Edición Anterior: 13 de Abril de 2015
Edición impresa // Policiales
Ultimos tramos en el juicio a Delia Moyano por el crimen de Espigas
Una eventual condena ignoraría varios años de sometimientos y malos tratos
El miércoles se conocerá la decisión de los jueces azuleños sobre el destino de Delia Moyano. La mujer está siendo juzgada por la muerte de su pareja, en Espigas, en 2013. La fiscalía pidió perpetua. La defensa, su absolución. ¿El Tribunal tendrá en cuenta los largos años de maltrato y violencia a que fue sometida?
Claudia Rafael

[email protected]

El Estado llegó a la vida de Delia Moyano demasiado tarde. Irrumpió recién después de que la autopsia en el cuerpo de Jorge Cuello descubrió que la marquita en su piel había sido provocada por un cuchillo tramontina. Ella, con su 1,50 metros de altura y sus aproximadamente 40 kilogramos, había apelado a lo único a su alrededor para poner fin a una entera historia de sometimientos de ese hombre de unos 100 kilos de peso y 1,75 metros de altura que la doblaba en edad. Todos en Espigas sabían, intuían, las violencias que se vivían más allá de las paredes de esa casita del pueblo en la que vivía la pareja con tres pequeños que hoy tienen 9, 6 y 3 años. "Pero uno no podía hacer nada", dijeron a este Diario un par de vecinos del pueblo. La historia de Delia es como la de tantas otras mujeres que un día dicen basta como pueden. Porque ese Estado que también sabía, a través de sus diferentes patas (hospital, policía, por ejemplo), no actuó para protegerla. Y rápidamente irrumpió para detenerla, derivar a sus niños al hogar Namasté, llevarla a la Unidad Penal 52 de Azul en la que los mismos agentes reconocían que no tenía perfil para sobrevivir a la cárcel.

Delia se crió en el campo, junto con sus padres y sus hermanos. Pero su mamá murió cuando ella era muy chiquita. El alcoholismo e innumerables violencias atraviesan a muchos pequeños poblados, más aún cuando están aislados y alejados de la ruta.

La mujer tenía unos 20 años cuando conoció a ese hombre al que, con el tiempo, el alcohol le generó una cirrosis. "El vivía a jugo y vino en los últimos meses", cuentan en Espigas. "Cuando estaba sobrio, era amable y trabajaba. Cuando andaba borracho, uno ya se daba cuenta de lejos", relató una vecina. Un informe pericial advierte que "el alcoholismo del Sr. Cuello es una enfermedad diagnosticada y ampliamente conocida por vecinos y vecinas de Espigas (‘todas las tardecitas pasaba por casa a tomar mate, siempre alcoholizado’; ‘hace meses que venía consumiendo sólo vino y jugo porque se sentía muy mal’)".

Ella, a quien la maternidad transformó y le dio un sentido, vivía dos realidades contrapuestas: puertas adentro del hogar, era sometida a los malos tratos, agobiada por los dolores de cabeza y las fuertes contracturas por la tensión y, puertas afuera, era activa colaboradora del museo, de la cooperadora y del comedor escolar.

Mirta Rivero, catequista, responsable del Museo de Espigas, referente comunitaria, relató a EL POPULAR que "veía a Delia pasar con sus hijos en bicicleta, de acá para allá, llevándolos a la escuela. Compartía actividades en la biblioteca, en el museo. En el último tiempo, había empezado a integrar la comisión de la cooperadora de la Escuela 30. Es una madraza".

Durante largos 12 años hasta aquella noche del 24 de agosto de 2013 fue víctima de violencias. "Siempre fueron trompadas", esbozó durante el juicio oral y público que se le sigue en Azul. Tantas noches era expulsada de la vivienda junto con los niños, que cargarán sobre sus espaldas con escenas y experiencias hondamente traumáticas de las que fueron testigos. "Yo creo que fue una brujería lo que ocurrió, porque antes yo tenía algo acá que ahora desapareció", contó en la intimidad más profunda a una vecina mientras señalaba su propia nuca.

