Edición Anterior: 16 de Abril de 2017
Edición impresa // La Ciudad
ESCENARIO POLITICO. Las guerras limitadas, el método Trump, la nueva política y la movida en los partidos
Las bombas, las conveniencias, la inflación como eje electoral y los cambios de la semana
El presidente norteamericano puso en marcha su mecanismo bélico y económico. El resto hace la vista gorda. La inflación es la consigna electoral y desplaza al repunte económico. Galli y las últimas movidas en su Gabinete. El radicalismo ensaya una ruptura. El massismo se posiciona frente a la grieta.
Cacho Fernández

[email protected]

En esta Semana Santa, los Estados Unidos dieron un contramensaje de paz arrojando la "madre de todas las bombas" en una parte oriental de Afganistán, una zona de cavernas elegida, según la inteligencia norteamericana, como un supuesto refugio de Isis. El gasto lo hizo Estados Unidos, pero Rusia, con un atentado encima en San Petersburgo, miró para otro lado, aunque hizo advertencias pour la galerie como para marcar diferencias. La misma posición tomaron otras potencias europeas.

El hecho fue sorprendente. Ya había habido una ofensiva similar del imperio de Trump en Siria y la reacción fue la misma. Podría decirse que se acabó la diplomacia y comenzó el lenguaje de las balas. Los Estados Unidos incrementó su rol de gendarme mundial y potencia su hegemonía bélica.

Son hechos aislados, como lo podría ser el de Norcorea y todos los cruces de amenazas. Todas las grandes guerras comenzaron de ese modo, con amenazas y hechos aislados. La Primera Guerra Mundial se inició con el atentado contra el archiduque Francisco Fernando y su esposa en Sarajevo por un fanático serbio.

En ese momento se dijo, sin quitarle gravedad al hecho, que era un fenómeno aislado, pero luego, el Imperio Austro-Húngaro y Prusia aprovecharon la ocasión para declararle la guerra a Serbia, que en ese momento era respaldada por Rusia y los pueblos eslavos. Turquía o el imperio otomano también se metió en la contienda, Europa occidental aprovechó la ocasión para recuperar (como lo hizo Francia) zonas perdidas en manos de Prusia como lo eran Alsacia y Lorena, y la guerra fue en poco tiempo a escala mundial, lo que muestra que siempre hay excusas para matarse y conquistar más poder.

Europa ya no sabe cómo prevenir atentados de Isis, lo mismo pasa con los Estados Unidos que siempre es un potencial objetivo y su paranoia idiosincrática lo impele a atacar antes de ser atacado, y, de ese modo, están todos los ingredientes para la salsa explosiva que todo el mundo teme. Después del desastre, habrá seguramente una mirada retrospectiva que se preguntará "¿y sólo por esto empezó todo?", un interrogante que nunca falta frente las grandes desgracias. Con la Segunda Gran Guerra pasó algo parecido y las grandes potencias, agotadas por la primera y la crisis capitalista del 29-30, hicieron la vista gorda a las bravuconadas de Hitler y a sus primeros movimientos por recuperar el territorio que le había sido podado por el Pacto de Versalles. Cuando se acordaron, ya era tarde.

Lo que deja la historia es que no hay hechos nimios para que dispare una guerra. Siria y Norcorea pueden ser países muy pequeños e intrascendentes, pero el primero tiene una importancia estratégica para el transporte de petróleo y gas, y el segundo tiene amigos y otras relevancias. El atentado que disparó la Primera Guerra no dejaba de ser un magnicidio como tantos, pero los intereses económicos y políticos lo resignificaron y le dieron una trascendencia increíble. Se dice que los moros entraron a España en el 711 porque un capitán, a cargo de la custodia del estrecho de Gibraltar, les permitió la entrada porque se contrarió con el rey. El resultado fue que el imperio árabe se quedó en la península unos siete siglos. Parecen minucias, pero por las consecuencias que llegan a tener, se transforman en, como decía Chesterton, "enormes minucias". Por eso, las bravuconadas de Trump pueden llegar a producir tragedias inconmensurables.

De todas maneras, más allá del histrionismo de este John Wayne del siglo XXI, subyace la lógica de los republicanos yanquis, que es la de impulsar la economía a través de la industria bélica, algo que invariablemente les ha dado resultado a estos halcones de la política del Norte pero que pone en vilo al mundo.

La inflación como eje

Esta semana, el Gobierno decidió consolidar una de las variables electorales. Entre la producción y la inflación optó por la segunda. El Banco Central de la República Argentina optó por elevar la tasa de referencia para bajar el índice inflacionario que había llegado en marzo al 2,4 por ciento cuando, de acuerdo con el 17 por ciento presupuestado, debía haber estado alrededor del 1 por ciento. ¿Sabe el Gobierno que esa tasa le podría llegar a secar la plaza y reducir la demanda? Obvio que lo sabe, pero el Gobierno necesita llegar a los comicios con algún logro visible, y éste sería el de la inflación, para intentar en el segundo semestre un repunte económico.

