Edición Anterior: 11 de Noviembre de 2018
Edición impresa // La Ciudad
Toña tiene la palabra
Siente que vivió varias vidas en esta vida. En su Venezuela natal, a la que tanto ama y tanto le duele, hasta esa España que la descubrió artista. O en Latinoamérica, con sus matices, sus historias y sus cuentos. Hace tiempo que se corrió de los mandatos familiares para salir al encuentro de sí misma, dispuesta a “deslastrarse”. Es María Antonieta Pineda y es Toña. Así de simple y así de intensa.
Karina Gastón

[email protected]


No hay una única carta de presentación para hablar de María Antonieta Pineda. Es una venezolana que cuentacuentos y a la vez escribe, canta y hace música pero además es clown, colabora con “Payasos sin Fronteras”, tiene una “familia” de títeres y lleva a cuestas su editorial Caracol de Cartón, con libros objeto de colección. Y todo eso la habita, la va tejiendo y la pone en escena multiplicada en arte. Es Toña, así de simple y así de intensa.

De paso por Olavarría, hizo escala en la casa de la narradora Maribel García, su gran amiga. La que conoció entrelazando cuentos en Bolivia y ahora se vino por segunda vez a los “Cincuenta que cuentan” de Tapalqué, junto a más de 100 narradores orales escénicos argentinos y sudamericanos.

Vive en Unquillo, Córdoba, hasta que pinte. Junto “al Javi”, narrador colombiano, juguetólogo y compañero de ruta. Ante ella no hay guitarra que se le resista cuando dice que “hay un mundo que es posible al que tú puedes entrar/ si abres muy bien los ojos yo te invito a imaginar” como “una alegría en una pena,/ un barco en una lágrima,/ el mundo en una semilla,/ un pajarito que canta en su jaula la libertad” y “un árbol cargado de sueños”. Palabra de Toña.

-¿Hay varios mundos posibles? ¿Cómo hacer para generar esos mundos posibles a través de la palabra?

Esos mundos posibles viven en el interior de cada ser humano pero no muchos se atreven a ir para allá a buscarlos, a reencontrarse con eso y a generarlos hacia afuera. Eso nos habita a todos pero el miedo nos hace callar, nos hace no buscar, nos hace estar dormidos.

-¿Cómo se genera ese despertar?

Creo que hay muchos caminos. Te puedo contar del mío, donde el arte es una gran puerta. El arte en todas sus caras. Soy narradora de cuentos, clown, payasa, hago música y todo eso me ayuda a ir hacia allá adentro y a contactar con quien me habita. Es un trabajo interior necesario para todos los seres humanos.

-¿Cuándo empezó este camino?

Estudié educación infantil, porque había que estudiar. Fui maestra de niños pequeños y esa fue una gran puerta: trabajar con otro ser humano en la edad más maravillosa. Luego lo hice en primaria y secundaria y empecé a investigar la relación con el otro. Hice teatro en la Universidad hasta sentir que todo el mundo esperaba que fuera algo, que fuera alguien y yo tenía necesidad de encontrarme adentro, ver quién era de verdad. Pedí una beca a España y lo más maravilloso fue esto de vivir del arte.

-Sin ese peso del mandato familiar... ¿Y qué encontraste en España?

Mi mamá soñaba con que estudiara 3 carreras, 4 posgrados. Le regalé los títulos y me dediqué a hacer lo que quería. En España me encontré conmigo, cuando vi que había gente que se ganaba la vida contando cuentos y lo hacía profesionalmente. Yo había tocado el cuatro hasta los 17 años... Encontré un taller de narración y a los 3 meses la maestra me invitó a contar con ella. Confió en mí y yo también confié en mí. Así empecé y no paré, desde hace 19 años.

Dejar los caparazones

-¿Cuándo entra en pausa España?

Estuve del 99 al 2005. Me hice clown, narradora, volví a tocar música y me enrolé en un proyecto muy lindo: me fui a Guatemala como voluntaria de “Payasos sin Fronteras” donde conocí a un belga, que hoy es un gran amigo...

-Es sin escalas esta historia...

Sí, son como muchas vidas vividas en esta vida. Y todo eso me teje por dentro. Cuando estás abierto, todo te encuentra y cuando en tu ser interior se da el viaje p´dentro y sabés a lo que viniste acá, a transitar el planeta, hay que deslastrarse de muchas cosas. Tener una claridad con uno, p´ dentro y cortar con muchas cosas para volverlas a encontrar.

-¿Y te reencontraste con aquello que alguna vez dejaste?

