Edición Anterior: 18 de Noviembre de 2018
Edición impresa // La Ciudad
ESCENARIO POLITICO. El estacionamiento medido, la UIO y las firmas locales. Los problemas innecesarios.
El submarino, entre el abismo y el misterio; Monte Pelloni, la memoria vigente; monopolios y sanciones
Se encontró al submarino hundido pero siguen emergiendo los interrogantes. El dolor de las 44 familias y las respuestas que se adeudan. El Papa decidió jugar en las elecciones e introduce la grieta en su grey. Javier Milei llega a Olavarría con su planteos sorprendentes. El vidalismo y otros partidos.
Cacho Fernández

[email protected]

La noticia del año fue esa. Habían encontrado al ARA San Juan, a unos 900 metros de profundidad. Lo hallaron en la zona en donde se suponía que estaba y en donde se había abandonado la búsqueda. Casi como broma siniestra del calendario, se lo encontró justo a un año de su desaparición, como si se hubiesen respetado la exactitud de los aniversarios. La tragedia retornaba con exactitud de tiempos. Volvía así, como para que nadie olvidara el drama. El tiempo esta vez no anduvo con ambigüedades. El mar devolvía al año al submarino que se había llevado hacia su propio abismo.

Durante todo este tiempo, cuarenta y cuatro familias se debatían en la encrucijada de mantener la esperanza o directamente "matar" a su familiar hundido.

Pasó algo parecido con los detenidos-desaparecidos de la dictadura: nadie los mataba oficialmente y dejaban la cruel y penosa tarea a los familiares de "ultimarlos". Algo más siniestro no existe: debía ser el mismo familiar el que decidiera "matar" a su ser querido ya que nadie lo hacía.

El mar, la corrupción, arreglos mal hechos quizás, y por qué no otras cosas fueron las variables de un mecanismo infernal que había desatado la tragedia del hundimiento. Aquella vez, durante la dictadura, medió la voluntad de desaparecer gente. Esta vez no estuvo la voluntad pero sí la desidia y la corrupción histórica, quizás, el desprecio por la vida subyacente en todo acto en el que se deshumaniza. Porque si hubo una mala reparación entonces jamás se pensó que la embarcación transportaría personas y que se podría desencadenar una tragedia semejante. Hoy, cuarenta y cuatro familias lloran a sus seres queridos, ya sin esperanzas y con el único consuelo que les podría quedar, el de que la Justicia determine y condene a los responsables. Si es que aún están vivos y si los juicios no sean tan prolongados como los de lesa humanidad por los crímenes de la dictadura que por su duración terminaron acompañando el desenlace biológico de las vidas de los propios verdugos.

El Papa también juega

El país parecía hundirse cuando el dólar superó los 42 pesos pero unos cambios de nombres y un increíble aumento de tasas de referencia terminaron secando la plaza, llevando el consumo y la producción hasta el sótano y el dólar casi llegó a tocar su piso de banda cambiaria.

Con ello se logró salvar momentáneamente la macro economía, pero la micro se debate entre la languidez y la extenuación. El Gobierno logró detener la subida del dólar que se ha transformado en el referente máximo de la inflación y de la economía nacional, pero la situación sigue languideciendo. La población observa día a día como decae el poder adquisitivo de su salario y teme estar peor al día siguiente. Hoy la gente comienza a sentir los tironeos de otra propuesta política que le haga renacer su fe en un país mejor. Así sea del de Cristina quien astutamente ha comenzado a limar asperezas con gobernadores peronistas, dirigentes del mismo palo y hasta ordenó a su tropa seducirlo a Massa para que no se vaya por la avenida ancha del centro y se meta definitivamente en la grieta que divide al país. Una grieta también alimentada por el mismo Papa Francisco quien le habría aconsejado a Juan Grabois que sea el vice de Cristina. Si esto fuera cierto, Bergoglio estaría cometiendo el pecado de dividir a su propia grey, que ya muestra fisuras político-ideológicas propias de esta polarización política que hoy azota la nación. Tanto es así que un católico le llegó a decir a otro, luego de saludarlo y alegrarse por su visita a la parroquia, que "ni se te ocurra pedir por el Papa", así, medio en serio y medio en broma. Hasta ese punto ha llegado la grieta católica. Pero al santo padre le tira más su perfil fuertemente peronista que el religioso, algo así como un tercermundismo pero millenials.

"El Papa optó por Cristina y está dispuesto a jugar contra Macri", disparó una militante católica que hoy, desde la Coalición Cívica, juega medio lateralmente con Cambiemos. La misión de Francisco es tan confusa como errónea por donde se la mire. Su misión es abstraerse de toda puja política y bregar por la unidad nacional, algo que hoy está faltando, para encontrar el rumbo que merece el país.

Ni Juan Pablo II jugó tan abiertamente a favor de Lech Walesa, y eso que el sindicalista de Solidaridad se debatía contra la dictadura stalinista de Jaruszelski. Pero este Papa lo hace abiertamente por una de los dos principales fuerzas que se van a medir dentro de una democracia con todas las garantías republicanas.

Enigmas locales

La Gobernadora desestimó ya cualquier desdoblamiento de elecciones municipales, con lo cual pega, como pasó con las anteriores, los comicios distritales a la incidencia nacional y provinciales. Cambiemos ya tiene sus piezas en el tablero pero el peronismo tiene todo por construir. En Olavarría, fuera de Federico Aguilera, no hay otro candidato, por lo cual, de no jugar José Eseverri, todo apuntaría a un encolumnamiento general detrás de la figura del concejal cristinista. Dependerá de cómo quede armado todo arriba para saber si el massismo también se alinea o si se lanza con candidato propio. Probablemente, Eduardo Rodríguez viene con ganas de lanzarse. Liliana Schwindt dejará hacer, puesto que su interés es el de apuntarle a una candidatura legislativa, provincial o nacional. La ex diputada se acostumbró a otros ámbitos más amplios y no le interesaría tanto una postulación local como tampoco involucrarse demasiado en un proceso distrital. Seguramente estará mirando lo qué hace y hará su jefe, Sergio Massa, y a partir de ello tomar determinaciones.

Milei y el Central

Otros grupos como el peronista-Pro de Compromiso Olavarría ya está cooptado por Ezequiel Galli, mientras que uno de sus ex-miembros, Eduardo Braunschweig, hoy se encuentra armando el partido "Integrar" que conduce el concejal tandilense y ex diputado provincial, Mauricio D’Alessandro. El espacio tiene alcance nacional pero hoy por hoy privilegian el territorio bonaerense para alinearse detrás de María Eugenia Vidal o de quien designe ella en cada distrito.

Por ahora su objetivo es el de presentar cuadros políticos o económicos, organizar charlas y favorecer debates con temas de suprema actualidad. Este jueves presentarán en el Club Social al controvertido economista, Javier Milei quien ha profesado su abierto rechazo al Banco Central como organismo del Estado. Precisamente ha dicho que quiere ser su presidente para borrarlo del mapa institucional. En Bahía Blanca fue un éxito de concurrencia y generó una movida tremenda que esperan que se repita este jueves en Olavarría cuando el economista sea presentado por el mismo D’Alessandro y el abogado olavarriense.




Monopolios y estacionamiento

Perón decía que lo que no regulaba el Estado lo terminaban regulando los monopolios. Las naciones grandes cuidan mucho que exista la competencia. Olavarría está a punto de otorgarle a una sola firma el sistema de Estacionamiento Medido y esto podría traer problemas. Por un lado, las dos zonas de cobro serían adjudicadas a una sola empresa supuestamente de origen extranjero, mientras se deja de lado a una local que ya funciona en otro rubro y dando trabajo a olavarrienses. A pesar de su inexperiencia en el rubro, cuenta con el respaldo técnico de la Universidad de La Plata, y lo otro no sería tanto misterio como para excluirla.

Según el presidente de la UIO (Unión Industrial Olavarría) Carlos Orifici, quien se paró firmemente en privilegiar las firmas locales en las licitaciones, "es gravísimo lo que está pasando con las empresas foráneas. Ya nos pasó con la licitación por el tratamiento de los residuos patogénicos en la que se dejó de lado a una empresa local en favor de una marplatense (que tendría todo el monopolio provincial). Ni siquiera tributan en el Municipio y además toman al empleado como un número. Ya lo hablé personalmente (con el intendente) este tema pero parece que no ha tenido eco, por lo tanto vamos a insistir vía Concejo Deliberante", anticipó, manifestando el malestar existentente entre los industriales por este criterio de no privilegiar las firmas locales. Entonces, ¿por qué otorgarle todo el monopolio del servicio a una sola empresa? ¿por qué no repartirlo entre dos, una por cada zona?.

A la luz de lo que pasó en Tandil con un olavarriense, el Municipio podría estar comprando un problema, y encima sumamente caro para los vecinos.

A este ciudadano local, ignorando la metodología de cobro en la ciudad serrana, se ligó una multa de 400,95 pesos, eso si la pagaba ese mismo día, pero si lo hacía al siguiente la sanción se iba al doble, esto es 800,90 pesos. ¿no es un poco mucho, como decíamos en el barrio?.

Lo cierto es que hasta ahora, el estacionamiento medido no era un tema de conflicto en lo local, entonces, ¿de qué vale hacerse bruscamente de un problema? ¿No habrá, al menos, un punto intermedio?. ¿Por qué pasar rápidamente de un extremo a otro?.





Monte Pelloni


Allí estaban los dos escalones como la referencia perfecta del maltrato. En la mañana del jueves, mientras esperábamos al resto de los funcionarios judiciales y las víctimas para hacer el "reconocimiento ocular" de Monte Pelloni, me lo pasé pensando en esos dos escalones y ese pequeño habitáculo en donde alguna vez , en el antiguo casco de la estancia, habría funcionado un baño pero cuando los militares lo reconvirtieron en un centro clandestino de detención durante la última dictadura, fue el espacio ideal para la tortura.

No sé si había algún camastro en donde acostar a las víctimas para las sesiones de picana eléctrica tal como sí existía en la Brigada de Las Flores, que era de donde veníamos, pero igual se las arreglaban para picanear a uno mientras estaba en el suelo y de paso romperle los huesos a patadas.

Yo conocí ese lugar a la mañana siguiente de cuando llegamos. Aquella noche, tal vez el 23 ó el 24 de septiembre de 1977, no lo sé, nos trasladaron a Monte Pelloni y luego de una cuidadosa frenada, nos tiraron como en cascada al suelo desde las cajas de los unimogs.

Esa noche fue un verdadero aquelarre. Nos molieron a palos. A mí me ataron a un elástico boca abajo y ligaron los tobillos con alambre para tirarme luego a un elástico de cama. Corrían como locos. Estaban en su salsa. ¿Qué más podían pedir? tenían prisioneros encapuchados y toda la impunidad del mundo para masacrarlos con palos, látigos, fustas, patadas.... En un principio intenté estar tenso, como preparado para un eventual golpe, pero luego me di cuenta que no servía para nada estar tan alerta. Los golpes llegaban desde cualquier lado y en todo momento. Estábamos encapuchados, inermes y no podíamos prever nada.

A uno lo habían atado a un árbol y le pegaban, era Carlitos, otros deliraban con aviones y peligros imaginados, ilusorios, pero que los apartaban del maltrato real que se estaba dando esa noche.

