Edición Anterior: 16 de Enero de 2019
Edición impresa // La Ciudad
Durante 46 años funcionó como sede del Correo y es parte del Patrimonio Histórico Cultural del Municipio de Olavarría
Los 70 años de un emblemático edificio olavarriense: el Palacio Belgrano
El edificio que actualmente es sede del Palacio Belgrano municipal forma parte del Patrimonio Histórico Cultural del Municipio de Olavarría, aprobado por ordenanza del Concejo Deliberante y decreto del Departamento Ejecutivo en 2016. Desde su inauguración el 16 de enero de 1949, y durante 46 años, fue sede de la sucursal de la empresa de Correo estatal. En 1995 fue adquirido por la Municipalidad de Olavarría, que lo denominó Palacio Belgrano y lo destinó al funcionamiento de dependencias comunales.
Marcos Rodríguez (*)

[email protected]

"Quedará satisfecha hoy, con la inauguración y habilitación al servicio público del nuevo edificio para la oficina de Correos y Telecomunicaciones, una vieja aspiración del vecindario de Olavarría. Las notorias deficiencias, por su estrechez y falta de comodidad, que acusaba el viejo local que desde hoy se abandona, motivaron innumerables gestiones en demanda de un nuevo edificio, cuya construcción, dispuesta hace años, finalizó recientemente". Tal es el comienzo de la crónica en la que El Popular informa en su edición del domingo 16 de enero de 1949 la habilitación del nuevo edificio de Correos y Telecomunicaciones, hoy Palacio Municipal Belgrano. Así, el inicio de este 2019 encuentra al tradicional edificio de la esquina de Rivadavia y Belgrano cumpliendo su 70 aniversario.

Varios fueron los lugares que ocuparía la sucursal local del Correo. Siempre de características rezagadas con respecto a las necesidades que el servicio iba adquiriendo conforme avanzaba la primera mitad del siglo pasado al son del crecimiento olavarriense. Es así que, por decreto del 4 de junio de 1938, el intendente municipal Amadeo Grimaldi instituye una comisión integrada por representantes de las fuerzas vivas de la ciudad para gestionar "ante quien corresponda la construcción de un edificio que reúna las comodidades necesarias para las oficinas de Correos y Telégrafos de esta ciudad y que sea a su vez un exponente de su progreso edilicio". Entre los argumentos del decreto se indica que la municipalidad estaba abocada al estudio "que permita conseguir de los poderes nacionales la construcción de un edificio de Correos y Telégrafos en nuestra ciudad, que reúna las condiciones de comunidad e higiene que Olavarría merece" y que por esto se hacía "necesaria la intervención de las fuerzas vivas del Partido para dejar establecido que se trata de un anhelo general".

En 1939, el intendente Grimaldi convocó a referentes institucionales de la ciudad a una asamblea a realizarse el 31 de marzo para considerar, entre otras cosas, "el proyecto elevado por la Dirección de Correos y Telégrafos de la Nación relativo a la construcción de un edificio para sus oficinas en ésta". Entre las decisiones surgidas de esa reunión encontramos la constitución de una nueva comisión con idéntica misión que la del año anterior, a la que se sumaría otra cuyo objetivo era "la obtención de recursos y materiales para que pueda efectuarse la construcción del edificio proyectado".

Las gestiones continuaron y el 17 de diciembre de aquel 1939 el Concejo Deliberante sancionaba la siguiente ordenanza: "art. 1- cédase a la Dirección General de Correos y Telégrafos de la Nación y a los efectos de que en él se construya el edificio para sus oficinas en esta ciudad, el terreno que forma la esquina Este de la Plazoleta Municipal (manzana número 43), compuesto por 31 metros sobre la calle Rivadavia por 35 metros sobre la calle Belgrano, de acuerdo a los planos presentados; art. 2- las obras deberán ser iniciadas dentro de los ciento ochenta días de firmada la escritura respectiva. Si pasado dicho plazo la Dirección General de Correos y Telégrafos de la Nación no diera comienzo a las obras, queda sin efecto esta ordenanza; art. 3- facúltese al DE para firmar la escritura y realizar todo trámite que fuere necesario a los efectos de dar cumplimiento a la presente; art. 4- pase el expediente respectivo al DE a sus efectos y comuníquese, publíquese, etc."

Sin embargo y a pesar de la concretada la cesión del terreno para el nuevo Correo, en la Memoria de la Acción Administrativa de la Municipalidad correspondiente a 1939, en referencia al avance de las gestiones, podemos leer: "muy a pesar de este DE no es posible expresarse de este edifico en la misma forma que el del Banco de la Nación; (…) solo resta esperar que en el futuro se vean coronados estos deseos, que son los del vecindario de este pueblo". Como vemos, la construcción aún no se materializaría y, superado el plazo estipulado en la ordenanza para su inicio, la cesión quedó sin efecto.

El 18 de junio de 1942 y la bajo la intendencia de otro Grimaldi, esta vez Antonio, hermano de Amadeo, el Concejo Deliberante sancionaba una nueva ordenanza en iguales términos de la anterior, o sea, se realizaba nuevamente la cesión de la antigua plazoleta pero no se indicaba, esta vez, un plazo para el inicio de las obras. Conforme pasaran las administraciones comunales, la concreción del edificio se iría acercando. Bajo la titularidad del ejecutivo municipal en manos de Alfonso Hourcade se logró la escrituración del terreno a favor del gobierno nacional y el compromiso de inicio inmediato de la construcción, la que tuvo comienzo en 1946.