Fallos y precedentes

La fiscalía reclamó prisión perpetua argumentando que se trató de un homicidio agravado por la relación de convivencia entre Delia Moyano y Jorge Cuello. La defensa pidió la absolución por considerar que la mujer actuó en legítima defensa por la situación de violencia a la que era sometida por Cuello. La determinación, al menos en primera instancia, estará en manos de Marcelo Céspedes, Joaquín Duba y Gustavo Borghi y se conocerá a las 2 de la tarde del miércoles próximo.

Historias como la de Delia hay infinitas. Y no son pocas las que concluyeron en absolución en un país en el que entre 2008 y 2014 hubo más de 1.800 feminicidios.

Hacia noviembre de 2003 la Justicia cordobesa absolvió por "legítima defensa" a Gladis Palacios. Tenía apenas 23 años. Desde los 17 estaba en pareja con Raúl Mansilla, quien la castigaba sistemáticamente al punto de hacerle perder un embarazo. Un mes más tarde, el entonces gobernador mendocino Roberto Iglesias conmutó la pena a la que había sido condenada Claudia Sosa. La Justicia la había penado a 15 años de cárcel por el crimen de Juan Edgardo Quiroga, el policía con el que estaba en pareja. El sometimiento y los maltratos de Quiroga habían sido siempre de tal magnitud que la reacción de organizaciones sociales y feministas derivó en el indulto de Iglesias.

En febrero de 2009, el Tribunal Oral en lo Criminal 4 de La Matanza absolvió a Graciela Aguirre que dos años antes había matado a su marido, quien la agredía cotidianamente. Y consideró entonces que había actuado en "legítima defensa". Pero además, el Tribunal dispuso "instruir al Ministerio de Justicia y a la Suprema Corte un reclamo frente a los organismos que no dieron respuesta a la mujer antes".

El rastreo de fallos absolutorios conduce a diferentes geografías argentinas. La Justicia de Chubut absolvió en 2012 a Julieta Montenegro por el homicidio de Gabriel Otero. El Tribunal Oral argumentó que "fue lo único que ella podía hacer para defender su vida y la de sus hijos". Y además remarcó la diferencia de tamaño corporal entre los dos. Otero superaba en 30 centímetros y en unos 30 kilos a Montenegro.

Ese mismo año, el Superior Tribunal de Justicia de San Luis revocó el fallo contra María Laura Gómez, que en 2010 había sido condenada a 9 años de prisión por homicidio simple de su pareja, Marcelo Appap. El argumento fue que la mujer había sido "víctima de brutales golpizas y persecuciones psicológicas por años".

Durante 2014 fueron varias las absoluciones. Entre ellas, el Tribunal Oral en lo Criminal 6 de Lomas de Zamora absolvió a Nora Amaya que, el 29 de diciembre de 2012, había apuñalado a Claudio Vázquez. Vivían en Villa Corina, Avellaneda. El, con sus 115 kilos, tenía una particular superioridad física respecto de la mujer. Hacía 7 años que ella padecía sus malos tratos. Y el TOC 6 consideró que actuó en "legítima defensa".

En Tucumán, en el mismo año, la Corte revocó la condena sobre Teresa Malvina Seco que no sólo fue víctima de su esposo, sino además de la violencia machista de la Cámara Penal de Concepción, en el sur tucumano, que la había condenado a 12 años de prisión. La Corte consideró, en cambio, que actuó bajo legítima defensa y que existió "un contexto de violencia que necesariamente influyó en el trágico día en que la imputada hirió a su marido". Pero, además, planteó que "la imputada ha sido víctima de violencia de género y doméstica, lo cual justificó su reacción frente a la agresión ilegítima de quien luego resultara víctima del hecho".

