Edición Anterior: 24 de Junio de 2018
Edición impresa // La Ciudad
ESCENARIO POLITICO. José Eseverri amaga con subirse de nuevo al ring. Los números locales y una elección polarizada
La virgen en la calle, la "emboscada" a Vidal, el peronismo, su vieja aliada, y el retorno de José
La legalización del aborto y la posible idea de quitar los sueldos de los obispos tensó las relaciones entre ambos. La Gobernadora se tuvo que aguantar un sermón inesperado en Mar del Plata. El peronismo ya piensa en que podrían ser aliados para el año que viene. Eseverri, cada vez más decidido a jugar por una opción no vecinalista y opositora
Cacho Fernández

[email protected]

Por un principio de identidad, Argentina sólo es igual a la Argentina, y, como dice el tango, la historia vuelve a repetirse.

Tal como pasó en la década del cincuenta o de los ochenta cuando el peronismo y el alfonsinismo pretendieron legalizar el divorcio, esta vez, la Iglesia, incluso el Papa, absolutamente molesta con el gobierno por revelar los sueldos de obispos y por abrir el debate sobre la legalización del aborto, sin sacar a pasear a la virgen como lo hicieron con Perón y Alfonsín, comenzó un ataque sistemático y legítimo contra el ajuste "sobre los más pobres", los "despidos", pero derrapó al justificar el paro del lunes, asumiendo claramente una posición política opositora.

Esto pasó en Mar del Plata, en la reunión de la Pastoral Social a la que asistió la misma gobernadora, María Eugenia Vidal y la ministra de Desarrollo Social de la Nación, Carolina Stanley. Los discursos de los eclesiásticos fueron mortales contra las políticas de ajuste y lo que denominaron "capitalismo salvaje" aplicado por la Nación. Y se lo dispararon en la misma cara a Vidal y a Stanley, lo que pareció una verdadera "emboscada" según opinó una fuente del oficialismo.

En ese marco, los obispos llegaron a defender el paro del lunes, y ese no parece ser el lugar de la Iglesia, ya que prácticamente se ubicó en un rol político opositor en vez de plantearse como una referencia ético-política. Pero el tema del aborto y el de la quita de los sueldos le ha quitado a la Iglesia su equidistancia y la terminó apartando de su misión ético-institucional.

Previamente, la comisión de la Pastoral Social se reunieron con el presidente del PJ, Gustavo Menéndez y otras autoridades pejotistas a las que desafiaron ponerse al frente de una alternativa "humanista" pero con "contenido ético", tomando distancia de la experiencia anterior del cristinismo.

Ajuste y aborto

"Pareció una emboscada", se quejaron algunos miembros del oficialismo. "La Iglesia no le perdona al Gobierno la legalización del aborto y que le pretenda recortar los sueldos a los funcionarios eclesiásticos", opinaron.

Es absolutamente legítimo advertir desde una perspectiva ética al Gobierno sobre sus políticas de ajuste, sus consecuencias sociales y su obstinación por aplicar recetas que muchas veces castigan a las mayorías populares,pero no parece ser muy ético ocupar un lugar detrás de la barricada opositora.

¿Hasta ese punto llega el odio eclesiástico por el tema del aborto?. Al apoyar el paro, A la Iglesia se le fue la mano, como quien dice, y toma partido por una medida de acción directa cuando la sociedad necesita otra cosa, esto es, que alguien vele por el interés general cuidando de no involucrarse con algún interés particular.

Es verdad que el Gobierno debe entender que el ajuste, así como lo están aplicando, no va, y que se necesita mayor gradualismo en su instrumentación, que el salario no debe ser la variable de ajuste y que mucho antes que la macroeconomía está la economía real, doméstica, la de todos los días. Las políticas de ajuste van dejando secuelas muy difíciles de revertir y que se va abonando un escenario muy complicado para las familias argentinas.

La estructura eclesiástica va ocupando un espacio que hoy por hoy está vacío de representación y comienza a denunciar de manera contundente las políticas de ajuste que el Gobierno viene aplicando. El peronismo no tiene referencia clara y racional frente a ello y la oposición es hoy un conglomerado de emociones no canalizadas y de movimientos erráticos, egoístas y apenas testimoniales que sólo buscan su satisfacción personal.

