Edición Anterior: 25 de Marzo de 2018
Edición impresa // La Ciudad
La vocación ¿se elige, se encuentra o se descubre?
“Encontré mi vocación” es una frase que podría asemejarse a un Eureka al que no todos llegan o que, en muchos casos, implica transitar un largo camino. Es que no es fácil elegir o descubrir lo que uno quiere ser y hacer en la vida. En este FINDE buscamos contarte cómo surge ese “llamado”, qué cursos ayudan o de que modo resulta más fácil optar por una carrera u oficio.
Romina Reser


“Tenemos tantas habilidades como posibilidad de desplegarlas y lo que llamamos nuestra vocación puede cambiar tantas veces en nuestras vidas que, una vez que desarrollaste algo en profundidad y ya no tiene sorpresas para vos, es posible que te introduzca en un tedio y sea necesario soltarla o renovarla. Que a medio camino de cualquier profesión nunca sabrás si eso es lo tuyo, tenés que habilitarte, desplegarla y encontrarte ahí creando o latiendo”. Así lo plantea la doctora en Psicología, María Viviana Torres, también Magister en Problemas y Patologías del Desvalimiento (UCES) y especialista en Clínica de Niños y Adolescentes. Partiendo de esa base, es inevitable que surjan mil preguntas.

Todo nace en la necesidad de hacer nuestros días más libres, menos pesados y desarrollarnos en actividades que nos den esa sensación al final del día de placer. En un hobby, una disciplina o, como explica la especialista, “en una arista de una carrera que hayas elegido”.

Ahora bien, ¿cómo elegimos esos espacios que nos hacen más felices? Una opción es el curso de Orientación Vocacional que se brinda en la Facultad de Ingeniería de nuestra ciudad desde el Departamento de Orientación y Bienestar. Las licenciadas María Inés Berrino, Carolina López y Florencia Bellomo trabajan con los futuros egresados del secundario en busca de conocer y difundir las elecciones vocacionales y ocupacionales de los jóvenes.

El Diseño de la Vida

“Partimos de un concepto más amplio de vocación. Las últimas tendencias en formación e investigación internacional hablan del “Diseño de la Vida”. La idea es que un proyecto de vida es un proyecto que dura toda la vida, que no se agota en la elección de una carrera sino que la carrera es un hito más en el proceso de tomar decisiones”, explica María Inés Berrino.

La profesional agrega que “es un hito más. No es que elijo una carrera y ahí se resume la vocación sino que la vocación es lo que las personas hacen en conjunto con las demás personas a lo largo de su vida. Nosotros generalmente con los que más trabajamos son con los que están en el último año de secundario porque un poco es la sociedad la que impulsa a que lo piensen de esa manera”, argumenta.

Entonces, “cuando vienen acá es eso: un proceso de toma de decisiones. Ellos tomaron decisiones antes de pensar en una carrera y las seguirán tomando” afirma.

Lo cierto es que elegir a veces asusta, nos llena de presiones que pueden venir del grupo familiar, de amigos y de la sociedad pero en definitiva lo importante es escucharnos a nosotros mismos.

“El término vocación alude siempre a un llamado y en realidad lo que es necesario descubrir es quien uno es. A veces no estamos muy conscientes de quienes somos porque tenemos muchas formas de ser en función de agradar o de los roles que nos dan en nuestra familia o grupo. A veces no desarrollamos intereses o habilidades por falta de conexión con nosotros mismos. Incluso cuando nos damos cuenta de eso, como que no lo defendemos” agrega Viviana Torres. E introduce la idea de Llamado.

El llamado

“¿Y quién me llama? ¿Cómo me llama, cómo me enteró? Vos te llamas. Tu espíritu, tu alma, tu mente. Todo el tiempo hablamos de empoderarnos y no hay empoderamiento posible si no sabés quién sos. Pasa por ahí cualquier trayecto de capacitación que emprendas”, enfatiza la especialista, acostumbrada a trabajar desde hace años con niñas, niños y adolescentes. Se trata de “escuchar la vida de las personas”, asume.