Finalmente, y luego de sortear algunas dificultades (entre ellas una huelga de albañiles), el 16 de enero de 1949 quedaría formalmente inaugurado el nuevo edificio de Correos y Telecomunicaciones de Olavarría. Ahora con Santiago Cañizo a cargo de la comuna, se llevó a cabo la ceremonia inaugural la mañana de ese día domingo. Se contó con la presencia de enviados nacionales, provinciales y personalidades del acontecer político y social de la ciudad, entre las que se encontraba el exintendente Amadeo Grimaldi, quien una década atrás iniciaba junto a un grupo de vecinos, la empresa que aquel día inaugural se veía materializada. La bendición del edificio estuvo a cargo de Monseñor Cáneva, a la que siguió la entonación del Himno Nacional, los correspondientes discursos y un sencillo brindis realizado en el Palacio Municipal. Por último, los invitados especiales se trasladaron a la estancia San Jacinto donde Alfredo Fortabat ofreció un almuerzo "a la criolla", según rescatan las crónicas de ese día.

Cercanos a culminar el siglo XX nos encontraremos ante un nuevo hito en la historia del tradicional edificio del centro olavarriense. En 1995, en el marco del proceso de privatizaciones de empresas estatales y venta de edificios desarrollado durante la década de los 90, se concretaría la compra por parte de la Municipalidad de Olavarría del inmueble inaugurado a inicios de 1949. Nace así lo que la ordenanza 2070 de agosto de 1996 identifica como Centro Cívico Municipal integrado por el Palacio Municipal Tradicional, y el edificio adquirido al Estado Nacional en el enclave de Belgrano y Rivadavia; a partir de allí Palacio San Martín y Palacio Belgrano, respectivamente. La operación tuvo gran trascendencia en su momento, y algunos la evaluaron como una de las incorporaciones patrimoniales más importante que hizo el Municipio y que reinauguró en noviembre de 1996. El ahora Palacio Belgrano, donde funcionan varias dependencias municipales, es uno de los edificios históricos de la ciudad que a 70 años de su concreción integra el patrimonio de todos los olavarrienses.

(*) Investigador de la historia de Olavarría.


Un edificio testigo del paso del telégrafo al satélite

Cuando la sucursal de la empresa de Correo todavía funcionaba en el edificio de Rivadavia y Belgrano y dos años antes de que el Municipio de Olavarría lo adquiriera para usarlo como sede de distintas dependencias comunales, El Popular le realizaba una entrevista a Guillermo Alonso y José Iruretagoyena, dos empleados del Correo, uno con 47 años y el otro con 41 años de antigüedad. Allí Alonso e Iruretagoyena contaban que su trabajo en ese año -con tecnologías como el teléfono celular, el fax y el uso del satélite- era muy distinto a cuando habían ingresado a la empresa. Ellos desde su juventud eran telegrafistas, pero ese modo de comunicación había sido reemplazado por el teletipo hacía más de veinte años. El telégrafo era un sistema de comunicación que se basaba en el Código Morse y, promediando la década del 60, había sido reemplazado por la teletipo (un sistema que tenía mucha más velocidad para enviar los mensajes), que incluso a comienzos de los años 90 ya estaba siendo reemplazada por el fax. "Los telegrafistas somos los últimos mohicanos del Morse", contaban Alonso e Iruretagoyena, explicando las diferencias entre las distintas épocas de comunicación y cómo ellos se habían adaptado a los cambios. De esta forma, entre 1949 y 1995, el edificio del Correo estatal en Olavarría fue testigo de medio siglo de los progresos de la tecnología en el ámbito de las telecomunicaciones.


MÁS TÍTULOS

Autoridades sanitarias precisaron que esta semana se recibiría el envío desde Región Sanitaria IX
La directora de Gobierno Abierto y Vinculación Ciudadana destacó los alcances de la plataforma de denuncias
La Focra realizó una conferencia de prensa para criticar a Soeco en relación a los despidos de Cerro Negro
Daniel Ottaviano y el concejal Juan Sánchez hablaron sobre el traspaso del Estacionamiento Medido
Durante 46 años funcionó como sede del Correo y es parte del Patrimonio Histórico Cultural del Municipio de Olavarría
En Azul se dan unos 50 turnos por día, en Olavarría entre 20 y 30, y en Bolívar se otorgaron unos 100 para esta semana
El aprehendido es un agente del Servicio Penitenciario Bonaerense
El joven de 21 años se encuentra internado en el Hospital en terapia intensiva
La investigación por la que se encuentra imputado data del año 2014
En los procedimientos secuestraron varios de los elementos sustraídos
BASQUETBOL. Jugarán hoy a partir de las 21 El Fortín ante Pueblo Nuevo en Loma Negra
PEDESTRISMO. La 53ª Edición de la Maratón de Reyes "Camilo Martino" en Trenque Lauquen
DAKAR 2019. El cordobés logró su séptimo triunfo en ocho etapas de los cuatris.
DAKAR 2019. El cordobés logró su séptimo triunfo en ocho etapas de los cuatris.
Con Matías Orlando y Juan Manuel Gatti
BASQUETBOL. El pivote Pablo Moya se refirió al triunfo de Estudiantes ante Deportivo Viedma 102-86
Emiliano Coppero, nuevo escolta de Loma Negra
Sexta edición del certamen estival en barrio CECO