Edición Anterior: 6 de Enero de 2019
Edición impresa // La Ciudad
En 2018, se recolectaron más de 30 mil litros de aceite vegetal usado para convertirlos en biodiesel
Las ollas y sartenes son un disparador para cuidar el medio ambiente y hacer un aporte socioeducativo
Un litro de aceite vegetal usado puede contaminar hasta mil litros de agua. Eso implica que en 12 meses en Olavarría se preservaron más de 30 millones de litros. A la par Helen Keller se afianzó como socio clave y obtuvo recursos para volcar a la institución. Ahora, con el respaldo de la ordenanza y junto con la Dirección de Desarrollo Sustentable, confían en que haya más comercios adheridos al Plan BIO.
"Nuestros alumnos tienen la posibilidad de incluirse en la sociedad mediante un rol activo, ya que ellos son los principales promotores del cuidado del ambiente, convirtiéndose en agentes multiplicadores. Recorren los comercios y las calles céntricas para entregar folletería informativa, invitando a los vecinos a sumarse al Plan BIO", destaca Valeria Ostertag, vicedirectora del Instituto Helen Keller, validando la sociedad que mantienen con el Municipio desde 2010.

Es que, desde el inicio la escuela es parte del Plan BIO, una propuesta ambiental y social enmarcada en el Proyecto Ecosoñarte, alentada por la Dirección de Desarrollo Sustentable desde la Secretaría de Desarrollo Económico municipal. Esta iniciativa cuenta con la participación de comercios adheridos y de la empresa RBA Ambiental, que realiza el retiro del aceite vegetal usado por los negocios para su posterior reciclado y la obtención de biodiesel.

La importancia de reciclar el aceite que se utiliza entre ollas y sartenes radica en que se trata de un residuo muy contaminante y, si es vertido en las cloacas, contamina los cursos de agua: un litro de aceite puede contaminar hasta mil litros de agua. En el partido de Olavarría durante el año 2018 se recolectaron más de 33.000 litros de AVU, lo cual se traduce en salvaguardar más de 33.000.000 litros de agua.

Socio clave

Helen Keller es la única institución de Olavarría que establece el nexo con la empresa RBA Ambiental, quien se dedica al retiro del aceite vegetal usado para su tratamiento y posterior transformación en biodiesel y su rol consiste en coordinar el retiro del aceite vegetal usado de los comercios que forman parte del PLAN BIO.

"Establecemos el contacto con el transportista de la empresa, quien generalmente viene a nuestra ciudad una vez al mes" pero además "canalizamos las demandas o reclamos de los vecinos, evitando la acumulación de aceite vegetal en el comercio o la empresa", precisa Valeria Ostertag.

La institución funciona como Centro de Acopio Primario, lo que significa que "también nos encargamos de recolectar aceite, que generalmente proviene de los hogares de los alumnos o vecinos de la comunidad", agrega la vicedirectora.

También mantienen reuniones mensuales junto a los referentes de la Dirección de Desarrollo Sustentable para analizar los avances y realizar los ajustes necesarios.

Impulso legal

Por eso, desde la Dirección de Desarrollo Sustentable se insiste con aquellos comercios generadores de aceite vegetal usado tales como rotiserías, restaurantes, bares y panaderías para que se adhieran al Plan BIO, ya que fue promulgada la ordenanza municipal 4330/2018 sobre la Regulación, Control y Gestión del Aceite Vegetal Usado.

La normativa establece que los negocios generadores de AVU deben ser parte del Plan BIO y tramitar el retiro del aceite que generen dentro del establecimiento por parte de un transportista habilitado que forme parte de dicho plan. En nuestro Partido, hasta el momento, el transportista habilitado para ese acopio es la empresa RBA Ambiental, que lo realiza en forma gratuita.

Tanto el vehículo con el que se retira el aceite como el personal encargado poseen gráficas y logos representativos de la empresa. Además, la entrega se realiza contra remito con membrete oficial de la firma, que sirve como comprobante de la correcta disposición del aceite.

Sumarse al Plan BIO implica ayudar a una institución local, contribuyendo al reciclado del aceite para evitar el impacto negativo en el ambiente que puede tener la disposición incorrecta de este residuo.

A partir de dicha ordenanza "va a aumentar significativamente el número de comercios adheridos y la cantidad de litros recolectados. Además, el hecho de que exista una ordenanza sobre la regulación, control y gestión va a generar mayor conciencia en la población sobre la importancia de preservar el ambiente y lograr una adecuada disposición de este residuo", plantea Valeria Ostertag.

Lo importante es que "todos entendamos los beneficios que se generan y que al comerciante o empresario no le genera gastos adicionales, ya que el retiro del aceite se realiza de manera gratuita. De esta manera, se ajustan a los requerimientos que implica la ordenanza, se evitan el problema de qué hacer con el aceite usado y principalmente cuidan el medio ambiente", destaca sobre el final la docente, convencida de que es posible sumarse a esta cadena de valor desde una olla o una sartén para cuidar el planeta y a la vez hacer un aporte socioeducativo.


