Edición Anterior: 12 de Marzo de 2017
Edición impresa // La Ciudad
Opinan tres legisladores olavarrienses: Vitale, Valicenti y Schwindt
El acto de CGT, los compromisos, "poné la fecha…" y la ruptura con las bases
El sindicalismo ortodoxo de la CGT y el "poné la fecha…" del martes. Una realidad económica y social preocupante y el divorcio de la central sindical de sus propias bases. Lo que les costó anunciar un paro. El gremialismo empresarial. Opinan Liliana Schwindt, César Valicenti y Héctor Vitale.
Silvana Melo

[email protected]

Una semana inédita en movilizaciones populares dejó sabores diferentes en la lengua de la historia reciente. Fundamentalmente, los centenares de miles que el martes engordaron la manifestación de la CGT (aunque endilgar semejante movilización a la central obrera ortodoxa es al menos una exageración), que esperaban una medida concreta ante una realidad económica que golpea brutalmente. Pero sólo encontraron confusión, falta de coraje y una sensación de no saber qué hacer con tanta gente expectante. Es que el sindicalismo de bolsillo obeso perdió la calle. Y la representatividad. Entonces, cuando la irrupción de un millón y medio de personas más en el amplio territorio de la pobreza, el número inflacionario del 2,5% en febrero y los aumentos inminentes del transporte, el gas y el agua (otra vez) les asestan una multitud en la calle, no saben qué hacer con ella.

Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña conforman una conducción tripartita de una CGT devaluada, son en sí mismos representantes de gremios sin fuerza para parar el país –Hugo Moyano sí podía hacerlo por capacidad propia de daño- y tienen la suficiente ambigüedad como para tener un pie en los trabajadores y el resto del cuerpo en lo que ordenen el gobierno y el empresariado. Con ejemplos extremos como el de Momo Venegas, que cantaba "sí se puede" en un palco de la asamblea legislativa mientras Macri daba su discurso. Mientras los tareferos de Misiones intentaban sobrevivir precarizados y explotados por los empresarios yerbateros.

El diputado provincial (FpV) César Valicenti, asegura que "el problema que hoy tiene el triunvirato que conduce la CGT es el de una base de trabajadores víctima de un modelo de desindustrialización que reclama a sus representantes un plan de lucha y medidas contundentes contra Macri: los mismos que le paraban a Cristina para reducir el impuesto a las ganancias, hoy no se animan a un presidente que le pone techo a las paritarias e implementa medidas económicas que ya dejaron un saldo de 1 millón y medio de pobres, 150 mil desocupados, miles de fábricas cerradas, y un futuro económico negro".

La diputada nacional Liliana Schwindt (copartidaria de la mayor parte de esta conducción) cree que no hay un desborde de bases. "Creo que los grupos que van tienen una militancia activa y politizada"; entonces "los conflictos de visibilizan". Mientras dice que "no me asustan las internas sindicales, siempre las hubo", recalca que "hay un descontento con el gobierno que se siente en los bolsillos y hay apuro por algunos dirigentes para capitalizar el descontento". En este punto le da una mano a su amigo Facundo Moyano: como él, "creo que democracia sindical es limitar los mandatos, y así la renovación se da de manera natural".

Poné la fecha…

Daer, Schmid y Acuña parecen ser la rémora de aquella ortodoxia que convirtió al sindicalismo en nuevo empresariado durante el menemismo. Por eso hicieron malabares discursivos para parecer críticos, anunciar un paro pero esquivarle a la vez, esperar, aseguraron, que el gobierno "cambie la política" (cosa imposible porque la política económica es la médula del modelo macrista) para ponerle fecha, acusar mucho nervio, como en el caso de Daer, que furceó con el paro "antes de fin de año" y terminar bajando rápido del escenario cuando comenzó a sonar el cantito futbolero que en la cancha pide a un delantero pero a la CGT le pedía "poné la fecha … que te parió". Para colmo, adelantaron una hora el acto (cosa inadmisible en la Argentina impuntual) y lo hicieron frente al Ministerio de la Producción y no en Plaza de Mayo, donde se teje la historia.

Al otro día, Clarín publicó una versión: "que la noche previa al acto, Andrés Rodríguez (UPCN) y Daer, entre otros, prometieron a Mario Quintana (ex Farmacity y actual coordinador del gabinete económico de Macri) que no pondrían fecha al paro". El rumor, que Daer tuvo que salir a desmentir, explicaría algunas cosas.

Después, intentaron minimizar el descontento de las propias bases de los sindicatos afiliados a la central obrera con una interpretación insostenible: los rebeldes eran todos kirchneristas. El modelo sindical que languidece no puede admitir el divorcio con sus propias bases, la ruptura entre sus intereses y los de los trabajadores y la angustia por una situación económica que castiga a vastísimos sectores. CFK dejó un 29,9 % de pobres en diciembre de 2015. Once millones y medio de personas. El macrismo ya sumó 32,9. Un millón y medio más sólo en la segunda parte de 2016. El 35% de quienes tienen trabajo, lo hacen en negro. El gobierno, en un capricho inconducente no convoca a paritarias docentes nacionales y en la provincia la última oferta fue de un 19% en tres cuotas, más una suma no remunerativa. Es decir, una suma en negro. Porque en la Argentina el estado paga en negro. Bajo cualquier gobierno. Y después sale a hacer operativos de AFIP y ARBA en kioscos y almacenes.

