Edición Anterior: 28 de Enero de 2018
Edición impresa // La Ciudad
Experiencias
Qué es ser un buzo de rescate
Para ser un buzo de rescate es necesario tener una adaptación física y mental que no todos tenemos. Pero además hay que poder soportar la presión del agua y de los que esperan que el rescate sea positivo. Los buzos del grupo Biguá hablaron con FINDE y contaron los detalles de su trabajo.
Rodrigo Fernández

[email protected]

@rodrigofernand


Hay un tubo de oxigeno que debe pesar cerca de 10 kilos, varias juegos de patas de rana, una boya de demarcación, un par de trajes de neoprene y algunos elementos más que sirven para la tarea que realizan. Detrás una lancha roja con la palabra Bomberos. Son cuatro, de cuerpos menudos, tipos simples, y sin embargo desarrollan una tarea casi titánica, a veces no grata. Cuatro hombres comunes, dos bomberos y dos que no lo son, que por diversas cuestiones se convirtieron en buzos. Pero no en cualquiera, sino en buzos de rescate. Un trabajo que realizan con un enorme tesón, una fuerza que viene del compromiso hacia los otros. Uno los ve a bordo, recorriendo los espejos de agua, o buceando en el salvataje y no ve las caras. Sólo la capucha y el equipo de oxigeno a la espalda. Pasan horas y horas bajo el agua a veces en pleno invierno, totalmente a oscuras, apenas usando las manos y apoyados por otro del equipo en la superficie. Desde lejos uno puede ver cuatro figuras, o pueden ser más, que bajan de un vehículo y luego de tomar algunos datos comienzan a planificar el operativo de rescate. Para la mayoría de las personas son tipos casi desconocidos pero sus colegas les tienen una estima muy alta.

En los tiempos que corren, el valor que estos cuatro hombres tienen es incalculable y eso es lo que esta nota se propone: rescatar, como hacen ellos, las historias de sus vidas y de la tarea nada sencilla que realizan.


Soy un buzo de rescate


Biguá es el nombre del grupo de buzos de rescate de los Bomberos de Olavarría. Sus cuatro integrantes actuales son Fabián Jeréz, Simón Cavalli, Carlos Gil y Leopoldo Buhrle. Sentados en ronda a los pies de una escalera del Cuartel de Bomberos de Olavarría los cuatro irán desgranando la historia de cómo fueron convirtiéndose en buzos y cuánta es la presión a la que están expuestos en sus operativos de rescates, en la mayoría de los casos de cuerpos sin vida.

Desde hace 22 años Fabián Jerez es bombero y también buzo. Fue en el año 90 cuando ingresó como bomberos y luego de varios cursos llegó a la sección de buzos. Para él el camino fue natural porque “se va dando en el trabajo con Bomberos, te vas especializando” y cuenta que “en ese tiempo yo era auxiliar del grupo de buzos” y después fue un paso más convertirse en uno.

Para Simón Cavalli fue distinto porque él bucea desde los 6 años ya que su padre, Daniel Cavalli, “el Flaco” para los amigos, es el instructor de buceo y buzo fundador del grupo de rescate. A los 21 ingresó en el cuerpo de buzos aunque hoy reconoce que no supo bien porqué. “No se por qué me metí, no tengo un motivo. Buceo de toda la vida y esto es una forma de ayudar a otros. Por eso lo hago”.

Carlos Gil primero fue bombero, luego buzo de Bomberos desde el año 94 y actualmente es parte del grupo de buzos pero como un colaborador externo. “Solamente cumplo cuando hay una eventualidad” aclara.

Y cuenta su historia. “Mi inicio como buzo y como bombero está unido a su padre, dice y señala a Simón que se encuentra a su lado. Pero si bien entró de la mano de Cavalli al mundo del buceo hay un hecho que lo llevo primero por ese camino y fue cuando presenció una búsqueda en una laguna. Tenía 14 años y “a partir de ver la tarea que desarrollaron los buzos, de verlos trabajar, me gusto mucho la actividad que hicieron. Entra las idas y vueltas de la vida, Carlos Gil pidió la baja unos años y poco después volvió a sumarse.

