosis decidió gestionar con un alto nivel de exposición. Se jugó en poner otra vez a rodar las Olimpíadas. Los problemas económicos terminaron con los chicos buscando sponsors para comprar los premios y pagarles a los jueces.

En los primeros días de febrero de 2009, exactamente un año después de su nombramiento, a Nora le quitan el cargo. Las voces del oficialismo -aunque sin nombre- se quejaron del fracaso en la necesidad de retener a los chicos en la escuela, a pesar "de que la Provincia ha invertido muchísima plata en educación". Hasta aseguraron que ella no había asistido a ninguna de las reuniones de la comisión de deserción en su año como Jefa. Ambrosis quedó demudada. "No lo entiendo", decía. Pero en todas partes se olía a interna. A la vez, dentro del espacio puramente educativo las voces críticas hacia la inspectora eran concretas.

Pero aún hoy se apunta a otro escenario como causa de la caída en desgracia de Ambrosis: aquel Congreso Educativo de octubre de 2008, que ella misma organizó, y donde le concedió la palabra a Alberto Hernández, entonces funcionario del Ministerio de Salud de la Nación. Un Hernández crítico al que José Eseverri tuvo que responderle al otro día. A Nora nunca se lo perdonó.

En los mismos días, la misma interna política se llevaba a Eduardo Cataldi del Ministerio de Trabajo. Lo reemplazaba José Pablo Avalos, arrastrado a fines de 2013 en idéntica circunstancia.

Carbone subrogó el cargo de Ambrosis hasta que se nombrara reemplazante. El detalle dorado: el nombramiento se retrasó porque Miguel Santellán pidió conocer cómo venían las gestiones, con la intención de sugerir nombres. "Ellos la pusieron, ellos la sacan. Quiero saber qué van a hacer", decía el mercantil en 2009. En pocos años las fichas se reacomodan, casi desquiciadas.

En octubre de 2009, EL POPULAR informaba sobre un nuevo sismo: una movida de inspectores y gremialistas en apoyo de Anahí Carbone dejaba entrever que existían maniobras tendientes a su desplazamiento. Y todos apuntaban a Ambrosis, en una presunta intención de regreso a una jefatura.

Más allá de las razones político partidarias, más allá de los perfiles de cada una, más allá de que sean reales o no las crónicas que se escriben alrededor de ambas inspectoras, la única verdad es que la escuela secundaria (con Carbone o con Ambrosis) expulsa a los chicos, no los cautiva, no les ofrece una herramienta para cambiar la vida, no les muestra una alternativa más o menos luminosa que les justifique la presencia. Esa es la consecuencia de las ausencias, tanto de políticas públicas como de compromiso real desde la política. Los 400 chicos del 2007 son los más de 400 de 2012. Demasiado tiempo perdido y muchas adolescencias que no pudieron torcer su destino.

MÁS TÍTULOS

La ciencia de Oriente que se practica cada vez más en nuestro país y ciudad
EL PARTIDO QUE CAMBIÓ EL CICLO DE ALEJANDRO SABELLA
ADIÓS A BELO HORIZONTE, LA CASA DE LA SELECCIÓN EN BRASIL
El Ministro armó la fiesta futbolera el miércoles en su despacho
ESCENARIO POLITICO. La Cámpora busca meterse en Coopelectric. Las Madres y los emblemas
"Para nosotros es un orgullo", aseguró el dirigente José Stuppia
Los nacionalismos, los símbolos de la justicia y la dureza del ejército alemán
Existen más de 790.000 cabezas, según estadísticas del Senasa
El cierre estará a cargo de la licenciada en Psicología Blanca Núñez
DIA DEL TRABAJADOR DE LA ELECTRICIDAD. Claudio Nápoli y Hugo Vornetti
La disputa interna del PJ - kirchnerismo y su espejo en el ámbito educativo
Deben concurrir los favorecidos en junio. También pueden consultar los sorteados con anterioridad
SEGURIDAD. Un repaso por la discusión política y la ejecución del sistema de monitoreo municipal
La columna quedó sujeta por los cables y la pared de una casa
Cerca de 30 agentes estarán abocados a las tareas preventivas
RUGBY. Los locales tuvieron acción por el Integrado Pampeano de la Uroba
Larga adelante la final de la Clase 3
Cambios en la torre, los pianos, el podio y la instalación eléctrica en boxes y nuevos semáforos de largada
BASQUETBOL. Torneo "Apertura" de Sub 21 "B"
TURISMO NACIONAL. Lucas Bagnera, Nicolás Posco y Andrés D’amico se llevaron los parciales de la Clase 2 en San Luis
El Top Race tiene cambio de neumáticos
FUTBOL. Minutos para Izaguirre y Janson
SUB 15. Torneo Zonal de Clubes