Edición Anterior: 2 de Junio de 2018
Edición impresa // Policiales
Un fallo sobre la mala praxis
Rechazan demanda contra una clínica
Los jueces de la Cámara de Apelación azuleña ratificaron una sentencia de primera instancia. La demanda involucraba a una clínica privada, a IOMA y a un médico.
Daniel Puertas

[email protected]

La Sala II de la Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial de Azul confirmó el fallo de primera instancia que rechazaba una demanda por mala praxis presentada contra la clínica Cemeda, IOMA y un médico y se pronunció sobre la responsabilidad por la falta de consentimiento informado.

Los juicios por mala praxis constituyen una de las preocupaciones más notorias de médicos y establecimientos sanitarios y las previsiones suelen constituir una parte importante de sus costos operativos.

La querella sobre la que resolvieron los camaristas Jorge Mario Galdós, María Inés Longobardi y Víctor Mario Peralta Reyes se originó por una intervención quirúrgica practicada en diciembre del 2000 a una mujer a la que se había diagnosticado una artrosis de rodilla.

Tras recibir el alta, se reincorporó a sus tareas en una escuela y un día se cayó con todo el peso del cuerpo sobre su pierna izquierda, sufriendo rotura de meniscos y ligamentos en la derecha. En el fallo se recordó que "en noviembre de ese año, fue intervenida en la pierna izquierda colocándosele un clavo estabilizador que luego se salió de su sitio quedando expuesto, lo que a su entender, le provocó una infección masiva en la pierna. A raíz de la caída se torcieron las placas que le habían colocado en la pierna derecha", por lo que el médico dijo que era necesario retirarlas.

Una nueva operación en 2002 "cuando se le produjo una quebradura quirúrgica de tibia, enyesándola posteriormente. A los 60 días se le retiró el yeso, los dolores continuaron y su pierna continuaba torcida. En esa oportunidad, narró, tomó conocimiento de que cuando le habían colocado el clavo en la pierna izquierda, también le habían ocasionado una rotura quirúrgica de tibia, sin su consentimiento. Agregó que luego de dos años de intervenciones, no sólo no se le habían solucionado sus problemas sino que se le habían agravado, ya que sus piernas estaban torcidas y no podía caminar sin muletas".

En septiembre de 2003 la atribulada mujer se atendió en el Hospital San Martín de La Plata, donde un médico le dijo que las intervenciones decididas por su colega olavarriense habían sido desacertadas. En marzo de 2004 la operaron nuevamente en La Plata y le colocaron dos placas en tibia y peroné, luego de efectuarle nuevamente quebraduras quirúrgicas.

En la demanda por daños y perjuicios se planteó que la serie de intervenciones quirúrgicas desde diciembre de 2000 fueron por una primera dolencia y debido a un tratamiento erróneo continuaron las operaciones para corregir el daño ocasionado, que la paciente quedó con una grave incapacidad cuya magnitud todavía no podía precisarse por estar todavía en tratamiento.

Además se planteó que por sus temores por el estado de salud "se presentó débil y fácilmente manipulable ante el

profesional, el que abusó de sus facultades para realizar una quebradura quirúrgica sin su consentimiento. Añadió que la complejidad del lenguaje técnico científico restringió en gran medida la eficacia de su conformidad, y que se le ocultó información, particularmente las quebraduras quirúrgicas que se practicarían. Cuestionó además la eficacia de sus consentimientos previos, por entender que fueron otorgados sin la debida comprensión".

La pretensión indemnizatoria fue rechazada en primera y para resolver el recurso la Cámara hizo intervenir a un perito médico de la Corte, revisó jurisprudencia y analizó medulosamente la actuación médica, concluyendo en que "el acogimiento de la mala praxis invocada en la demanda, implicaría un infundado –y por ende, improcedente- apartamiento de opiniones periciales serias y concluyentes. Al respecto este Tribunal tiene dicho que "si la pericia se ha llevado a cabo sin deficiencias procesales; cuenta con el debido fundamento científico; contiene conclusiones claras, firmes y lógicas; no existen otras pruebas que le resten eficacia; sus conclusiones son convincentes como consecuencia lógica de sus fundamentos, apreciados según las reglas de la sana crítica no existe motivo para restarle valor probatorio".

