Edición Anterior: 31 de Agosto de 2018
Edición impresa // La Ciudad
Se desarrolló con importante participación ayer luego de las 17.30 en el microcentro
Contundente movilización por la educación pública y en rechazo a las políticas de ajuste
Alrededor de 600 personas se dieron cita ayer en el Paseo Jesús Mendía, donde pudo advertirse que el reclamo suma apoyos desde diversos espacios, más allá del educativo. Allí quedó expuesta la preocupación generalizada por el recorte de fondos.
Aunque el clima marcó un contraste con el día miércoles y pareció confabularse contra la convocatoria, cientos de olavarrienses salieron a las calles ayer en defensa de la educación pública. En una movilización que excedió el espíritu de la protesta y se vio atravesada por el apoyo de diversos sectores, pudo comprobarse que el rechazo hacia las políticas aplicadas por los gobiernos nacional y provincial comienza a hacerse visible a través de otros actores de la comunidad, más allá de los propios referentes sindicales.

Desde temprano, la efervescencia social generada por las políticas de ajuste fue palpable en el escenario público proporcionado por el Paseo Jesús Mendía, que durante esta semana comenzó a asemejarse a un campamento. Puesto que a la carpa del Sindicato de Trabajadores Municipales de Olavarría (STMO); desde el martes se sumaron las del Frente de Unidad Docente local, representado por Suteba, UDO, Udocba y Sadop; el día miércoles se agregó una carpa de los universitarios, a través de Adunce; y en la tarde de ayer fue instalado un gazebo de la Federación de Sociedades de Fomento y Juntas Vecinales de Olavarría.

En ese contexto, el colorido -bajo un cielo que se mantuvo gris durante toda la jornada- fue suministrado por innumerables banderas representativas de gremios, sindicatos y agrupaciones, así como pancartas donde de manera original se manifestaban opiniones para expresar la resistencia al recorte presupuestario sufrido por la educación pública en general.

Mientras por los altavoces resonaban bandas de rock emblemáticas de la resistencia al gobierno de Carlos Menem durante la década del ’90, a medida que se acercaba el horario de inicio de la marcha fueron sumándose los característicos redoblantes y también otros elementos de percusión típicos de la música popular rioplatense, en manos de integrantes de la murga Arrebatando Lágrimas, para imprimirle ritmo a la convocatoria.

Luego de las 17, en ese espacio ya distintivo de las protestas locales, a los docentes de todos los niveles y a sus referentes gremiales, se sumaron en forma gradual miembros del arco político local, entre quienes pudo divisarse a integrantes del HCD local, que ya habían manifestado su adhesión al reclamo en los días previos.

Entre otros, participaron de la movilización la ex diputada nacional por el Frente Renovador Liliana Schwindt, el ex concejal por el Partido Intransigente Gustavo Alvarez, también los actuales ediles por Cuidemos Olavarría, Einar Iguerategui y Eduardo Rodríguez; por Unidad Ciudadana, Federico Aguilera, Germán Aramburu y Alicia Almada; y por parte del unibloque De los Trabajadores, Juan Sánchez.

"Vienen por la Universidad"

Prevista para las 17.30, la movilización se puso en marcha unos 10 minutos después, encabezada por una bandera argentina de importantes proporciones portada por referentes de diversos espacios locales y con alrededor de 600 personas dispuestas a marchar, la importante comitiva se desplazó por calle Rivadavia hasta General Paz para llegar hasta Vicente López. Desde esa esquina continuaron hasta calle Dorrego para retomar nuevamente Rivadavia y regresar al lugar de inicio, en las inmediaciones del Palacio Municipal. Luego de un momento para que los manifestantes pudieran volver a ubicarse sobre el Paseo Mendía, María Elisa Risé, por el FUD, y Ludmila Adad, por Adunce, pronunciaron los discursos y agradecimientos de rigor, para culminar todos los presentes cantando el Himno Nacional a capella.

En la previa al inicio de la marcha, referentes del FUD local manifestaron su desazón porque durante los tres días que duró el campamento ningún funcionario municipal se hizo presente. Asimismo, aseguraron que durante la noche del miércoles sufrieron un corte de energía eléctrica que se prolongó hasta alrededor de las 6 de ayer.

En principio, Ludmila Adad, referente local de Adunce, reconoció que "el no inicio de clases en el segundo cuatrimestre es una medida necesaria y desesperada, la última que como gremio universitario queremos tomar. Estamos trabajando de manera articulada juntamente con los estudiantes, con el claustro no docente, que están pidiendo una re apertura urgente de paritarias".

