Edición Anterior: 18 de Enero de 2018
Edición impresa // La Ciudad
Un ritual ancestral para "purificar" a los caballos con fuego en un pueblo de España
Los pueblerinos insisten en que los caballos no son obligados a atravesar las llamas y que no son expuestos a ningún peligro. Pero la ceremonia es objeto de duras críticas por parte de defensores de los derechos de los animales, que denuncian que los caballos se aterrorizan.
Un espeso humo inunda las calles de piedra del pueblo español de San Bartolomé de Pinares, donde resuena el galope de caballos acercándose a una hoguera viva: todo está listo para que empiece el ancestral y misterioso ritual de Las Luminarias.

Repentinamente, un caballo y su jinete aparecen a través de las llamas y la humareda, seguidos por otros 130 caballos montados tanto por jóvenes como mayores, parejas o padres con hijos, en una ceremonia única en España, según los historiadores.

La festividad anual en esta pequeña población entre montañas nevadas cerca de Madrid, podría tener su origen en un ritual pagano practicado por los celtas que vivieron en esta área de Castilla y León alrededor del año 1.000 a.C., estima Salvador Sáez, un maestro jubilado de 64 años, estudioso de la ceremonia.

La creencia era que el fuego, gran purificador, protegía a los animales de las enfermedades y proveía fertilidad a los jinetes.

El ritual pudo haber sido "cristianizado" posteriormente por la Iglesia católica, estima Sáez.

Pero en realidad no hay documentos escritos que lo prueben y lo que es seguro es que los habitantes del lugar se han dedicado a replicar por siglos el mismo ritual.

"Esta pregunta (del origen) la hemos formulado todos nosotros, a nuestros padres, a nuestros abuelos, y la respuesta siempre es la misma: ‘desde siempre’", explica Sáez.

"Nadie ha sabido dar una respuesta concreta", agrega.

Fiesta renovada

Y así, cada 16 de enero por la noche el pueblo de 600 habitantes se llena de humo por las hogueras que encienden sus habitantes en las calles, brindando calor a los espectadores, aunque también obligándolos a cubrir sus bocas y narices.

Jinetes del pueblo y de zonas vecinas comienzan a congregarse a las nueve de la noche y salen en procesión, compartiendo vino, para ir atravesando las hogueras una a una. Liderando la comparsa marchan dos músicos, que tocan el tambor y la dulzaina, una especie de oboe.

El momento más espectacular ocurre al final, cuando en la Calle de la Virgen los caballos desafían el fuego y rozan, y a veces hasta golpean, a los espectadores apretujados para no perderse detalle.

Con la ceremonia de los caballos finalizada, los residentes del pueblo utilizan las brasas para asar carne y luego se entregan a la fiesta durante la noche.

Al día siguiente, las fogatas son encendidas nuevamente para volver a sumergir las calles en humo, en honor de San Antón, el protector de los animales.

Tras casi desaparecer en la década de 1960 con la emigración de los habitantes de San Bartolomé de Pinares a grandes ciudades, Las Luminarias fueron revitalizadas por un grupo de jóvenes empeñados en conservar la ceremonia.

La diferencia es que ahora los caballos que saltan sobre el fuego ya no son usados para trabajar las tierras, sino que son preciadas posesiones de los jinetes.

¿Maltrato animal?

Antes de que caiga la noche, Diego Martín prepara a su caballo, Dandy, un bello ejemplar Silla Francés que va a participar por primera vez.

Mientras trenza su crin y cubre su cola con una tela para protegerla de las llamas, Martín descarta cualquier preocupación por su montura.

"Si está dispuesto a pasar, pasará. Y si no le gusta o se asusta, no pasará", dice Martín, de 38 años, que creció en Madrid, aunque sus padres son originarios del pueblo.

Pero esta ceremonia es objeto de duras críticas por parte de defensores de los derechos de los animales, que denuncian que los caballos se aterrorizan.

En 2016, el partido español contra el maltrato animal (Pacma) divulgó vídeos que mostraban a jinetes golpeando a sus caballos, e incluso un animal cayendo a tierra.

Este año, sólo unos pocos jinetes llevaban palos en la mano. Por el contrario, una mayoría levantaba las manos en el momento del salto para mostrar que no golpeaban a los animales.

Un caballo cayó cerca de una hoguera, pero rápidamente se levantó.

Los habitantes de San Bartolomé de Pinares insisten en que los caballos no son obligados a atravesar las llamas, y que sus propietarios los tratan con cuidado durante todo el año, por lo que no quieren exponerlos a ningún peligro.

"No ha habido accidente, ni una quemadura", afirma José Luis Escapez, de 57 años, uno de los organizadores del evento este año.

MÁS TÍTULOS

La causa data de marzo de 2016, cuando el intendente Galli acudió a la Fiscalía
Dijo que el porcentaje acompañará la meta inflacionaria que fijó el gobierno nacional para este año
Se esperan temperaturas muy altas para los próximos días de la semana
Antes del 31 de enero tienen que regularizar su situación
TENIS. Torneo para libres
BASQUETBOL. Visita esta noche a las 21.30 al "Rojo" de Concepción del Uruguay por La Liga Argentina 2017/2018
EUROLIGA. Fue 75 - 73, en duelo de argentinos
NATACIÓN. Se desarrolló recientemente y durante varias jornadas el Torneo Nacional de cadetes en Neuquén
La Liga de Fútbol de Olavarría pretende un torneo con Azul y Tandil
Tigre le ganó a Villa Dálmine en un amistoso
GOLF. Torneo en Estudiantes
RALLY DAKAR 2018. Llegó segundo en la 11ª etapa que unió Belén con Chilecito y trepó al primer lugar de la general
CANOTAJE. El próximo domingo será la primera fecha de Regional
FUTBOL. El partido amistoso disputado anoche en Mar del Plata finalizó 2 a 2
ABIERTO DE AUSTRALIA. El primer Grand Slam se disputa en el complejo Melbourne Park