Florencia Bellomo, licenciada en Psicopedagogía, plantea que “no es descubrir la vocación sino que en realidad es encontrarse con uno mismo. La importancia de encontrar lo que a uno le gusta hacer, esta tarea que le da placer. Nosotros hablamos de la vocación como tarea. Es la importancia de poder encontrarse con el placer que a uno le genera realizar una actividad. Que no tiene que ver con esta vocación”.

En la misma línea, aclara que “los cursos no son un oráculo de la suerte (…) sino que en realidad la idea es encontrar esa tarea que les cause placer y que cada uno va a ir encontrando qué carrera tiene más que ver con eso. Encontrar la carrera también tiene que ver con poder pensar en una instancia como herramienta que te habilita para esa vocación y que te da la posibilidad, el día de mañana, de ejercer esa actividad que a uno le gusta” pero que no te cierra y te encasilla sino que te potencia para sacar lo mejor de vos.

“La finalidad es descomprimir esta idea de que eligen algo y es para siempre. Porque no es estática la carrera, ni van a ser estáticos ellos. Las carreras también se construyen, son una herramienta. Una carrera universitaria que la vas perfilando según tus intereses, tus experiencias, tu entorno (…) no se agota en sí misma”, sintetiza Berrino al hacer referencia de los objetivos del curso (ver recuadro)

No premio consuelo

A través de realizar procesos de orientación vocacional y de escuchar las vidas de las personas, como dice Viviana Torres, “conoces a quienes han intentado dos o tres carreras y las dejan, en el segundo, el tercero año o hacen los cinco años y tardan tres en entregar la tesis y no terminan de acreditarse. Uno se pregunta, ¿por qué? Porque en realidad en cualquier capacitación que hagas, sea universitaria, terciaria, técnica o de oficio, con el solo hecho de emprenderla ya estas disponiendo de una cantidad de energía de tu parte para eso. Y a veces no es sólo tu energía sino también la de tus padres. Por más que vos digas que te quedo experiencia o aprendizaje, si empezaste un proceso para acreditar algo que no acreditaste, lo otro con lo que te estas quedando, es con un premio consuelo”.

Entonces, ¿qué es lo que hace que las personas no terminemos de desarrollar nuestra misión o ese hacer que nos haga felices? Para Viviana Torres “a este mundo vinimos a ser felices; ése es el concepto. Felices a desarrollar tu habilidad. No viniste a amargarte o a adherirte al drama. Tenés la elección, pero también puedo adherir al encuentro conmigo mismo, a la alegría, a lo que me da placer”.

De eso se trata. De ser felices mientras desarrollamos nuestras capacidades, entendiendo que elegir una carrera no determina nuestra vocación sino que la potencia y saca lo mejor de nosotros mismos. Claro, siempre y cuando estemos dispuestos a atravesar el proceso que nos invita a conocernos y defender lo que nos apasiona, eso que algunos definen como un “encontré mi vocación”.




Orientar, objetivo clave


¿Cómo iniciar la búsqueda de una carrera o de un oficio, qué hacer cuando hay dudas, de qué manera es posible sentir que se tiene una vocación y no otra? “Es un proceso y un reconocimiento de sí mismos”, dice Florencia Bellomo, refiriéndose a los objetivos que se persiguen a través del Curso de Orientación Vocacional que se brinda de manera gratuita en la FIO. En 2017, 1.100 alumnos del último año de la secundaria se sumaron a la propuesta.

“En la facultad tenemos la posibilidad de hacerlo grupal y el intercambio con un par ayuda a este proceso de definición y de encontrarse a sí mismos”. Es un curso de 5 encuentros de dos horas, donde utilizan un cuadernillo que tiene varias técnicas.

“Vamos haciendo un reconocimiento de sí mismos, de estos gustos, de estas preferencias en los intereses y empezamos a trabajar un poco también con lo que son las representaciones sociales de cada una de estas carreras que aparecen en escena, que ellos traen. Y cómo uno tiene que ver con esas decisiones”, detalla la psicopedagoga.

María Inés Berrino aclara que hay estudiantes que toman el proceso “aliviados, por poder pensar otros factores que hacen al proyecto” mientra sque “otros están muy presionados por familiares y allegados en saber qué es lo que pueden llegar a ser. Por eso nosotros también les damos información de toda la oferta académica y laboral que existe en el país”.

