Edición Anterior: 9 de Diciembre de 2018
Edición impresa // La Ciudad
ESCENARIO POLITICO. La presión tributaria no es sólo de Francia. El dilema de Vidal y La Cámpora no se rinde
La metáfora francesa, las armas y el diablo, Rossi, entre dos fuegos, y la interna infinita
El diputado cristinista no quiere serlo tanto y pretende la unidad. ¿La Cámpora quería otro acto?. Las sillas del partido también dicen lo suyo. Francia es un leading case de un capitalismo exangüe. Argentina y la presión tributaria. Vidal da los primeros pasos hacia el desdoblamiento
Cacho Fernández

[email protected]

París ya no es una fiesta como tituló Ernest Hemingway. Mucha gente autoconvocada por las redes ya ocupan el centro de la ciudad y combaten con la policía. El comentario periodístico de rutina es el de "no se sabe qué quieren, empezaron protestando contra los impuestos en el combustible pero ahora no se sabe qué reclaman".

Y lanzan el interrogante al viento, como buscando una respuesta afuera cuando ésta quizás esté dentro del sistema.

El capitalismo multiplicó la producción y de ese modo se le pudo proveer de comida a mucha más gente. Al mismo tiempo generó relaciones de producción asimétricas y sumamente injustas.

Pero, si ya de antemano es un sistema que no puede garantizar una total ocupación, -tampoco le importa mucho porque necesita de un ejército de desocupados para presionar salarialmente a la mano de obra ocupada-, también es cierto que con la incorporación tecnológica, el trabajador corre el riesgo de ser reemplazado por la máquina.

El desempleo va creciendo con la tecnología -y la concentración-, y alguien le tiene que proveer de un sustento a esa masa que va quedando desempleada o quizás nace en esa condición.

Ese actor es el Estado que a través de la presión tributaria procurará hacerse de fondos para subsidiar a ese actor desocupado que va creciendo en número y le podría generar una crisis indetenible e irreversivble. En la búsqueda de esos recursos, primero saldrá a "cazar en el zoológico", lo que sería aumentarle los impuestos a quienes ya están pagando, y luego se lanzará a la búsqueda de nuevos contribuyentes, directa o indirectamente, y el grado de afectación estará dado por la dimensión económica del actor gravado.

En Francia, posiblemente sean esos productores del interior, quienes afectados por esa inflación de costos , entre otras variables, decidieron ocupar ahora el centro de París.

Lo mismo pasó en los Estados Unidos, pero el descontento se canalizó por la vía electoral votando a Donald Trump quien tenía un plan capitalista nacional para re-ocupar a esa gente. Argentina, por la misma presión tributaria, corre el riesgo de ser una nueva Francia si el gobierno no encuentra una respuesta para esos sectores. Crece el número de trabajadores que pagan impuesto a las ganancias, lo mismo pasará con los bienes personales. Los países se van conformando alrededor de un pequeño núcleo de poderosos, industriales, ruralistas y financistas, que incluye además a la clase política y alguna aristocracia proletaria. Enfrente, lejos de las comodidades y de la dignidad, crece día a día una gran mayoría que percibe salarios miserables o subsidios otorgados por gracia y no por derecho. Esta estructura social, propia de los países emergentes, amenaza con colonizar aún a las naciones del Primer Mundo. Francia puede ser uno de esos casos.

Prevenir el daño

En la historia universal, ésta no será ni la primera ni la última vez que un sistema explota por la presión tributaria. Ya pasó con la Francia del siglo dieciocho que devino en la Revolución Francesa, con las colonias inglesas de Norteamérica en unos años antes, que generó la independencia de los Estados Unidos, y todo sistema siempre cruje por la presión impositiva. Hoy será Francia, mañana Italia y, si la hipótesis fuese ésta, no podría descartarse, entonces, países mucho más vulnerables como Argentina o cualquier de nuestro continente.

Este devenir del capitalismo ya fue vaticinado por Karl Marx o un neomarxista como Paul Sweezy. La conciliación de clases del Estado de Bienestar pareció contradecir ese vaticinio, pero el mundo va demostrando poco a poco el resurgimiento de esa profecía teórica. Francia parece ser una suerte de leading case, los EEUU engendraron a Trump para eludir la revuelta, no en vano los autoconvocados franceses desdichadamente lo invocan.