Me fui lejos de mi familia para encontrarme de una manera más sana, más auténtica, más transparente porque me pesaba lo que pensaran de mí... Ese qué dirán, que “te construye” entre comillas, te condiciona y es un caparazón muy pesado.

-¿Y qué pasó con el belga?

Se inventó un carrito que era una escuela rodante y probó el proyecto en Guatemala, con pandilleros. Mi amigo de España se había ido de músico de Payasos sin Fronteras y conoció al belga en Guatemala y así empezó mi camino a Cochabamba, La Paz, Pasto y Bogotá, donde tenía estas funciones. En el camino fui visitando gente maravillosa porque cuando eres andariego le metes alas a tu alma y te coincides con otros y así fue como, sin dinero pero con el alma abierta, se me presentó Colombia y empecé a labrar este viaje en la cabeza y en el alma. En eso me llama el belga y dice: “¿Toña que hacés el 3 de marzo? Hay trabajo en Bolivia. Hay que entrenar a una gente”. Así me vine a Bolivia y de ahí bajé hasta Unquillo, donde estoy hace dos años. Así de simple...

-¿Sentís que hay un lugar en el mundo?

¿Sabes qué? En el camino muchas veces sentí que había lugares que eran mi lugar en el mundo. Hay muchos lugares en el mundo, para todos, para todas. Y ahora mi lugar en el mundo es por acá pero también por muchos otros.

“Esto es una oportunidad”

-¿Qué valores son innegociables?

Tu haces preguntas difíciles, ¿eh? -plantea entre risas-. ¿Qué es innegociable? Innegociable es la lealtad. La lealtad entendida desde el amor humano. Uy si... la lealtad con todo lo que implica.

-¿Y qué te sensibiliza?

Yo ahorita tengo una sensibilidad muy grande por los abuelos. Creo que porque mi mamá está transitando ese tiempo y también porque nos vemos en proyección. La soledad me hace arder el corazón.

-¿Hay otros mundos posibles mas allá de los terrenales? ¿En qué crees?

Creo profundamente en el espíritu de los seres humanos y que ahí adentro habita un pedazo de ser supremo. Lo que pasa es que lo olvidamos o no lo contactamos pero allí está. Esto es un tránsito, una decisión, una búsqueda. Es una oportunidad. A veces nos distraemos y el mundo está diseñado para hacer cositas que nos distraigan. Creo que es un ejercicio interesante la voluntad de encontrarnos interiormente, encontrarnos con los otros. No abandonarnos.

-¿Y este talento para el don de la palabra te surge naturalmente o se trabaja?

Es un trabajo, sí. Hay condiciones naturales pero es ejercicio y es voluntad. Escribir un rato aunque no tengas ganas, aunque no te venga nada, ejercitando mucho la voluntad. Sacar y sacar, buscar y encontrar. Siento que hay gente que tiene más facilidad de palabras pero es algo que nos habita a todos. Todos estamos llenos de historias y de palabra.




“Me duele Venezuela”


Le duele el poder subido a la cabeza para pisar a otros y le pesa que tu tierra hoy sea un despojo. Habla de la fortaleza de su madre y de lo inspirador que fue su padre. También de los hijos que no llegaron, finalmente por decisión.

-¿Qué cosas te duelen?

Soy venezolana y lo digo con muchísimo orgullo, amo mi país. Pero hoy Venezuela parece ser un territorio con dos elefantes o más que se encuentran y luchan. Puede ser que se maten entre ellos o ni siquiera, porque son muy fuertes, pero lo que sí muere es todo lo que está alrededor. Todo queda aplastado y eso es Venezuela ahora. Me duele Venezuela. Me duele el poder subido en la cabeza de los que se creen poderosos y lo aprovechan para pisar a otros. Me duele la injusticia. El poder de donde quiera que venga, del color que tenga, subido en la cabeza. Hacía dos años y medio que no iba a Venezuela y fue agridulce. Fue muy bello estar con mi madre, saber de donde vengo, de esa mujer tan bella, tan colorida, de 81 años que todavía trabaja. La gente en la calle la abraza.

-¿Qué hace tu mamá?

Mi mamá es farmaceuta y todavía trabaja. A los 65 se aburrió de ser jubilada y se montó un curriculum con la foto de cuando tenía 45 y le dieron trabajo. Y no solo eso: a los 78 cambió de trabajo.

-¿Y cómo vive ella a Venezuela?

Mi mamá tiene un alma muy fuerte. Venezuela es un lugar donde todo el mundo se está yendo. Están quedando los viejos. Alrededor de mi familia empieza a irse mucha gente y mi mamá tiene un marido por el que no se movería. Tiene su casita, sus plantas, sus vecinas y es duro...

-¿Tenés hermanos?

