Edición Anterior: 6 de Mayo de 2018
Edición impresa // Espectáculos
Ana "Cheché" Irigoin habló luego de su renuncia a la Subsecretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad
"En el último tiempo hubo piedras en el camino, pero no es momento para lamentos"
Luego de dos años presentó la renuncia. Ya lo había hablado con el intendente Ezequiel Galli, a quien admira porque siempre la escuchó. Respaldó al equipo que tuvo a su cargo, pero le apuntó a "un jefe con el que no quisiera encontrarse", aunque no dio el nombre.
Darío Fariña

[email protected]

Se la notaba tranquila a Ana Irigoin. "Cheché" para todos. La voz pausada, pero firme, segura de lo que decía y de lo que había hecho en poco más de dos años de gestión a cargo de la Subsecretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad, a la que renunció recientemente -luego de haber regresado de las vacaciones-, luego de una charla con el intendente Ezequiel Galli y después de haber evaluado muchas cosas, por lo que le dio prioridad a su salud y prefirió dar un paso al costado e irse. Desde Mar del Plata, adonde viajó ayer para encontrar un poco de sol que contrastó con la lluvia de su Laprida natal, "Cheché" Irigoin habló largo y tendido para hacer un balance de su gestión y para contar por qué se fue.

-¿Qué pasó?, ¿por qué presentaste la renuncia?

-Presenté la renuncia después martes, después que volví de las vacaciones. Habló con Ezequiel y me fui. Creo que fue una etapa que se terminó. Fui por un tiempo, estuve un año, luego dos, y ahora decidí irme porque hay etapas que se terminan. Esta fue una etapa en la que se me dio la oportunidad para trabajar en equipo, que se trabajó en muchos lugares, en sociedades de fomento, en los barrios, en la parte educación y en cultura. Quedó una Subsecretaría muy bien vista de acuerdo con las encuestas y se cumplieron los objetivos realmente, aunque siempre se pudo hacer algo más. Pero se hicieron cosas como regularizar el tema de los artistas, poner en cada uno de los lugares actividades culturales para toda la familia, se puso en consideración a todos para que no haya diferencias con nadie debajo del escenario.

-Siempre corría la versión que te ibas, por lo menos en el último año. ¿Habías presentado la renuncia anteriormente?

-Yo ya lo había hablado y al año me iba a ir. Pero seguí un tiempo más, porque Ezequiel me pidió que me quedara, y una fue armando grupos, fue armando equipos, y entonces me fui quedando porque se armó una dinámica muy linda de trabajo. También tengo que decir que como hubo cosas buenas, como en todo equipo hubo cosas no tan lindas. Creo que se pudo hacer mucho más porque en el último tiempo hubo piedras en el camino y una llega a un momento de la vida que quiere disfrutarla, y hay que saber que hay cosas que también marcan un límite. Está primero la salud, el bienestar, las cosas que uno quiere en la vida.

-Esas piedras en el camino, ¿te las pusieron de afuera o eran del equipo?

-No, no, no, eran del equipo. Una tiene que saber decir basta, y lamentablemente hay que aceptarlas.

-¿Te sentiste muy criticada durante la gestión?

-Vos sabés que no... a pesar de que al principio pude sentir que sí. Luego no, porque una después una empieza a trabajar, te empiezan a conocer, ven los resultados, entonces eso cambia. Pero el principio fue duro, porque hubo cosas que acomodar, ya que teníamos claro el proyecto que teníamos, era una Subsecretaría muy grande donde estaba lo cultural con eventos, elencos, el museo, lo que es La Máxima, el Teatro... es muy grande lo que es educación con las escuelas, más la relación con la educación formal. Entonces la Subsecretaría necesitaba tener un acomodamiento y el principio fue duro hasta que se pudo planificar y ver lo que se hacía; había proyectos pedagógicos que para nosotros era muy importante aplicar, que las escuelas tuvieran alguien que las coordinara. También había un Consejo Escolar y en esa relación costó ingresar un poco. Los cambios siempre son momentos que hacen que se complique las cosas hasta que se ubiquen o no pueda verlo, cuesta afrontarlos y aceptarlos. Pero cuando se vio que caminaba, entonces fue mejor, y eso ayuda a seguir, a programar y confirmar que por el camino que íbamos era el correcto.

-¿Te quedaron cosas por hacer?

-Sí, sí, muchas cosas. Siempre quedan, porque una hace alguna actividad y luego surgen muchas más. Lo que tiene la Subsecretaría de Cultura y Educación es que es muy abierta y entonces siempre aportan ideas y piden que ayuden para armar cosas, y éramos pocas personas. Siempre fuimos muy pocas las personas que trabajaban en una Subsecretaría muy grande que nunca para, de lunes a lunes, porque hemos terminado un domingo a las 3 y media de la mañana y a las 7 del lunes estábamos ahí nuevamente, porque si no era una cosa era la otra y se trabajaba con esa dinámica. Es una Subsecretaría con mucho trabajo de campo y fundamentalmente en la parte cultural, que a veces no había el dinero suficiente para cada una de las cosas que teníamos que hacer y entonces teníamos que ver cómo la gestionábamos. Eso lleva un desgaste.

