Edición Anterior: 24 de Junio de 2018
Edición impresa // La Ciudad
El Mundial en la política argentina: entre la depresión de Messi y el malhumor social
La última vez que Argentina no pasó de ronda fue en 2002. El fútbol como herramienta política. Macri y la AFA. Messi, la apatía y la representatividad. Lo que iba a hacerse subrepticiamente durante el Mundial. Caballero y el mercado emergente. Los baldíos y los médanos como domicilios. Los líderes off shore. La pelota sí se mancha.
Silvana Melo

[email protected]

La conexión directa entre la política y aquello que se juega en una cancha de fútbol es tan innegable como los negociados tramposos para destinarle a Qatar un mundial –si no se asentase sobre petróleo no habría un solo argumento para jugarlo allí- o el origen del camino de Mauricio Macri hacia la presidencia de la Nación: sin su paso por Boca, la popularidad y el conocimiento masivo no hubieran sido posibles. Máxime cuando el personaje en cuestión no es carismático y no ha logrado modular bien a pesar de haber erigido a su fonoaudióloga como miembro del gabinete. Pero además, los mundiales suelen ser fotografías del contexto del país. Y generan, para bien o para mal, euforias o depresiones ciudadanas que se replican en la cotidianidad inmediata. Es decir que la inflación o las facturas de servicios que se cuelan debajo de las puertas serán recibidas con más o menos furia según la actitud que la millonaria delantera asuma frente a los rivales. Hoy la realidad es oscura para la selección. Y, por ende, para el Gobierno Nacional. Pero a la vez este grupo de futbolistas -lejano a ser un equipo- es también una sinopsis de los tiempos del neoliberalismo individual.

A fines de mayo el politólogo olavarriense Andrés Malamud dijo a La Nación que un eventual triunfo argentino en el Mundial implicaría una euforia que "podría generar un aumento en el nivel de las expectativas". Al gobierno "no le sirve que aumenten las expectativas si no las puede satisfacer". Si Argentina gana el Mundial, sigue Malamud, "nos sentiríamos los mejores de la galaxia, estaríamos entonces pidiendo el mejor gobierno de la galaxia, y ningún gobierno está en condiciones de ser un gran gobierno en esta situación económica". Sin embargo, 25 días después, el gobierno admite extraoficialmente que el fracaso "afectará negativamente el humor social". Los comentarios generalizados en la calle piden "una alegría" en medio de una situación económica decididamente adversa, que provoca un denso fastidio en gran parte de los que fueron votantes de Cambiemos en dos elecciones consecutivas.

La torpeza de Caballero y la apatía de Messi colocan el malhumor en Marte. Pero apenas un par de goles de Nigeria devolvieron un retazo de esperanza en la ciclotimia crónica argentina. Aunque la disparada del dólar sigue siendo un golpe en la nuca de la supervivencia y la sensación de que el FMI acaba de escriturar el país a su nombre deja una amargura en la lengua que no disipa ni la más extensa de las mateadas.

Las buenas noticias que puede dar el gobierno (la Argentina fue ascendida a mercado emergente, cosa que el 99,9 % de los mortales ignora en su significado y descree en su importancia) no mueven un ápice el amperímetro pesimista de los tiempos, cuando las paritarias en su mayoría cerraron en un 15% y la inflación amenaza con un 30. Es decir, se pierde poder adquisitivo, se achica la esperanza, se ajustan los sueños cotidianos. La irrupción repentina y plagada de condiciones del FMI dejó en claro que la inocencia definitivamente se fue por las alcantarillas. Las reformas impuestas, destinadas a ser tratadas subrepticiamente durante el Mundial, quedarán desnudas obscenamente si Argentina se queda en la primera ronda. ¿De qué habrá que disfrazarse si la fiesta anestésica que se pensaba para 40 días dura apenas diez?

