Edición Anterior: 12 de Febrero de 2017
Edición impresa // La Ciudad
El cambio de los plazos de prescripción para los casos actuales
El caso Romina: la contundencia de las redes sociales y la ruptura de mandatos
La dimensión de la denuncia de Romina Balaguer. Un hombre que nunca imaginó que su rostro imperturbable admitiendo el abuso de su hija explotaría en todo el país. Las redes sociales y un canal sin barreras. El veneno que no hay que tragar. Los plazos de prescripción y la modificación del Código Penal: un avance enorme para las víctimas actuales. Tiempos de ruptura de prejuicios y mandatos sociales.
Por Silvana Melo

smelo@elpopular.com.ar

El estallido mediático y la viralización del video en el que Romina Balaguer logra que su padre admita el abuso sexual al que la sometió durante años ejerce una discordancia brutal con la historia generalizada de silencios y soterramiento que rodea a estos delitos. Que tienen, como amargo estigma, que suelen ser cometidos por las personas más cercanas, más poderosas y más influyentes sobre un niño. Padres, tíos, maestros, hermanos, abuelos. Por eso la parálisis y el desconcierto de la víctima, por eso la incapacidad de reacción y de denuncia. Por eso el ocultamiento por parte de los entornos que no creen o deciden no creer. A Romina Balaguer le llevó casi dos décadas, problemas físicos y psicológicos y una vida atravesada por un filo hiriente que no le dio paz. Pero además le costó también la orfandad: sus padres aparecen como los responsables de su tragedia.

La sensación fatal de que se le iba la vida tratando de masticar un veneno que la mataría si lo tragaba fue la que impulsó a Romina a volver a la ciudad después de años y enfrentar a su padre. Era una mujer que se plantaría ante un hombre (que había perdido la calidad de padre para convertirse no en un monstruo, sino en el responsable de un delito que se cargó con su vida hasta estos 35 años) para decirle todo y depositarle ante las narices ese veneno que decidía no ingerir.

La decisión de activar la cámara de video del celular fue el vuelco entre un acto individual de justicia solitaria y un fenómeno colectivo que las redes sociales, en un mundo paralelo que cada vez es más real, difundieron como la llama en el reguero de pólvora. Tal vez Romina no tuvo una dimensión tangible de lo que implicaba subir a Facebook ese corto donde ella, en el ámbito de un restaurante (es decir, un ámbito público) saludaba a su padre con un "qué tal pederasta".

Su padre supo que ella filmaba pero, perteneciente a una generación no tecnológica, tampoco dimensionó que ese video podía salir del celular de Romina y viralizarse por todo el país. Cisneros no tenía idea de que esa filmación -que no fue una trampa sino que fue formalmente avisado con razones incluidas- lo iba a inculpar, porque él mismo se autoinculpaba, de uno de los delitos más atroces y de mayor consecuencia para la integralidad de la vida de una víctima. Y lo iba a inculpar delante de centenares de miles de personas. En una imputación social pero no legal, porque el delito está prescripto. La cara imperturbable de Cisneros ha paseado por todas las laptops, PC y celulares de la Argentina. Pero su delito no será castigado porque el tiempo lo deshilachó y lo guardó en el archivo de las frondosas impunidades del abuso sexual.

Romina Balaguer, con su decisión de filmar y exhibir en redes sociales una increíble confesión de su padre, ha podido atravesar todos los pruritos, los silencios, las oscuridades y los temores de familias, medios e instituciones. Sólo una mujer y su celular. Lo que nunca se admitió en su familia. Lo que le negaron durante treinta años. Lo que no hubieran publicado los medios, barrenados por las amenazas judiciales. Lo que no se admitía socialmente porque los abusadores suelen ser buena gente para afuera, seductores, simpáticos e insospechables.

Pero Romina puso ante los ojos colectivos a un padre con cara de bonachón al que le dijo "qué tal pederasta", que no se inmutó, que admitía "te violé" mientras no dejaba de masticar su cena, que sólo reaccionó cuando ella le dijo alcohólico: "no, borracho no", a quien no se le movía un milímetro de la piel facial, que le pedía que no hiciera escándalo porque ése era su espacio de vida, que le preguntaba "¿eso graba bien?".

O una psicopatía o una inconciencia atroz. O una indolencia escalofriante. O tal vez una mixtura explosiva de las tres: sólo se dio cuenta de lo que había sucedido cuando el video saltó a todos los medios nacionales. Y el país pronunciaba su apellido.

Cisneros huyó como reacción inmediata. Pero no fue lejos. La justicia ya no puede condenarlo. Pero hay en el arbitrio social una nueva mirada, que lo perseguirá como un estigma. La década del #niunamenos y de la ruptura de mandatos está cambiando de lugar algunas certezas que parecían inamovibles. Y las redes sociales se ocupan de exhibir aquello con lo que las estructuras anquilosadas todavía no se animan a romper.

Sin el video en Facebook la denuncia de Romina Balaguer no hubiera trascendido. Y el veneno que le inocularon desde su infancia más temprana hubiera quedado a mitad de camino entre su garganta y su padre.

Justicia y prescripción

El delito sexual y la comisión de ese delito en ámbitos familiares, es decir privados, ha degenerado en la estigmatización de las víctimas, el descrédito de sus testimonios, la amenaza y la condena al silencio. Las grandes instituciones del Estado, desde la Iglesia hasta la familia, en tránsito por la justicia, el ministerio público y otros elementos de juicio y pre juicio (por ejemplo los medios de comunicación) han revictimizado a la víctima a veces hasta límites impensables.

