Edición Anterior: 11 de Noviembre de 2018
Edición impresa // La Ciudad
Pertenecía a la comunidad wichi. Ella falleció horas después de su bebé
Una nena de 13, un parto prematuro y el rostro invisible del hambre en el Chaco
Una niña de 13 años murió horas después de su bebé, que nació prematuramente por cesárea obligada en la capital chaqueña. Vivía en un rancho de un paraje norteño de la provincia. Pertenecía a la comunidad wichi. Expulsada de su hábitat y atravesada por las endemias del lugar. Que sufre las consecuencias de la pobreza y el modelo extractivista.
Claudia Rafael

[email protected]

Argentina, uno de los países más fecundos del planeta, pocas veces logra mirarse al espejo y aceptar que hay quienes, como Rupercia, la niña wichi de 13 años a quien le hicieron una cesárea obligada, murió de hambre en el Chaco. La gran pregunta no es cuál fue la causa final de la muerte de esta chica que vivía en Sauzal, cerca de la frontera norte del Chaco con Formosa. La respuesta es bastante obvia: murió de falla multiorgánica. Pero la pregunta dolorosa, ausente, tiene que ver no sólo con la historia vital de Rupercia sino con la larga crónica de marginación y expulsión de toda una comunidad. Rupercia (a quien todos los medios y redes nombran como Agustina o Agostina, tal vez más asible a la cultura occidental) es un símbolo como unos 16 años atrás lo fue Barbarita, que hoy tiene 24 años, y que en 2002 se transformó en el rostro acusador, expuesto televisivamente en aquellos días por Jorge Lanata. El llanto repetido hasta el hartazgo de esa niña de entonces 8 años, permitió el acceso a una casa, un trabajo momentáneo para el papá, pero Bárbara Flores hoy sigue viviendo con sus hijos de la asignación universal y en la casa familiar.

El espejo profundo de la Argentina reflejaba –según el último informe de la UCA de hace casi cinco meses- que casi la mitad de la infancia vive en condiciones de pobreza y que un tercio (33,8 por ciento) asiste a comedores comunitarios. Los números reales de la inflación permitirían suponer una situación actual más grave.

Ni las estadísticas ni los censos llegan, sin embargo, al Impenetrable chaqueño. Allí donde Rupercia vivió y murió como el rostro invisible del hambre. Teniendo en claro que hambre no es sinónimo de falta de comida en el plato. Es un concepto mucho más hondo y amplio.

Hay dos endemias asentadas en la región: tuberculosis y mal de chagas. Pero se suman infinitas enfermedades que –como esas dos endemias- están íntimamente ligadas a los contextos de vida. Desde el Centro Mandela, el doctor Rolando Núñez expresó a esta periodista que la parasitosis, la falta de calcio, la anemia, la desnutrición son una realidad corriente. Pero que sean una realidad corriente no implica que constituyan un hecho natural.

Chaco ha ostentado algunos primeros puestos del ranking poco saludables. Exactamente un año atrás, fue la provincia con mayor tasa de desmontes en el país y los departamentos de General Güemes y Almirante Brown estuvieron a la cabeza. No casualmente El Impenetrable está ubicado en esa zona. La mayor parte de la deforestación se ejecutó en áreas protegidas y de ésas, un porcentaje fue clandestino y una porción importante contó con permisos que chocaban de lleno con la letra de la Ley de Bosques.

Es ése el contexto en el que vivía Rupercia, una niña wichi. Una comunidad que, como la qom, la mocoví, tenían en los montes del Impenetrable su entero universo. Dijo Núñez: "el monte era su casa, su parque de juegos, su supermercado, su farmacia. Ahora, alrededor de la casa, no hay nada. Antes eran nómades. Cosechaban, se iban, daban tiempo a que la vegetación se recompusiera. Y le daban equilibrio a la biodiversidad, el horcón del medio, el que sostiene el funcionamiento del sistema del impenetrable. No hay que perder de vista que durante siete meses no llueve y después, hay dos meses de lluvia que carga el acuífero del Chaco y permite que el bosque se reconstituya. Es un sistema al que, si se le corta un eslabón, se quiebra. Cruje el equilibrio. Y todo se va modificando".

Pero el Estado, a lo largo de sus diferentes gobiernos –con sus más y sus menos- fue avalando la destrucción de los bosques para dar la bienvenida a la megaproducción rural que incrementó los cultivos transgénicos y expulsó a las comunidades indígenas y a los pequeños productores campesinos a los márgenes de las ciudades. Según el Foro por la Tierra del Chaco, a mediados de siglo pasado, la población rural constituía el 70 por ciento. Cuarenta años más tarde, hacia inicios de los 90, había descendido a menos del 30 por ciento. En 2001, al 17 por ciento y en 2010, al 12 por ciento.

