Edición Anterior: 19 de Junio de 2018
Edición impresa // La Ciudad
Alternativas para evitar los malos hábitos alimenticios viendo el Mundial
La búsqueda de compañía, de afectos, de comida y bebida como obtención de placer nos gratifica no solamente por el encuentro con amigos sino también por el hecho de planificar comer algo que nos gusta, asegura una especialista en nutrición.
El Mundial Rusia 2018 no sólo gira en torno a la pelota de fútbol y a la expectativa deportiva que genera, sino también al menú que los amigos y las familias planifican compartir frente a la pantalla, algo que los especialistas adjudican a la forma en la que nuestro cerebro lo asocia con una recompensa emocional, más que con el apetito, por lo que recomiendan reemplazar alimentos que ya son clásicos.

En estas épocas mundialistas, el hábito tradicional argentino de reunirse en torno de la cerveza y la picada, y la lluvia de publicidades que acompañan las transmisiones televisivas, anticipan lo que va a llegar: nuestro cuerpo y cerebro aprenden que ingerir es gratificante y lo memoriza.

Es por eso que si habíamos comido algo que nos gustó en un momento y en un espacio determinado, como una buena picada, ese mismo ambiente vuelve a generar un clima que es más bien emocional, no de real apetito.

"Es la búsqueda de compañía, de afectos, de comida y bebida como obtención de placer, y por lo tanto, en estos momentos, nos gratifica no solamente el encuentro con amigos sino también el hecho de planificar comer algo que nos gusta", asegura Virginia Busnelli, especialista en nutrición.

En esa línea, Busnelli advierte que comer algo rico no necesariamente debe implicar ingerir alimentos con alto contenido en sal, grasas y -por ende- poco saludables, como justamente suele ocurrir en estas situaciones.

La especialista recomienda planificar con tiempo lo que se va a comer y, si se trata de una picada, lo recomendable es escapar de los embutidos, chacinados y productos empaquetados.

En esa línea, aconseja variedades de quesos duros o semiblandos, preferentemente descremados, algunos incluso que se puedan envolver en filetitos de atún, un pescado rico en Omega 3 y Omega 6, como anchoas, sardinas o salmón, entre otros.

En esa variante, los quesos untables de bajas calorías untados en mini tostaditas suelen ser otro aliado.

Busnelli apunta las bondades de incorporar verduras a las picadas ya que "aportan fibra y volumen" y entre ellas sugiere la palta y las endivias.

"Otra buena opción es hacer mini brochettes de tomates cherry, albahaca y queso en dados, zanahorias en tiritas y pencas de apio bien lavadas y secas paras acompañar con un dip de queso crema descremado y ciboulette picada", detalla.

La combinación de las frutas frescas con los quesos es una opción y exquisita y fresca, que deleita a los comensales, principalmente si se combinan con uvas, cerezas o arándanos.

El toque final de elegancia y el aporte de nutrientes para completar una picada mundialista saludable son las frutas secas, como pistachos, nueces o almendras.

"La mayor parte de las decisiones que tomamos en torno a los que tomamos y comemos no tienen ningún tipo de relación real con el hambre ni con las energías que necesita nuestro cuerpo, ya que en estos casos la ingesta tiene que ver con la emoción y la búsqueda de placer de la recompensa", enfatiza.

Por todo esto, "el camino no pasa por abolir el placer, sino por cambiarlo", concluye Busnelli. Télam


El consumo de sal en la Argentina

La rápida urbanización, el cambio en los estilos de vida y la producción de alimentos procesados modificaron los hábitos alimentarios de las personas. Actualmente se consume una mayor cantidad de alimentos hipercalóricos, grasas saturadas, azúcares y sodio, condicionando la aparición de diversas enfermedades no trasmisibles. Fundación Barceló brinda información para reconocer alimentos que contienen sodio e invita a reducir su consumo.

El sodio es un mineral que nuestro cuerpo necesita en pequeñas cantidades para funcionar adecuadamente, interviniendo en funciones de los nervios y músculos, y ayudando a mantener en equilibrio los líquidos del cuerpo. Su consumo en exceso eleva la presión arterial, siendo en Argentina la causante del 62% de los accidentes cerebrovasculares y el 42% de las enfermedades coronarias, según la Organización Mundial de la Salud.

La creencia general indica que la sal es el único o el más significativo portador de sodio. Sin embargo, representa únicamente el 25% del que consumimos en el día. El restante proviene de otros alimentos que lo tienen naturalmente como la leche, los quesos y algunos cortes de carne, y en embutidos, snacks, aceitunas y panificados que utilizan el sodio como conservador o potenciador de sabor.

Modificar los niveles de este mineral en nuestra alimentación es beneficioso no solo para aquellos que sufren de enfermedades crónicas, sino también para personas saludables que buscan evitar los factores de riesgo.

MÁS TÍTULOS

"Este caso marca un antes y un después, la palabra de las mujeres debe ser valorada" dijeron desde el sindicato
Marcelo Masur, responsable de saneamiento ambiental, dice que la higiene y la educación son claves
La colecta se realizará el 11 de julio
VOLEIBOL. En un torneo abierto organizado por el "Pincha"
AUTOMOVILISMO. El Autódromo "Hermanos Emiliozzi" recibirá a la 13ª fecha del calendario
La APPS confirmó ayer la reprogramación
AJEDREZ. Se jugó la tercera del Pimponazo
BASQUETBOL. Derrotó anoche a Estudiantes por 72 a 58 como local