Por lo tanto, las democracias tienen el desafío y el deber de generar condiciones económicas que humanicen el sistema, democraticen la economía y nos priven de autócratas mesiánicos y xenófobos como el presidente norteamericano.

El camino para impedir el infortunio de un trump no es el de las esperas irracionales de inversiones, tan irracionales y absurdas como la de los personajes de Samuel Becket esperando a un Godot que nunca llega ni llegará a mejorar sus vidas miserables. Tampoco a través de la promesa incumplida de un paraíso por venir mientras se los presiona con tarifas o nuevos impuestos.

Incorregibles

El congreso de las mujeres peronistas de ayer fue una metáfora más de esta eterna pulseada entre peronistas y cristinistas. El sapo se lo tendrá que comer nuevamente Agustín Rossi, tal como se lo tuvo que tragar en Merlo cuando La Cámpora no lo acompañó. Allí, Rossi decidió no hablar y darles una segunda oportunidad. Ya lo habían ido a "visitar" (¿presionar?) a su propio despacho para organizar otro acto en Olavarría un par de horas más tarde, lo que fue interpretado como una competencia vana entre quienes podrían estar unidos.

Esta vez, los camporistas habrían quitado las sillas de la sede partidaria, ante lo cual el titular del gremio municipal, José Stuppia debió llevar las de su sindicato. El remate fue el compromiso de cenar juntos, Rossi con Eseverri, en una cervezería ubicada sobre la calle Vergara casi Coronel Suárez.

"Con esto ya fijaron su posición, que es la misma que la de Merlo cuando no ocuparon el lugar en la tribuna que se les había asignado", confió una fuente del peronismo con visible indignación.

El cristinismo supone que los votos los tiene Cristina y piensa que todo el peronismo se debe alinear detrás de ella. La estrategia parece legítima como cualquier otra, pero quizás lo correcto sería la de persuadir al resto y no presionar de ese modo que sólo contribuye a humillar o espantar a potenciales adherentes.

Después de Merlo, y de la "visita" en su despacho, Agustín Rossi habría dicho que "La Cámpora no me va a manejar la agenda". Lo lanzó como un desafío dirigido al sector más dogmático del cristinismo. Es cierto que no existe nadie en el peronismo que tenga los votos de la ex presidenta, pero tampoco es para enrostrarlos de esa manera. "No es la manera de hacer política", opinó un dirigente que tiene tantos años biológicos como de político. Pero ¿no es ésta la metodología de Cristina?. Algo así expresó Pablo Moyano en su visita de la semana pasada. "Nos quería encerrar en los gremios y en las fábricas y luego nos quería conformar con un cuarto concejal o un consejero escolar", disparó. Tras ello exhortó a consolidar el Frente Sindical, espacio que ya tiene un candidato a intendente en José Stuppia.

Fotos peligrosas

No se sabe si en verdad lo dijo, pero se le atribuye a José Eseverri el haber reprochado a su tropa, no porque hubiesen incurrido en esa actitud sino para evitarla, que no tengan mucho cuidado con sacarse fotos con gente políticamente inconveniente.

"No se saquen fotos equivocadas porque pueden pagarla muy caro", dicen que dijo, y suponen que el disparador habría sido Pablo Moyano y las fotografías que pulularon ese día en las redes y medios de comunicación.

En verdad, Eseverri pudo haberlo dicho porque es uno de los dirigentes que aprendió a ver en la gente común un cierto hartazgo de la política tradicional. Conjetura, entonces, que cierta clase de políticos y sindicalistas ya fueron arrojados por los votantes al arcón de los indeseables o invotables. Y que de allí no los saca más.

Lamentablemente, este hartazgo de los vicios de la política tradicional terminó jugando en contra de todos aquellos políticos que tienen ideas y ganas de hacer bien las cosas. Nace así un nuevo votante, el de la antipolítica, que es tan dañoso como la corrupción, porque son los actores que ayudan a entronizar a resentidos/as, mesiánicos/as, profundamente antidemocráticos/as y antirrepublicanos/as y tanto más corruptos/as que los que se quiere combatir.

