Edición Anterior: 25 de Octubre de 2015
Edición impresa // La Ciudad
Olavarría y el resto del país eligen hoy entre la continuidad y el cambio
Una elección de características inéditas y con muchas incógnitas a despejar. Un domingo muy esperado y con final incierto.
Daniel Puertas

[email protected]

Si a nivel nacional las elecciones de hoy se plantean entre la continuidad del modelo iniciado doce años atrás o el cambio, en Olavarría la opción es entre la corriente política hegemónica durante prácticamente toda la última etapa democrática, creada por Helios Eseverri y liderada hoy por su hijo José, el actual intendente, y los frentes que aspiran a ponerle fin a ese ciclo e iniciar otro distinto.

Esta vez los comicios tienen características inéditas, ya que por primera vez en los últimos 32 años se votará sin que haya una marcada ventaja para el oficialismo y sin que exista la sensación de un desastre inminente. Es decir, se llega a la contienda electoral en un clima de normalidad un poco raro para la tradición política argentina.

En Olavarría la principal duda es si el intendente José Eseverri logrará mejorar su pálida performance de las PASO de agosto, en la que su caudal electoral propio orilló el 22 por ciento, muy poco para sus antecedentes, ya que en 2011 superó el 50 por ciento y en las legislativas de 2013, esa vez con el Frente Renovador, se movió en el 40 por ciento.

El peronista Guillermo Santellán, su rival en la interna, superó el 15 por ciento del total de sufragios. Si esos votos se quedaran en el Frente para la Victoria las chances de triunfo serían claras para Eseverri, pero durante sus dos períodos de gestión la vertiente justicialista representada por Santellán fue claramente opositora, por lo que hay mucho margen para las dudas.

Para estas elecciones, José Eseverri modificó completamente la estrategia de las PASO y si antes de agosto hubo como una sensación de lejanía del Intendente respecto del ciudadano común en las últimas semanas volvió a la antigua receta del contacto directo, del diálogo cara a cara.

En esta campaña el jefe comunal contó con el respaldo nítido del kirchnerismo más puro, representado por La Cámpora, y más tibio del resto del peronismo.

Ezequiel Galli, el candidato de Cambiemos, la gran sorpresa de agosto, había quedado con una cosecha personal que rozó el 20 por ciento, menos de dos puntos por debajo del Intendente. El radical Ernesto Cladera logró algo más del 11 por ciento, por lo que la suma del frente entre macristas y radicales quedó por debajo del FPV.

Sin embargo, para Galli parece mucho más fácil retener los votos radicales que para Eseverri los peronistas, por lo que hay un gran interrogante cuya respuesta se conocerá recién esta noche o quizá recién en la madrugada.

Pero la que más se ilusiona con conseguir los votos peronistas que no quieren a Eseverri es Liliana Schwindt, la candidata local del Frente Renovador de Sergio Massa. Su carácter de peronista de años de trayectoria le da esperanzas en ese sentido. En las PASO Schwindt consiguió más del 16 por ciento de los votos y ahora aspira a superar largamente ese porcentaje, aunque nadie puede saber si conseguirá ese objetivo.

Son demasiadas incógnitas, por lo que se configura un escenario verdaderamente incierto.

El cuarto en discordia es Carlos Gil, representante de la izquierda clásica, cuya aspiración de máxima es conseguir por primera vez un escaño para esa corriente política. Además de los votos ideológicos y convencidos, es muy probable que Carlos Gil y su gente acrecienten su caudal electoral por esa necesidad de premiar la coherencia que suelen tener algunos votantes.

Rompecabezas

Cualquiera sea el escenario político local que quede configurado esta medianoche hay al menos una certeza en un panorama marcado por la incertidumbre: que será completamente distinto al actual.

Eso se reflejará claramente en el Concejo Deliberante, donde, de no mediar un cataclismo político que dé resultados muy distintos a los de las PASO, habrá cambios profundos.

Una posibilidad concreta, siempre teniendo en cuenta el antecedente de agosto, es que el ganador se lleve cuatro bancas y los dos siguientes tres cada una. Si el vencedor es el oficialismo y consigue cuatro bancas, perderá una, ya que son cinco los concejales que culminan su mandato el 10 de diciembre.

Además, entre los cuatro que ingresarían si se dan esos resultados está el peronista Juan Sánchez. En el estilo de gestionar de José Eseverri su bloque de concejales siempre estuvo en total sintonía con el Ejecutivo, siempre presto a ratificar los actos de gobierno sin cuestionamientos, pero las circunstancias políticas de la época pueden obligar a recuperar el arte difícil de la negociación.

También compleja será la realidad de la oposición, a la que ingresará ahora el macrismo junto con al menos un radical, José Luis Arguiñena. Y habrá que ver si el frente Cambiemos se mantiene sólido pasada la coyuntural electoral.