Sin embargo, los tiempos han logrado torcer algunas premisas de hierro. Las modificaciones en los códigos Civil y Penal, denostadas hasta el hartazgo en el momento de sus debates, abren puertas de enorme importancia.

Por ejemplo, en los plazos de prescripción, que se determinan así: a los veinte años, a partir del día de cometido el delito, cuando la pena máxima sea prisión de quince o más años. A los quince, cuando la pena máxima sea prisión por más de diez y menos de quince años. A los diez años, cuando la pena máxima sea prisión o inhabilitación por más de cinco años y que no exceda de diez.

En este caso, el Código Penal modifica el plazo de la prescripción del abuso sexual a niños, transfiriendo el momento en que empieza a correr ese plazo a partir del día en que la víctima cumple la mayoría de edad.

En la entrevista publicada en este diario en diciembre de 2016, el fiscal olavarriense de Morón, Antonio Ferreras (logró la condena a veintidós años de un profesor de Educación Física abusador de ocho niños en un jardín de infantes) describía esta nueva letra legal: "Una de las últimas reformas al Código Penal tiene que ver con modificar el curso de la prescripción para los delitos de abuso sexual respecto de menores. Lo que hace el legislador es diferir desde cuándo se empieza a contar el plazo de prescripción. Que en todos los casos se cuenta desde la medianoche del día en que se cometió el delito; en el caso de abuso, se difiere hasta el momento en que el menor cumpla 18 años. Ahí empieza a correr el plazo de prescripción. Si una persona fue abusada cuando era niño, no le creyeron, no lo escucharon, y en un momento de su vida lo quiere impulsar como una acción penal, lo puede hacer".

Como la ley penal no es retroactiva, esta reforma no favorece a Romina sino a las víctimas a partir de diciembre de 2015.

El veneno

Nadie sabe a ciencia cierta qué impulsó a los ex alumnos del colegio San Juan el Precursor de San Isidro a denunciar 40 años después al docente de Plástica que abusó de nueve de ellos. O a Rufino Varela, el hombre de 52 años que fue abusado cuando niño por un hombre cercano a su familia y después por el capellán del Colegio Newman, donde asistía. Varela fue a buscar ayuda al sacerdote. Y sólo encontró latigazos y abuso sexual, cuarenta años atrás. En noviembre de 2016 pidió que el Colegio se disculpara.

Tal vez, como para Romina, haya sido ese dolor lacerante, ese veneno que amenaza con llevarse la vida. Y que no hay que tragar, nunca.

Acaso la luz de esperanza aparezca cuando los niños atravesados hoy por las mismas tragedias puedan, mañana, presentarse a la justicia a los 18 años para denunciar a sus victimarios. Aunque hayan pasado quince años. Y miren a una cámara tranquilamente, mientras cenan.

MÁS TÍTULOS

EN ALVEAR, PROVINCIA DE SANTA FE
ESCENARIO POLITICO. Además, las candidaturas y los alineamientos políticos. Las quiebras y los licuamientos de pasivos
Desde el Ejecutivo municipal se expusieron los detalles de la adquisición
El concejal del FpV adelantó que presentará el proyecto "Banca Abierta"
El cambio de los plazos de prescripción para los casos actuales
INFORME ESPECIAL. Primera parte de un informe en el que los fanáticos responden las preguntas más frecuentes
Desde la Bolsa de Cereales remarcan la disipación temprana del fenómeno de La Niña
Olga Pendás, desde Tandil, brega por revertir las marcas del Estado y "resocializar a mi hijo"
Está internado en estado crítico en el Hospital Municipal “Dr. Héctor Cura”
TC. Los pilotos se preparan para la primera fecha, que se correrá en Viedma
TENIS. ATP de Buenos Aires
SUB 20. El equipo nacional venció a Venezuela y Brasil no pudo con Colombia
FEDERAL "C". El Chaira se impuso por 4 a 0 ante Unicén, por la segunda fecha de la Zona 7
ABO. El certamen se realizará del 6 al 9 de abril en Olavarría
En Pirovano, ante el platense Claudio "El Pantera" Chávez
HOCKEY. El bataraz compite en Buenos Aires
AUTOMOVILISMO. La primera pole de la temporada fue para Leonel Larrauri
GOLF. Bernardo Bidé fue quinto en Mar del Plata
Francisco Russo analizó la goleada de Racing A. Club, en Tandil
FEDERAL "C". El CEO recibe hoy a las 18 a Independiente de Tandil, por la segunda fecha de la Zona 8
BASQUETBOL. Se realizará el próximo fin de semana en las instalaciones de Estudiantes
Se jugó un medal play en dos categorías
FUTBOL. Amistosos de pretemporada
BOXEO. Pasó el festival de triple fondo en el Salón del Club Social y Deportivo El Fortín
INFANTIL. Estudiantes y El Fortín perdieron en octavos de final
BASQUETBOL. Derrotó anoche como local 79 - 52 a Ateneo de Punta Alta por el Torneo Provincial de Clubes
El documental se verá el 10 de marzo
Hoy a las 20, en Moreno y Buchardo
CINE. "Cincuenta sombras más oscuras", uno de los estrenos de Flix Cinema
LIBROS. Editorial Anagrama