Edición Anterior: 15 de Junio de 2018
Edición impresa // La Ciudad
DIA DEL GRADUADO EN CIENCIAS ECONOMICAS. Andrés "Peto" Avalos cuenta su historia de vida
Es contador de día y folclorista de noche
Recibirá una distinción del Consejo Profesional de Ciencias Económicas al cumplirse 25 años de su matriculación. "Peto" Avalos, apasionado por el básquetbol y por la música, tiene una rica historia de vida para contar además de hablar de su trabajo como contador público nacional. "Bataraz" de pibe, llegó a la primera de básquetbol de Estudiantes. En Uruguay descubrió el candombe y luego se hizo fanático del folclore, tanto que visitar Santiago del Estero para escuchar y tocar chacareras en lo de los Carabajal es una sana costumbre que su familia le banca siempre.
Pablo "Moto" Patané en la base, Enrique "Uyi" Bintana como alero, Ignacio Aramburu era ala pivote y Gustavo "Cachorro" Longo como pivote. Andrés "Peto" Avalos era el escolta. Son puestos que tienen los nombres actualizados, pero en realidad el contador público nacional era "alero o ayuda base". Era la categoría preinfantiles de Estudiantes, uno de los equipos que quedó en el recuerdo de muchos "bataraces", con un plantel que dirigía "Picho" Carreras. "Después tuvimos otros técnicos, como Novillo Alberdi, Adolfo Palacio, Pedro Cequi, Sopera Falabella, Titi Pianciola. Debuté en primera división enel´79, con Dady Pires como técnico, y estaban en el equipo Luis "Mamo" Herrera y Edberto "Tubo" Herrera, el querido Carlitos Arrouy, Peludo Erdmann, Cachorro Longo, Julio César Bidé, Chacra De la Quintana, Leo Sainte Cluque, Filippín, Mario "Tomate" Giaquinta, Alberto "Tato" Blando, y yo, además de Mixto Lamarque como masajista. Después comenzó la era de los norteamericanos y el primer jugador que vino a Estudiantes fue Joe Hord, y en esa época ya me fui" recuerda "Peto", hoy sentado cómodamente en su estudio de contador.

Es que el básquetbol fue una de las primeras pasiones que tuvo Andrés Avalos aparte de ponerse a estudiar la carrera de ciencias económicas. Hizo la primaria en la Escuela Normal hasta segundo año del secundario, ya que luego pasó al Colegio Nacional "Coronel Olavarría", "y después me fui a estudiar a Buenos Aires, a la Universidad Católica Argentina. Era 1981, luego del curso de ingreso de seis meses en el ´80. ¿Por qué contador?, porque toda la vida estuve afiliado a los números, me era fácil hacer las cuentas, siempre manejé eso. Nunca me gustó gramática ni lenguaje, por ejemplo, ni tampoco anatomía, biología, química. A los números me gustaba el aspecto social de la carrera. Porque somos profesionales en ciencias sociales y económicas, de manera que nuestra carrera tiene mucho de lo social. Y eso me atrajo mucho, como derecho, historia económica, sociedad, estado; es decir estudiar la historia desde la economía. Eso no se ve, pero se estudia todo eso. Es que la economía no deja de ser una ciencia social, tiene su aspecto determinante, no solamente son números" resaltó Avalos, mientras que su hermano José Pablo se decidió por la abogacía, en tanto que su padre José Avalos era militar (teniente coronel; fue segundo jefe en el Regimiento de Olavarría, nativo de Buenos Aires) y su mamá Clara Mercedes Fassina (también fallecida), un apellido con historia en nuestra ciudad: su abuelo era Pablo Fassina.

"Mientras estudiaba, ya terminando la carrera, comencé a trabajar en 1988 en el Estudio de Auditoría Harteneck López y Cia, corresponsal de Coopers & Lybrand, un estudio internacional de Auditoría, hoy fusionados con Price Waterhouse. Crearon la consultoría más grande del mundo llamada Price Waterhouse & Coopers. Fueron años de mucho trabajo con auditoría en Montevideo, Uruguay, donde pasaba largas temporadas trabajando en la empresa Otegui Hermanos, que eran exportadores de lana. Pasábamos en Uruguay dos meses por año. Ahí descubrí el candombe y la murga, pude ver a Jaime Roos en el Parque Rodó. Inolvidable. Me compraba los discos y había un empleado del Grupo Otegui, medio veterano, que me pasaba toda la data del significado de las letras de los candombes. Fue una hermosa época. Yo de los uruguayos conocía a Osvaldo Zitarrosa, pero allí descubrí el candombe", recuerda Andrés, quien ya notaba que en la sangre llevaba el ritmo y la música. Inclusive hoy mismo, a tantos años de aquella época, recuerda y canta las letras murgueras. Pero Olavarría estaba en su próximo objetivo.

"Tenía 29 años y había tomado la decisión de venirme a Olavarría. Pero había ofertas de trabajo muy buenas en auditorías, y si llegaba una buena oferta me tenía que quedar. Así que rendí una materia, Impuestos, en diciembre del ´92, que era la última que me quedaba, y me vine. Era principios del ´92 estaba en Olavarría. Primero estuve un tiempo en el estudio de mi amiga Andrea Di Salvo, también consultaba mucho a mi otra amiga Gabriela Ferraro, porque yo tenía mucha experiencia en auditoría después de haber trabajado en eso con empresas grande y acá, de alguna manera, tenía que conocer más en lo que era impuestos fundamentalmente y la atención del pequeño y mediano contribuyente. En el ´93 me matriculé, por lo que ahora se cumplen 25 años, pero yo vengo trabajando desde 1988. Inclusive, seguí estudiando mientras hice el servicio militar, en el´83; la hice en Campo de Mayo, porque había pedido prórroga por dos años para poder arrancar con la carrera" recuerda Andrés (56).