A la Unión Cívica Radical le quedarán dos concejales, Ernesto Cladera y Fernanda Araneo, por lo que el bloque de Cambiemos puede quedar con cuatro, cinco o en el mejor de los casos seis concejales. Si Liliana Schwindt repite su actuación de las PASO los renovadores tendrán dos o tres concejales.

Al peronismo le quedan tres concejales con mandato hasta 2017, Adriana Capuano, Federico Aguilera y Saúl Bajamón.

Esto implica que si Eseverri consigue su tercer mandato tendrá que gobernar junto con el peronismo del FPV para tener mayoría en el HCD con el voto doble del presidente del cuerpo, lo que llevará indudablemente a tener que negociar y consensuar permanentemente.

Esto suponiendo que el FPV gane hoy en Olavarría, pero si los vencedores fueran Galli o Schwindt el panorama sería mucho más complicado todavía, ya que cualquiera quedaría lejos de la mayoría en el HCD.

Con el transcurrir de los meses se verá, sean cuales fueran los resultados de hoy, cómo acuerdan en los temas salientes de la ciudad radicales y macristas, eseverristas y kirchneristas, renovadores y peronistas. En realidad, en una ciudad donde todos más o menos se conocen, egresaron de los mismos colegios y frecuentan los mismos sitios, no es tan difícil negociar.

Pero la política local está atada firmemente a la política provincial y nacional y hoy nadie puede dar garantías que las alianzas electorales de hoy vayan a sobrevivir pasado el acto electoral. Hay suficientes ejemplos de ello en la historia reciente y ese es un factor a tener muy en cuenta.

Una de las poquísimas conclusiones a las que se puede llegar antes de que se conozca el escrutinio es que en Olavarría el recambio generacional en la política ya está en marcha, con todo lo bueno y lo malo que puede tener eso.

Además, en los últimos años hubo una fuerza política hegemónica que primero fue radical, luego kirchnerista y durante un par de años renovadora, una oposición peronista más o menos estable, desgarrada en sus internas permanentes pero coincidente en su oposición al eseverrismo.

El pase de los Eseverri al kirchnerismo dejó fuera de ese esquema a un radicalismo que quiso mantenerse fiel a sus raíces, liderado por Ernesto Cladera que en los últimos diez años se mantuvo como adversario del oficialismo, al punto que muchas veces en el HCD se alió al peronismo para enfrentar al adversario común.

Ese escenario es el que ya entró al pasado, quizá de forma irreversible. Ahora todo será diferente y cada uno de los actores deberá acomodarse, y acostumbrarse, a caminar en un nuevo escenario.

Es posible que una situación parecida se dé en el resto de la provincia de Buenos Aires y el país. Ni la continuidad será tan continuidad ni el cambio será tan cambio y eso todos lo saben.

Daniel Scioli adoptó un discurso marcadamente kirchnerista, pero es Scioli, no Kirchner. Mauricio Macri lidera Cambiemos, pero dijo que hay cosas que ya no se pueden cambiar, que son irreversibles y Sergio Massa dijo siempre que hay cosas que se deben conservar.

Pero del futuro lo único que se puede saber es que será distinto del presente y esta vieja frase se adapta como nunca antes a la realidad política argentina.

MÁS TÍTULOS

La crónica increíble del busto de Eva Perón arrancado en 1955
ESCENARIO POLITICO. ¿Aníbal Fernández como chivo expiatorio? Scioli tiró algunos mensajes. El sistema electoral
Tiene problemas de crecimiento y pesa 11 kilos
Estudiantes secundarios protagonizaron del certamen de la Unicén
El presidente de la cooperadora de la Escuela Nº 24 pidió más seguridad después del robo que sufrió la institución escolar
Desde Ciencias Sociales buscan generar autonomía y alimentación sustentable desde diferentes microemprendimientos
El poder en las sombras de estructuras intocadas durante la democracia
Para costear el tratamiento oncológico
Llegaron 10 de los casi 30 que fueron enviados a la Departamental de Lanús
RUGBY. Derrotó a Sudáfrica 20 - 18 y es finalista
SUB 17. El equipo nacional perdió sus tres partidos en el Mundial
RUGBY. El equipo argentino enfrenta hoy desde las 13 a Australia, en el Mundial de Inglaterra
AJEDREZ. Torneo Abierto "Unión Clasistas"
PADEL. Se realizará el 27 de diciembre, en el Maxigimnasio
RALLY. Continúa al frente del Rally de Cataluña
NBA. Emanuel Ginóbili analiza su retiro
Juan Fernández Lobbe
INFERIORES. Hubo partidos en seis escenarios
TENIS. Los tenistas más destacados jugarán en las canchas de Loma Negra, Estudiantes y Racing
GOLF. Hubo medal play en Estudiantes
BASQUETBOL. El entrenador de Estudiantes, José Luis Pisan, analizó el presente de su equipo
FOLA. Hubo 15 encuentros
Torneo Clausura 2015 "Adolfo Palahy"
La clasificación de la Fórmula 1 fue aplazada