Fortalezas y disputas

El senador provincial (PJ) Héctor Vitale leyó la movilización del martes como "la fortaleza del gremialismo argentino y también la crisis del modelo sindical". Esa crisis está representada, para el legislador, en "la negociación colectiva hegemonizada por la cúpula versus el resurgimiento del sindicalismo de base, autónomo y horizontal". Esta confrontación está muy clara en gremios como la UTA, en la que la izquierda se fortalece en el sector de los subtes, donde los llamados metrodelegados han demostrado una fuerza tal que implicó el reconocimiento como gremio en 2015. Personería que la justicia acaba de denegar en estos días. O en Suteba, donde Roberto Baradel intenta resistir a la presión de los grupos más confrontativos.

A la vez, Vitale nota "una disputa entre la conducción y las bases por la hegemonía en la toma de decisiones, la construcción de un nuevo poder sindical y los modos de vincularse con la patronal y el Estado".

Dice la socióloga Maristella Svampa que fue en los 90 en que se consolidó un "sindicalismo empresarial, que potenció elementos preexistentes y convirtiendo el pragmatismo ideológico, la ausencia de democracia interna, la acción corporativa y la práctica patoteril en elementos centrales de la actual matriz sindical peronista".

Liliana Schwindt admitió que "es justo reconocer que hay una sociedad que los condena por su permanencia en el tiempo, por su estilo de vida y sin embargo, muchos trabajadores están conformes; por lo tanto generalizar es un poco injusto y no me gusta hacerlo".

"La cúpula de la CGT sólo se encargó de arreglar con el Presidente y su gabinete el manejo de los fondos de las obras sociales y acuerdos que sólo engordan el patrimonio de los dirigentes", afirmó César Valicenti. "Venegas y Barrionuevo son la expresión sindical que le cuadra al modelo Macri. De hecho se han convertido no sólo en sus operadores sino también en sus acompañantes en los viajes que el Presidente emprende hacia el exterior para presentar a la ‘nueva Argentina’".

La diputada del Frente Renovador consideró que "hay transeros y los hay más combativos; también depende del lugar político en el que están parados".

El sindicalismo empresarial tiene ejemplos crudos en la historia reciente: desde un Pedraza con un piso de un millón de dólares en Puerto Madero, preso por ser el ideólogo del crimen del militante Mariano Ferreyra hasta los sindicalistas de la UTA. Olavarría ha sido espectadora durante años de un gremialismo aliado con el empresariado en una presión a todas luces antipopular por el aumento del boleto de colectivos, a pesar de los subsidios millonarios de los que disfrutaron durante más de una década.

¿Esperanzas?

"El dato positivo -dice Valicenti- es que existe un sector de los trabajadores con conciencia política y de clase que exige otro tipo de representación y otro tipo de organización sindical. La corriente federal de los trabajadores es una expresión emergente del sindicalismo argentino que día a día asume un rol más protagónico en la política nacional". Para Héctor Vitale, los cambios son "inexorables" a partir de lo que sucede en el mundo pero a la vez "el sindicalismo argentino ha demostrado las miles de formas de preservarse y se constituye como el más interesante y poderoso de América". Por eso "apuesto a su renovación porque está en su naturaleza subsistir y porque tiene que ser la contracara del Gobierno de Macri y de sus políticas económicas que afectan directamente a los trabajadores".

La esperanza radica en una nueva construcción que, como la CTA en los 90, se vuelva la contracara de un sindicalismo oscuro y sospechado. Apostando a otro final en su transcurso histórico: aquella CTA terminó fracturada y, en parte, aliada con lo peor de aquello que su matriz de nacimiento la envió a combatir.

MÁS TÍTULOS

DISEÑO RENOVADO
BAJÓ EL PRECIO EN SUS DIFERENTES VERSIONES
El desafío de vivir durante cuatro meses inmersa en una cultura completamente desconocida
ESTA BUENO. Cielo Eugui y el sueño de generar un espacio que priorice talentos y emociones
Opinan tres legisladores olavarrienses: Vitale, Valicenti y Schwindt
El especialista educativo transmite un discurso singular sobre un sistema que hace agua por todas partes
BLa jueza marplatense Lucrecia Bustos consideró que en la investigación de los fiscales había "contradicciones" y falta de solidez
Son totalmente gratuitos
El cantante observó que había incidentes y frenó el show varias veces
La ciudad explotó de gente que acampó, bailó y protagonizó una "previa" histórica
Ezequiel Galli admitió fallas en la logística
La salida del recital: entre el caos y cierto sabor amargo por la lista de temas
La lista de temas fue más corta y tuvo varias modificaciones para intentar frenar avalanchas
River recibe a Unión y Racing a Lanús
Néstor Ramírez palpitó lo que se viene para Racing A. Club
AUTOMOVILISMO. El piloto de Olavarría ganó la 2ª serie del TC Pista y largará delante de todos
FEDERAL "C". Juan Esteban Salías habló de la actualidad de Embajadores
CLASE 3. Bagnera, Yerobi y Eidilstein fueron los vencedores
TC. Josito Di Palma se quedó con una nueva pole
BASQUETBOL. Juan Gatti, el joven director técnico y coordinador general del Racing A. Club
TURISMO PISTA. Andrés Cicarelli y Renzo Cerretti se llevaron las victorias en las series de la Clase 2 en Alta Gracia
FUTBOL. San Lorenzo quedó como el único escolta del "Xeneize", en la reanudación del campeonato
AVENTURA. El equipo El Núcleo Running participó de la sexta edición de la prueba "El Origen"
Lucas Barbalarga, el mejor de la zona
Alito Luchini habló desde la organización
PREMIOS. Los Olimpo tendrán una nueva edición el miércoles 22 de marzo en el Teatro Municipal
LIBROS. Otro lanzamiento de Charles Williams
Por el Día Internacional del Artesano, del 17 al 19 de marzo
CINE. "Kong: la isla calavera", ya está en Olavarría