Edición Anterior: 1 de Julio de 2018
Edición impresa // La Ciudad
El concepto familia, “hijo directo del patriarcado”
El “gobierno de los padres” implica la construcción de los roles de género: es decir, qué se espera de varones y mujeres y qué implica ser femenino y masculino. Para lograr cambios culturales son necesarios procesos largos que sólo pueden darse por la acción de los movimientos sociales que trabajan en pos de una nueva visión del mundo, con mayor igualdad y equidad.
Soledad Bavio

[email protected]


Detrás del gobierno de los padres sobreviene más de un rol de género. Varones y mujeres con lugares estatutariamente definidos en la conformación social. Estereotipos de lo femenino y masculino que caen sobre los sujetos y marcan el camino. Ataduras que sólo con movimientos e irrupciones podrán desatarse.

La “familia” edificada como una relación jurídica que pone en debate la base material donde se construye. El hombre productor y público. La mujer reproductora y privada: mandato no cumplido, sinónimo de prostituta. Todo eso era la monogamia que una y otra vez se indagaba, ¿qué hacía una mujer en el espacio público al que no pertenecía, cuando osaba asomar su nariz fuera de la matriz cultural?

La herencia es el basamento del origen de la familia porque lo paterno cobra vida y decide sobre las restantes: la de mujeres y niños. Son hombres en contraposición de aquellos.

La base material y los contratos arreglados por los padres para unir patrimonios y el convencimiento sobre la necesidad de un “salto mucho más grande” que rompa el vínculo que se sostiene alrededor de la propiedad y el principio de la herencia y que interpele sobre trabajo no remunerado que vive en el seno de la institución.

Cuestión de herencia

José Castillo es economista, profesor regular e investigador la Universidad de Buenos Aires y del Centro y miembro de Economistas de Izquierda, de la Sociedad de Economía Crítica y de la Sociedad Latinoamericana de Economía Política y Pensamiento Crítico y es el encargado de traer al presente la historia del propio concepto y de acercar el debate respecto de la necesidad de repensarlo en su totalidad.

“El concepto es el hijo directo y primario del patriarcado. Esto nace hace miles de años, mucho antes de la sociedad capitalista, de la feudal y la esclavista, que es cuando aparece la propiedad, cuando empieza a existir un excedente económico que hace que haya bienes, la propiedad de alguien y esté planteado de quién lo hereda: la herencia”.

Tras ello “se produce una modificación muy fuerte que da origen al patriarcado y a partir de ahí la prohibición sexual para la mujer con el objetivo que aparezca el concepto de padre, es decir, que la herencia sea por vía paterna. El origen más primario del concepto de familia que puede ser la poligamia, no importa cuántas esposas haya sino que se pueda establecer esa línea de consanguinidad paterna. Lo importante es lo paterno”.

“La primera construcción social está ligada a la propiedad y es el concepto de padre. A medida que la propiedad se va haciendo más compleja y ya estamos pensando herencia sobre la propiedad de la tierra, el derecho romano va adquiriendo forma como nosotros la empezamos a conocer, como una relación jurídica”.

“¿Quién es el heredero? ¿Cuál es el hijo mayor que hereda? ¿Cuál es la diferencia entre hijos legales e ilegales? Esto está unido al lugar que va a tener, y a medida que avanza en los siglos, sobre todo la Iglesia Católica, que va dando lugar a la familia monogámica tal como la conocemos. Esta tiene características muy importantes. Es la que establece el lugar público para el varón y el hogar o el privado para la mujer”.

“No es casual que aquella mujer que no cumplía con el mandato familiar era llamada prostituta, era mujer pública, es sinónimo. ¿Qué hacía una mujer en el espacio público al que no pertenecía?”, se pregunta.

“En la sociedad burguesa aparece un nuevo elemento que es el amor cortés que tiene que ver con el siglo XIX, con el romanticismo y el matrimonio como un contrato arreglado por los padres para unir patrimonios. Después de la Revolución Francesa donde aparece el concepto de que el ser humano es formalmente libre, aquello ‘hace ruido’”.

Y esto “se lo resuelve con la idea del amor que venía como el concepto de sociedades cortesanas. Amor de dos personas que se unen para toda la vida. Fetiche de la sociedad moderna y el capitalismo. Lo cortés unifica y termina de completar modernamente el concepto de familia”.

Sin embargo, Castillo explica que “esa familia tiene un problema. En el siglo XIX esta familia sólo existe para la burguesía, que es la que tiene la propiedad de los medios de producción y que le interesa el tema de la herencia”.