Tampoco se debe descartar que el presidente del Banco Central no juegue aquí su propio partido que es el de su propia reputación.

Este endurecimiento de la política monetaria, que llevó las Lebacs al 25,5 % se produce cuando la recuperación económica aún no tomó impulso, y la decisión podría complicar el frente político. Todo un riesgo de consecuencias electorales al menos dudosas. Seguramente, y esto no es nuevo en la Argentina luego del falseamiento del Indec entre el 2007 y 2015, un eventual crecimiento económico puede llegar a resultar una bandera discutible, cosa que no sucedería con la inflación. El Gobierno, entonces, optó por esta última como estandarte de un triunfo que tuviere fuerza en las urnas.

¿Semana de cambios?

Cuando aún algunos sectores añoran la movida y el color que le confirió a la ciudad el recital del Indio Solari, dos familias lamentan las pérdidas, la comisión legislativa trabaja en pos de encontrar culpas en el Departamento Ejecutivo Municipal, con derivaciones económicas, y el Gobierno busca cambiar su estilo y retomar el de no confrontación, algo, quizás, por lo que lo votaron para terminar con todo vestigio de grieta. Semejante cantidad de gente, fundamentalmente joven, le dio un toque diferente a la ciudad. Los vecinos, en principio con miedos preventivos, se encontraron con una realidad diferente, conque esas hordas no eran tales y que en vez de agresiones recibieron agradecimientos y conductas normales, y hasta amables. Eran, ni más ni menos, que "extranjeros" con ganas de sentirse como en su propio lugar con el menor desarraigo posible.

El Intendente, auxiliado por la Provincia, cambió lo que pudo de su Gabinete, pero parece ser, al menos así lo anunciaron, que la sangría no terminó. Esta semana habría algunos movimientos más. Se habla de algunos enroques y la incorporación del abogado Dalton Jáuregui, a quien se lo vinculó en la Jefatura de Gabinete, único cargo con renuncia concretada, aunque no se sabe aún si Galli está dispuesto a darle a esa secretaría la dimensión política que tenía con Jorge Larreche. Posiblemente, no, y el letrado vaya a Legal y Técnica para que Luciano Blanco vuelva al Concejo.

El otro cambio con hipótesis de posible fue el de Gastón Acosta como jefe de Gabinete, tal vez por un circunstancial cambio de oficina, pero cierta interna trabaría ese movimiento. O, ¿por qué no?, algún tapado, como dicen, ocupe un lugar en el Gabinete, pero no se menciona ningún nombre. Existe menos incertidumbre que incomodidad. Están esperando que pase algo esta semana, pero nadie sabe qué. Sólo el Intendente lo sabe.

Galli modificó el estilo, está tendiendo puentes con la oposición y, de paso, recuperando quizás el perfil que lo hizo ganar las últimas elecciones. De paso, con un oído puesto permanentemente en la Provincia, pero seguramente aguardando que desde La Plata le lleguen los fondos que necesita para llevar a cabo políticas necesarias para la gente. Es decir, y dicho burdamente, escucha consejos, pero que vengan con plata.


La nueva política

Tal vez la nueva política sea ésa, la de la no controversia vana, y por sobre todas las cosas, la de la honestidad. Días atrás, y con motivo de los treinta años del levantamiento de Semana Santa por Aldo Rico y sus carapintadas, la gente se conmovía con la autoconvocatoria de la gente que conjugaba peronistas, radicales, conservadores y socialistas, pero también resaltaba la figura de Raúl Alfonsín porque se había ido del Gobierno con el mismo patrimonio con el que había entrado. Y lo comparaba con Arturo Illia y con ningún otro, no sin cierta nostalgia por los valores perdidos. Parafraseando a Antonio Machado, lo que perdieron en plata, lo ganaron en eternidad. ¿Serán éstos los ejes de las próximas elecciones? ¿Prevalecerá un voto ético o económico?

Mientras el macrismo y el kirchnerismo apuestan a la grieta y a la polarización del electorado, el massismo continúa creyendo en una opción alternativa y en la captación del voto peronista desencantado pero que digiera la alianza con un sector del panradicalismo como lo es el GEN. Posiblemente, el viernes 21, cuando Margarita Stolbizer visite Olavarría, arroje un poco de luz sobre las PASO y las listas.

Galli debe, quizás, neutralizar el belicismo interno de algunos sectores que se obstinan en una pureza demasiado parecida a la antipolítica.

