Edición Anterior: 22 de Abril de 2018
Edición impresa // La Ciudad
Barón Rojo, el aviador invencible de la Primera Guerra Mundial que cayó por un error inexplicable
Ayer se cumplieron cien años de la muerte del mítico piloto que batió a 80 aviones en un año y medio. Todos le temían pero un descuido le costó la vida.
Cien años después de la muerte del Barón Rojo, nadie puede explicar todavía con certeza qué pasó aquel 21 de abril de 1918 en el cielo de Vaux-sur-Somme, en el norte de Francia, cuando el joven piloto alemán de la Primera Guerra Mundial voló por última vez. La falta de documentos gráficos y el afán de los distintos protagonistas de las tropas aliadas por atribuirse el derribo del as de la aviación hacen difícil descifrar no solo quién le mató en realidad, sino por qué "se dejó" matar.

Por aquel entonces Manfred von Richthofen ya se había convertido en el piloto de combate más famoso de todos los tiempos. Y el más temido. El joven nacido en Breslau, en la baja Silesia (actualmente Polonia) hacía tiempo que había superado todos los récords: ochenta aviones abatidos confirmados -cuando la media era de cuatro u ocho victorias- en una trayectoria de poco más de año y medio que superaba en creces la esperanza de vida de dos semanas de un piloto de caza en aquella época.

Richthofen era un piloto experimentado cuyas ansias de cazador no le nublaba la capacidad analítica. "El Barón Rojo llegó donde llegó mucho por su destreza pero también por la cautela: volaba con cuidado, vigilaba la zona... y si veía que no tenía condiciones de combate volvía a su base", explicó a La Vanguardia el autor de la hasta ahora única biografía en castellano del as de la aviación (Manfred von Richthofen. El Barón Rojo, Almuzara, 2014), J. Eduardo Caamaño.

El apodo

El sobrenombre de Barón Rojo retrataba una formación compuesta por aviones pintados de un color distinto cada uno, porque la Fuerza Aérea alemana (Luftstreitkräfte) no dio indicaciones específicas sobre la pintura de camuflaje que debían llevar sus aparatos. Algunos historiadores dicen que Richthofen quiso pintar de rojo su biplano (del modelo Albatros, con dos grupos de palas), primero, y el Fokker Dr.I Triplano, después para atemorizar a los enemigos novatos.

El error

Por eso todavía hoy cuesta entender cómo es que el legendario Barón Rojo, el aviador más letal de la "Gran Guerra", comandante de la temida Flying Circus y piloto del triplano diseñado por el holandés Anthony Fokker, posiblemente la mejor aeronave de combate que se había fabricado hasta la fecha, cometió el error que le llevó hasta su muerte: sobrevolar a baja altura las líneas enemigas con fuerte presencia de artillería de los aliados.

Cappy, su último destino

La última batalla del Barón empezó en la localidad francesa de Cappy, desde donde despegaron una docena de pilotos alemanes bajo las órdenes del as de la aviación. Entre ellos estaba su primo, Wolfram von Richthofen, que volaba por primera vez. En Bertangles, a unos escasos 30 kilómetros de distancia de los enemigos, una situación similar se producía en las filas aliadas dirigidas por el capitán canadiense Arthur Roy Brown: en el 209º escuadrón británico también se estrenaba un piloto, Wilfrid "Wop" May.

Una vez comenzado el combate, tanto May como Richthofen (primo) fueron apartados de la zona de conflicto hacia una altura superior para alejarse del peligro, algo que se solía hacer con los primerizos. Mientras alemanes y británicos se repartían balas por los aires, los novatos aguardaban dando vueltas en círculo hasta que también ellos se cruzaron. May atacó a su par alemán y el primo del as de la aviación escapó hacia la zona de combate. Logró escabullirse y May quedó atrapado entre las balaceras.