"Llegan primero los productores forestales, a los que nosotros llamamos explotadores forestales, que son la infantería para que luego venga la producción agrícola", relató el Centro Mandela. En su mayoría, megaproductores agrícolas de las provincias de Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires.

Las comunidades indígenas perdieron su hábitat. Fueron expulsadas a los bordes de los pequeños poblados. De hecho, Rupercia vivía en un ranchito de Sauzal, un paraje de 800 habitantes. Algunos de los cuales relataron al Centro Mandela que la niña estaba desde hacía unos meses cada vez más delgada. Uno de los símbolos claros del avance de la tuberculosis que se va devorando la masa corporal. En el paraje hay un puesto sanitario que cuenta con un enfermero. Supo haber una médica que desde hace meses ya no trabaja allí. El derrotero de Rupercia fue desde Sauzal al hospital de Sauzalito (que tiene 4 médicos para atender una población total de 14.000 habitantes entre zonas urbanas y rurales de amplia cobertura geográfica) y de allí al hospital del Bicentenario General Güemes, de Castelli, y, finalmente, al hospital Perrando, de Resistencia. Entre Sauzal y Resistencia distan 560 kilómetros.

Los caminos están destrozados por el largo peregrinar de camiones que se llevan, con un peso de 30.000 kilos, los troncos de los quebrachos y los algarrobos. Por esos mismos caminos deben transitar las ambulancias que –dijo el doctor Núñez- tardan muy poco en destruirse.

La desnutrición es ya –como la tuberculosis y el mal de Chagas- una endemia en la región. Allí donde los montes proveían de algarrobas, mistol y alimentos ricos en proteínas, calcio, nutrientes, hoy crece la soja, el girasol, el maíz transgénicos. Las comunidades reemplazaron –por imposición violenta de un modelo extractivista- su alimentación con grasas y harinas. Y hoy, producto de precios impensables, a veces ni siquiera: la bolsa de 50 kilos de harina cuesta, valor promedio, 1750 pesos.

El estado general en el que Rupercia transitó en un manojo de días entre hospital y hospital advertía desde el inicio que no había chances ni para ella ni para el bebé. Su historia durará en las conciencias lo que un relámpago o un ramillete de segundos. Y luego se dará convenientemente vuelta la página.

La muerte por hambre no escandaliza con la misma intensidad que otras muertes. Quizás por aquel espejo del país productor de alimentos para cientos de millones de personas en el que el rostro del hambre no se refleja. Porque –por razones sociales, políticas, económicas- pertenece al arcón de los invisibles.

Y la cadena de responsabilidades que derivaron en su crimen –porque toda muerte evitable lo es- termina con un banquillo de los acusados que indefectiblemente permanece vacío.

MÁS TÍTULOS

Se sumaron 3,6 millones de personas en el último año
ESCENARIO POLITICO. Los momentos de la historia. Nuevas contravenciones. Los menores y los problemas políticos
El licenciado Daniel Martínez, director de Turismo local, explicó cómo es esta nueva modalidad
Noviembre llegó con el 30% de aumento por decreto y descuentos de sumas anticipadas
El evento se desarrolló ayer en la sede de la institución con más de 500 personas presentes
Será el viernes 16 en el Museo Dámaso Arce
La presidenta, Romina Domínguez, dio a conocer los proyectos para los próximos dos años
De acuerdo con un informe especial emitido por el Servicio Meteorológico Nacional
"Es parte de una iniciativa más amplia", admitió la directora de Políticas de Género, Florencia Juárez
Experiencia pedagógica distintiva en Olavarría
Pertenecía a la comunidad wichi. Ella falleció horas después de su bebé
Tras quemar colchones, el fuego afectó otros sectores del domicilio de barrio San Lorenzo
AUTOMOVILISMO. Josefina Vigo participó en los entrenamientos del Top Race Series
El torneo comenzaría a fines de enero, o principios de febrero
Superliga Argentina de Fútbol
AJEDREZ. La competencia comenzará a las 10.30, en el barrio CECO
ABO. Independiente y Estudiantes jugarán mañana en Tandil
NATACION. Los deportistas federados compitieron en Miramar
FUTBOL. El torneo "Anual" de primera división sufrió cambios en la vuelta de los cuartos de final
VOLEIBOL. Estudiantes afronta desde mañana otra Copa Argentina en Chapadmalal
INFERIORES. Se puso en marcha la Copa "Ciudad de Olavarría"
GOLF. Medal play en el CAE
FUTBOL. Debido al gran diluvio que se registró ayer en la ciudad de Buenos Aires
Los olavarrienses competían en el Federal "A"
Se realizará el 19 de noviembre
BASQUETBOL. El torneo "Clausura" de la Asociación local entra en su etapa decisiva
HANDBALL. Semifinales del "Clausura" femenino de la As.A.Bal
PATIN CARRERA. Torneo de escuelas
ATLETISMO. Son 15 los atletas locales que se presentan hasta hoy en Mar del Plata