Dos. Uno murió y el otro migró a Lima con mis dos sobrinos.

-¿Hijos?

No tengo hijos.

-¿Y es una asignatura pendiente?

Cuando descubres que no tiene porqué ser una asignatura pendiente es muy liberador. Cuando descubres que ese no es el guión de vida y decides conscientemente no tener hijos... En mi caso fue una decisión. En un momento fue un deseo y lo busqué conscientemente pero después me puse a ver-me y no. Es una opción válida y tan valiente como tener un hijo. Tengo amigas contemporáneas a las que les pesa. Y yo vengo de una familia bastante conservadora, incluyendo a mi mamá.

-Entonces, no debe haber sido fácil transitar caminos desacartonados...

Siempre me dio fuerza eso. La primera vez que mi mamá me apoya en algo fue a partir una decisión grande como irme a España. La monté en el escarabajo y le dije: ´mamá, me voy a España. Tengo todo listo, tengo el pasaje, tengo una escuela”. Y mi mamá se quedó viéndome y dijo: “hija, qué bueno. Si yo estuviera sola, a tu edad, hubiera hecho lo mismo”. Y ahí me dije: “¿y ahora de donde saco la fuerza p´irme?”. Yo esperaba un “qué vas a hacer yéndote?” ...Fue muy lindo, fue encontrar la fuerza desde otro lugar y el comienzo del descubrimiento real con mi madre, ¿no?

-¿Y tu papá?

Tenía 10 años cuando murió y tengo registros reales y los idealizados. Fue muy cercano en la crianza mía y de mis hermanos. Sus últimos 10 años estuvo enfermo, se quedaba en casa y era como un maestro. Tenía una pizarra, disfrutaba de leer, de leernos mucho. Estudió filosofía antes de morir. Su habitación era como una biblioteca con una hamaca. Era descubrir libros. Me acuerdo a los 8 años un libro que me impactó, que se llamaba Summer Hill, de la escuela libertaria gringa, para mí fue una maravilla. Mi padre me leyó “Veinte mil leguas de viaje submarino” a los 6 años y cuando tienes acceso a otros mundos por los libros, se te abren puertas.




“El desafío mayor es defender la alegría”


Africa es la asignatura pendiente. Lo siente así y se promete ingresarla a la hoja de ruta. Acaba de debutar en Instagram pero defiende el cara a cara y el mirarse a los ojos. Tiene historias y canciones propias y va por más.

-¿Cómo es esto en tiempos redes sociales, donde todo es rápido, es imagen, es ya? ¿Cómo conectás?

Me acabo de inscribir en Instagram (dice, y suelta una carcajada). No soy tan rápida como todos ni cuelgo 500 cosas al día pero sé usar las historias. Estoy en las redes porque creo que hay que jugar el juego que todos juegan. ¿no? Pero juego mi juego particular, que es conectarme directamente. Que por favor que nunca se vaya esa necesidad del cara a cara, de mirarse a los ojos, porque es la verdadera forma de conectar con el otro.

-¿Qué desafíos hay por delante?

La vida. Seguir viviendo-la. Creo que el desafío mayor es defender la alegría en estos tiempos. Es un gran desafío.

-¿Las historias que contás son tuyas? ¿Son inventadas?

Sí y son cada vez más mías. Hay mucho material. Me gusta mucho contar, rescatar, encontrarme con la tradición popular, con la tradición oral. La literatura es maravillosa y me rindo a sus pies pero cada vez más voy encontrando mis historias y es parte de desafío hacer tus historias. Creo por eso decido tener esta vida también para tener qué contar, ¿no? Tengo una amiga española que me dijo una vez: tu eres así de grande porque necesitas ser grande p´ que te entre tanta gente adentro, ¿no? (vuelve a reírse)

-¿Qué tierras que aún no pisaste podrían ser inspiradoras de historias?

Uh... tengo como una deuda africana...creo que en algún momento voy a ir a África. No sé cuándo pero sí, es como un deseo.

-¿Cómo congenias el idioma en tus viajes?

Hablo ingles, venezolano, que eso es mucho (se ríe). Hablo cordobés y me contaron cuál era la regla: acentuar la sílaba anterior a la tónica, así sale el tonito... Y también hablo catalán.

-¿También hacés canciones?

Sí, hago algo de música popular. Ser músico es una palabra muy grande, yo digo que soy musical y juego con un cuatro. Hace 3 años a textos míos empecé a meterle música o a musiquitas que me resonaban meterle texto, sí.




Muchas Octavias


Son historias contadas. Pero historias reales. Que pesan y tocan el alma, cada vez que Toña copa la escena.

-¿Qué historias son las que más movilizan?