"En el ´93 comencé solo en mi estudio, ya matriculado. Me enfoqué a trabajar en lo que son pequeñas y medianas empresas, comerciantes, transportistas, asistiéndoles en todo lo contable, con balances, la parte impositiva, etc. De alguna manera, somos generalistas en este aspecto, nos obliga a tener conocimientos judiciales inclusive. También trabajo como auxiliar de la Justicia, como perito en el fuero Laboral y Civil y tengo un posgrado en Sindicatura Concursal hecho en Azul en la Universidad del Centro. Me gusta mucho el tema de los concursos y quiebras, así que estoy inscripto como síndico en los juzgados de Olavarría y Azul. Todo esto es a lo que estoy dedicado actualmente en mi estudio, donde desde hace muchos años me acompaña mi fiel empleada Norma Angeletti" siguió diciendo "Peto", también un gran fanático y apasionado de la música.

"Lo que me gusta es cantar. Siempre canté, desde chico. Iba a ver las películas de Palito, de Sandro, no me perdía ninguna, y sabía todas las letras. Hoy miro esas películas por el canal Volver y me emociona porque me lleva a aquella época. La vida de estudiante lleva a las guitarreadas, comprábamos empanadas y damajuanas de vino y nos juntábamos a cantar. Mi departamento estaba en Anchorena y Santa Fe y en la esquina, en el ´87, se armó una peña de los Carabajal, y me volaron la cabeza con la chacarera. Cuando no tenía programa para salir, me instalaba allí toda la noche. Fue una época hermosa, como mi niñez en la que fui muy feliz, y como dice el tango a veces se me planta un lagrimón" dice Andrés, casado en 1995 con Gabriela Minvielle, y padres de Juan Segundo (20), Felicitas (18) y Martiniano (17).

"Igual siempre tuve una atracción natural hacia el folclore. Mis padres me enviaron a guitarra a los 6 años para incentivar mi inclinación al canto y la música, y estudiaba guitarra con el profesor Rubén Gorosito con quien aprendí las primeras zambas, cuecas y valsecitos; iba con mis primos Gabriela y Fernando Sallíes y mi hermano José Pablo. Teníamos un conjunto llamado "Agua Seca" y hasta nos hicieron una nota en EL POPULAR. Ya me encantaban Hernán Figueroa Reyes, Los Fronterizos y los Chalchaleros. León Gieco era lo máximo. Y luego llegó la nueva trova rosarina y Baglietto me volaba la cabeza, lo mismo que Silvina Garré", recuerda.

"Toda la vida seguí cantando. Iba a La Ponce en los ´80, más actualmente Punto de Giro y en la peña La Galponera, y también hice muchos viajes a Santiago del Estero. Debo haber ido seis o siete veces, un par en el motorhome con mi hermano, Ricardo Guido, Eduardo Gurrieri y Omar Cabezas, recorriendo el norte, cantando en peñas en Salta. Fue un viaje cultural. También he ido solo a la llamada Fiesta de la Abuela (María Luisa Paz de Carabajal), el tercer domingo de agosto, quien es la madre de los doce hermanos Carabajal, todos varones. Agustín y Carlos son los que trascendieron, y luego aparecieron Cuti, Roberto, Peteco y Roxana. Cantan todos, en realidad. María Luisa falleció en el ´93, pero para su cumpleaños se juntan los Carabajal y la gente siguió yendo a las peñas, y va gente de distintos lugares del país. Hay peñas desde el jueves en La Banda y en el barrio Los Lagos, pero el domingo al mediodía todos se juntan para festejar el cumpleaños de la abuela y canta absolutamente toda la familia Carabajal, y yo siempre voy a escuchar, a disfrutar de la música y de esa costumbre hermosa porque el folclore me gustó toda mi vida", terminó diciendo Andrés Avalos.

MÁS TÍTULOS

Luego de la oferta municipal, el titular del STMO llamaría a una asamblea para que las bases decidan qué hacer
Cambiemos anunció que el lunes cobrarán los jubilados de Espigas en su localidad
Dijo que será recordado como la fecha en que comenzó un gran movimiento popular
DIA DEL GRADUADO EN CIENCIAS ECONOMICAS. Andrés "Peto" Avalos cuenta su historia de vida
Las actividades comenzaron ayer y continuarán hoy por la mañana
Los movimientos feministas y la mirada médica sobre la media sanción de la despenalización del aborto
TAEKWON DO. En un Campeonato Nacional
Se jugó, en instalaciones de Boca Juniors, una instancia decisiva de la Copa Socios
NATACIÓN. Hubo torneo en Necochea
Básquetbol
AUTOMOVILISMO. Llega con grandes ilusiones a la provincia de Córdoba
INFERIORES. Partidos entre mañana y el miércoles
El pasado domingo hubo acción en la cancha de Tres Hermanos
El programa se emite de 19 a 20, por Canal Local
AJEDREZ. Se realizó una nueva fecha del Gran Prix del Centro