Edición Anterior: 1 de Julio de 2018
Edición impresa // La Ciudad
Graciela Alderete, Marita Verón y el ex policía Rinaldi
Diez años, tres historias que se entrecruzan
Hay historias que constituyen símbolos. Esta semana se la vio a Graciela Alderete, mamá luchadora, izando la bandera arcoiris LGBT; se cumplieron diez años de los procesamientos de militares y policías y justo en estos días Héctor Rinaldi tuvo un revés judicial fundamental. Pero también se cumplieron 10 años de la prohibición de los cabarets en Olavarría. Y de las declaraciones de la madre de Marita Verón, que había sido buscada tiempo antes en un prostíbulo local.
Claudia Rafael

[email protected]

Más cansada, harta de falsas promesas, en ocasiones se cae, pero siempre está en el lugar exacto. Graciela Alderete, como tantas madres, fue parida por Mara, a quien siempre y hasta sus últimos respiros llamará Esteban. Aunque catorce años después sea capaz de alzar con sus manos una pancarta que reivindica la sexualidad disidente de esa chica nacida con cuerpo de varón que le arrebataron violentamente a los 17. Nunca en la ciudad hubo una marcha por Mara pero fueron los avances en la visibilización del colectivo LGBT y la ampliación de derechos civiles los que terminaron por gestar una agrupación llamada "La Navarro". Que reivindica su nombre. Que la toma como bandera. Y que le fueron ofreciendo a Graciela ojos en los que abrazar, aunque más no sea por unos minutos, los de ese niño que crecía junto a ella, con diferencias que en aquellos tiempos a ella le costaba aprehender.

Las angustias de la pérdida temprana (que se sumaba a la anterior muerte trágica de su hijo mayor) se le depositaron en las piernas a Graciela Alderete. Pero ni las operaciones, ni los dolores agudos, ni las dificultades para andar la frenaron. Acompañó todas las luchas aunque a ella tantas veces la dejaron en soledad. Ver su rostro, sus habituales anteojos oscuros, su campera roja y un pañuelo al cuello sosteniendo la pancarta que dice Germán Esteban Navarro "Mara", en el parque de la Unicen, en la que se izó la bandera arcoiris la define por entero.

En estos tiempos de 14 años más tarde, Mara Navarro hubiera tenido un colectivo social en el que refugiarse y una madre con matices diferentes de aquella de quien la alejaron a la fuerza al momento de la desaparición y el crimen. Quizás hubiera estado menos sola que entonces, en estos días en que las luchas feministas y de los colectivos de disidencia a la heteronorma ganaron las calles. Tal vez hubiera estado con un pañuelo verde en alguna marcha o izando, junto a su madre la bandera arcoiris en la plaza del centro o en el campus de la Unicen.

Fantasmas viejos y roídos

Era julio de 2008 cuando el fiscal federal de Azul, Oscar Blanco, citaba a indagatoria y ordenaba la detención de cinco militares imputados por delitos de lesa humanidad. Eran Ignacio Aníbal Verdura, Juan Carlos Castignani, Walter Grosse, Omar Ferreyra y Horacio Leites. Diez años después, murieron Castignani, Verdura, Ferreyra y el propio fiscal. Grosse y Leites son los únicos que hacen el aguante a un proceso judicial interminable, que va por el número II y que parece esperar a que la vejez y la muerte los deje fuera de combate. En 2008 el subcomisario retirado Héctor Rinaldi no estaba en la lista. Con una impunidad que arrastró durante años, era más joven que la mayoría, fuerte y todavía figura de consulta en determinados ámbitos de la ciudad. Posiblemente no le haya generado ningún ruido el testimonio que lo mencionó en el Informe de la Memoria y durante los juicios por la verdad, en 2006. Aquellas audiencias en el Club Social que intentaban suplir la clausura de la justicia y que fueron la prehistoria de Monte Peloni I y II. Ese mismo año la justicia comenzó a pedir su legajo a la autoridad policial de esos tiempos.

El policía duro de los años 70, el que fue parte de la bonaerense de Camps, el "Caballo loco" de sus tiempos de esplendor, le esquivó a la justicia hasta donde pudo. Desde su retiro, daba clases de seguridad en democracia, era dirigente de los policías retirados y tantas veces corrió un frío por la médula de quienes bregaron por la democratización de la policía, cuando desde la Provincia se amenazaba con convocar a retirados para fortalecer la represión de la delincuencia.