(Piensa un rato) Me gusta mucho relacionarme con la alegría y la ternura. Hay mucha transparencia en lo que siento y la gente se mueve con eso... como en la canción de las Flores Amarillas. La protagonista es Octavia que es una y son muchas chicas que conocí, que se cansó de transitar por la tierra. Le encantaba caminar pero se cansó de caerse en un montón de agujeros. Le encantaba abrazar a la gente pero se cansó de tantas espaldas. Y le gustaba mucho la naturaleza y se cansó de que nadie la cuidara. Entonces se fue a vivir a las alturas y desde allí conserva algo que es maravilloso que es que lo tenemos todos y todas, que es la capacidad de poder ver hasta en las alcantarillas flores amarillas.

-¿Existe Octavia?

Sí y hay muchas Octavias... Octavia es real y Octavia se fue, Octavia murió.

-¿Podría decirse que éstos son tiempos de mujeres?

Sí, ahorita hay un boom muy bello, muy interesante en este firmamento. Quiero rescatarnos a las mujeres y rescatar a los hombres que desarrollan su lado femenino. Hombres sensibles. Hay más de los que creemos y son compañeros, están ahí para encontrarnos.





TAPALQUE, LUGAR DE UTOPIAS. “Tapalqué es tierra de puertas y ventanas abiertas, de miradas claras y de corazones que comparten historias. Tapalqué es el lugar de la utopía, donde se cuida a los ancianos, donde el trencito eléctrico va a buscar a los niños a hacer sus actividades, donde la gente está sonriente, donde se cuida a la gente y eso se nota en el encuentro y es muy bello que los ´Cincuenta que cuentan´ se haga allí, donde la palabra ha sido sagrada y se ha cumplido porque ves el florecer, lo ves, y es así como la utopía transita”, dice Toña Pineda.


MARIBEL GARCIA, LA CAPITANA. “Maribel García es una mujer maravillosa. Es una poesía con patas. Es la capitana del barco de la Utopía. Una soñadora que transita sus sueños, los hace verdad, los comparte con mucha gente. Es generosa. Es la visionaria del sueño y nos invita a todos a ser tripulantes de ese barco y es maravilloso. Sólo entre todos podemos hacer de eso un barco navegable. Maribel tiene la locura necesaria, imprescidible para poder transitar con alegría esta vida”, valora la narradora.






_FIN BLOQUE

MÁS TÍTULOS

Se sumaron 3,6 millones de personas en el último año
ESCENARIO POLITICO. Los momentos de la historia. Nuevas contravenciones. Los menores y los problemas políticos
El licenciado Daniel Martínez, director de Turismo local, explicó cómo es esta nueva modalidad
Noviembre llegó con el 30% de aumento por decreto y descuentos de sumas anticipadas
El evento se desarrolló ayer en la sede de la institución con más de 500 personas presentes
Será el viernes 16 en el Museo Dámaso Arce
La presidenta, Romina Domínguez, dio a conocer los proyectos para los próximos dos años
De acuerdo con un informe especial emitido por el Servicio Meteorológico Nacional
"Es parte de una iniciativa más amplia", admitió la directora de Políticas de Género, Florencia Juárez
Experiencia pedagógica distintiva en Olavarría
Pertenecía a la comunidad wichi. Ella falleció horas después de su bebé
Tras quemar colchones, el fuego afectó otros sectores del domicilio de barrio San Lorenzo
AUTOMOVILISMO. Josefina Vigo participó en los entrenamientos del Top Race Series
El torneo comenzaría a fines de enero, o principios de febrero
Superliga Argentina de Fútbol
AJEDREZ. La competencia comenzará a las 10.30, en el barrio CECO
ABO. Independiente y Estudiantes jugarán mañana en Tandil
NATACION. Los deportistas federados compitieron en Miramar
FUTBOL. El torneo "Anual" de primera división sufrió cambios en la vuelta de los cuartos de final
VOLEIBOL. Estudiantes afronta desde mañana otra Copa Argentina en Chapadmalal
INFERIORES. Se puso en marcha la Copa "Ciudad de Olavarría"
GOLF. Medal play en el CAE
FUTBOL. Debido al gran diluvio que se registró ayer en la ciudad de Buenos Aires
Los olavarrienses competían en el Federal "A"
Se realizará el 19 de noviembre
BASQUETBOL. El torneo "Clausura" de la Asociación local entra en su etapa decisiva
HANDBALL. Semifinales del "Clausura" femenino de la As.A.Bal
PATIN CARRERA. Torneo de escuelas
ATLETISMO. Son 15 los atletas locales que se presentan hasta hoy en Mar del Plata