La mujer en el mundo obrero

“La sociedad capitalista tiene otra característica que es la incorporación de la mujer trabajadora a la fábrica, entonces empieza a romper en el siglo XIX con la crisis sobre las familias obreras, porque las mujeres empiezan a ser públicas porque son empujadas las fábricas, los niños son empujados a las fábricas. La familia proletaria es destruida por la propia burguesía en los hechos. Esto genera toda una crisis”, explica el analista.

“Las discusiones del primer feminismo de finales del siglo XIX y principios del XX y la vertiente socialista o anarquista, aparecía una crítica a la familia bajo el principio de la familia burguesa. Con este concepto, el feminismo burgués, las sufragistas, fueron heredando una serie de rupturas que las es posible ver en los Movimientos Juveniles de los ’60, la Segunda Ola Feminista y más acá en el tiempo el debate de la diversidad sexual, unidos a esta base material de que la familia está en crisis por la propia base material de la sociedad”, expone. Y pese a todos estos cambios con el pasar de los años lo que se “pone en crisis es a la familia tradicional, aunque no el concepto” mismo.

Cuestiones de contrato

El especialista reafirma que “la herencia es el basamento del origen de la familia. Tiene que ver con un contrato de derecho civil donde están en juego” varias situaciones particulares, entre las que se puede ubicar por ejemplo, el contar con una obra social para los miembros del núcleo. “Para muchos la discusión es el propio concepto de familia, no es otro tipo de familia, aunque sí puede ser transicional, pero la discusión de fondo es el propio concepto”.

“Algunas mujeres y varones de principios del siglo se ubicaban bajo el nombre del amor libre” por el cual se debatía sobre las relaciones entre las personas: ¿por qué tiene que haber una institución legal que las regule? Mejor que ese concepto sea abierto”, observa.

“Difícilmente pueda eliminarse el concepto de familia en el marco de una sociedad de propiedad privada y capitalismo porque ahí está el problema del espacio público y privado y de los bienes. La institución ‘familia’ hoy es la institución donde una parte del trabajo de la sociedad es gratuito y es el vinculado a las tareas del hogar y del cuidado de los hijos. La socialización de esas tareas. O sea que el trabajo doméstico deje de existir, pero para que deje de existir alguien lo tiene que dejar de hacer”, dice Castillo apelando a que es fundamental que “el conjunto de la sociedad tenga asumido que el trabajo de la lavandería es de la comunidad y que el cuidado de los niños no sea el negocio de la guardería sino un trabajo colectivo”.

Está convencido que “es un salto mucho más grande, porque si eso se hace se rompe un vínculo que se sostiene alrededor de la propiedad y el principio de la herencia. Las familias acumulan bienes y los bienes son esas cosas que son de todos. Difícil que esto puada modificarse estructuralmente si no cambian las condiciones materiales de existencia”.

Nada natural, todo social

“Mientras tanto están todos esos cambios que sí son ideológicos. Estas cosas que estamos discutiendo no son cosas naturales sino son construcciones sociales. El sólo hecho de entender que la sexualidad es una relación social y no una relación biológico-natural es un paso inmenso porque esa es la discusión de fondo que tenemos contra la Iglesia Católica. No se resuelve nada en términos ideológicos sino hay un cambio de condiciones materiales”, interpreta Castillo.

En este fragmento aclara que “son cambios ideológicos que se producen a partir de luchas de movimientos sociales. Son cambios que operan no por un simple y evolutivo de cambio de mentalidad sino por grandes irrupciones. El lugar de la mujer en el espacio público fue el resultado del movimiento sufragista”.

Pero esas modificaciones tienen un modo fehaciente de plasmarse en la vereda pública. Por eso, concluye que para ganar hay que “cambiar la ley. Estamos discutiendo un cambio que se tiene que expresar legalmente. Se tiene que cristalizar en la norma. Se gana, si lograste la norma”.




Construyendo vínculos


Actualmente las personas que deciden vincularse por un lazo de amor, protección y cuidado, pueden elegir constituirse aún sin tener sobre sus espaldas la obligación social de celebrar un matrimonio civil. También las parejas pueden elegir convivir sin realizar un trámite legal. Además, sus hijos e hijas pueden haber sido gestados naturalmente o mediante técnicas de fertilización o por procesos de adopción.

La Ley 26.618 de Matrimonio Igualitario establece la posibilidad de que las parejas del mismo sexo puedan casarse en igualdad de condiciones que las parejas heterosexuales. Entre sus puntos principales establece modificaciones en varios aspectos del Matrimonio Civil reemplazando los términos “hombre y mujer” por “contrayentes”.

