Edición Anterior: 20 de Mayo de 2018
Edición impresa // La Ciudad
Mucho público brindó en el Centro Cultural
El discreto encanto del buen beber
La segunda edición del Olavarría Brinda, una feria de vinos que apunta a convertirse en cita tradicional. El evento tuvo también un carácter solidario: ayuda a IDEO y Corim.
Daniel Puertas

[email protected]

A poco rato de abrir la feria "Olavarría Brinda" en el Centro Cultural ya se preveía que el éxito sería mayor al del año pasado aunque todavía era temprano para beber. Organizado por el Club del Corcho, auspiciado por la Municipalidad, la feria fue a beneficio de Corim y de Ideo.

Aunque los argentinos consumimos menos vino que años atrás –de noventa litros por habitante por año se descendió a veinte- hoy la bebida nacional es en general de una calidad muy superior y se generalizó la costumbre de beber como un arte.

Eso explica el éxito de este tipo de encuentros y quizá la existencia misma del Club del Corcho. Anoche se veía a personas que cumplían meticulosamente el ritual: observar con atención el vino para descubrir a través del color y la viscosidad la edad y la procedencia, girar la copa para oxigenarlo acercar la nariz para captar los aromas y preparar las papilas para degustarlo.

Había, inevitablemente, otros que se saltaban todos estos pasos y bebían con el fervor de un beduino al encontrar un oasis en el desierto. Algunos tomaban pequeños sorbos y concentraban sus sentidos para develar todos los secretos del vino que estaban probando; otros daban tragos larguísimos hasta que la copa quedaba vacía.

Constanza Mirón, sommelier y socia gerente de Winestvinos, explicó didácticamente que aprender a tomar vino "es un camino que no tiene fin" pero admitió que el contexto en que se bebe tiene tanta importancia como la educación de los sentidos.

Alrededor, un público cada vez más numeroso probaba los distintos vinos, preguntaba al representante de la bodega sobre tal o cual procedimiento, reían, algunos mostraban su expresión cabal de entendidos y otros trataban de fingirla.

Constanza planteó que de niños todos rechazamos algún tipo de alimentos por su color, su textura o su sabor, pero a medida que crecemos nos vamos despojando de esos resquemores y vamos aprendiendo a gustar de lo que antes rechazábamos. Y, sostuvo, lo mismo pasa con el vino, al que hay que aprender a disfrutarlo.

Ella lleva quince años "unida a la industria del vino", romance que se inició con un programa de radio sobre el tema en Radio Nihuil. Después estudió para convertirse en sommelier y hoy con 33 años impulsa los proyectos enológicos de "vinos boutique".

El vino es la bebida nacional desde 2010, año en que la Argentina vendió vinos al mundo por valor de 650 millones de dólares. Ucha agua pasó bajo los puentes y mucho vino por encima de ellos desde que sembró en Santiago del Estero los primeros de uva moscatel y uva país, traídas de España y La Serena, Chile, con el objetivo de producir aquí el vino para la misa.

Hoy la Argentina es el noveno exportador de vinos del mundo y el quinto mayor ptoductor.

Guillermo Alves, de Sophenia, admite que se pasaron momentos difíciles pero ahora el panorama es más promisorio, entre otras cosas, porque la devaluación del peso le devuelve a la industria vitivinícola nacional una competitividad que había perdido.

Reconoce que los vinos chilenos desplazaron de muchos mercados a los argentinos, pero "no por la calidad sino porque tienen una gran capacidad comercial", además de "una trayectoria" que le reconocen en el mundo.

Sophenia exporta el "setenta por ciento de su producción y sólo el resto se vende en el mercado interno", así que Alves tiene perfecto conocimiento del tema que está explicando. Dice que los vinos chilenos no tienen la calidad de los nuestros "y tampoco tienen el espacio físico para seguir creciendo. Entonces vienen acá a buscar lo que les falta y después venden vinos chilenos, pero el mosto es nuestro".

Para él, la industria vitivinícola argentina tiene bastante que aprender de nuestros vecinos de más allá de la cordillera en el sentido comercial.

En poco rato las distintas habitaciones del Centro Cultural donde se ofrecen los vinos se ha colmado de gente y se hace imposible tratar de seguir hablando con los representantes de las bodegas, que tienen marcas que no se encuentran en los supermercados, por lo que si algún olavarriense se enamoró a primer trago de un vino especial deberá buscarlo en las vinotecas o resignarse a conservarlo sólo en el recuerdo.

Frente a las mesas donde se exhiben y se ofrecen los vinos, los artesanos de la cerveza esperan con expresión melancólica y en vano casi siempre que alguien les pida una jarra de su producto. Hoy juegan de visitante y sin demasiadas chances, pero se consuelan recordando que la última vez que tuvieron su feria también el público desbordaba el espacio.

A tono con esta época que se mira con perspectiva de género, son muchas las mujeres que se muestran como amantes del vino y expertas en degustarlo. Hay jóvenes, no tan jóvenes y decididamente maduras, pero todas se muestran desenvueltas y seguras en un terreno que antaño era casi exclusivamente masculino.

A medida que transcurren los minutos crece la euforia, algunas mejillas se arrebolan y algunas lenguas parecen enredarse con las palabras. Pareciera que no degustar el vino a pequeños sorbos tiene sus riesgos. Pero nadie parece estar pasándola mal.

Y Corim e Ideo tendrán sus beneficios, a juzgar por la gente que camina incesantemente entre los stands.

MÁS TÍTULOS

PRESENTACIÓN DE MERCEDES-BENZ
NEGOCIOS & EMPRESAS
El dólar, la corrida, el Fondo Monetario como salvataje y un invierno que será impiadoso
Mucho público brindó en el Centro Cultural
La asamblea extraordinaria se desarrolló este viernes en la Sociedad de Fomento Dámaso Arce
La incertidumbre laboral de los docentes llega, de algún modo, hasta el aula
El estado de obras del plan de infraestructura educativa
Hoy se realiza una feria en la Casa del Bicentenario
Durante la semana que pasó no pudieron dictar clases y el comedor tampoco funcionó
VÓLEIBOL. Victoria de Estudiantes
FUTBOL. Juan Pablo Pompei se retiró del arbitraje tras el partido entre Lanús y Atlético Tucumán, en el cierre de la Superliga
RUGBY. El conjunto fortinero venció a Racing Rugby por una nueva fecha de la "Copa Ombú"
BASQUETBOL. Santiago Arese tras el triunfo del Bataraz ante Centro Español de Plottier por La Liga Argentina 2017-2018
FUTBOL. Se puso en marcha ayer la séptima fecha del torneo "Anual" de primera división
BASQUETBOL. Se jugaron ayer en nuestra ciudad tres partidos por la Liga Junior
INFERIORES. Estudiantes se destacó en el duelo ante El Fortín
HOCKEY. Estudiantes jugó partidos en Azul
HANDBALL. Se juega la Copa Asambal
GOLF. Torneo en Estudiantes
TENIS. Torneo Nacional en San Miguel con la FTC
FUTBOL FEMENINO. Hay acción en la cancha de El Fortín
TURISMO 4000. Series para Emmanuel Pérez Bravo y Ramiro Dailoff
AUTOMOVILISMO. Regresará en el equipo de Esteban Trotta, después de cinco temporadas en el Turismo Nacional
TC MOURAS. Panarotti y Valle, en la disputa
El beach voley tendrá su torneo en Resistencia, Chaco
AJEDREZ. Semifinales argentinas