Edición Anterior: 1 de Abril de 2018
Edición impresa // Sociales
Al celebrar la misa, Francisco convocó a "romper las rutinas" en la Vigilia de Pascua
El papa Francisco convocó ayer a "romper las rutinas" y no quedarse "enmudecidos ante los acontecimientos", al celebrar la misa de la Vigilia de Pascua en la Basílica de San Pedro.
"Celebrar la Pascua es volver a creer que Dios irrumpe y no deja de irrumpir en nuestras historias", desafiando nuestros conformistas y paralizadores determinismos, dijo Francisco durante la homilía en la segunda de las celebraciones del Triduo Pascual, que culminará hoy en el mediodía romano con la bendición Urbi et Orbi en la Plaza San Pedro.

"Celebrar la Pascua es dejar que Jesús venza esa pusilánime actitud que tantas veces nos rodea e intenta sepultar todo tipo de esperanza", planteó Jorge Bergoglio en su sexta pascua como Papa, en la misa a la que asistió el embajador argentino en Roma, Tomás Ferrari.

El Papa enfatizó: "La invitación va dirigida una vez más a ustedes y a mí: invitación a romper las rutinas, renovar nuestra vida, nuestras opciones y nuestra existencia".

"Una invitación que va dirigida allí donde estamos, en lo que hacemos y en lo que somos, con la cuota de poder que poseemos. ¿Queremos tomar parte de este anuncio de vida o seguiremos enmudecidos ante los acontecimientos?", interpeló.

La ceremonia había comenzado con la bendición tradicional del nuevo fuego en el atrio de la Basílica, que hoy será escenario de la misa pascual, momento en el que Francisco entonó el Pregón Pascual, un poema escrito alrededor del año 300 que proclama que Jesús es el fuego nuevo, que centra la atención en la Virgen María, velando en soledad la tumba de su hijo, según la tradición católica.

En la vigilia más importante para los cristianos, el Papa Francisco bautizó ayer a ocho adultos -tres mujeres y cinco hombres-, de edades comprendidas entre 28 y 52 años: cuatro italianos, y un albanés, un nigeriano, un estadounidense y un peruano.

En una Roma que soportó intensas lluvias toda la jornada, el gobierno italiano dispuso un operativo de 10.000 efectivos de Ejército, Policía y Carabineros enfocados especialmente en la celebración de mañana, cuya asistencia está estimada en al menos 30.000 fieles.

Así, la Plaza San Pedro luce defendida a través de detectores de metales en los alrededores, e instrucciones públicas respecto a la prohibición total del vuelo de drones en las inmediaciones.

La homilía

A continuación, el texto completo de la homilía papal:

"Esta celebración la hemos comenzado fuera... inmersos en la oscuridad de la noche y en el frío que la acompaña. Sentimos el peso del silencio ante la muerte del Señor, un silencio en el que cada uno de nosotros puede reconocerse y cala hondo en las hendiduras del corazón del discípulo que ante la cruz se queda sin palabras.

Son las horas del discípulo enmudecido frente al dolor que genera la muerte de Jesús: ¿Qué decir ante tal situación? El discípulo que se queda sin palabras al tomar conciencia de sus reacciones durante las horas cruciales en la vida del Señor: frente a la injusticia que condenó al Maestro, los discípulos hicieron silencio; frente a las calumnias y al falso testimonio que sufrió el Maestro, los discípulos callaron. Durante las horas difíciles y dolorosas de la Pasión, los discípulos experimentaron de forma dramática su incapacidad de «jugársela» y de hablar en favor del Maestro. Es más, no lo conocían, se escondieron, se escaparon, callaron (cfr. Jn 18,25-27).

Es la noche del silencio del discípulo que se encuentra entumecido y paralizado, sin saber hacia dónde ir frente a tantas situaciones dolorosas que lo agobian y rodean. Es el discípulo de hoy, enmudecido ante una realidad que se le impone haciéndole sentir, y lo que es peor, creer que nada puede hacerse para revertir tantas injusticias que viven en su carne nuestros hermanos.

Es el discípulo atolondrado por estar inmerso en una rutina aplastante que le roba la memoria, silencia la esperanza y lo habitúa al «siempre se hizo así». Es el discípulo enmudecido que, abrumado, termina «normalizando» y acostumbrándose a la expresión de Caifás: «¿No les parece preferible que un solo hombre muera por el pueblo y no perezca la nación entera?» (Jn 11,50).

Y en medio de nuestros silencios, cuando callamos tan contundentemente, entonces las piedras empiezan a gritar (cf. Lc 19,40)[1] y a dejar espacio para el mayor anuncio que jamás la historia haya podido contener en su seno: «No está aquí ha resucitado» (Mt 28,6). La piedra del sepulcro gritó y en su grito anunció para todos un nuevo camino. Fue la creación la primera en hacerse eco del triunfo de la Vida sobre todas las formas que intentaron callar y enmudecer la alegría del evangelio. Fue la piedra del sepulcro la primera en saltar y a su manera entonar un canto de alabanza y admiración, de alegría y de esperanza al que todos somos invitados a tomar parte.