Adopción. Es el sistema que les permite a Niñas, Niños y Adolescentes tener una familia que les brinde afecto y cubra sus necesidades materiales cuando no lo puede hacer su familia de origen. Aquí el foco está puesto en lo que necesitan los NNA y no en los adultos. Cabe aclarar que la adopción puede ser “plena o simple” de acuerdo a lo que el juez considere más conveniente y la “de integración” que consiste en adoptar al hijo de un cónyuge o de conviviente. Los matrimonios y los convivientes del mismo sexo pueden adoptar. Así lo establece el Código Civil y Comercial de la Nación.

Fertilización asistida. Son procedimientos y técnicas que permiten lograr un embarazo a aquellas personas que por diversos motivos no pueden de manera natural. La Ley de Reproducción Médicamente Asistida Nº 26.862 y su Decreto Reglamentario 956/13 establecen que las técnicas tendrán cobertura por parte del Estado y las empresas de medicina prepaga y obras sociales. La norma incluye a aquellas personas con VIH que desean tener hijos biológicos y requieren de asistencia en su fertilidad. La ley aplica a todas las personas sin distinción de su orientación sexual o estado civil, mientras sean mayores de edad.




La responsabilidad docente


“El modelo tradicional de la familia nuclear se ha transformado: cada vez es más evidente que los hogares de muchos de nuestros alumnos/as no están conformados por un padre, una madre y uno o más hijos/as con roles y funciones predeterminados. Este arquetipo coexiste actualmente con otros modos de organización familiar cada vez más diversos”, asume la Dirección General de Cultura y Educación, en su Marco General de Política Curricular del 2007.

“Sin embargo, sea cual sea la configuración del grupo primario de referencia que ocupa el lugar de familia, se reconoce su significado en la vida de cada sujeto a partir del componente afectivo de las relaciones que la estructuran, de los lazos de solidaridad y de afinidad que la caracterizan y de la función de inscripción del sujeto al mundo social y cultural por medio de la interiorización de esquemas de percepción y legitimación de la realidad”, plantea la resolución.

En ciertas oportunidades, a las escuelas les resulta difícil problematizar las representaciones sociales cristalizadas acerca de cómo debe estar constituida la familia, qué prácticas y valores deben sostener, qué funciones deben cumplir, etcétera. En estas ocasiones, las instituciones educativas pueden adoptar actitudes de exclusión, desvalorización e incomprensión hacia aquellas personas que forman parte del grupo de socialización primaria del niño/a o joven.

Revisar las concepciones de familia que predominan en el imaginario social como las únicas legítimas y reconocer y valorar, desde una perspectiva de derecho, otras posibles configuraciones es una responsabilidad ineludible de los/as docentes.




Te cuento cómo es mi familia


Aquí se acercan algunas aproximaciones aunque los conceptos pueden variar con el paso de los años en el marco de movimientos sociales y de luchas políticas.

Tipo, tradicional o nuclear. Está constituida por una pareja heterosexual, casada y con hijos, incluidos varones y mujeres. Es aquella caracterizada en el sistema de la monogamia y con la función social de reproducción

Ensambladas. Al igual que en el ítem anterior, son relaciones heterosexuales pero cuyos integrantes tienen hijos de relaciones previas y a los cuales pueden sumarse los concebidos por la pareja. En 1987 se sancionó la Ley 23.515 de Divorcio Vincular que, al legalizarlo, visibilizaba otro modelo posible de integración familiar.

Monoparental. Está solamente integrada por un padre o una madre y sus hijos.

Homoparentales. Constituida por dos papás.

Familias comaternales. Constituidas por dos mamás.





Lazos de crianza más que de consanguinidad


La licenciada en Psicología Valeria Di Giano (Mat. 35.285) aporta su mirada desde la especificidad. Porque niños y niñas comprenden mucho más rápido la diversidad familiar. Porque son los adultos los que bajo una mirada simplista y adultocéntrica se rodean de prejuicios.

“Desde hace varios años tenemos en consideración, cuando hablamos de familia, incluso en el nivel educativo, un concepto ampliado: las instituciones ya no se manejan más con el concepto de mamá o papá, ya que se incluye no sólo los lazos de consanguinidad sino los lazos de crianza: con quién los chicos habitan, quiénes los cuidan y se hacen responsable de ellos”. Por esto, aclara que es necesario “repensar la familia en un sentido cambiante”.