Cuando el fiscal Blanco avanzaba con las indagatorias y las detenciones y Olavarría comenzaba a estremecerse, Rinaldi estaba convencido de su impunidad. Muy pocos se atrevían a cuestionársela. En ese mismo invierno de séptimo mes, Musa Rea presentaba un hermoso disco, que tenía un alma feraz: un tal Ignacio Hurban, compositor, tecladista y autor de una canción en la que él mismo susurraba "Fantasma viejo y roído, capullo de los rosarios // cuando se postran las sombras detrás del abecedario // si lapidando al poeta se cree matar la memoria // que más le queda a esta tierra que va perdiendo su historia". Sin tener la menor idea de lo que le preparaba la vida seis años después. Cuando se convertiría en Pacho Montoya Carlotto y esa canción entrañable pasaría a definirlo en impensables rincones del planeta.

Pero en este tiempo raro, cuando se enjuicia en las gélidas mañanas de Mar del Plata el terror que atravesó a Olavarría, Ignacio Montoya Carlotto Trío tocó este viernes en Chamula y Rinaldi está en las puertas de la justicia a la que intentó esquivar hasta sus 78 años. Haciendo decir a sus defensores que no estaba en condiciones de declarar ni de ser sometido a juicio. Hasta que lo sorprendieron cenando en un restorán y con la licencia de conducir renovada. Un día la impunidad se muere, también. Y a veces, antes que los impunes. Por esta tierra, "que va perdiendo su historia".

Marita que no está

Exactamente diez años atrás, entraba en vigencia la prohibición de funcionamiento de los cabarets. Desde aquel 1 de julio hasta hoy es un debate no resuelto. Y en tiempos en los que las luchas feministas vienen ganando terrenos, la división entre abolicionistas y no abolicionistas es un hecho que divide aguas. En ocasiones, con una intensidad difícil de zanjar. Fue por esos mismos días en que Susana Trimarco, en entrevista con esta periodista, apoyaba la medida del gobierno municipal de Olavarría mientras recordaba cómo había fracasado el operativo policial que buscó a su hija María de los Angeles Verón en prostíbulos de la ciudad porque "no hubo dudas de que el procedimiento fue avisado. Desplazaron a mi hija hacia otro lugar, hacia la costa. Después se perdió el rastro porque estos delincuentes, al saber que teníamos noticias de que la estaban desplazando hacia esos lados, la sacaron. Pero es verdad que Marita estuvo allí. Una chica fue rescatada y me dio su testimonio. Me contó que la vio. Que estaba muy desmejorada. Que la hacían consumir drogas".

Hacen ya 16 años que Marita Verón fue secuestrada en San Miguel de Tucumán, cuando su nena tenía escasos 3 años y hoy es una mujer de 19 que acompaña a su abuela en la lucha contra la trata de personas. Durante esos 16 años las conciencias se fueron modificando. En los primeros tiempos, la odisea de Susana y su marido, recorriendo zonas rojas, irrumpiendo en prostíbulos del norte, rescatando chicas que nunca eran Marita, no repercutía en los medios.

Hoy Marita sigue siendo un símbolo, como lo es Mara, como lo es Pacho. Cada uno en un territorio distinto, pero de repercusiones igualmente colectivas. A Marita y a Pacho les robaron la identidad. A ella, a los 23 años, devorándola para redes que trafican con personas. A él, apenas nacido y cuando la recuperó era ya un hombre en el que se entremezclaban sus dos historias vitales, sus dos familias.

En las tres historias, más allá de que haya habido condenas judiciales en la causa Verón, sigue rigiendo la impunidad. Y hay delitos perpetuos que con ellos o en otros como ellos, persisten en el tiempo.

MÁS TÍTULOS

Desde la empresa especulan con que Nación ofrezca nuevos subsidios
NEGOCIOS & EMPRESAS
SUMA DISEÑO DEPORTIVO
TENDENCIAS
Ganando o perdiendo, la realidad del país siempre se impuso
Graciela Alderete, Marita Verón y el ex policía Rinaldi
Fue otorgado a la empresa Zito y Priola por su actividad durante el año 2017
DIA DEL ARQUITECTO. Marcelo Urlézaga analizó la difícil situación de la construcción en Olavarría
En el Club Pueblo Nuevo se desarrolló un certamen de coreografías
Lanzan la segunda edición de la diplomatura impulsada por la Facultad de Ingeniería
Se realizará el 1 de diciembre
Los arquitectos y dirigentes José Luis Arguiñena y Paola Tomas hablaron sobre la actualidad del sector
A cuatro meses del incendió que arrasó con gran parte del predio
AUTOMOVILISMO. Fernando Currá y Santiago Tambucci en la previa de APPS
TC MOURAS. Panarotti y Álvarez, ambos con Dodge, largarán adelante en la final
RUGBY. Estudiantes venció a Los Toros de Racing
Eliminatorias China 2019
Olimpiadas Mercantiles
Pérez Bravo ganó la primera del Turismo 4000
Básquetbol de inferiores