Leopoldo Bhurle también es un buzo externo a Bomberos, que se sumó al grupo Biguá hace seis años. También bajo la influencia de Daniel Cavalli. “En el agua me siento bastante cómodo y él fue el que motivó para que integre el cuerpo de buceo” afirma.








Los rescates y la presión


Detrás del grupo de buceo hay “un conjunto de guardavidas, nadadores y todos los compañeros de Bomberos que son de un aporte fundamental” dice Carlos Gil, “porque agilizan y hacen el apoyo desde afuera”. Además de que cuentan con un eventual grupo de reemplazo.

“Si bien las posibilidades de lograr el salvataje de una persona con vida son escasas, está aunque muy remota. El hecho de rescatar el cuerpo de una victima para que los familiares hagan el duelo correspondiente y despedir a su ser querido es una tarea cargada de mucho sentimiento” explica Gil y señala que es por ello que “debemos blindarnos de las emociones y los sentimientos que se desarrollan durante la búsqueda”

Bhurle señala que “la presión que genera tener que sumergirse en aguas de visibilidad cero, la que tenemos atrás de tener que buscar un cuerpo. Además de la presencia de la familia, está la institución bomberil y la prensa. Entonces se va generando una especie de presión que en un punto de la uno se hace cargo.

Cuando hay un rescate, el llamado lo recibe la Central de Bomberos y ellos convocan al grupo Biguá. Cuando los buzos llegan al lugar comienzan a recibir toda la información de la que se dispone y empiezan a desarrollar un operativo de rescate. Entre los cuatro se decide cómo se va a trabajar. Primero bajan dos, mientras los otros dos asisten. “Todo varía depende del lugar” aclara Simón, ya que puede ser una laguna o un arroyo. En ese momento se decide qué tipo de rastrillaje se hará.

"Es importante tener la suerte de un testigo" dice Bhurle ya que “no se ve absolutamente nada abajo, es todo tacto”. “Si tenés la ayuda de que alguien te diga donde es la zona es muy importante, sobre todo en estas aguas que no son cristalinas”.

“Sectorizar es muy importante” dice Carlos Gil, porque de esa manera les permite tener un punto de referencia. “Acortar la búsqueda”, completa Bhurle, “porque hay mucho desgasta físico y mental, porque es una responsabilidad importante”. Gil aclara que “probabilisticamente, cuanto mas se acote el área de búsqueda, mayor es la posibilidad de encontrar” y continúa:”cuanto mas variables hay, es mas difícil el hallazgo y entran a jugar el tiempo, las corrientes, un momento de cuestiones que escapan a nuestro control y hacen que la búsqueda no sea exitosa”.

Simón explica que si bien no todos lo sabemos, el arroyo puede tener lugares de hasta seis metros de profundidad. Es por ello que es importante tener un punto de referencia y con las crecidas deja de ser el arroyo que conocemos.

“Sumergirse en la oscuridad y el frío no es tarea para cualquiera. Hace falta una preparación física pero sobre todo mental. Tenés que mentalizarte, por eso lleva una preparación” dice Leopoldo Bhurle y afirma: “yo digo de que hay un desgaste físico pero psíquico también porque vos tenés que prepararte para estar bajo el agua 40 minutos o una hora a oscuras”. En algunas casos hasta pueden pasar varias horas sumergidos.

"En mi caso personal no pienso, dice Simón. Voy lo hago y me voy. No pregunto nombre, yo no sé nada,

no pienso ni me informo de nada.

Mientras que Leopoldo Bhurle afirma que “es muy personal cómo lo toma cada uno”. Para Fabián Jeréz “es muy bueno conocerse” y Simón acota de que se habla todo entre ellos y se aclara ante situaciones que pueden hacer mal. "Intentamos cuidarnos entre nosotros".

“Mi técnica es abstraerme” dice Carlos. “Yo busco un objeto particular, no pienso en lo que estoy buscando en sí y no le pongo ninguna cara. Voy a sacar algo, voy a cumplir con una labor, con una tarea, con un deber. Me blindo ante el pensamiento de la responsabilidad social y busco un cuerpo como puedo buscar un arma, un kayak hundido o un bote”.