Se agregó que "acorde las pruebas reunidas en autos, la concordancia que se advierte entre el relato y explicaciones oportunamente brindadas por el galeno demandado al contestar demanda, y lo que surge de las opiniones concordantes brindadas por los peritos y el informe técnico obrante en autos, que carecen de toda referencia a indicios de mala praxis profesional, estimo que, al margen de los resultados finalmente insatisfactorios que arrojaron las intervenciones quirúrgicas practicadas por el galeno accionado, no se ha acreditado que ello haya obedecido a su culpa, en cualquiera de sus manifestaciones (negligencia, imprudencia o impericia)".

En cuanto a la ausencia de consentimiento, la Cámara sostuvo que la normativa vigente al momento en que ocurrieron los hechos era obligatoria sólo en el caso de operaciones "mutilantes" y "no puede considerarse que las intervenciones quirúrgicas efectuadas a la actora poseyeran la naturaleza de mutilantes, de allí que –siempre a tenor de la normativa vigente al tiempo de los hechos-, tampoco puede considerarse que la obtención de la conformidad de la actora, hubiese estado sujeta a la forma escrita".

Se añadió que "aún teniendo por acreditado el desconocimiento en cuestión, lo cierto es que la actora no ha invocado un daño vinculado causalmente a él. Y siendo ello así, cabe destacar que ha dicho la Corte Suprema que "el consentimiento informado tiene como núcleo de su razón de ser posibilitar que el paciente ejercite libremente su

voluntad de someterse o no a determinada práctica médica, la responsabilidad que genera el incumplimiento de ese recaudo se asienta en la afirmación de que, de haber conocido los riesgos, el paciente no se habría sometido a ella".

Además "no sólo no se ha siquiera alegado, sino que no parece verosímil -frente a la gravedad de su cuadro clínico- que la actora se hubiese opuesto a las intervenciones quirúrgicas practicadas, ni tampoco parece verosímil –ni se ha aducido- que hubiese optado por otra alternativa quirúrgica".

MÁS TÍTULOS

Lo asegura la Licenciada en Psicología María Fernanda Girald Font, que estará en la ciudad
En su novela "Personas que quizás conozcas", la protagonista se desenvuelve en las redes sociales
Se esperan nuevos encuentros en localidades y también en otros puntos de la ciudad
Se inauguró ayer, con la presencia de los familiares del submarinista olavarriense
En el barrio Pickelado habrá, en breve, más familias con casa propia
Hubo acuerdo: ayer los trabajadores recibieron parte del sueldo del mes de mayo
El olavarriense finalizó su mandato de presidente de la colegiación del Departamento Azul
VÓLEIBOL. Con Racing y Pueblo Nuevo como representantes locales
TENIS. Continúa el Roland Garros
TC MOURAS. la 7ma del año se realiza con pilotos invitados en el "Roberto Mouras" de La Plata
PATÍN. La actividad se desarrollará entre hoy y mañana
PRIMERA DIVISION. Ferro y El Fortín se miden hoy desde las 15.30, en el "Colasurdo"
NBA. Primera final ante Cleveland
BASQUETBOL. Mañana comienza la gran final por el ascenso de La Liga Argentina 2017/2018
LIGA JUNIOR. Visita hoy a las 19 a 9 de Julio
Juan José Siemienczuk, DT del Bataraz
El Fortín ganó en pre décima y séptima, Racing lo hizo en sexta
HOCKEY. Sigue el Nacional de Sub 18
HANDBALL. Playoff del torneo "Apertura"
ODESUR. Empató con Bolivia 1-1, mañana se enfrentará a Paraguay
VÓLEIBOL. Se juega el Abierto Internacional
Hernán Palazzo quedó al frente entre los titulares, 16º el piloto de Olavarría
AJEDREZ. En Estudiantes
PRIMERA. A Independiente, 56-54