-¿Tuviste apoyo desde arriba y contaste con el presupuesto que querías?

-Me hubiese gustado tener mucho más presupuesto, pero el Intendente fue claro. Trabajábamos en equipo y él nos decía en qué condiciones estábamos, ya que la parte económica no era la mejor; diría que era una de las peores condiciones económicas del Municipio. Así que tampoco podía pedir demasiado. Había otras prioridades y entonces quedábamos en un lugar para no pedirlas, pero siempre yo decía que las cosas se iban a hacer igual, la gente nos ayudaba y éramos positivos para lograrlas, e inclusive nos ayudaban las empresas con materiales para conseguir lo que se precisaba.

-Si hacés un balance, ¿qué fue lo que más te desgastó, por lo que dijiste hasta acá llego y me voy?

-Yo creo que hay algo muy importante y es la salud. El Municipio tiene una forma de trabajar en la ayuda que es importante, porque el equipo trabaja transversalmente con sus secretarías y direcciones; una levanta un teléfono y recibe ayuda, pero también una ayuda también cuando sonaba mi teléfono, y eso es lo valorable del equipo.

-¿Pero te dolió que dentro del mismo equipo te pusieran esas piedras?

-Sí. Claro que me dolió mucho, pero no es momento de lamentos. Cada uno se tiene que hacer cargo de sus cosas y también creo que hay que saber qué cosas se pueden permitir, y hay que saber abrir puertas. Hay algunos que por equis motivos no pueden abrir puertas y se tienen que callar. Hay que abrir puertas para este momento de la democracia tan linda para decir lo que se piensa y lo que se quiere, y estuvo bueno haber participado con un equipo tan lindo porque sé que hay un grupo humano muy grande y bueno. Tengo una gran admiración por Ezequiel (Galli), quien es una gran persona y creo que una puede ir, tocar la puerta y decirle lo que pienso, y él te escucha lo cual no es fácil hacer eso. Para mí eso fue muy importante, y lo más grande fue el acompañamiento de la gente. Yo tenía una idea y enseguida todo el mundo colaboraba y estaba presente, no había ningún impedimento. Transversalmente, como dije, es un gran proyecto.

-¿Igual, te vas conforme?

-Lo que más quiero resaltar, lo más importante, fue que cuando dije hasta acá llegué es de sentirme bien porque cumplí con lo que hice, aunque sé que faltó muchísimo. Tuve un equipo a mi cargo muy responsable, aunque una se encuentra con jefes con los que no quisiera encontrarse pero están en el camino y una tiene que tener la sabiduría para ir por otro camino. Siempre digo que tratando de ser buena persona se llega lejos. Para mí fue una buena experiencia y espero que lo que venga para este gobierno sea lo mejor.

MÁS TÍTULOS

Moderno y elegante
Negocios & Empresas
ESCENARIO POLITICO. el armado de Eduardo Rodríguez. El discurso de Aguilera. Amigos que ya no lo son
Con la Ley de Paridad, se incluyó a varias mujeres dirigentes en lugares clave
Lucas Gerbaix se desempeña como agente productor y brinda asesoramiento personalizado
Con la presencia de funcionarios del área de Producción de la Provincia y Transporte de la Nación
Cerca de un centenar de personas se movilizaron hasta el Paseo Jesús Mendía
Brinda atención comercial
Contra la gripe, ya se vacunaron 7455 personas, aseguró la Dra. Weis
VÓLEIBOL. Se juega el torneo femenino
INSTITUCIONAL. Roberto Vidal, candidato a presidente por la lista "Solo por Ferro"
Los socios podrán votar de 9.30 a 19.30
Pole de Lambiris
TENIS. Regresa en el Máster de Madrid
SUPERLIGA. Sigue en marcha la 26ª fecha
Se suspendió la actividad en primera y femenino
RUGBY. Victorias para Estudiantes y Los Toros en los torneos que organiza la Uroba
PREMAXI. Memorial "Fernando Sesto"
Comenzó ayer el Grand Prix de newcom
En la Copa de Oro Sub 19
TURISMO CARRETERA. El piloto de Olavarría arranca el domingo desde la segunda serie en Posadas
LIGA JUNIOR. Se presentaron los equipos de la ciudad
AUTOMOVILISMO. A pesar las malas condiciones climáticas las duplas de la "Promo" y la Monomarca giraron ayer en el autódromo del AMCO
TP. Lucas Bayala tuvo un comienzo veloz en la Clase Uno
FUTBOL. Los ex futbolistas recorrieron la ciudad y contaron la experiencia de México 1986
ATLETISMO. Romina Masson, campeona provincial
BASQUETBOL. Se enfrentan hoy a las 19 por el torneo de Primera División
El más rápido ayer en los entrenamientos del Turismo Sport del Sudeste
LIBROS. Otra novedad de la editorial La Bestia Equilátera
CINE. "Yo soy Simon" apunta al público adolescente
El sábado en el Centro Cultural San José
Ana "Cheché" Irigoin habló luego de su renuncia a la Subsecretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad