Edición Anterior: 11 de Enero de 2019
Edición impresa // La Ciudad
Recomendaciones de Bromatología sobre el uso de productos para el cuidado del agua de las piletas
Es posible que en el agua de las piletas de natación se desarrollen bacterias, hongos y algas que podrían ocasionar diversos problemas de salud y ser causal de transmisión de enfermedades como otitis, conjuntivitis y diversas infecciones intestinales.

Para mantener el agua en buenas condiciones y disfrutar de ella en forma saludable, desde el área de Bromatología de la Municipalidad de Olavarría se recomienda utilizar una serie de productos específicos.

Asimismo se recuerda que todos los productos para piletas son regulados por la ANMAT y se encuadran como Domisanitarios (o Productos de Uso Doméstico).

Al momento de comprarlos, debemos asegurarnos que en su rótulo figure el número de registro nacional de establecimiento (RNE) y el número de registro nacional de producto de uso doméstico (RNPUD). Para confirmar la legitimidad del producto se recomienda consultar el listado de productos para el tratamiento de aguas de piletas de la ANMAT.

Por otra parte, para asegurar la efectividad de estos productos es necesario respetar estrictamente las indicaciones del rótulo, en cuanto a dosificación, precauciones y condiciones de almacenamiento. Además, siempre deben mantenerse fuera del alcance de los niños y las mascotas.

Es importante señalar que todos los productos deben aplicarse en ausencia de bañistas y que el agua debe ser recirculada luego de su aplicación.

Cloro

El cloro mantiene el agua libre de bacterias, ya que su función es destruir estos microorganismos. Por eso, es importante realizar el tratamiento con la cantidad de cloro adecuada, teniendo en cuenta el volumen de agua que contenga la pileta.

Después de haber dosificado el cloro, debe controlarse periódicamente que su nivel no sea excesivamente alto o bajo y para ello pueden utilizarse kits de tiras de prueba que permiten su medición.

El nivel de cloro debe mantenerse entre 0.4 y 1.5 partes por millón. No es aconsejable que se encuentre en un valor mayor, ya que puede resultar tóxico para las personas. Los bajos niveles de cloro, por otra parte, pueden permitir el desarrollo de bacterias.

El pH del agua

En las piletas de natación es importante controlar el pH del agua, al menos una vez por semana, utilizando el kit de medición. Este valor influye directamente en la efectividad del cloro.

El pH debe encontrarse en un valor de 7.2 a 7.8. Si el pH es mayor o menor, la efectividad del cloro como germicida disminuye.

Por lo tanto, en caso de que el pH no se encuentre en los niveles adecuados, debe utilizarse un producto incrementador (alcalinizante) o reductor (acidificante) del mismo.

Alguicidas

Este producto se utiliza para eliminar las algas presentes en la pileta, que provocan que el agua se torne verdosa y que las paredes y el fondo de la misma se vuelvan resbaladizos.

Es necesario añadir periódicamente la dosis adecuada de alguicida en la pileta, sobre todo cada vez que se renueva el agua.

Floculantes

También llamados coagulantes o clarificadores, se utilizan cuando el agua se ha vuelto turbia debido a la presencia de partículas en suspensión. Los floculantes aumentan el tamaño de dichas partículas y provocan que decanten al fondo de la pileta, para facilitar su limpieza mediante el uso de barrefondos.

MÁS TÍTULOS

El DT de Toronto FC habló de Lucas Janson, y su continuidad en el equipo canadiense
BASQUETBOL. Gustavo Ismael Fernández, de cara a la vuelta al ruedo en la Liga Argentina 2018/2019
En la próxima reunión de la LFO se conocerá la forma de disputa
El torneo Comercial sigue en el barrio CECO
PRETEMPORADA. Los titulares derrotaron 3-1 a Grupo y los suplentes se impusieron por 2-1