También en 2014 hubo una absolución en instancia superior. Cinthia Yanina Rojas Echevarrieta, de 21 años, mamá de dos nenes de 5 y 2 años y embarazada de pocos meses, había sido condenada en 2013 a 8 años de prisión por el crimen de su pareja, Osvaldo González. Pero finalmente la Corte Superior de Mendoza la absolvió porque "él la había mantenido sometida a una constante violencia de género".

Uno de los últimos casos de enorme resonancia mediática fue el de Beatriz López, de 36 años, que mató de un tiro en la cabeza al policía con el que estaba en pareja, quien la violaba y la golpeaba con sistematicidad. La fiscalía había pedido 10 años y ocho meses de prisión por "homicidio agravado por el vínculo" y finalmente el TOC 6 de Lomas de Zamora (el mismo que absolvió a Nora Amaya) determinó un fallo absolutorio por considerar que actuó en "legítima defensa".

Palabra de jueces

Delia Moyano espera la sentencia en el pequeño ranchito de Espigas que por estos días comparte con su hermano. La Justicia, después de una apelación, aceptó que aguardara en libertad esta instancia clave en su vida para que sus tres hijos pudieran estar acompañados por su mamá. Y se la autorizó a que los lleve y los retire cotidianamente de la escuela y del jardín.

Los vecinos la visitan y tratan de ayudarla "Es una muy buena mujer. Que sufrió muchísimo a lo largo de su vida. Es una mamá que adora y cuida a sus chiquitos, y no estoy muy segura de que entienda claramente lo que pasó", dijo Mirta Rivero a EL POPULAR.

La palabra ahora la tienen los tres jueces. Que podrán medir la historia exclusivamente a partir de lo que ocurrió el 24 de agosto de 2013 o buscarán saber cómo y por qué Delia Moyano traspasó esa noche una frontera que nunca antes había imaginado superar.

MÁS TÍTULOS

Una joven de 20 años se encuentra internada en delicado estado
Ultimos tramos en el juicio a Delia Moyano por el crimen de Espigas
GT 2000. En la segunda fecha en La Plata
Pudo ser el ganador en Máster 110
ULTRAMARATON. En el Mundial de 24 horas en Italia
AUTOMOVILISMO. El arrecifeño se quedó con la primera final y fue escolta en la segunda en el Top Race V6 realizado en el Autódromo del AMCO
El piloto de Sierras Bayas repitió la victoria en Directo 125 con mucha incertidumbre
En la segunda final del Series
Darío Santellán, volante de El Fortín, explicó la derrota ante Sansinena
RUGBY. Por el Súper 6
El Millonario derrotó 2 a 1 a Argentinos, por la novena fecha del torneo de 30 equipos
PRIMERA. Recibe hoy a las 21.30 a Pueblo Nuevo
Krujoski, Canapino y Ponte dijeron lo suyo
-TN. La tercera fecha fue en Río Gallegos
Ochoa es el tercer ganador distinto en Escuela
NACIONAL "B". Siguió la 10ª fecha del campeonato
Marco González, entrenador de Sansinena
La Junior mostró una interesante carrera
Fútbol de AFA
Cayó 72 a 64 por la Liga Junior
HANDBALL. Recibió a Altamira de Necochea
KARTING. Gonzalo Echevarría ganó en Cajero 125 cc.
GOLF. En los links de Estudiantes
BASQUETBOL. Visita hoy a las 21 a Instituto por los cuartos de final entre Conferencias del TNA
FEDERAL "C". El conjunto de General Cerri derrotó por 2 a 1 a El Fortín en el encuentro de ida de las semifinales
Cristian Draghi, una de las figuras de El Fortín
MOUNTAIN BIKE. Se realizó ayer en Colonia San Miguel con gran cantidad de participantes
ANIVERSARIO. El presidente Eduardo Pugnaloni se refirió al festejo del Bataraz por los 103 años de vida