Como decía Raúl Alfonsín, los vicios de la democracia se curan con más democracia, pero también esto exige que la dirigencia sea permeable a los cambios que necesita la población. Negar o desconfirmar los reclamos contribuye al surgimiento de las autocracias o de los fascismos, sean del signo ideológico que fueren.


Las armas y el diablo

El Gobierno pretende eclipsar los malos efectos de una economía que no arranca a través de una ingeniería electoral que ahora pretende captar el voto de los disconformes con la inseguridad.

La ministra, Patricia Bullrich pretendió dar un golpe de efecto con su nuevo reglamento para el uso de las armas de fuego por parte de las fuerzas de seguridad.

Más allá del debate, la conveniencia o inconveniencia del protocolo, que incluye forzosamente una preparación adecuada de la policía, la gobernadora, María Eugenia Vidal dio el primer paso para separarse electoralmente de la Nación al no adherir a la medida. La Gobernadora, más allá de las facultades que reclama la fuerza policial, es consciente de las falencias que tiene el personal causadas por las sucesivas formaciones y prácticas deficientes durante los gobiernos que la antecedieron. Vidal supondrá que si en verdad las armas las carga el diablo, también podría manejarlas. Ante esta eventualidad, seguramente querrá estudiar mejor el tema y no sacrificar su futuro político por un tema de ingeniería electoral.

El segundo será el de desdoblar las elecciones provinciales, algo que ya puso en marcha para consagrarlo supuestamente en febrero. Otras provincias ya lo están haciendo, caso San Juan, donde el Gobernador Uñac se paró de manos frente al presidente del PJ nacional y lo emplazó para que diga dónde va a jugar con el partido, si con su espacio o con Unidad Ciudadana.

Esta es una metáfora de lo que ya está pasando en la mayoría de la provincias argentinas. Incluso Buenos Aires, en donde María Eugenia Vidal estaría dispuesta al desdoblamiento de las elecciones para liberar a los intendentes peronistas de la necesidad de tener que ir con la boleta de Cristina en las presidenciales.

MÁS TÍTULOS

Habitó durante poco más de 100 años en las Islas Galápagos
El contador Gabriel Schmale analizó las modificaciones que el Congreso le hizo al tributo
Columna de opinión
ESCENARIO POLITICO. La presión tributaria no es sólo de Francia. El dilema de Vidal y La Cámpora no se rinde
Hablan los legisladores Dalton Jauregui y César Valicenti; el antropólogo Mariano Melotto y un funcionario judicial
Hoy, Jimena Monteverde se asociará al espacio gastronómico
Lo que dejó la gran cena anual que benefició a instituciones de Olavarría
Ingresó al Senado el pliego para la designación de un fiscal al frente de la dependencia
El violento accidente se produjo en las calles internas del barrio Provincias Unidas
Se intensificarán los trabajos en el centro para la prevención de desmanes y delitos
El evento comenzará a las 21, en el SUM del CECO, y con transmisión en vivo por Canal Local
AUTOMOVILISMO. Nicolás Pezzucchi pudo quedar en el puesto 25º
Con tres pilotos de Olavarría
Excluyeron a dos pilotos y se quedó con el título en Moto 3
ABO. Racing (LM) ganó el Bronce del "Clausura" Sub 13
III Malinalco Classic
III Malinalco Classic
FUTBOL INFANTIL. El certamen es organizado por Independiente
COPA DE ORO. Nadie puede con Rossi, que consiguió su séptima pole position en el año y estiró la ventaja
FUTBOL. La actualidad de Ferro, Racing, El Fortín y Estudiantes, de cara al nuevo certamen nacional
CANOTAJE. Campeonato Sudamericano en La Plata
FUTBOL. El torneo tiene hoy su jornada decisiva en el "Clemente Di Carlo"
SUPERLIGA. Goleó ayer a Colón por 3-0 y se mantiene invicto
BASQUETBOL. Jeffrey Merchant y su balance del triunfo de Estudiantes ante Tomás de Rocamora