Edición Anterior: 13 de Abril de 2017
Edición impresa // La Ciudad
DIA DEL KINESIOLOGO. Charla abierta con consejos, con Andrea Dilascio y Ulises Tessone
"La gente adopta posturas horribles y se lleva el celular o la notebook a la cama"
El kinesiólogo Ulises Tessone y la licenciada en kinesiología y en fisioterapia Andrea Dilascio hace siete años que están trabajando en los consultorios externos de Osecac (por lo que ambos agradecen profundamente al CECO por tanto respaldo) y fueron ellos, esta vez, los encargados de hablar precisamente porque hoy se celebra el Día del Kinesiólogo. Allí trabajan junto con su colega Federico Martínez, con quien comparten las instalaciones y consultorios durante toda la semana, formando un verdadero equipo atendiendo a pacientes de todas las edades. "Este espacio, donde trabajamos, se inauguró el 17 de mayo de 2010", recuerda Andrea.

"Trabajamos con pacientes adultos y pediátricos, con patologías respiratorias, neurológicas, traumatológicas, que vienen en la mayoría de los casos, un ochenta por ciento aproximadamente, por derivación médica, y algunos por derivación espontánea, es decir que viene el paciente por su propia inquietud porque debe resolver un problema con su salud" comentaron en el comienzo de la charla.

Respecto de las patologías que últimamente están viendo con mayor asiduidad en el consultorio, explicaron que "son por temporadas las patologías que se presentan. Es como si fueras rachas. Pero vemos muchos casos de ACV, también los problemas clásicos como lumbalgia y cervicalgia, que tienen que ver con dolores desde la zona lumbar irradiados hacia las piernas, tipo ciatalgias, o dolores en el cuello que originan dolor de cabeza, mareos, molestias en los brazos, y todo esto viene de la mano del estrés o de lo mal que uno vive cotidianamente".

-Como por ejemplo la permanente utilización del celular...

-Sí, claro, así como las notebooks, o la gente lleva a la silla o a la cama esos elementos para seguir en actividad. Y entonces esa postura es horrible, complicando muchísimo la zona cervical, la zona lumbar y también dorsal, por lo que la columna sufre demasiado. Además, se duerme poco, se descansa mal y poco, se vive apurado, no hay una buena actividad recreativa para canalizar todo eso. Es el mal de la modernidad, dicho de alguna manera, y es lo hace que en el día a día se viva mal. Lo interesante y llamativo es que la gente no quiere cambiar ese estilo de vida.

-¿Por qué?

-Porque consideran que no se puede vivir de otra manera. No en todos los casos, por supuesto. Es que consideran que las supuestas prioridades son muy urgentes, cuando en realidad lo más importante es la salud. No hay prioridad más importante que esa. Pero cada uno tiene su rollo propio y uno trata de acompañarlo, de apuntalarlo, de mostrarle los pequeños cambios para mejorar. Pero en realidad es el paciente el que tiene el desafío de cambiar su día a día. Uno trata de que cambie de hábitos para que aprenda cómo sacar un plato del bajomesada, es decir cómo debe arrodillarse y hacer el movimiento, inclusive. También cómo se sienta a leer o los cuidados que hay que tener cuando se usa la computadora, es decir todo lo que tiene que ver con la ergonomía, para hacer el menor esfuerzo para que tenga mayor eficacia el movimiento.

-O no doblar las rodillas cuando nos agachamos...

-Exactamente. Eso también. Ahí le hace mal a la zona lumbar. A lo mejor no le pasa nada, pero si hay cierta vulnerabilidad termina complicando al disco y a la unidad funcional de la columna. Generalmente, el desafío es del paciente, debe entender que es frágil o vulnerable, y que debe cuidarse. Más allá de que todo lo que haga va a ser poco, en realidad, porque uno envejece. Entonces el cuerpo se va deteriorando por más que uno lo quiera sostener, por lo que es un desafío medio raro pero que merece el esfuerzo. Y fundamentalmente para tener buena calidad de vida, para vivir mejor, para levantarse al otro día en mejores condiciones, para descansar y dormir bien, para poder tener más tiempo con la familia, con los hijos o los nietos, y al otro día estar bien, o para disfrutar un paseo. Es un solo cuerpo y va a durar lo que dure la vida de cada uno, así que hay que cuidarlo. Entonces requiere que se cuide el cuerpo.

-Respecto de los problemas con pacientes que sufrieron un ACV, ¿cómo se trabaja en la recuperación?

-Si bien se habla de ACV y allí se engloba un montón de cosas, el accidente cerebrovascular es un ataque que sufre el cerebro, donde falla la circulación y donde se presenta una alteración tanto hemorrágica o hay un problema porque no llega bien la sangre. Por lo tanto hay un deterioro de las neuronas, hay neuronas que se mueren. Y en base a la zona, a la magnitud de la lesión, al lóbulo afectado en el cerebro, todo eso provoca distintos tipos de deficiencias. El tema es que siempre va a provocar un trastorno motor que puede ir acompañado de trastornos sensitivos, visuales o fonación, etc., por lo que hay gente que sufre un ACV muy intenso que deja secuelas muy severas, y en esos casos se puede trabajar, por supuesto, pero hay un techo que está marcado por la lesión. También hay casos de ACV muy leves que casi no se nota que tuvo ese problema, y en estos casos el techo está un poco más arriba. A todos los casos hay que trabajarlos porque no se sabe hasta dónde se puede mejorar. Es que después de la lesión siempre hay una mejoría por todo el edema que apareció y se va reabsorbiendo. Así que se trabaja mucho lo que es el equilibrio, la postura, devolverle la función, se hace todo lo que se puede y no sabemos hasta dónde vamos a llegar en esa recuperación.

