Edición Anterior: 12 de Enero de 2018
Edición impresa // La Ciudad
Desde este lunes una de las marcas líderes aplicó un ajuste del 5 por ciento
Un nuevo aumento en los precios de los cigarrillos no influye en el comportamiento de los fumadores
El año pasado los precios fueron ajustados en alrededor del 20 por ciento. Pero esa circunstancia parece no hacer mella en los hábitos de los fumadores. Los cigarrillos más vendidos alcanzaron un precio de entre 55 y 58 pesos.
En un contexto de rebrote inflacionario, este lunes nuevamente aumentó el precio de los cigarrillos pero, a contramano de lo ocurrido históricamente, una de las empresas líderes del mercado se abstuvo de aplicarlo y produjo una brecha mínima que la diferencia de su principal competidora. En efecto, mientras Massalín Particulares ajustó sus valores en un 5 por ciento en promedio, la British American Tobacco Argentina (ex Nobleza Piccardo) optó por mantenerlos sin cambios.

De esta manera, enero trajo malas noticias para los fumadores, que ya vieron aumentar el costo de los cigarrillos cuatro veces durante 2017, con un ajuste total de alrededor del 20 por ciento. Sin embargo, estas circunstancias no parecieran influir en los fumadores, que han debido modificar sus estrategias para continuar con el consumo, según cuentan en los kioscos locales. En ese contexto, tampoco se ejerce la resistencia de años atrás a los aumentos sino que ahora se aceptan con "resignación".

En los kioscos de nuestra ciudad se aplican dos valores diferenciados, ya que en algunos comercios desde hace años se adoptado la política de remarcar con un 15 por ciento por sobre los precios sugeridos al consumidor desde las empresas, en razón de los magros porcentajes otorgados por concretar las ventas. Una cuestión no ajena a muchos fumadores, que en algunos casos optan por evitar los comercios donde se aplican estos sobreprecios.

Pese a las continuas subas, autorizadas a razón de tres por año hasta 2016 y que han impulsado el consumo de marcas más baratas, como Red Point o Fénix, los comerciantes locales afirman que las ventas de cigarrillos no ha mermado en forma significativa y hasta se aventuran a pensar que el precio "no es un problema para los fumadores".

En este sentido, el impacto del incremento en los mostradores no influyó para desalentar las ventas sino que hasta el momento se mantienen "sin muchas modificaciones", afirmaron para aclarar que de acuerdo con los pedidos realizados en los últimos días se está vendiendo "mas o menos lo mismo".

Frente a las sucesivas subas de costos en productos y servicios, hasta ahora en los kioscos el último ajuste en los cigarrillos pareciera haber pasado desapercibido. De esa manera, los comerciante locales sostienen que, a diferencia de años atrás, en la actualidad "la gente no dice ni mu de los aumentos" y aceptan los reajustes con actitud pasiva, "totalmente resignados", afirmaron.

Al respecto, señalaron que sin necesidad de advertirles sobre los cambios, los clientes no se sorprenden, por el contrario "se lo imaginan, no se asombran de nada", refirieron. Esta circunstancia marca un cambio profundo en la actitud de los fumadores frente a los aumentos. "Nada que ver con antes", remarcaron. Como contracara, "ahora les decís ‘están más caros porque aumentaron’" y a cambio obtienen una aceptación sin críticas. A tal punto que "casi nadie" se queja.

Estos comportamientos, cada vez más habituales, llevan a inferir a los kiosqueros que para los fumadores en la ecuación prima su hábito por sobre el valor de las marquillas. "Creo que el precio de los cigarrillos no es un problema para los fumadores", destacaron en un kiosco céntrico. Incluso, llega a pesar en algunos casos la publicidad negativa contra el tabaco. Por eso, "alguno siempre te dice que tiene que dejar", pero a juzgar por la experiencia "no es más que una expresión".

Entre las principales marcas que comercializa Massalín Particulares se encuentran los Marlboro, que cuesta 58 pesos en su versión KS y 59 pesos en su versión box, y Philip Morris, que subió a 55 pesos el paquete y 56 pesos la caja. Por su parte, Chesterfield pasó a valer 46 pesos y 48 pesos en sus versiones, al tiempo que otras marcas como Benson & Hedges, Parliament y Virginia Slims tienen un costo de 64 pesos. En tanto, marcas como Lucky Strike, Pall Mall, Camel, Parisiennes o Gitanes no sufrieron aumentos.

Desde Massalin Particulares subrayaron en un comunicado que "el sector tabacalero soporta en la Argentina una alta presión fiscal, que se ubica entre las más elevadas a nivel mundial, situación que se mantuvo con la última y reciente reforma fiscal".

MÁS TÍTULOS

TENIS. El olavarriense Agustín Torre comienza en días la pretemporada de cara a un exigente 2018 en el circuito profesional
Se enfrentan Talleres y Atlético Tucumán
Actividades deportivas que se realizan en la Unidad Penal Nº 2 de Sierra Chica
NATACIÓN. Se desarrolló recientemente en el Cenard el certamen para juveniles y juniors
DAKAR 2018. El salteño se transformó en el primer argentino en tomar la punta del clasificador de motos
FEDERAL C. Maximiliano Mayoz habló de varios temas después del amistoso jugado por El Fortín
Entre los escoltas, para el Juego de las Estrellas
Huracán y Banfield desde las 21.10
BASQUETBOL. El DT Juan José Siemienczuk, tras el triunfo del Bata ante Temperley 105 a 81 por La Liga Argentina 2017/2018
MOTOCICLISMO. Ascendió a la categoría Moto 3Pro
PROVINCIAL. Visitará a Racing el viernes 26
BASQUETBOL. Torneo Comercial de verano en Pueblo Nuevo