Edición Anterior: 12 de Marzo de 2017
Edición impresa // La Ciudad
El desafío de vivir durante cuatro meses inmersa en una cultura completamente desconocida
Viajar más de 12.000 kilómetros para estudiar en una universidad turca
Con apenas 22 años, Martina Sarlingo, olavarriense y estudiante avanzada de Relaciones Internacionales, fue seleccionada a través de una beca internacional para estudiar en la Universidad Yildirim Beyazit de la ciudad de Ankara, la capital de Turquía. Tras su paso por el Viejo Continente, le tocó sortear una serie de obstáculos que le permitieron materializar una de las experiencias más fantásticas de su vida.
Martina Sarlingo estudió durante un cuatrimestre en la Universidad Yildirim Beyazit, en Turquía.

El patio del Campus Universitario nevado, una postal maravillosa que Martina decidió retratar.

Martina en las escalinatas del Monumento Mustafa Kemal Atatürk, fundador de Turquía.

La joven olavarriense junto a sus compañeros de estudio.

Martina Sarlingo nació hace 22 otoños en la ciudad de Olavarría y actualmente es estudiante avanzada de la Licenciatura de Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (Unicén), en la Facultad de Ciencias Humanas ubicada en Tandil.

En septiembre del año pasado, junto con un grupo de estudiantes de su facultad, estaba navegando por la página oficial de la Unicén y encontró una convocatoria abierta del Programa Erasmus con becas para alumnos de licenciatura, pregrado, maestría, doctorado y postdoctorado, así como para personal universitario en posiciones académicas o administrativas.

Dicho programa está financiado por la Comisión Europea y tiene como objetivo contribuir a la creación de relaciones duraderas y confiables entre los países de la Unión Europea y de América Latina, y de ese modo poder reforzar los vínculos políticos, culturales, educativos y económicos que se establecen entre las dos regiones del mundo.

Ante esta posibilidad de crecimiento y experiencia profesional, Martina no dudó y decidió postularse a la pasantía, corriendo con la ventaja de que su perfil cumplía con los requisitos (pasaporte actualizado, buen promedio y nivel alto de inglés).

La propuesta ofrecía realizar el cuatrimestre de otoño - invierno de 2016 - 2017 en Ankara, capital de Turquía, y cursar las materias de ese cuatrimestre en la Universidad Yildirim Beyazit de esa ciudad. La beca aseguraba una entrega mensual para los estudiantes de 800 euros por mes y a su vez desde el programa se retribuiría un 80 % del total del pago del pasaje. Martina emprendió esta nueva experiencia junto con dos estudiantes de su misma facultad, Milagros y Juan.

La adaptación

"Generalmente no hay muchas becas disponibles, lo que llega es muy poco, pero esto fue de casualidad total", respondió Martina en diálogo con EL POPULAR tras pisar suelo argentino, y contó cómo fue que llegó a vivir a 12.000 kilómetros lejos de su casa para capacitarse en la carrera que eligió en otro continente, en otro país, con una cultura más que dispar.

Es el claro ejemplo de que, para algunas personas, la formación es un proceso que trasciende los límites de la academia. "Fue todo muy rápido: me presenté, quedé y a las dos semanas tenía que viajar a Turquía para comenzar las clases en octubre", asumió la joven con respecto a los tiempos que manejaron desde el Programa Erasmus.

Luego de un viaje de 17 horas, agotador pero cargado de expectativas, por fin llegó a su primera parada: Estambul, y allí los esperaría, a ella y a sus dos compañeros de ruta, otro avión que los dejaría en su destino final: Ankara.

"Cuando llegamos estábamos un tanto perdidos, aterrizamos a las 2 de la madrugada. Nos estaban esperando asistentes de la Universidad con un cartel indicativo con nuestros nombres y pudimos reconocerlo", recordó Martina.

Haciendo un poco de memoria, le contó a este Diario que al llegar inmediatamente las separaron a las dos estudiantes de su compañero Juan y se dirigieron a la residencia donde vivieron por cuatro meses. A pesar de esto, "fue todo un poco raro, teníamos algo de miedo", y en primera medida "nos dimos cuenta de que no manejaban bien el inglés, la mayoría de las personas no habla inglés", subrayó la estudiante cuando recordó las dificultades inhóspitas de comunicación a las que tuvieron que enfrentarse desde el primer momento en el continente europeo.

Una vez instalada en la residencia de chicas -la mayoría de 23 años- que sería su hogar por los próximos cuatro meses, comenzaron su aventura en el Viejo Continente.