“Sino no lo podés hacer” dicen a coro.

“Somos una unidad de búsqueda pero no es algo que sólo la pasa a la sección de buzos. Todo el cuartel pone en juego eso frente a una perdida material, de una vida, uno sufre por otro. Cuando llegas y no logras apagar el auto de un remisero y pierde su herramienta de trabajo, o un galpón se quema, o una casa. Es una carga y es jodido para cualquiera de los bomberos” dice Carlos Gil y explica que ante diversas situaciones “hay un mecanismo de respuesta. El Cuerpo de Bomberos actúa como una red de contención psicológica”.“El hecho de pertenecer a un grupo en el cual todos pasamos por situaciones angustiantes y jodidas, sabemos contener al otro” dice Gil y explica que “nosotros generalmente llegamos a buscar un cuerpo y te tenés que abstraer un poco de lo que está pasando porque sino directamente no podes trabajar

se complica”.



El equipamiento y la importancia del grupo


Carlos Gil es el primero que remarca la importancia del equipamiento. “Tener el material adecuado y en condiciones es fundamental para alguien que trabaja debajo el agua, en un ambiente adverso” y agrega que el hecho de tener un botellón cargado, un compresor que no tome ningún gas tóxico que pueda llegar a ir al tubo, que debe estar en condiciones, los regulares que te permiten respirar bajo el agua, tener los trajes que te aíslen del frío, el bote, las cuerdas. “Todo eso implica que esté en desgate permanente. Por cada una de de las salidas sufrimos roturas de trajes, de sogas, perdidas, extravíos”.. Por ese motivo habla de la importancia que tiene el Cuartel en la región ya que no es un servicio que está tan a mano. El próximo grupo de buzos mas cercanos se encuentra a 300 kilómetros en Mar del Plata.

“El grupo Biguá a hecho punta en la región” dice Carlos Gil para luego volver a mencionar la importancia de la renovación de los equipos que utilizan porque para la tarea que realizan no sólo es importante el sostén emotivo sino también el económico.



MÁS TÍTULOS

MÁS AMIGABLE CON EL MEDIO AMBIENTE
NEGOCIOS & EMPRESAS
La temporada de verano en los destinos turísticos
El Estado es el más grande empleador sin registrar del país
ESCENARIO POLITICO. La realidad y el discurso. La interna en el PJ. Un empresario con perfil político
El Ministerio de Economía estableció los coeficientes para 2018
En el marco de Escuelas Abiertas de Verano que finaliza la temporada el viernes próximo
Susana Segurel y el Frente Ni Una Menos en un proyecto singular
Además el grupo posee cuatro empresas de pretensado de hormigón
Participará la directora general del Instituto, Giovanna Venturi
Ferro Carril Sud comienza con la pretemporada de cara a la actividad de la ABO
Daniel Torrisi hizo autocrítica luego de la derrota de Estudiantes
GOLF. Continuó en Mar del Plata el 100° "Abierto del Sur"
SPEEDWAY. El piloto de Olavarría pudo ser el ganador de la 2ª fecha del Estival en 200 cc.
FEDERAL "C". Juan José Longhini analizó el triunfo de El Fortín ante Estudiantes
Lanús y Patronato
FUTBOL. El equipo de Maximiliano Mayoz superó 2 a 0 a Estudiantes, por la primera fecha de la Zona 5 del Federal "C"
Se consolidó en la punta de la Superliga
Se desarrolló ayer una intensa actividad, y con buena presencia de participantes, en las instalaciones albinegras
BASQUETBOL. El equipo albinegro recibe hoy en el Maxigimnasio a Atenas de Carmen de Patagones por una nueva fecha de la Liga Argentina
AJEDREZ. Se disputó un tradicional torneo
AUTOMOVILISMO. Nicolás Pezzucchi conducirá una Dodge atendida por el UR Racing y motorizada por Claudio Garófalo
ENTREVISTA. Emmanuel Tisera, voz y líder de Forasteros Blues, contó sobre la gira por la costa, y algo más...
LIBROS. Rubiano y dos obras que están muy bien contadas
CINE. "Maze runner 3 (Cura mortal)" ya está en Olavarría