La dirigente apuntó que el conflicto "sigue, el gobierno ayer nos volvió a ofrecer el mismo 15 por ciento, con algunas cifras no remunerativas, que eso implica no sólo no responder a los requerimientos y además esa propuesta tampoco impacta sobre nuestros jubilados. Insistimos que en estas instancias la convocatoria es por la educación pública en todos sus niveles, que ya excede lo meramente salarial".

En ese contexto, evaluó que desde el gobierno "vienen por la universidad pública, vienen por la educación pública, en una intención clara de arancelamiento que la están llevando adelante a partir de este sangrado, que es el recorte feroz que han efectuado de 3 mil millones de pesos al presupuesto universitario nacional; para aclarar cuestiones numéricas porque desde otros sectores se dice que el presupuesto ha aumentado cuando no es así porque no tienen en cuenta la variable inflacionaria y que todas las universidades han incrementado su oferta académica en estos últimos años".

"Desinterés y desprecio"

Por su parte, María Elisa Risé, referente de Suteba, consideró "difícil despegarse de las vivencias de estos tres días de acampe en el marco de un paro de 72 horas y en comunión con los trabajadores municipales y con los compañeros universitarios; unidos por una situación común que atraviesa a los trabajadores y a la sociedad toda: ya esto no es un conflicto docente, es un conflicto que involucra a actores sociales de las más diversas procedencias".

Así, planteó que "no hay quien no haya transitado por la escuela pública, que tengamos hijos con la expectativa que accedan a la universidad. Hay que pensar también que somos un país que tiene como rasgo distintivo una universidad pública de calidad, en expansión en los últimos años y la gente ha entendido que tiene que salir a la calle a defender".

Lamentó la falta de soluciones y aseguró que "ya perdí la cuenta de cuántos meses de conflicto llevamos ante el desinterés y el desprecio del gobierno de la Provincia de Buenos Aires por resolver los graves problemas que exceden lo salarial. Hay cerca de 900 escuelas en el Conurbano bonaerense que están hace más de dos semanas sin clases por graves problemas de infraestructura y vemos que hay una inacción. La gobernadora Vidal había anunciado un fondo de contingencia que finalmente no fue", denunció.

Risé expuso que "hay mucha preocupación pero también hay paulatinamente, y lo hemos podido vivenciar en estos días en el acampe, que ha ido adquiriendo espesor y generando empatía con otros trabajadores y con los ciudadanos de a pie. Ha habido muchas manifestaciones y adhesiones en ese sentido porque creo que finalmente los docentes dejamos de ser vistos, y ya podemos superar esa etapa del relato, como que tenemos a los pibes de rehenes en la escuela".

Ese renovado apoyo proviene de que "hoy los padres de nuestros pibes, que están en una situación parecida o peor que los docentes porque hay que tener un contexto de despidos, de fuerte deterioro del salario, donde la gente empieza a entender que esto implica lisa y llanamente una transferencia de ingresos, que impacta en el precio de los alimentos. La experiencia de estos meses indica que hay escasísima voluntad de resolver lo que para nosotros es un problema y para el gobierno es un gasto a recortar", definió.


Apoyo

La Federación de Sociedades de Fomento y Juntas Vecinales de Olavarría se hizo presente ayer en el Paseo Jesús Mendía, en solidaridad por los reclamos en defensa de la educación pública. Martín Roldán, vicepresidente de la entidad, señaló que fue una iniciativa de la mayoría de los fomentistas, ya que "en comisión directiva decidimos que el apoyo en esta causa tenía que estar sí o sí de parte de los referentes de cada barrio porque se trata de la educación pública y gratuita".

En definitiva, "es una cuestión a la que no escapa nadie o casi nadie en los barrios: los hijos de los vecinos e inclusive los mismos vecinos vienen del único lugar donde pueden estudiar, que es la educación pública. Entonces creímos que esto iba más allá de un reclamo gremial docente sino que tenemos que estar presentes porque no sólo están en riesgo 57 universidades sino toda la educación y es la única forma que tienen para estudiar los hijos de los trabajadores".

En cuanto a la situación en las escuelas bonaerenses, el dirigente advirtió que "vemos una situación que ya se está haciendo muy visible a partir de la explosión en la Escuela Nº 49 de Moreno, que fue lo que tomó trascendencia nacional, pero son muchas las escuelas que están en esas condiciones y vienen haciendo reclamos hace mucho tiempo".