"Nos fuimos acostumbrando. Fue bastante difícil porque desde la Universidad no nos dieron demasiada atención y resolver cualquier trámite era muy complejo, porque la Universidad era demasiado burocrática. Mi rutina consistía en ir a cursar tres veces por semana, estar con unas amigas que conseguí allá y pasear un poco por Ankara", recordó Martina, al tiempo que agregó que al principio "hubo materias en las que nos anotamos y tuvimos que bajarnos porque no estaban disponibles para cursar" y a veces se tornaba "un real desafío", porque "pensé que tendría más ayuda por parte de la Universidad", remarcó.

La joven olavarriense recordó los obstáculos que le tocó sortear con las autoridades del Campus Universitario, aunque valoró que las materias se dictaran en inglés y así pudo cursar Política de Turquía, Política de Medio Oriente, Política de los Estados Unidos, Política Internacional y Relaciones Internacionales de los Recursos Naturales, todas materias que preseleccionó antes de viajar, bajo el mismo sistema de evaluación que en la Argentina.

"Fue impresionante"

En su estadía logró reconocer varias costumbres culturales muy ensambladas y al alejarse de Estambul, que tiene aires más europeos e intenta seguir una línea de conducción un tanto más liberal, se enmarcan más las culturas tradicionales y conservadoras, más particularmente hacia el sur de Turquía.

A Martina le tocó pasar Navidad y Año Nuevo en Ankara y, a diferencia de los argentinos y de la religión cristiana, allí no hay celebración y en la zona donde ella se encontraba la bienvenida del nuevo año tampoco se llevó demasiado protagonismo. "Fue raro no festejarlo como lo hacemos acá", asumió.

El último tiempo fue dedicado a rendir exámenes y a exprimir al máximo el tiempo libre que le quedaba para disfrutar con sus amigas turcas, a quienes extraña mucho.

"Los últimos días fueron una mezcla de alegría porque me reencontraría con mi familia y de tristeza porque dejaría atrás a personas maravillosas que la vida me permitió conocer", recordó emocionada Martina con respecto a los sentimientos que andaban en su interior poco tiempo antes de regresar a la Argentina para rehacer su vida de siempre, volver a cursar en las instalaciones de la Unicén y continuar formándose en lo que la apasiona, que son las Relaciones Internacionales.

A poco más de dos semanas de haber regresado de Turquía, Martina aseguró que tras esta enriquecedora experiencia no tiene dudas de que "fue impresionante" y logró "conocer otra realidad". "Desde donde lo mire, este viaje fue increíble. Este año termino de cursar y me encantaría volver a viajar", finalizó Martina.

MÁS TÍTULOS

DISEÑO RENOVADO
BAJÓ EL PRECIO EN SUS DIFERENTES VERSIONES
El desafío de vivir durante cuatro meses inmersa en una cultura completamente desconocida
ESTA BUENO. Cielo Eugui y el sueño de generar un espacio que priorice talentos y emociones
Opinan tres legisladores olavarrienses: Vitale, Valicenti y Schwindt
El especialista educativo transmite un discurso singular sobre un sistema que hace agua por todas partes
BLa jueza marplatense Lucrecia Bustos consideró que en la investigación de los fiscales había "contradicciones" y falta de solidez
Son totalmente gratuitos
El cantante observó que había incidentes y frenó el show varias veces
La ciudad explotó de gente que acampó, bailó y protagonizó una "previa" histórica
Ezequiel Galli admitió fallas en la logística
La salida del recital: entre el caos y cierto sabor amargo por la lista de temas
La lista de temas fue más corta y tuvo varias modificaciones para intentar frenar avalanchas
River recibe a Unión y Racing a Lanús
Néstor Ramírez palpitó lo que se viene para Racing A. Club
AUTOMOVILISMO. El piloto de Olavarría ganó la 2ª serie del TC Pista y largará delante de todos
FEDERAL "C". Juan Esteban Salías habló de la actualidad de Embajadores
CLASE 3. Bagnera, Yerobi y Eidilstein fueron los vencedores
TC. Josito Di Palma se quedó con una nueva pole
BASQUETBOL. Juan Gatti, el joven director técnico y coordinador general del Racing A. Club
TURISMO PISTA. Andrés Cicarelli y Renzo Cerretti se llevaron las victorias en las series de la Clase 2 en Alta Gracia
FUTBOL. San Lorenzo quedó como el único escolta del "Xeneize", en la reanudación del campeonato
AVENTURA. El equipo El Núcleo Running participó de la sexta edición de la prueba "El Origen"
Lucas Barbalarga, el mejor de la zona
Alito Luchini habló desde la organización
PREMIOS. Los Olimpo tendrán una nueva edición el miércoles 22 de marzo en el Teatro Municipal
LIBROS. Otro lanzamiento de Charles Williams
Por el Día Internacional del Artesano, del 17 al 19 de marzo
CINE. "Kong: la isla calavera", ya está en Olavarría