El juez Luis Imaz preguntaba detalles, como tratando de encastrar los relatos del expediente con el lugar. "¿Y acá qué funcionaba? ¿dónde estaban ustedes?" y cosas por el estilo.

Yo continué mirando de reojo a los escalones y el abismo que se abría más abajo, en el piso inferior en donde habíamos estado tirados con mi hermando cuarenta años atrás cuando nos torturaron juntos.

A ese lugar lo visitamos innumerables veces, con la Conadep en los ochenta, con escuelas, con la Justicia, con todos. Siento que he asistido más veces a Monte Pelloni que a mi propia casa.

El jueves volvimos a ese viejo casco a realizar lo que técnicamente se denomina "inspección ocular", dentro de la causa Monte Pelloni II. Entramos en comitiva al interior del viejo casco de estancia devenido en "chupadero". Allí estaban esos dos escalones que me hicieron bajar a los tirones y golpes. Y fue la última vez que pude reencontrarme con el rostro de Oscarcito, mi hermano.

Esa mañana nos tenían tirados en el suelo y nos pegaron hasta el hartazgo. De pronto nos tiraban un golpe de corriente eléctrica. En un momento me levantaron un poco la capucha para que lo mirara. Nunca entendí por qué, tampoco me preguntaron algo. A él tampoco. Creo que buscaban que nos viéramos en esas condiciones y es posible que la crueldad de los verdugos llegara hasta esos límites. Compartimos varios días de secuestro y torturas más, pero ese día fue la ultima vez que pude verle el rostro, su expresión e intuí que yo tenía la misma: la mirada perdida, con los ojos depositados en el vacío y la boca entreabierta..., totalmente enajenados.

El juez Imaz continuaba preguntando detalles y yo miraba los escalones que separaban la habitación del abismo. Lo demás no importaba nada. Todo el resto formaba parte de un pasado horrendo. Sólo los dos escalones me parecían propios. No sé quienes comandaban esa sesión de tortura pero estoy seguro que de algún modo ya fueron condenados.

Afuera, el cielo estaba más celeste que nunca. Aracelli contaba su experiencia. Carlitos y Carmelo, las suyas. el juez preguntaba y se enteraba de los detalles. Pero el infierno se había perpetuado al final de los dos escalones en donde nos encontramos con mi hermano, aunque todavía no sé si en el infierno o en la misma eternidad.

MÁS TÍTULOS

Entrevista: Eduardo Cerdá, por una producción sin agroquímicos
ESCENARIO POLITICO. El estacionamiento medido, la UIO y las firmas locales. Los problemas innecesarios.
"Ahora tenés que volver a casa", las palabras del padre de Diego Wagner
La actividad se desarrolla en el Espacio Educativo Ecoterra con la presencia de personas de diferentes puntos del país
La colecta de alimentos continuará hoy en Walmart y el fin de semana que viene en otros supermercados
Desde María Auxiliadora admiten que el panorama es "crítico"
MOTOCICLISMO. En Olavarría, Velocidad dijo presente
Arrancaba a las 5
SOFTBOL. La lluvia complicó la segunda jornada del tradicional "Hagamos Historia"
FUTBOL. Derrotó ayer 1-0 en La Bombonera a Patronato de Paraná por la Superliga
Turismo Carretera en San Juan
En las instalaciones de Estudiantes
"Memo" Ducuing y Mauricio Correge
FUTBOL. El certamen de primera división sigue en la búsqueda de su campeón
VOLEIBOL. Mano a mano con las campeonas de la Copa Argentina Sub 13
SOFTBOL. El torneo se juega en las canchas de Racing
KARTING. Hubo una visita de los directivos de APPK Olavarría
Gonzalo Gómez se suma a Douglas Haig de Pergamino
TURISMO PISTA. Tanto Santiago Tambucci como Sergio Giacomasson llegaron décimo en sus series
BASQUETBOL. Mañana surgirá el campeón de Sub 15 en Ferro Carril Sud