Edición Anterior: 12 de Octubre de 2018
Edición impresa // La Ciudad
María Crispina Farías le da la merienda a 26 chiquitos del barrio Trabajadores
Buscan ayuda para poder sostener un merendero
Primero fue uno, después se sumaron algunos más y ahora son 26 los nenes y nenas que acuden a María Crispina por un vaso de leche o algo de pan. "Es terrible la situación que estamos viviendo, a veces no tengo nada para dales", relató la mujer que está al frente de "Estrellitas de Oriente", que busca ayuda de la comunidad para poder afrontar la demanda.
"Es desesperante ver a los chiquitos con hambre y muchas veces no tener qué darles", dice María Crispina Farías. La mujer de 52 años decidió abrir un merendero para los nenes y nenas del barrio Trabajadores y busca ayuda para poder sostener el proyecto que nació apenas hace algunos meses.

Bajo el nombre de"Estrellitas de Oriente", el merendero que funciona en su propia casa ubicada en calle 100 Bis entre Alberdi y calle 17, recibe actualmente a 26 chiquitos. "La mayoría de las madres están solas y tienen entre 4 y 8 nenes", cuenta María Cristina, quien vive con su esposo y sus dos hijos.

Todo comenzó cuando se acercó un vecino a pedirle pan. Luego se sumó otro y otro más. Así llegó el momento en que los niños se contabilizaron en decenas. "Un día se me ocurrió preparar una merienda porque tenía muchas bolsitas de leche, junté lo esencial y los repartí", recuerda en la búsqueda del aquel momento exacto en que comenzó este camino solidario.

Por ahora, los nenes y nenas acuden al merendero los lunes, miércoles y viernes a las 18. "Todo lo consigo a pulmón, pan, facturas, lo que puedan darme", sostiene.

Sin embargo, el mayor desafío es poder tener un plato de comida para los 26 durante los fines de semana. "De lunes a viernes los nenes comen en la escuela, pero los sábados y domingos muchas veces no tienen qué comer", cuenta desde el corazón y con los ojos llenos de lágrimas.

El miércoles pasado fue el día en que María Crispina decidió que era hora de hacer pública la situación que atraviesan los vecinos de su barrio. "Tenía 20 nenes en mi cocina, poca leche y poco pan. No me alcanzó y fue desesperante porque ellos te piden, porque necesitan comer".

Para la mujer que está al frente del merendero "ese día llegué al límite. Por eso salgo a pedir ayuda, colaboración. Todo suma, lo poco que sea va sumando", define.

Para "Estrellitas del Oriente" se necesitan muchas cosas. Alimentos es lo principal, leche por sobre todas las cosas, pero también "garrafas, aunque sea dos, porque no tenemos". También apeló a aquellas personas que quizás tengan una heladera sin uso porque "un día me donaron un flan enorme. Preparé bianditas pero no tenía dónde darle frío porque no tengo heladera y ese día hacía mucho calor".

Todo el que quiera colaborar puede hacerlo llamando a María Crispina al 15228000 o acercándose al merendero que funciona en el barrio Trabajadores.

"Me dan mucha pena los nenes, hay muchas criaturas chiquitas. Yo no puedo ser indiferente a eso. No tengo nada, pero dándoles un vaso de leche puedo dormir tranquila porque, aunque no sea mucho, por lo menos algo hice", cuenta.

Pedido

María Crispina llegó ayer a EL POPULAR con la intención de que "la gente se entere que estamos con este proyecto. No me conocen y en estos tiempos a veces no es fácil confiar en la gente, por eso quiero salir a contar la historia".

La mujer llegó acompañada por Yanina, una vecina del barrio y madre de 8 nenes, cuyas edades van desde los 2 hasta los 13 años. "Yo estoy sola y no tengo ayuda. Mis nenes van al merendero y comen en la escuela 6, donde cursan la escuela. "A la noche nos arreglamos como podemos. A veces le pido pan a María Crispina porque ni siquiera tengo plata para comprar eso", dice.

Yanina recibe 250 pesos de ayuda por parte del Municipio en su tarjeta celeste. En tanto que en la tarjeta que ofrece el Gobierno nacional recibía 2 mil pesos, pero "ahora me cargaron mil así que no sé si por ahí han bajado la ayuda", declara.

Mientras tanto, el marido de María Crispina se las ingenia con changas para poder darle de comer a su familia y a todos los nenes. "Hay días que sale a cortar el pasto y gana 200 pesos, pero reserva 140 pesos para poder comprar alitas. Con eso, juntamos unos paquetes de arroz y hacemos un guiso para los nenes del barrio".

Lo que pide María Crispina es ayuda en alimentos. "Por ahí supermercados a los que les quede mercadería que tenga el paquete roto y no se pueda vender por ejemplo o panaderías a las que les sobre pan o facturas. También a particulares. La idea es que podamos recibir lo que cada uno pueda donar. Todo va sumando".

MÁS TÍTULOS

World Pádel Tour en Granada
Para la edición 2018-2019 de la Liga Argentina
Lautaro Martínez
AMISTOSO. La Argentina le ganó 4-0 a Irak en Arabia Saudita
GOLF. En el torneo de los jueves de Estudiantes
Indicó Carlos Díaz sobre la prueba pedestre 90º Aniversario de Coopelectric
BUENOS AIRES 2018. Quinta jornada de los Juegos Olímpicos de la Juventud
BASQUETBOL. Tras ganar anoche el segundo juego de la Reclasificación en Primera