El beneficio de reciclar

El Aceite Vegetal Usado (AVU) posee un alto valor comercial, dadas las posibilidades de uso como materia prima. Los recursos generados por la venta del AVU recolectado tanto en hogares como en comercios e industrias adheridos se destinan a las organizaciones sociales que colaboren con la recolección.

El reciclado de AVU permite:

-Generar biodiesel, un combustible considerado sustentable ya que se produce a partir de un residuo como es el Aceite Vegetal Usado (AVU).

-Disminuir la contaminación provocada en los flujos de agua por el vertido del AVU en la red cloacal. De esta manera, se reducirá la muerte de peces y flora acuática que este residuo genera.

-Reducir el taponamiento de cloacas y cañerías generado por el vertido de este residuo.

-Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Al sustituir combustibles fósiles por biocombustibles generados en procesos productivos, logramos un balance de emisiones positivo pudiéndose de esta manera generar bonos de carbono.

-Generar recursos económicos para las organizaciones sociales adheridas al plan BIO. Ellas serán las encargadas del acopio y recolección del AVU.


Cómo adherirse

“La ordenanza fue promulgada el año pasado y ya está en marcha. Estamos notificando a todos los comercios para que se sumen al Plan BIO, que es gratuito y la empresa RB Ambiental hace el retiro”, explicó Emilia Díaz, directora municipal de Desarrollo Sustentable.

La funcionaria indicó que la propuesta se impulsa “desde 2010 pero ahora hay una ordenanza de regulación, control y gestión y en 2018 se recolectaron más de 30 mil litros de aceite vegetal usado. Fue muy positivo y el gerenciamiento lo hace el instituto Helen Keller y lo recaudado es para esa institución de educación especial”.

Para poder adherirse al Plan BIO y dar cumplimiento con la ordenanza, los establecimientos generadores pueden dirigirse a la Dirección de Desarrollo Sustentable, dependiente de la Secretaría de Desarrollo Económico de la Municipalidad, ubicada en Moreno 2765, o llamar al 422135/195.


El aporte para Helen Keller: “La idea es ir actualizando el valor”

Sesenta centavos por litro de aceite vegetal usado. Eso es lo que le paga la empresa RBA Ambiental al Instituto Helen Keller. En 2018 “superamos los 30.000 litros, lo que significa un ingreso económico importante para la escuela”, valora la vicedirectora Valeria Ostertag.

Generalmente, esos recursos se destinan a solventar “los gastos que se generan a partir de los diferentes proyectos extracurriculares como equinoterapia o natación, o para adquirir material didáctico”, precisa. El objetivo y meta en 2019 es “conocer la planta de procesamiento del Aceite Vegetal Usado que funciona en el parque industrial de Bella Vista y el dinero sería invertido en tal fin”, comenta.

En realidad, la empresa realiza la recolección de manera gratuita y por cada litro de aceite que los comercios entregan, dona un porcentaje del valor de mercado del aceite a Helen Keller, por lo cual la implementación del programa se traduce en un beneficio para esta institución de bien público.

“Venimos trabajando desde hace muchísimos años”, asegura Emilia Díaz, directora de Desarrollo Sustentable de la Municipalidad. “Se pagan 60 centavos por litro y es positivo porque el retiro la empresa lo hace de manera gratuita. Es decir que están ayudando al ambiente y a una institución de educación especial”, señala.

Ante la consulta sobre el monto, que no se resulta significativo, la funcionaría respondió que “estamos hablando con RBA Ambiental porque sobre los 60 centavos que se habían hablado en su momento fueron pagando diferente. A veces pagan más casi un peso por litro”, indica Díaz.

En este caso, lo recaudado el año pasado promedió los 20 mil pesos. Y no importa si los números tienen varios ceros porque todo suma en esa institución que el año pasado también fue beneficiaria de la Cena Anual Solidaria junto con La Casa de Helen y Un Día Nuevo.

Aún así “en febrero nos vamos a reunir para estipular un nuevo valor porque la idea es siempre ir actualizando el valor”, aclara Emilia Díaz.




MÁS TÍTULOS

A 35 años de un texto donde imaginó el año 2019
ESCENARIO POLITICO. tormentas, farsas y errores económicos. El peronismo quiere ser la segunda vía.
En 2018, se recolectaron más de 30 mil litros de aceite vegetal usado para convertirlos en biodiesel
Se trata de los cinco sectores en el PIO, el Parque de Granos, la ZALO y Los Fresnos
Una confesión con perspectiva de género
Entre este fin de semana y el próximo repartirán sorpresas para 60 nenes
Se especula con la llegada del fenómeno de "El Niño" en los próximos meses
Entrevista: Habla Marta Montero, la madre de Lucía Pérez
REGIONAL AMATEUR. Actualidad de Ferro, Racing y los otros tres rivales en la fase de grupos
SUB 20. Terminó otra semana de trabajo en Ezeiza
Estará en Olavarría el próximo jueves 14 de febrero
BASQUETBOL. José María Maldonado y un repaso de lo realizado por la Selección Argentina en 2018
GOLF. Más de 50 golfistas jugaron el medal play
Luis Barbieri y Abel Aníbal Alves, dos amigos del fútbol que se reencontraron en la casa de otro amigo
BASQUETBOL. Sexta edición del torneo Comercial en el Gimnasio "19 de Febrero" del barrio CECO