Edición Anterior: 21 de Noviembre de 2014
Edición impresa // La Ciudad
Roberto Shedden, en atención primaria y en la guardia de una clínica
"Vemos las dos puntas de la vida"
Nació en Punta Alta, pero se siente olavarriense y ama esta ciudad. Trabajó en partos y también ve casos graves en la guardia de la Clínica María Auxiliadora. Es un enfermero por vocación y en su familia también se disfruta y se vive con el espíritu de "hacer siempre algo por el prójimo".
"En Olavarría hace treinta años que estoy trabajando, y en María Auxiliadora hace ya diez que estoy, y 26 años en la Municipalidad, porque también soy enfermero en la parte de atención primaria, más precisamente en la Sala 27 de la unidad sanitaria" comenzó contando Roberto Shedden (56), enfermero por vocación.

Es oriundo de Punta Alta. "Me trajo mi señora. Me casé con Graciela Trinchín, que también es enfermera, y me vine para esta ciudad. Es que yo me enamoré de Olavarría también, porque ella no quería volver cuando estuvo en el Hospital Naval de la Base Naval de Puerto Belgrano. Yo era enfermero ahí y nos conocimos en ese hospital. Ella no estaba convencida de volver, pero el más convencido era yo, porque vine, me gustó, se dio un feeling especial con esta ciudad. Y por eso me encantó Olavarría, sus calles, las construcciones antiguas que tenía hace treinta años, que era totalmente diferente a lo que es hoy, y también la tranquilidad. Siempre me había cautivado, porque cuando tenía 17 años yo estaba en la Escuela Mecánica de la Marina, y pasábamos con el tren porque acá paraba para hacer el recambio de maquinista. Y ya la miraba por la calle Necochea. Nunca me animaba a quedarme, pero al final nos casamos, ya teníamos un hijo (Pablo, el mayor, ya que después vinieron otros cuatro: Daniela -también enfermera-, Mauro, Franco -a punto de recibirse de enfermero- y Gino). Y después llegaron los nietos, que son seis: Brisa, Milena, Dante, Luz Mía, Micaela y Sofía", siguió contando Roberto.

"Mi trabajo es difícil porque implica mucho roce con la gente. Uno tiene que aprender a interactuar con la gente, pero sobre todo es un trabajo maravilloso y espectacular. Amo mi trabajo. Lo bueno es que nosotros, acá, vemos las dos puntas de la vida. Recibimos cuando viene un bebé y consolamos a los familiares cuando alguien se va, y en ese medio transitamos todo lo maravilloso y espectacular que es la vida. Es difícil, porque hay que entender cuáles son los problemas de la gente. A veces no son enfermedades físicas, sino que también necesitan que los escuchemos. Es hermoso, en realidad. Vivo trabajando desde las 8 en atención primaria hasta las 22 en la guardia de la clínica", agregó Roberto.

"Lo que hago en atención primaria se basa en la promoción y en la prevención. En la promoción dándole pautas a la gente para que tenga una mejor calidad de vida, en cuanto a nutrición, ejercicios, y también atendemos patologías, tratamientos. Y en lo que respecta de la prevención hacemos vacunación, que tiene que ver con el calendario oficial, BCG, la quíntuple, Sabin Oral que es para la polio, triple viral, hepatitis A, la Prevenar (contra el neumococo). Y después están las campañas como la antigripal o la vacuna que se determina en su momento", explicó.

"En Clínica María Auxiliadora estoy en la guardia, en la parte de emergencias. Este es mi lugar de trabajo, no en las ambulancias, sino acá adentro. Estoy hasta las 22. A mí me gusta, a otro le puede parecer duro, a la gente le parece así. A mí también hay momentos en que me conmueven, porque no es fácil recibir a una persona que su vida depende de un equipo de trabajo, como el médico, enfermero, laboratorio, y hay que luchar con eso que esta en el medio para que no nos superen las sensaciones ni las tristezas. En eso es duro. Cuando hay que hacer una pared para trabajar con el otro, porque en ese sentido es difícil trabajar con gente que está grave. Eso nos pasa a todos los enfermeros. Es un trabajo, pero te tiene que gustar. Y a mí me apasiona. En parto también trabajé. Es emocionante, una felicidad que uno la observa, la contempla, ve la felicidad del grupo que recibe a su hijo, a su nieto, que son las mismas sensaciones que tuvimos nosotros cuando recibimos a un hijo o a un nieto. Ese momento es hermoso", explicó.

"De Olavarría no me voy más. Me voy de vacaciones tres días, y me quiero volver. Extraño Olavarría. Voy a Punta Alta donde está mi familia, mis hermanos, pero al cuarto día me tengo que volver, sí o sí. Me voy a morir en Olavarría", terminó diciendo Roberto Shedden.

MÁS TÍTULOS

De Mendiguren explicó los alcances de la presentación ante la Justicia contra el gravamen
El funcionario nacional dio un balance del primer mes del CDR en Olavarría
Roberto Shedden, en atención primaria y en la guardia de una clínica
Desde la Asociación Trabajadores del Estado valoraron la participación de los afiliados
El presidente Eduardo Rodríguez destacó que la tarea se inició en 2007, con el ex concejal Julio Alem
Más de 40 asistentes participan del curso de Astronomía Observacional
Ayer hubo un encuentro de educadores y tutores del programa
"El objetivo es que en la mesa de ningún olavarriense falten la sidra y el pan dulce", dijeron
Recibieron un subsidio para llevar adelante su emprendimiento
SUDAMERICANA. El Superclásico terminó 0 a 0 en La Bombonera
ULTRAMARATON. Es parte de la selección nacional
PRIMERA DIVISION. San Martín recibe a Estudiantes en el encuentro de ida
TENIS. En el campo de deportes La Pedrera
Gabriel Mercado fue uno de los destacados del Superclásico
AVENTURA. Habrá dos recorridos: 15 kilómetros competitivos y 7K participativo
SOFTBOL. Empieza a competir en Paraná
FEDERAL "B". El Carbonero visita hoy desde las 19.30 a Deportivo Sarmiento, por la 12ª fecha de la Zona 3
PROVINCIAL. Recibe a Unión de Mar del Plata desde las 21 por la novena fecha
Juega hoy en Tres Arroyos ante Costa Sud
TNA. Alejandro Arca, pivot de Estudiantes, analizó lo que fue derrota ante Ferro Carril Oeste
MOTOCROSS. MX Global del Este en Mar del Plata
AFA. Pendiente de la 14ª fecha