Catástrofes y orígenes

Macri, que sabe de estas cosas, ruega que la culpabilidad de la catástrofe actual y la venidera (el regreso tan pero tan anticipado) quede en la superficie: la escasa idoneidad de Sampaoli para manejar el auto con ruedas cuadradas al que se subió, la inercia del mejor del mundo –que se deprimió en el primer partido y desapareció- y la desgracia de Caballero. Aunque las causas verdaderas, ensambladas perfectamente por el impresentable Chiqui Tapia –yerno de Hugo Moyano, avalado por Macri- tienen origen en una dirigencia insalvable, hija de un jefe de la AFA que la modeló para sus negocios propios y de sus clubes socios, desde la dictadura hasta todas las democracias posteriores. Hay estratos que no cambian nunca, que se alimentan de cualquier ubre. Muerto Julio Grondona, el mismo Macri se involucró en el intento de una nueva conducción de la AFA, devastada por el personalismo y la corrupción internacional. El bloqueo de la llegada de Tinelli –que hoy lo amenaza con ser candidato y coquetea con Sergio Massa-, el vergonzozo escrutinio, el empate 38 a 38 cuando los votantes fueron 75 y el acuerdo para colocarlo a Tapia y secundarlo con el operador judicial de Cambiemos, Daniel Angelici. Alrededor, los barrabravas, mercenarios sin club que hacen sus propios negocios. Para ellos y para los políticos de turno.

Una preciosa página para que cualquier ingenuo que piense que el fútbol es sólo un bello juego colectivo, vea caerse las ilusiones de un síncope. Alguna vez se sabrá por qué a Lionel Messi lo deprime jugar para la Argentina. Seguramente habrá mil explicaciones psicosociológicas. Pero enoja verlo desangelado y apático. Extrañando a Iniesta y a Piqué. Pero con fondos off shore, como los ministros argentinos. No es tan distinto.

Y es verdad que vio pasar a ocho técnicos desde su primer mundial (Pékerman, Basile, Maradona, Batista, Sabella, Martino, Bauza y Sampaoli), la AFA de Grondona y ésta, una caricatura vergonzante. Y un país que va y viene y él siempre afuera. Viviendo en Castelldefels, un paraíso en las afueras de Barcelona. Mientras el dólar aumenta un 50% entre enero y junio y el peso se devalúa en el mismo porcentaje en este país que le es tan lejano. Donde la mayor parte de la gente jamás vio un dólar y él cobra en millones de euros. Es complicado representar. Y es complicado sentirse representado.

Liderazgos

Lionel Messi, el chico impecable, políticamente correcto, sin más rebeldías que las posibles ante una defensa superada, abortó el partido ante Israel por temor personal y no por convicciones. Aunque los palestinos lo amen y los niños árabes se vistan con bolsas de nylon celeste y blancas y les pinten con fibra un diez en la espalda.

Ese es el liderazgo de los tiempos.

Tiempos en que el Ministro de Hacienda Nicolás Dujovne declara vivir en un descampado, como lo hizo su predecesor Amado Boudou que, más divertido, tenía domicilio en un médano. Un país de ricos impunes que, ministros y todo, tienen su dinero afuera por desconfianza en el país. Los millones de anónimos seguirán fatigando los días como dé. Y Messi se volverá a Barcelona a ser héroe otra vez. Y dejar la depresión en el aeropuerto –el de acá- para que se la lleve el primer desprevenido.

Mientras tanto, habrá que seguir prendiendo velas para que Croacia le gane a Islandia y para que Argentina le gane a Nigeria. Las pieles oscuras y brillantes fueron amigas repentinas el viernes cuando debían ganar. Y volverán a ser desechables para el saludable racismo argentino cuando de ellos dependa el paso a octavos de final.

Nada cambia a pesar de Cambiemos. Aunque ya no hay cheques en blanco para ninguno. Ni para Messi ni para Sampaoli. Pero tampoco para Macri.

MÁS TÍTULOS

Simposio Internacional de Enfermedad Hepática Alcohólica
NEGOCIOS & EMPRESAS
EL AUTO MÁS GANADOR DEL TURISMO
ESCENARIO POLITICO. José Eseverri amaga con subirse de nuevo al ring. Los números locales y una elección polarizada
Aseguran que desde hace un año persiste una merma de entre "un 50 y un 60 por ciento" en la actividad
Este año ya se detectaron 118 en la Provincia de Buenos Aires
La posibilidad de ingresar en el segundo cuatrimestre se extenderá hasta el 3 de agosto
Cubre a los agentes del Servicio Penitenciario Bonaerense
Masiva asamblea en la noche del viernes con duras críticas a la gestión provincial
En principio, funciona de 5 a 20, pero el mayor flujo es matutino
Se realizó una charla en la Facultad de Ingeniería
VÓLEIBOL. Con la olavarriense Donatella Federico
PEDESTRISMO. Se desarrolló ayer la quinta edición de la tradicional Cross organizada por la FIO
INFERIORES. Club Embajadores fue el más goleador de la fecha
HOCKEY. Se juega el Regional de Sub 14
Continúa la Olimpiada Minera 2018
TC MOURAS. Uno con Torino y el otro con Dodge, en Olavarría
Será la cuarta fecha del año