"El panorama para 2019 es de total incertidumbre"

Ludmila Adad, referente de Adunce en Olavarría, recalcó que en las Facultades locales "ya estamos sintiendo desde inicios de este año cómo nos impacta este ajuste: no se han abierto convocatorias a concursos, a subsidios para la investigación, subsidios para el trabajo de Extensión; las plantas están totalmente congeladas porque realmente no hay dinero; las carreras que han iniciado en los últimos años necesitan dar continuidad y acrecentar su planta docente y no lo estamos pudiendo hacer", denunció.

Pero el recorte afecta también a todos los claustros porque "el impacto para los estudiantes también es tremendo porque el recorte en becas ha sido feroz. En los servicios de comedor se han reducido en calidad y variedad nutricional; en la falta de becas para fotocopias; y el servicio de limpieza que se ha reducido en una institución educativa de todos los días a dos veces por semana, como es el caso de la Facultad de Ciencias Sociales", enfatizó.

La dirigente gremial planteó que las restricciones enumeradas "son todas cosas que hacen a las actividades diarias de todo docente universitario que, aclaramos, no sólo hacemos docencia sino también extensión e investigación, contrariamente a lo que suele suponerse".

En ese contexto, apuntó que sin respuestas la coyuntura podría profundizarse el año próximo: "Nuestro Rector ya se ha pronunciado que este año vamos a poder concluir las actividades de manera muy ajustada, con muchas carencias. Pero el panorama para 2019, si el gobierno nacional no libera mayor presupuesto, es de total incertidumbre. Ya no vamos a estar pudiendo pagar los servicios básicos, como luz y gas, y no vamos a poder funcionar. Ya la Universidad del Comahue corre peligro de cierre en estos días pero Unicén vamos a poder sostener hasta fin de año".

Debido a los efectos de la corrida cambiaria de esta semana y a la devaluación desde mayo, "la oferta del 15 por ciento, cuando la inflación va pegada al ritmo del dólar, quedó ya totalmente desactualizada. Nosotros estamos cobrando lo mismo que en junio del año pasado y aún el gobierno no reconoce que nos debe un 6 por ciento de la paritaria pasada. También tienen las partidas presupuestarias atrasadas desde el año pasado. Estamos siendo socavados desde hace dos años a través de un sangrado lento que ha llegado a su punto cúlmine", lamentó Adad.


"Estamos todos juntos"

Graciela Ramongassie, referente de la Unión Docentes Olavarría (UDO), resaltó antes de la marcha que "la educación pública se encuentra afectada por varios motivos. Porque tenemos una infraestructura escolar insuficiente, las soluciones vienen muy lentas y también los salarios, que se han quedado atrás".

Asimismo, se refirió también al "problema que sufren las universidades, que quieren privatizarlas. Por eso estamos todos juntos en esta movida. Hay que agradecer a la gente que nos acompañó porque no sólo participaron docentes sino también no docentes, jubilados, padres y fomentistas".

Ramongassie destacó que "éste es el conflicto más largo que hemos tenido; nunca hemos llegado a fines de agosto con un conflicto. El gobierno está ensañado en que no, dicen que no pueden ofrecer un aumento porque no lo van a poder pagar pero con el aumento del dólar los precios de las cosas suben, porque hasta las papas cuestan según el valor del dólar. Esperemos que hagan una mejor propuesta, que los docentes puedan aceptar".

MÁS TÍTULOS

Había sido apartado del juicio por cuestiones de salud, pero el Tribunal lo reinsertó nuevamente
Silvano Rossi, secretario de investigación y posgrado de la Facultad de Ingeniería, analizó la primera jornada
Se realizó ayer en el Centro de Convenciones la primera jornada del evento, la cual fue destinada íntegramente a Seguridad e Higiene
Se desarrolló con importante participación ayer luego de las 17.30 en el microcentro
Debatieron sobre la situación actual y propusieron acompañar la lucha docente
BASQUETBOL. En el torneo Zonal de Clubes campeones categoría Sub 13
En el marco del aniversario de la institución
Habrá encuentros para la primera división y el equipo Sub 16
Motociclismo de velocidad Febom
CANOTAJE. El palista olavarriense pasó del sexto puesto al quinto lugar en el Mundial
PADEL. Otra fecha del World Pádel Tour
HANDBALL. Encuentro de infantiles
El AEK Larnaka se metió en la Europa League
Por el Torneo Provincial de Clubes femenino
FUTBOL. César Bournot, delegado de la Campaña, se refirió al inicio de la actividad
Los planteles de Estudiantes tuvieron su encuentro
AUTOMOVILISMO. Para la sexta fecha de APPS y la carrera con pilotos invitados de la Fórmula Azul
NEWCOM. Argentino en Comodoro
JUEGOS BONAERENSES. Se viene la final provincial