Edición Anterior: 18 de Junio de 2018
Edición impresa // La Ciudad
Se realiza una exposición de 60 obras en la ciudad de Buenos Aires
El artista italiano Pasquale Galbusera y un viaje espiritual a través de sus esculturas
Curada por Maurizio Vanni y Massimo Scaringella, la exhibición traza un recorrido a través de estas obras de tema sagrado, en una suerte de itinerario desplegado en cada una de las salas, abocadas a las temáticas del nacimiento, la muerte y la resurrección.
La exposición "Pasquale Galbusera. Un viaje espiritual", que se exhibe en La Abadía - Centro de Arte y Estudios Latinoamericanos de la ciudad de Buenos Aires, reúne un conjunto de más de 60 obras entre esculturas de madera, cuadros y serigrafías abocadas al viaje artístico y espiritual del artista italiano, quien en 2017 realizó el báculo pastoral del papa Francisco.

Curada por Maurizio Vanni y Massimo Scaringella, la exhibición -desplegada en los antiguos claustros de monjes benedictinos, en el barrio de Belgrano- traza un recorrido a través de estas obras de tema sagrado, en una suerte de itinerario desplegado en cada una de las salas, abocadas a las temáticas del nacimiento, la muerte y la resurrección.

Para los curadores de la muestra, el punto de partida es la espiritualidad: "La fe en lo sobrenatural puede facilitar la comprensión de aquello que no puede ser explicado racionalmente, sino sólo vivido a través del valor personal de un viaje religioso", señalaron en el texto curatorial que acompaña el catálogo.

"La temática espiritual siempre ha estado presente en las exposiciones de la Abadía", explicó a Télam durante una recorrida por la muestra el director general del espacio, Sebastián Blanco, en referencia a muestras pasadas como "América popular. Devociones en tiempos de navidad" o "Tierra de Encuentros, Cielos y Colores", de años anteriores.

En el centro de la exposición, la escultura bautizada "Alma", propone encumbrar el hilo temático de la muestra que propone un pasaje del nacimiento a la muerte física, y luego, la resurrección: "El alma es lo que moviliza el cuerpo y el origen del nacimiento", detalló Blanco, a cargo de la recorrida, al citar al artista quien no estuvo presente ya que debió regresar a Italia.

En este sentido, los colores de cada sala se proponen acompañar la idea regente del conjunto de obras exhibidas: así las paredes blancas aluden al color del origen, de la natividad, mientras que el azul, color del mar, más sombrío, representa la muerte física y en algunas culturas, es el color de la trascendencia y finalmente la sala de color verde.

Acompañada con música clásica, -la misma que escucha el escultor en su taller cuando crea-, se exhiben las esculturas y pinturas con nombres como "Sueño", "Reposo", "Corazón", "Confianza", "Reunión" o "Confesión", un itinerario que propone al visitante comulgar en su recorrido por esta suerte de viaje espiritual propuesto.

"Galbusera ha dedicado una parte importante de su vida a una serie de obras que, al ponerse a disposición de una ‘función sagrada’, no extraviarían la fuerza de su ser propiamente alusivo y evocativo descendiendo a compromisos con un excesivo didactismo", señaló el curador Maurizio Vanni.

"El respeto de los lugares arquitectónicos -prosiguió Vanni- y del espacio litúrgico, así como la inmersión cerebral en el valor simbólico de cada objeto, han acercado a Galbusera a una dimensión sin referencias espaciotemporales precisas".

La muestra se acompaña de una serie de bocetos realizados por el artista para la ornamentación de algunas iglesias en Italia y otros países.

En una curiosa contraposición a la inmaterialidad que anida en lo espiritual, este conjunto de obras traídas a Buenos Aires directamente desde el taller del artista, en Italia, pesaron en total dieciséis toneladas de carga, un dato colorido para dar una idea de este conjunto imponente de obras.

Pasquale Galbusera nació en Bernareggio (Italia) en 1943. Se formó bajo la guía de artesanos expertos en madera y de excelentes ceramistas en el contexto de varias fundaciones y grupos de artistas en los años 60 y 70 en Milán.

Desde 1976, realiza esculturas en madera o bronce, y diferentes materiales y técnicas, algunas de ellas monumentales.

En 2005 se le comisionó la ornamentación completa de la cripta en la Basílica Papal de Santa María de los Ángeles en Asís, y el 2007, lo dedica a la realización de la cruz de piedra de la Porciúncula para el papa Benedicto XVI. Además, realizó la ornamentación de la Iglesia de San Ambrosio en Sulbiate y la cruz de piedra de la Porciúncula para el papa Francisco en el año 2013.

En 2017 el Arzobispo de Danzica le confía la tarea de realizar la ornamentación de la nueva catedral que será dedicada a Juan Pablo II y en ese mismo año, realizó en acero inoxidable el báculo pastoral (un cayado que llevan los obispos como signo de su función pastoral y que se le entrega en su consagración), para el papa Francisco.

La exposición se podrá visitar hasta el 29 de julio en La Abadía - Centro de Arte y Estudios Latinoamericanos, Gorostiaga 1908 y Avenida Luis María Campos, barrio porteño de Belgrano, de martes a domingos de 12 a 20 (lunes cerrado). Télam

MÁS TÍTULOS

Se realiza una exposición de 60 obras en la ciudad de Buenos Aires
Está a punto de contratar al ex defensor oficial, Martín Marcelli. Hoy responde a la propuesta del DEM
En medio de la tormenta de la crisis la política no descansa
Una dificultad en el aprendizaje que afecta entre 10 y 15% de los niños
El consorcio que ganó ofertó por 1.002 millones de dólares
Referentes del sector plantean que no todas las provincias han legislado al respecto
En nuestra ciudad es impulsado por referentes de dos instituciones barriales
BASQUETBOL. Perdió la final del Zonal de Mayores en la Ciudad Feliz
AUTOMOVILISMO. El Top Race Series corrió su quinta fecha de la temporada
Los argentinos se hacen sentir en Rusia
KARTING. La quinta fecha de la APPK Olavarría se corrió en Lobería
LIGA JUNIOR. Perdió ante 9 de Julio
PRIMERA. Racing recibe a Estudiantes