Y si ayer, con las mujeres contemplábamos «al que traspasaron» (Jn 19,36; cf. Za 12,10); hoy con ellas somos invitados a contemplar la tumba vacía y a escuchar las palabras del ángel: «no tengan miedo… ha resucitado» (Mt 28,5-6). Palabras que quieren tocar nuestras convicciones y certezas más hondas, nuestras formas de juzgar y enfrentar los acontecimientos que vivimos a diario; especialmente nuestra manera de relacionarnos con los demás. La tumba vacía quiere desafiar, movilizar, cuestionar, pero especialmente quiere animarnos a creer y a confiar que Dios «acontece» en cualquier situación, en cualquier persona, y que su luz puede llegar a los rincones menos esperados y más cerrados de la existencia. Resucitó de la muerte, resucitó del lugar del que nadie esperaba nada y nos espera —al igual que a las mujeres— para hacernos tomar parte de su obra salvadora. Este es el fundamento y la fuerza que tenemos los cristianos para poner nuestra vida y energía, nuestra inteligencia, afectos y voluntad en buscar, y especialmente en generar, caminos de dignidad. ¡No está aquí…ha resucitado! Es el anuncio que sostiene nuestra esperanza y la transforma en gestos concretos de caridad. ¡Cuánto necesitamos dejar que nuestra fragilidad sea ungida por esta experiencia, cuánto necesitamos que nuestra fe sea renovada, cuánto necesitamos que nuestros miopes horizontes se vean cuestionados y renovados por este anuncio! Él resucitó y con él resucita nuestra esperanza y creatividad para enfrentar los problemas presentes, porque sabemos que no vamos solos.

Celebrar la Pascua, es volver a creer que Dios irrumpe y no deja de irrumpir en nuestras historias desafiando nuestros «conformantes» y paralizadores determinismos. Celebrar la Pascua es dejar que Jesús venza esa pusilánime actitud que tantas veces nos rodea e intenta sepultar todo tipo de esperanza.

La piedra del sepulcro tomó parte, las mujeres del evangelio tomaron parte, ahora la invitación va dirigida una vez más a ustedes y a mí: invitación a romper las rutinas, renovar nuestra vida, nuestras opciones y nuestra existencia. Una invitación que va dirigida allí donde estamos, en lo que hacemos y en lo que somos; con la «cuota de poder» que poseemos. ¿Queremos tomar parte de este anuncio de vida o seguiremos enmudecidos ante los acontecimientos?

¡No está aquí ha resucitado! Y te espera en Galilea, te invita a volver al tiempo y al lugar del primer amor y decirte: No tengas miedo, sígueme".

MÁS TÍTULOS

ESCENARIO POLÍTICO. El estamento político. El Estacionamiento Medido se municipaliza a medias
Un repaso a pocos días del inicio del período de sesiones ordinarias en el HCD de Olavarría
Algunos adelantos de lo que se podrá escuchar en el recinto del HCD
Entrevista a Liliana Furió, hija de un genocida condenado, entre otros casos, por el crimen de Paco Urondo
En homenaje a un nuevo aniversario de su fallecimiento
La situación se repite en las localidades donde sienten "abandono" del Estado
Alrededor de 20 instituciones difundieron un duro comunicado hacia la actual comisión directiva
Aunque todavía no se pudo al día con farmacias y clínicas
VÓLEIBOL. Viajarán los equipos de Sub 13 y Sub 17
VETERANOS. Se jugaron partidos suspendidos de la tercera fecha
Juan Pablo Barucca y Federico Pérez ganaron sus respectivas series
RUGBY. Continuó la Copa "Ombú" de la Uroba
TURISMO CARRETERA. Nicolás Pezzucchi quedó 34to. en la clasificación definitiva en San Luis
BASQUETBOL. Visita hoy al equipo porteño a las 18 en Obras Sanitarias por La Liga Argentina 2017/2018
PEDESTRISMO. Se viene otra prueba
FUTBOL LOCAL. Se pone en marcha la cuarta fecha del "Anual"
TURISMO PISTA. Ajustadas series de la Clase Uno en Concepción del Uruguay
GOLF. Victoria de Ku Yi Yong y Song He Chang en Estudiantes
FUTBOL. Estudiantes y El Fortín definen hoy, desde las 16, sus llaves de cuartos de final del Federal "C"
Se desarrollará un encuentro de escuelita en Empleados de Comercio
Melli obtuvo la serie más veloz de la Clase Dos