Edición Anterior: 27 de Junio de 2018
Edición impresa // La Ciudad
El Gobierno abre la puerta a negociaciones salariales
Estrategias para ganar algo de tiempo
Daniel Puertas

[email protected]

Todavía restaban horas para que concluyera el paro general más importante en muchos años cuando el Gobierno a través del ministro de la Producción, Dante Sica, hacía saber a los industriales que abriría la puerta a una nueva ronda de negociaciones paritarias, además de que se planea revitalizar el sistema Ahora 12 en un intento de aumentar el consumo.

Contrariando los deseos de los más cerriles economistas ortodoxos, el presidente Mauricio Macri se resiste a abandonar el gradualismo y trata de suavizar los efectos del ajuste. Al mismo tiempo, la reapertura de las paritarias evitará que se afianza la novedosa alianza entre los gremios y sectores industriales, uno de los detalles salientes del paro del lunes.

Muchas pymes se adhirieron a la huelga de la CGT con un "persianazo" con el que se puso de manifiesto el malestar de una porción de los industriales con las políticas económicas oficiales. Evidentemente, esa alianza tendría dificultades para profundizarse si la industria y los trabajadores estén negociando nuevos aumentos de sueldos.

Días atrás, apenas el ministro Nicolás Dujovne insinuó que se podrían postergar las quitas de retenciones a las exportaciones agropecuarias o, incluso, imponer otras, la inmediata amenaza del campo hizo que esa medida, probablemente reclamada en secreto por el Fondo Monetario Internacional, fuera archivada.

Poco después los camioneros obtuvieron un aumento de sueldos de diez puntos por encima del tope del 15 por ciento impuesto en principio por el Gobierno y así se desactivó el paro de 72 horas del transporte.

Sin ninguna alharaca, el Gobierno cede lo suficiente como para evitar un choque frontal con la oposición política y económica y al mismo tiempo tratar de que esta no termine de unirse.

Esta táctica hábil permite que el Gobierno gane tiempo sin dejar de avanzar hacia el esquema económico acordado con el FMI. Claro que los tecnócratas del organismo multilateral no son muy proclives a permitir demoras y es muy posible que insistan en que el Gobierno debe obtener nuevas vías de financiamiento, que es lo mismo que decir que deben rebanarle una porción de sus ingresos a los distintos sectores de la economía para conseguir los fondos que le permitan hacer frente a los servicios de la deuda pública.

En ese contexto, si no se imponen nuevas retenciones al sector agropecuario, el generador excluyente de divisas, ese dinero deberán sacárselo a otros. Al FMI no le importa demasiado la suerte del campo. Ellos sólo exigen que el Gobierno pague la deuda sin importarle de dónde salgan los dólares.

Pero el oficialismo no puede enajenarse hoy el favor del sector agropecuario y lo hicieron saber en voz alta, anticipando una lucha como la que mantuvieron con el gobierno de CFK por la resolución 125. A nadie escapa que sin el apoyo del campo el Gobierno quedaría en una situación de aislamiento verdaderamente peligrosa, por lo que el pedido del FMI por ahora fue archivado.

Pero el Gobierno tampoco quiere perder ningún otro apoyo, por lo que siempre entorna un poco la puerta a cualquier nueva negociación en prevención de cualquier estallido.

La contundencia del paro del lunes probó que la resistencia al ajuste crece en todos los sectores de la sociedad. Pero todavía esa oposición está desarticulada, por lo que las acciones hasta ahora pueden ser afrontadas con fortuna por la administración de Mauricio Macri.

La creciente radicalización de algunos dirigentes de izquierda, que ya dicen directamente que la lucha es para terminar con el Gobierno, no es acompañada por la mayoría de los opositores, que continúan confiando en que se llegue a las próximas presidenciales y que Macri complete su período.

Claro que las intenciones del Gobierno y de sus sostenes internos y externos es que haya un nuevo triunfo de Cambiemos en 2019. De lo contrario, el panorama se complicaría mucho para ellos.

Y, está suficientemente demostrado, los ajustes económicos no ganan elecciones. Por eso la estrategia oficialista debe ser también muy astuta y novedosa, ya que de los contrario, como comienzan a indicar las encuestas, una victoria electoral de Cambiemos el año que viene es improbable.

Por ahora el Gobierno está demostrando tener la muñeca política necesaria para evitar cualquier choque a todo o nada, pero recién en los próximos meses se comprobará si eso es suficiente tanto para garantizar la gobernabilidad como para ilusionarse con un nuevo triunfo electoral.

MÁS TÍTULOS

El proyecto ahora está en comisiones y se prevén reuniones informativas sobre el tema
El Gobierno abre la puerta a negociaciones salariales
Los fondos debieron llegar de Provincia. El Municipio busca acelerar el trámite
El sábado se realizó una jornada de capacitación en integración y en bullying
Fogatas de San Juan, San Pedro y San Pablo en los pueblos
FUTBOL. El equipo representará a la LFO en el torneo Sub 15
BASQUETBOL. Campeonato Argentino femenino Sub 15
AUTOMOVILISMO. Uno con Dodge, el otro con Torino, son los dos olavarrienses en el TC Mouras
BASQUETBOL. Campeonato Argentino femenino Sub 15
TURISMO 4000. Disputará la quinta y sexta fecha
Se definió Colonias y Cerros "B"
AJEDREZ. En el IRT "Ciudad de Daireaux"