Su misión será centralizarse en la gestión y tender puentes de diálogo con todos los espacios políticos. El acuerdo es siempre más difícil, pero más constructivo que el enfrentamiento, y es la mejor inversión para cualquier objetivo. La Argentina del último medio siglo fue dicotómica e irreconciliable; es hora de probar con el acercamiento y el diálogo, y el que apueste por otra cosa, que quede expuesto en una pelea en soledad.

La nueva política debe ser ésa, la de la honestidad, la de la austeridad y la de los acuerdos. En la Divina Comedia, el Dante condena a los violentos a la pelea eterna y sin descanso. Y ni la vida ni la política debe pasar por ahí, simplemente porque la felicidad tiene mucho que ver con la paz y la armonía y no con la destrucción. La gente ya se cansó de los desencuentros y de las grietas insalvables, y buscará seguramente salidas conciliadoras. Apostar por la destrucción del otro es resignarse a vivir si la otra parte de la verdad social.


Ensayos y fueros

A nadie le podría sorprender que las listas y los mecanismos para las PASO se organizaran de arriba hacia abajo. Sin embargo, en el distrito cada cual atiende su propio juego. El radicalismo ya no sabe cómo hacerse escuchar por el Pro y cada tanto amenaza con ir con lista propia a las PASO. Fundamentalmente los radicales de Tandil que buscan hacerse fuertes en la interna de su propio partido. Manejan la Intendencia y el bloque de senadores provinciales, además de una parte importante del Comité Provincia, y pretenden encolumnar al resto en esa postura dudosamente realizable. El macrismo ha cuidado en concederles segundas y terceras líneas del Gobierno, y con ello los mantiene neutralizados. Ricardo Alfonsín quiere ganar posiciones aprovechando errores políticos del espacio y busca tensar la cuerda en esta alianza que los devolvió al poder, pero que él no acordaba. Es una estrategia transitoria para mantenerlo al hijo de Raúl con cierta vida política. El ricardismo vuelve cada tanto con esta postura que no logra entrar entre los correligionarios y queda sólo en un ensayo.

Algunos disidentes, marginados por el partido, han comenzado a juntarse en partidos vecinales como lo hizo Marcelo Zulaica y su gente en el POT, un espacio que nació además de la mano del titular del gremio de los municipales, José Stuppia, quien también pretende construir un anclaje político para su figura. El gremialista no descarta un futuro como concejal y por ahora tienta caminos para llegar al órgano legislativo.

El peronismo sigue disgregado y hasta enemistado. El kirchnerismo, con Federico Aguilera a la cabeza, intenta hacer pie en los barrios y con un proyecto educativo que vincule a los estudiantes secundarios con el territorio. Es una manera de salir de la política superestructural y comenzar abrevar en las bases para sumar voluntades. En tanto, el eseverrismo y el resto del peronismo depositan su esperanza en un futuro liderazgo de Florencio Randazzo y en una eventual negociación con Cristina Kirchner para que sea diputada por Santa Cruz, una manera de correrla de Buenos Aires y a la vez facilitarle los fueros que necesita para enfrentar a la Justicia.


MÁS TÍTULOS

FEDERAL "C". Racing A. Club recibe hoy a las 16 a Atlético Norberto De la Riestra, en la vuelta de cuartos de final
BASQUETBOL. El Campeonato Provincial Sub 17 se cierra hoy en nuestra ciudad
TC PISTA. Por la cuerda irá Benvenuti y a su lado el piloto de Olavarría, en la final de Concepción del Uruguay
ANIVERSARIO. Racing A. Club, en una etapa de pleno crecimiento, celebra hoy sus 101 años de vida
Nicolás Di Bello habló del duelo de esta tarde
INFERIORES. Hubo partidos en cuatro canchas
GOLF. Se cerró el torneo a la distancia de 36 hoyos, dividido en cuatro categorías
TURISMO PISTA. Juan Benedetti y Tomás Fineschi, los ganadores de las series de la Clase Dos
El CEO jugará mañana ante Independiente
AFA. Seis partidos le dan continuidad a la 20ª fecha del torneo
Las categorías del Sudeste entrenaron en el Autódromo "Hermanos Emiliozzi" de cara a la apertura del campeonato
KARTING. Simón Volpi, Alvarez Castaño, Joaquín Biar, Lucas Ortiz y Sergio Alonso, los más rápidos
El evento comenzará hoy a las 20, tras la misa de domingo
LIBROS. Editorial Edhasa
CINE. "Rápidos y Furiosos 8", uno de los estrenos de Flix Cinema
"Deconstrucción de un paisaje" y "Cuando nacía la patria"
Ayer se realizó el desfile en el Parque Mitre