El objetivo es la información y reflexión del mundo del estudio y el trabajo, y también un fortalecimiento de sí mismos. Desde el 3 de abril los interesados para hacer el curso pueden escribir a [email protected] o comunicarse a la Facultad de Ingeniería.




Cuestión de habilidades


“A los 17 saber lo que va a ser no es garantía de que resulte un éxito porque a esa edad te pegas a una idea o ideal (…) uno está en pleno proceso de entender la relación del hombre con el mundo y de cómo el dinero te atraviesa”, dice Viviana Torres.

A su entender, “hoy la gran mayoría quiere salir, andar, viajar, porque el mundo nos ofrece esto a través de internet, de mochilero, querés irte de donde estas, querés mover. Entonces sería magnífico que a los 17, 18 años uno tenga una idea somera acerca de por donde está el interés, las materias en las que se tiene habilidad, qué le gustaría ser pero para eso se depende de un proceso que se tiene que hacer en la escuela secundaria y que todavía ´está en pañales´ en este punto”.

De hecho, “una cosa que sirve es que vayan a distintos espacios de servicio y que se debiera implementar en las escuelas en el último año. A ver, ¿qué me pasa cuando doy? Porque cuando vas a la universidad o te capacitás, además de ampliar tus habilidades y capacidades, y tus posibilidades, vos tenés que expandirte, estirarte al mango para que eso resulte. Dar, dar y dar, y seguro que va a venir y mucho. Pero vos tenés que generar esa potencia dentro tuyo”.

Entonces, la clave y “lo primero es conocerte a vos y saber que hay algo que podés disfrutar mucho. Por ejemplo, si te gusta la pesca, no necesitas estudiar oceanografía o pesca deportiva. Podés estudiar una carrera donde puedas desarrollar más de una de tus habilidades. Todos tenemos todas las habilidades. Cuando somos chiquitos se estimulan algunas, pero eso no quiere decir que no puedas estimular las otras”.

¿Qué es lo importante? “Que donde vos pongas tu mira, profundices. Porque no hay desarrollo de vocación, de llamado en algo que vos no profundices y eso es en todas las áreas de la vida”.


MÁS TÍTULOS

BASQUETBOL. Alejo Montes se refirió a la actualidad de Estudiantes en La Liga Argentina
Muestra de obras europeas en el Museo Nacional de Bellas Artes de la ciudad de Buenos Aires
Las complicaciones climáticas obligaron a suspender todo: no hubo reprogramación
Araceli Gutiérrez, después de ampliar su declaración en Monte Peloni II por las vejaciones sexuales
Hay un alerta sobre la posibilidad de que la enfermedad regrese al país ante un brote en países de la región
LA CANASTA DE PASCUA. Huevos y roscas se incrementaron en un 50%
Frente al promedio anual, la merma de precipitaciones supera el 70 por ciento en el primer trimestre de 2018 en Olavarría
El delegado local de la Defensoría del Pueblo se refirió a la situación del gas
TOP RACE SERIES. Josefina Viga está complicada
VETERANOS. Se jugó en forma parcial en cinco canchas
TENIS. El torneo organizado por Estudiantes, Racing y El Fortín se desarrolló con total éxito durante tres jornadas
En el kartódromo "Juan Carlos Espelet" del Tandil Auto Club con pilotos invitados
Velocidad en Pista
Nacional de Newcom en Federación
Será hoy en Colonia San Miguel
LIGA JUNIOR. Derrotas de Racing A. Club y Ferro Carril Sud
INFERIORES. Se jugó la quinta fecha del Torneo Apertura
BASQUETBOL. El Torneo Zonal Sub 15 se puso en marcha ayer en nuestra ciudad
GOLF. El MAFF que se juega en el Club Atlético Estudiantes tuvo, de forma parcial, los primeros 18 hoyos del medal play
FUTBOL LOCAL. Ferro recibe a Embajadores y Loma Negra es local ante Luján
FUTBOL. Los equipos olavarrienses se presentan hoy en los duelos de ida de los cuartos de final del Federal "C"
ATLETISMO. Racing Atletic Club tendrá su propia pista