-Con un desafío a partir del paciente...

-Sin dudas. Es un desafío muy grande sobre todo para el paciente. Es un desafío para la parte psicológica, para la voluntad del paciente, quien requiere mucha contención familiar. Hay que hacer el duelo de lo que pasó, pero cuanto antes hay que reordenarse y ponerse a trabajar, a ponerse metas claras y posibles y en base a eso hay que trabajarlo. Porque no tiene que olvidarse el paciente que sigue estando vivo y que puede disfrutar de muchas cosas, más allá de la secuela que pueda tener, ya sea en la mano o en la forma de hablar. Lo fundamental ahí es el trabajo psicológico y la contención de la familia para que no se deprima. Si se deprime, por más que se hubiese logrado algo de recuperación, se pierde. Y se deprime, ya no viene con ganas al consultorio, y ese es el gran drama de los adultos, que se ponen a pensar en lo que perdieron y no en lo que pueden hacer. Es decir, la mano no le permite alzar las cosas como antes, pero puede escribir o manejar la computadora; es decir que no piensa que puede hacer cosas, estar con su familia, sino que piensa en lo que dejó de hacer. En tanto el niño no se deprime, al contrario, sino que quiere hacer, se va soltando, porque no tiene esa visión de mirar para atrás, por lo que es una ventaja. Eso sí, sin dudas, es un desafío grande para todos.

-Con los chicos, con los jóvenes, hay problemas ahora con los celulares muchas horas en la mano, bajan la cabeza y no se dan cuenta del problema que pueden tener en las vértebras cervicales, lo mismo que antes era la mochila escolar. ¿Es así?

-Claro que es así. Son alteraciones posturales, más allá de las contracturas. Llegan al consultorio con el dorso curvo. La solución es evitar eso. No se puede llevar el celular a la cama. Es un teléfono, que encima se deja encendido y suena a cada rato porque llegan los mensajes del grupo de Whatsapp. Entonces todo es un trastorno, y al otro día uno se levanta cansado, está irritable, no va a saber lo que pasa porque descansó mal. Así de simple. Lo que haga el chico depende de los padres, por supuesto, por lo que hay que concientizar a los hijos, inclusive en los horarios que pueden usar la computadora. Para las mochilas escolares se hizo una campaña y ahora se recomienda la mochila con carrito, pero desde chiquitos comienzan a usar el celular que se lo compran los padres, obviamente, y desde pequeños están sufriendo esos problemas que van a aparecer después. Es todo parte del mal de la modernidad, se vive como lo hace la masa, e inclusive se pierde individualidad. Pero si bien se puede tener el celular, se pueden hacer otras cosas, disfrutar de un deporte o un paseo, y hablar a la cara sin estar mirando hacia abajo al celular. Eso, la causa, ya pasa a ser un problema de la sociedad.

MÁS TÍTULOS

En Zamora, España
Llegará Dalton Jáuregui, "recomendado por Vidal"
Polémica, indignación y tonterías en torno al caso Micaela
El contador Schmale dijo que una inflación del 17% "es incumplible"
Olavarría para la Victoria cuestionó un convenio entre el Municipio y la empresa Veraz
El Dr. Luis Cavalli disertará hoy en el Centro Cultural San José
DIA DEL KINESIOLOGO. Charla abierta con consejos, con Andrea Dilascio y Ulises Tessone
VÓLEIBOL. Se jugó la eliminatoria de la Liga Provincial para categoría Sub 15 femenino
RUGBY. Primera fecha para los locales
LIBERTADORES. El Millonario recibe a Melgar
FEDERAL "C". Los olavarrienses buscan el pase a semifinales
BASQUETBOL. Se disputará entre hoy y el domingo en nuestra ciudad
PATÍN. Boca, Luz y Fuerza y Estudiantes fueron los clubes que representaron a Olavarría
PREMIOS. Los Olimpo tendrán una nueva edición el jueves 27 de abril en el Teatro Municipal
ARTES MARCIALES MIXTAS. MMA Olavarría, con Pablo Gorosito, competirá en el Panamericano que tendrá lugar en Monterrey, México
FUTBOL. El Bataraz venció 3-2 a Racing A. Club en el inicio de la sexta fecha del torneo "Apertura"
LNB. Mala noticia para Peñarol
Handball
GOLF. Se jugaron 9 hoyos en Estudiantes
CULTURISMO. Fueron de la partida dos representantes locales
FUTBOL FEMENINO. El torneo lleva el nombre "Soledad Angeletti"
Entre hoy y el sábado, en camping El Danubio
El Ciclón sumó un punto en Chile, ante la Universidad Católica
PEDESTRISMO. Prueba de 10 kilómetros
AMISTOSO. El Bata y Racing jugaron anoche en el Maxigimnasio del Parque Carlos Guerrero
AJEDREZ. Comenzará el próximo 20 de abril