El peronismo local

El peronismo también estuvo en esas polémicas jornadas. Gustavo Menéndez, Julián Domínguez y el olavarriense Gustavo Rodríguez, uno de los operadores más importantes que hoy tiene la cúpula pejotista en Olavarría asistieron no sin cierto estupor al fuego de artillería eclesial que recibió la Gobernadora y el oficialismo. ¿La Iglesia ya decidió dónde jugar para el año que viene? Si es en el peronismo, lo quiere con ética, es decir, lejos del cristinismo claramente aludido en la reunión previa entre la Pastoral Social y las autoridades e intendentes del PJ.

Gustavo Rodríguez ha ido construyendo con el tiempo una estrecha relación con las autoridades del PJ y los barones del Conurbano al punto que logró ubicar a su esposa, la licenciada Eugenia Wagner, como integrante de la estratégica Junta Electoral, reemplazando ni más ni menos que al mismísimo Miguel Santellán.

El peronismo pondrá varias caras a jugar por la Intendencia, entre otras, la de Federico Aguilera y la de José Eseverri. El ex jefe comunal estaría decidido al desafío de recuperar la Comuna pero tal vez encabezando una lista peronista, más allá de que La Cámpora haya publicado que su intención sea la de jugar cerca de Vidal.

Parece estar completamente claro que José quiere jugar y que no será a través de un vecinalismo sino una oferta insertada en un espacio provincial y nacional. Y ese será el peronismo. ¿Cuál?. Lejos de Cristina y de La Cámpora, como ya lo ha subrayado en una entrevista con este Medio.

Lejos de Cristina

"No lo podés decir hoy -respondió cuando le fue preguntado por el partido con el que iría a jugar-. Lo que queda claro es que no tenemos nada que ver ni con La Cámpora ni con Cristina. Hay un liderazgo que contamina la realidad política. Hay un liderazgo forzado de Cristina que llevó al peronismo a tres derrotas consecutivas y esto se irá resolviendo de a poco".

Hoy por hoy, según las últimas mediciones, José Eseverri muestra una intención de voto del 28 por ciento, unos diez puntos por debajo de Ezequiel Galli que sigue encabezando con un 37 y algo por ciento. Muy por detrás, Federico Aguilera no podría representar el 24 por ciento que mide Cristina y se ubicaría lejos de su jefa nacional. Por lo tanto, si José se sube al ring, es posible que el resto se baje.

Eseverri habla con Sergio Massa, con Florencio Randazzo y la línea del Peronismo Federal, como también mantuvo algunas charlas con Agustín Rossi, con quien se reunió en Olavarría, pero "con objetivos diferentes", habría aclarado.

El cristinismo pretende una unidad que Cristina sigue desuniendo y ese es el mayor karma que debe superar. Se lo ve al diputado provincial, César Valicenti y a Federico Aguilera con muchas ganas de sumar diversidades pero sin éxito. González Hueso, quien habría sido invitado a dialogar esta semana por Renovación Peronista y José Eseverri ya han fijado posición al respecto desmarcándose claramente de todo lo que tenga olor a Cristina. En tanto, Miguel Santellán, aunque con algunas heridas producidas por sus alianzas anteriores con el cristinismo, está decidido a esperar un poco más para definirse. La pregunta será la de siempre: ¿intentará Valicenti un acuerdo ad hoc y de último momento con Eseverri y con Santellán?

Detrás de todo esto está el armado de la lista de diputados provinciales por la Séptima para la cual existen más postulantes que posibilidades. Se barajan los nombres de Adriana Capuano, César Valicenti, aunque por Unidad Ciudadana y contra la cual nadie podría arrebatársela, alguien del santellanismo y algún candidato/a de Renovación Peronista que hoy parece tener la línea más directa con el PJ provincial.


El país y el mesías

Casi como una regla lógica, Argentina se parece a la Argentina, la que siempre fue, la que colectivamente no sirve para mucho y la que siempre está esperando al mesías que la salve. Pasa en el fútbol y también en la política. Si no hubiese sido por Irigoyen, no hubiese habido reforma universitaria, tampoco Unión Ferroviaria ni tampoco ninguna de las conquistas de la década del veinte.

Lo mismo para la década del cuarenta, porque si no hubiese existido Perón, los sindicatos hubiesen sido agrupaciones atomizadas y anárquicas sin ninguna perspectiva de unidad, y los avances en los derechos laborales y sociales jamás hubiesen adelantado un solo paso.

