Edición Anterior: 13 de Abril de 2015
Edición impresa // La Ciudad
Temporada de brama
Durante 45 días, los ciervos colorados protagonizan su ciclo reproductivo anual bajo la precisa guía del instinto para asegurar la continuidad de la especie. La naturaleza en plena tarea, en medio de pastizales y montes de caldén.
Damián Rodera / La Pampa

Las vacas mugen, las ovejas balan, el cuervo grazna, el lobo aúlla, el oso ruge y los ciervos... braman. Y braman con toda su potencia y esplendor al llegar la época de celo de las hembras que todos los años tiene lugar durante 45 días, entre marzo y abril, en la Reserva Parque Luro, ubicada en la provincia de La Pampa, a 35 kilómetros de la capital Santa Rosa. En esta época, siguiendo su instinto reproductivo, los machos se movilizan hacia donde están las hembras a través del característico monte de caldén que puebla la región, emitiendo unos estentóreos bramidos, que dan el nombre a la brama.

Durante este período, los machos dominantes conseguirán forman su harén de hasta 20 hembras para aparearse al tiempo que lucharán con sus rivales para conservarlo.

"Toda esta actividad de la brama pura hormona", resume Horacio Riesco, guía del parque, mientras conduce a un grupo reducido de periodistas de diversos medios, entre ellos Plan Verde, por senderos flanqueados de caldenes, algarrobos, chañares y pastizales.

Son pasadas las seis de la tarde y el sol comienza a caer como una bola de fuego en el horizonte pampeano.

Riesco explica, en voz cada vez más baja, que en esta época los ciervos se mueven especialmente a la mañana bien temprano y al atardecer. Por eso los avistajes del parque -para grupos de no más de 20 visitantes- se realizan a las 7 y a las 19. Ahora que el sol y la temperatura han bajado, la humedad se impone, y con ella, los olores se hacen más intensos. Si bien ya hemos divisado algunos movimientos de animales a lo lejos, olfateamos en el aire que penetramos en territorio de ciervos.

El olor acre nos llega por oleadas. Este es uno de los recursos que usan los machos dominantes para marcar territorio y desafiar a quien pretenda disputar su espacio y su harén. El mismo bramido, que ya empieza a replicarse como un eco ronco surgido de las profundidades del monte, es otra forma de marcar su presencia. También son señales de territorialidad las ramas quebradas y peladas de los arbustos bajos que se ven por aquí y allá, y que son embestidas por los ciervos con su cornamenta.

De pronto, un bramido, que se destaca entre los demás, cruza el aire y nos deja inmóviles. A menos de 200 metros, entre troncos de caldenes, observamos avanzar una imponente figura recortada contra el bosque: es un gran ciervo rodeado de varias hembras. "Cuanto más poderoso el bramido, más grande el macho", dice Riesco, y nos pide que ahora hagamos silencio total y caminemos despacio porque los ciervos tienen un oído muy fino. Pero es tarde. El macho nos ha detectado. Se vuelve hacia nosotros, con el pecho adelantado, y allí se queda mirándonos, oliéndonos, escuchándonos. Por los binoculares, apreciamos la simetría de su cornamenta, la misma que a fines de junio caerá por completo, y unos meses después, volverá a renacer con toda su fuerza para ornamentar su cabeza.

Seguimos recorriendo los sinuosos senderos, en medio de bramidos cada vez más repetidos e intensos. Durante la caminata, nos apostamos en estrechos miradores de troncos y paja excavados en la tierra llamados avistaderos, que nos permiten versión ser observados. Desde allí apreciamos algunos otros ejemplares de ciervos moviéndose entre los restos de la tarde que se va.

Lucha por la especie

Hemos tenido el privilegio de observar de cerca a varios machos, pero hubiéramos tenido más suerte aún de haber coincidido nuestra visita con alguno de los períodos de máxima fertilidad de las hembras que, por espacio de 18 días, tienen lugar durante la brama. En esos momentos, cuenta Oscar Folmer, geógrafo y coordinador del parque provincial que también nos acompaña, "a los ciervos no les importa nada. Están como locos. Te pasan muy cerca y ni siquiera te perciben".

De hecho, durante la brama, el sector del camping del parque queda inhabilitado por estar ubicado en una zona de plena actividad de los ciervos. Estos, enfrascados como están en feroces combates, pueden arrasar con cualquier obstáculo a su paso, como por ejemplo, las carpas de los visitantes.

