Edición Anterior: 6 de Enero de 2019
Edición impresa // La Ciudad
Los Reyes Magos pasaron por Sierras Bayas para la ilusión y emoción de chicos y grandes
Cuando la Estrella de Belén comenzó a desandar el camino por la calle Alfonso Aust, anunciando que pocos minutos después iban a descender Gaspar, Melchor y Baltasar, absolutamente todos -chicos y grandes- empezaron a sentir algo diferente, porque los Reyes Magos llegaban para colmar la ilusión de miles y miles de personas.

En esta 54a edición de la Fiesta sierrabayense, que ha pasado los límites de la ciudad y que cada noche de 5 de enero recibe visitantes de otras ciudades, volvió a vivirse la misma emoción de siempre, con esa magia que solamente ellos tres pueden generar en todas las edades, aunque los chicos -por supuesto- son los que quieren tocarlos, mirarlos, sacarse una foto y, al final, recibir el regalo de sus manos.

La fiesta comenzó temprano, alrededor de las 19, cuando la comisión organizadora (de la Asociación Civil Fiesta de Reyes Magos de la iglesia Cristo Rey) entregó una merecida distinción a las integrantes de la Escuela de Gimnasia Aeróbica del club San Martín que en 2018 fueron campeonas nacionales. Se realizó la bendición a cargo del padre Juan Alberto Ceverio, y luego comenzó la parte artística con el dúo "Tiempo de Sol".

Unos cuantos metros más lejos, en la plaza sierrabayense, los artesanos también le pusieron color, haciendo más entretenida la espera de los Reyes Magos, ya que la gente estuvo recorriendo y comprando. Había stands con bijouterie (hubo varios de este rubro), artesanías en madera, telas, indumentaria gaucha, gorros, cuchillos, mates (en estos dos artículos, vinio Walter especialmente de Tandil), esponjas antiestrés, juguetes, anteojos, alpargatas, cinturones, billeteras y carteras de cuero, accesorios para damas, mochilas, librería, dulces, mermeladas y bebidas (a cargo de Don Nazareno), decoración de interior y regalos (María Silvia Trovatto llegó desde Ayacucho, por primera vez, a esta fiesta sierrabayense), tejidos, etc., habiendo stands que vinieron desde San Vicente, Merlo, entre otras ciudades del Gran Buenos Aires.

Mientras que a las 21 -tal como esaba previsto- se desarrolló la historia del Niño Jesús en el pesebre viviente, en el que 60 personas de distintas edades fueron recreando cada momento de la mágica noche en que María fue madre del pequeño salvador.

Fueron casi 50 minutos en los que a pocos metros del escenario "Juan Palmieri" (reconocimiento a quien hace 37 años que trabaja en la organización de la fiesta, de la que también es protagonista principal. Y allí también hay que resaltar al delegado Guillermo Rikal) el pesebre viviente mostró toda la emoción, ante una enorme cantidad de gente (se hace difícil calcular) que siguió con atención todo su desarrollo, en tanto que Luis Occhi conducía la fiesta con la sobriedad de siempre, con los villancicos de fondo para ponerle el marco adecuado.

Así que a las 22 aparecieron los Reyes Magos frente a la bicisenda, acompañados por los parafreneros, pasando bien cerca de la gente para poder tocar y saludar a los niños, y media hora después llegaron para comenzar a prepararse -detrás del escenario- para entregar los regalos con la ayuda de los pajes (había alrededor de 1.100 regalos).

Los fuegos artificiales ("son de bajo impacto sonoro, aprobdos por el ente regulador de Azul y la Municipalidad de Olavarría" aclaró Verónica Ruybal, una de las organizadoras del evento) hicieron la previa, y exactamente a las 23 Melchor, Gaspar y Baltasar -quien antes leyó un sentido mensaje a los niños- comenzaron a entregar los regalos.

Luego de allí, los tres Reyes Magos se dirigieron al Hospital de Pediatría, donde los esperaban siete niños que se encuentran internados, para disfrutar un momento único en sus vidas. La gente -que fue con reposeras, mates, etc. para instalarse cómodamente y ver la gran fiesta- luego pudo escuchar al grupo folclórico Ceibo (llegaron desde Cosquín, siendo la quinta vez que vienen a Olavarría y acá fueron Revelación en el Festival Nacional de Doma y Folclore, siendo protagonistas en escenarios de festivales como Cosquín, Jesús María y Baradero), que invitaron a la local Micaela Mondello para cantar juntos "Dejame que me vaya". Ese fue el cierre musical de la 54a Fiesta de los Reyes Magos, evento que abrió el programa cultural de la Municipalidad de Olavarría, que se mantiene firme, que crece cada año, y que hace que los chicos, y también los grandes, tengan su noche mágica cada 5 de enero.

MÁS TÍTULOS

A 35 años de un texto donde imaginó el año 2019
ESCENARIO POLITICO. tormentas, farsas y errores económicos. El peronismo quiere ser la segunda vía.
En 2018, se recolectaron más de 30 mil litros de aceite vegetal usado para convertirlos en biodiesel
Se trata de los cinco sectores en el PIO, el Parque de Granos, la ZALO y Los Fresnos
Una confesión con perspectiva de género
Entre este fin de semana y el próximo repartirán sorpresas para 60 nenes
Se especula con la llegada del fenómeno de "El Niño" en los próximos meses
Entrevista: Habla Marta Montero, la madre de Lucía Pérez
REGIONAL AMATEUR. Actualidad de Ferro, Racing y los otros tres rivales en la fase de grupos
SUB 20. Terminó otra semana de trabajo en Ezeiza
Estará en Olavarría el próximo jueves 14 de febrero
BASQUETBOL. José María Maldonado y un repaso de lo realizado por la Selección Argentina en 2018
GOLF. Más de 50 golfistas jugaron el medal play
Luis Barbieri y Abel Aníbal Alves, dos amigos del fútbol que se reencontraron en la casa de otro amigo
BASQUETBOL. Sexta edición del torneo Comercial en el Gimnasio "19 de Febrero" del barrio CECO