En el consultorio y bajo la experiencia de la profesión puede establecerse que “con los niños es mucho más fácil si dejamos que proyecten lo que sienten como familia. Las dificultades las tenemos más los adultos que los niños. Ellos privilegian claramente en la elección de la familia el lazo de amor, lo que los une amorosamente. Muchas veces dibujan la amplitud, como por ejemplo, las mascotas. Lo que ellos interpretan como familia”.

“Es parte de lo que el sujeto tiene: un lazo de amor. La representación de un espacio de acompañamiento, contención, relajación. Las mascotas hacen que los niños se conecten de otra manera con el mundo y las emociones. Todo lo que enlace al amor y a la emoción es positivo. Es muy bueno que los adultos fomenten lazos de respeto, de amor, de cuidado”, destaca la profesional

Cuántas veces se ha escuchado la mirada trillada del problema de los chicos de padres separados. Ya perimida la visión. “Es como una cosa bastante prejuiciosa en un punto y sobrestimadora, sobre si un nene tiene mama y papá juntos. Es una falacia. Que al niño se lo cuide y sea feliz, eso es lo que más le pesa”. Habría que dejar de “pensar en aquellas cosas que son negativas por la carga emocional y potenciar lo que el sujeto tiene de positivo”.

Di Giano es contundente al decir que “vivimos en un mundo completamente en relación a la familia y representaciones sociales acerca de lo que ‘debe ser’ y ‘está bien’ y es tanta la diversidad de si no aceptamos que uno puede ser feliz de diferente manera”. Sin dudas hay que “repensar si lo que está bien es lo que culturalmente estuvo marcado como bien”, sostiene.

No hay un valor universal que pueda ser mirado de reojo desde la vereda de enfrente. Podría ser un error calificar el accionar de una determinada configuración familiar, desde las propias construcciones culturales porque se cae en “algo simplista, prejuicioso y estereotipado. No hay una familia mejor que otra. Lo que hace a un niño feliz tiene que ver con lo que puede vivir y aceptarlo como propio. Hay que amar lo que tenemos y valorarlo en un sentido plenamente positivo”, argumenta.

“Desde la concepción familiar actual y social, no hay ninguna posibilidad de poner en negativa la crianza”, de acuerdo a las distintas composiciones familiares. “Los adultos tenemos que salir de nuestras casillas tan estrictas, cuando en realidad tenemos que estar pensando en otra cosa”, advierte la psicóloga.

“Si un niño manifiesta un malestar no podemos estar relacionándolo directamente a la familia o a la crianza y pensar que un sujeto vino al mundo sólo condicionado por el lugar que lo cría o quién lo cría, cuando en realidad un niño o adulto es capaz de transformar el lugar donde vive. Eso es fuerte y es potencial”, enfatiza.

Finalmente, considera que es necesaria una “adaptación para generar más condiciones de empatía para poder ponerse en el lugar del otro y no siempre estar del lado de la crítica. Solemos pensar del lugar del ideal y es un error porque nos lleva a un lugar muy oscuro donde nos aparece que sólo hay una posibilidad de ser felices: con mamá y papá juntitos. Nunca nada está perfecto. En la vida nunca está todo bien. Lo biológico claramente ya es una antigüedad”, sentencia.

MÁS TÍTULOS

Desde la empresa especulan con que Nación ofrezca nuevos subsidios
NEGOCIOS & EMPRESAS
SUMA DISEÑO DEPORTIVO
TENDENCIAS
Ganando o perdiendo, la realidad del país siempre se impuso
Graciela Alderete, Marita Verón y el ex policía Rinaldi
Fue otorgado a la empresa Zito y Priola por su actividad durante el año 2017
DIA DEL ARQUITECTO. Marcelo Urlézaga analizó la difícil situación de la construcción en Olavarría
En el Club Pueblo Nuevo se desarrolló un certamen de coreografías
Lanzan la segunda edición de la diplomatura impulsada por la Facultad de Ingeniería
Se realizará el 1 de diciembre
Los arquitectos y dirigentes José Luis Arguiñena y Paola Tomas hablaron sobre la actualidad del sector
A cuatro meses del incendió que arrasó con gran parte del predio
AUTOMOVILISMO. Fernando Currá y Santiago Tambucci en la previa de APPS
TC MOURAS. Panarotti y Álvarez, ambos con Dodge, largarán adelante en la final
RUGBY. Estudiantes venció a Los Toros de Racing
Eliminatorias China 2019
Olimpiadas Mercantiles
Pérez Bravo ganó la primera del Turismo 4000
Básquetbol de inferiores