¿Por qué luchan los ciervos? Para defender su territorio y conservar su harén. Durante el año, machos y hembras viven en sectores separados, pero entre marzo y abril se buscan para reproducirse

Son un harén de hasta 20 hembras, el macho sirve hasta cuatro veces a cada una (tienen una sola cría al año y la gestación dura ocho meses) para asegurar la continuidad de la especie. La cópula en sí es muy breve: dura apenas unos pocos segundos.

Durante la brama, los machos, de alrededor de 200 kilos, pierden el 30 por ciento de su peso. Comen muy poco y toman agua sólo si la encuentran a su paso. Toda su energía esta puesta en los más urgentes asuntos de la reproducción y conservación de la especie. Claro que después dispondrán de diez meses para recuperarse, hasta que la próxima brama vuelva a reclamarlos.

Mecanismo natural

Suele ocurrir que el macho, extenuado después de varios días de cópula, no alcance a servir a todo su harén. En esos casos aparece la figura del "ladero", un ejemplar más joven y menos fuerte que viene a completar el ciclo reproductivo que no pudo cerrar el macho principal. "El macho alfa es el que morfogenéticamente asegura la mejor reproducción, es el más fuerte y defiende su territorio. Los laderos acompañan para hacer el trabajo que queda. Todo el ciclo funciona como un mecanismo perfecto, donde nada queda librado al azar", dice Folmer.

A veces, el ladero se envalentona y pretende disputar el dominio de todo el harén. Allí se producen los enfrentamientos y el macho dominante es generalmente quien obtiene la victoria para reconfirmar su dominio. Pero otras veces, cuando el macho ya está viejo, termina derrotado y se produce el recambio. "Nosotros no intervenimos nunca, ni siquiera cuando quedan animales heridos. No se toca nada. Se respeta el ciclo natural", afirma Folmer.

Ahora ya es noche cerrada. Tiempo de regresar. Lo hacemos guiados por la luz de la media luna que se impone en el cielo despejado, donde se dejan ver miles de estrellas imposibles de divisar desde las grandes ciudades. "Nuestra intención va más allá del avistaje de los ciervos. La idea es que, con el atractivo de la brama, los visitantes puedan apreciar y disfrutar este entorno maravilloso de nuestros bosques de caldén", dice Riesco, antes de hacer circular los binoculares para que podamos observar a Júpiter y sus satélites, que se aprecian más abajo, en línea recta desde el vértice inferior de la media luna. Plan Verde - DIB

MÁS TÍTULOS

Una joven de 20 años se encuentra internada en delicado estado
Ultimos tramos en el juicio a Delia Moyano por el crimen de Espigas
GT 2000. En la segunda fecha en La Plata
Pudo ser el ganador en Máster 110
ULTRAMARATON. En el Mundial de 24 horas en Italia
AUTOMOVILISMO. El arrecifeño se quedó con la primera final y fue escolta en la segunda en el Top Race V6 realizado en el Autódromo del AMCO
El piloto de Sierras Bayas repitió la victoria en Directo 125 con mucha incertidumbre
En la segunda final del Series
Darío Santellán, volante de El Fortín, explicó la derrota ante Sansinena
RUGBY. Por el Súper 6
El Millonario derrotó 2 a 1 a Argentinos, por la novena fecha del torneo de 30 equipos
PRIMERA. Recibe hoy a las 21.30 a Pueblo Nuevo
Krujoski, Canapino y Ponte dijeron lo suyo
-TN. La tercera fecha fue en Río Gallegos
Ochoa es el tercer ganador distinto en Escuela
NACIONAL "B". Siguió la 10ª fecha del campeonato
Marco González, entrenador de Sansinena
La Junior mostró una interesante carrera
Fútbol de AFA
Cayó 72 a 64 por la Liga Junior
HANDBALL. Recibió a Altamira de Necochea
KARTING. Gonzalo Echevarría ganó en Cajero 125 cc.
GOLF. En los links de Estudiantes
BASQUETBOL. Visita hoy a las 21 a Instituto por los cuartos de final entre Conferencias del TNA
FEDERAL "C". El conjunto de General Cerri derrotó por 2 a 1 a El Fortín en el encuentro de ida de las semifinales
Cristian Draghi, una de las figuras de El Fortín
MOUNTAIN BIKE. Se realizó ayer en Colonia San Miguel con gran cantidad de participantes
ANIVERSARIO. El presidente Eduardo Pugnaloni se refirió al festejo del Bataraz por los 103 años de vida