Todo depende del mesías de turno porque "colectivamente somos un desastre", decía Jorge Luis Borges. Con la selección pasó lo mismo. Messi la clasificó y ahora todos lo miran esperando que el milagro venga de su zurda. Porque en la Argentina, nada se construye progresivamente, todo debe venir de la mano de un salvador de manera epifánica y milagrosa.

Perdió Argentina y los periodistas le cayeron a Messi como si fuese el culpable de todo, hasta hubo algún trasnochado que le pidió su apartamiento de la selección. Asombroso. El único que puede llevar al equipo a la clasificación -lo que sería un milagro- ahora se le pide que se aparte. Porque a alguien hay que echarle las culpas.

En el triángulo patológico de víctima-victimario-salvador, este último facilmente se transforma en victimario porque el objetivo es preservar el rol de víctima, que equivale a mantener una cuota de poder (la victimización es una forma de preservarlo).

Messi será salvador o victimario, pero nunca víctima dentro de este esquema enfermizo en el que no participa asombrosamente la responsabilidad colectiva.

Argentina es capaz de sacrificar la institucionalidad para preservar el papel de víctima. Las mayorías lo demostraron en 1976, cuando el golpe militar, el más sangriento de la historia recibió el 60 por ciento de aprobación, aún cuando ya se habían anunciado para los próximos meses. El afán de victimización pudo más que la república y a los militares genocidas se les hizo el campo orégano para el terrorismo de Estado que implantaron.

Éste es un país extraño, no aprende con la experiencia y es incapaz de generar políticas colectivas para males que también son colectivos. El egoísmo puede más que el bien común y, como en la Edad Media, el pueblo sigue esperando pasivamente la llegada milagrosa del mesías.


El derrape eclesiástico

La Iglesia debería ser una voz que represente al bien común y al diálogo constructivo y conciliador. En cambio, con las declaraciones del obispo Jorge Lugones, al frente de la Pastoral Social, el mundo eclesiástico ha resuelto jugar políticamente y lo ha hecho desde la crítica política y social pero también desde la emoción negativa provocada por su rechazo a la apertura del debate sobre la despenalización del aborto y quizás la bronca por la idea oficial de revelar primero y eventualmente cortar el pago de sueldos a los obispos.

De ese modo, el país se va quedando sin voces imparciales e institucionales y todo se dirime en una lucha política sin cuartel: o estás en un bando o estás en otro, y eso es sumamente peligroso. Sin quererlo, tal vez, con las declaraciones del obispo Lugones (que es la voz de la institución), la Iglesia contribuyó a profundizar la grieta que tanto preocupa a los argentinos, y el abismo está cada vez más cercano.

Al mismo tiempo, de la soberbia cristinista se ha pasado a una similar pero del macrismo. No se convoca al diálogo, se cree demasiado en un relato por sobre los hechos y se supone que el pensamiento general está determinado por el microclima que generan los adulones de turno.

No debe olvidarse que la soberbia no es grandeza sino hinchazón, y como tal, enfermedad. Pero la dirigencia argentina no parece entenderlo. De ese modo, con esta actitud acaba desalojando la humildad que es la única virtud capaz de construir algo beneficioso. Y esto va para la política como también para la selección.

MÁS TÍTULOS

Simposio Internacional de Enfermedad Hepática Alcohólica
NEGOCIOS & EMPRESAS
EL AUTO MÁS GANADOR DEL TURISMO
ESCENARIO POLITICO. José Eseverri amaga con subirse de nuevo al ring. Los números locales y una elección polarizada
Aseguran que desde hace un año persiste una merma de entre "un 50 y un 60 por ciento" en la actividad
Este año ya se detectaron 118 en la Provincia de Buenos Aires
La posibilidad de ingresar en el segundo cuatrimestre se extenderá hasta el 3 de agosto
Cubre a los agentes del Servicio Penitenciario Bonaerense
Masiva asamblea en la noche del viernes con duras críticas a la gestión provincial
En principio, funciona de 5 a 20, pero el mayor flujo es matutino
Se realizó una charla en la Facultad de Ingeniería
VÓLEIBOL. Con la olavarriense Donatella Federico
PEDESTRISMO. Se desarrolló ayer la quinta edición de la tradicional Cross organizada por la FIO
INFERIORES. Club Embajadores fue el más goleador de la fecha
HOCKEY. Se juega el Regional de Sub 14
Continúa la Olimpiada Minera 2018
TC MOURAS. Uno con Torino y el otro con Dodge, en Olavarría
Será la cuarta fecha del año