Mientras el joven británico intentaba huir un Fokker alemán apareció detrás de él, era el Barón Rojo. May empezó a volar de forma errática para esquivar las balas mientras conducía a su cazador hacia el valle de Somme, donde le estaba esperando la artillería antiaérea australiana. Brown, el capitán de los británicos, que acudió en ayuda del novato, apareció detrás del Fokker del Barón y empezó a dispararle hasta que el aparato descendió de forma radical, señal que indicaba que muy probablemente el piloto estaba herido. El canadiense se confió al pensar que el alemán se encontraba fuera de combate y regresó donde se estaba produciendo el otro enfrentamiento.

El Barón enderezó la nave pero ya nada podría salvarlo: se encontraba volando a cotas muy bajas sobre donde estaban posicionados los artilleros australianos, el sargento Cedric Popkin, Robert Buie y "Snowy" Evans, armados con ametralladoras capaces de disparar 450 balas por minuto, que no dudaron en vaciar sobre el Fokker alemán al verlo pasar.

¿Cómo pudo cometer el error de meterse solo y a baja altura en terreno enemigo?

Es la pregunta que los historiadores todavía no pueden responder. Su biógrafo en castellano expone tres posibles razones: las consecuencias de una herida en la cabeza, la desorientación o el viento. Tiempo atrás el Barón Rojo había recibido una bala en la cabeza que le trajo problemas y tal vez eso "podría haberle disminuido su capacidad de juicio". La carrera detrás de May pudo haberlo hecho perderse completamente y así tomar un rumbo equivocado.

Por último, el factor del viento -que aquel día soplaba desde el este, una dirección atípica y opuesta a la trayectoria del Fokker rojo- que posiblemente ralentizó el aparato durante su persecución, algo que el piloto, sorprendentemente, no tuvo en cuenta. Fuente: La Vanguardia

MÁS TÍTULOS

Completa la gama del Kics
Federico Aguilera analiza desde su presidencia del PJ local
El martes habrá una marcha en la ciudad, y el tema gana cada vez más terreno en la agenda
Rosita Muia habló luego de los hechos de vandalismo registrados en el Hogar de Talleres Protegidos
La Subsecretaría de Gobierno municipal mostró los indicadores que permite analizar el sistema SUBE
El próximo 13 de mayo se realizará el acto protocolar
Se decidió este viernes por la noche en la Cámara Empresaria
DIA DE LA CONSTRUCCION. Roberto D´Amico, secretario general de UOCRA filial local
La Fiscalía General de Azul informó la situación a la Procuración de la Corte
VÓLEIBOL. El certamen organizado por Racing Atletic Club tuvo ayer el desarrollo de una buena cantidad de partidos
VETERANOS. Se jugó la quinta del "Apertura"
TENIS. El olavarriense será parte de un clasificatorio de cara al Sudamericano por equipos de Sub 12
TC PISTA. Ganó la serie más veloz, Degoumois la restante
ANIVERSARIO. El club cumple hoy su 86º aniversario con una gran actividad social y deportiva
RUGBY. Jugaron los equipos olavarrienses por la Uroba
TURISMO CARRETERA. Nicolás Pezzucchi ocupó el puesto 33 en la clasificación de Concepción del Uruguay
Primera clasificación de TC ganada por Ford en el año
El "Celeste" cuenta con un renovado modelo
LIGA JUNIOR. Ganó Estudiantes, perdieron Ferro y Racing
INFERIORES. Los chicos están a una fecha de completar la primera ronda del "Apertura"
GOLF. Blando y Alonso, los mejores
Empató Godoy Cruz
FEDERAL "C". Estudiantes y El Fortín se miden desde las 16, en el Parque Carlos Guerrero, en la primera final de la Región Pampeana Sur
Se larga el regional para escuelas
Juan Ignacio Barbieri
ATLETISMO. Buenos resultados para atletas olavarrienses
BÁSQUETBOL. Continuó el torneo local