Edición Anterior: 8 de Febrero de 2019
Edición impresa // La Ciudad
Más del 50% de los argentinos tiene hábitos de "phubbing" o desatención por mirar el celular
Según el estudio, uno de cada cuatro encuestados señaló sentir "un impulso interno que le obliga a utilizar esas tecnologías en cualquier lugar y momento".
Más del 50% de los argentinos afirmó que en reuniones "cara a cara" la otra persona "se pone a chequear el celular en medio de la conversación", acción denominada "phubbing" y que puede convertirse en una forma de "destrato", según un informe divulgado ayer por una universidad argentina que aborda los comportamientos vinculados con la "adicción a la tecnología".

"Si bien el celular puede ser un instrumento que conecte a las personas, existe un riesgo de que, por no poder dejar de prestarle atención en medio de interacciones sociales, uno destrate a quien tiene enfrente", describió la investigación de la Universidad Siglo 21, que definió "destrato" como una "forma leve de maltrato social".

El uso de celulares "se ha naturalizado tanto, que tomamos como algo normal el estar comiendo con alguien o en alguna actividad cara a cara y mirar el teléfono permanentemente, como si no tuviésemos a nadie adelante", señaló a Télam Laura Jurkowski, psicóloga y directora del centro especializado en adicciones a Internet "Reconectarse".

A su vez, "las nuevas tecnologías de comunicación e información (TICs) están diseñadas para captar rápidamente nuestra atención, por eso estamos continuamente a punto de distraernos", remarcó a Télam Carlos Sponton, coordinador del Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales en la Universidad Siglo 21 y coautor de la investigación.

De acuerdo con el estudio, el 57,7% de los encuestados afirmó que en conversaciones cara a cara, en el ámbito familiar y también entre amigos, "la otra persona se pone a chequear el celular en medio de la conversación".

En tanto, el 13,3% asumió que "interrumpe conversaciones familiares y con amigos" para chequear su móvil.

Ese comportamiento se relaciona con la conducta de "no poder separarse del teléfono", denominada "nomofobia", término que proviene del anglicismo "no mobile phone phobia" y que se refiere a la "ansiedad o miedo irracional a quedarse sin acceso a ese dispositivo".

"De ahí derivan conductas impulsivas y de apego extremo, poco controlado y ansioso de chequeo permanente de las redes sociales", subrayó la investigación.

De hecho, el 35% de los encuestados reconoció que "chequea el celular aunque no haya sonado", mientras que el 21,5% "cree que su celular ha vibrado y cuando chequea verifica que no vibró".

Asimismo, uno de cada cuatro encuestados señaló sentir "un impulso interno que le obliga a utilizar esas tecnologías en cualquier lugar y momento".

Esa acción de chequear permanentemente los dispositivos mientras se participa de una conversación cara a cara puede generar que el otro se sienta "ignorado o no tenido en cuenta", sostuvo Jurkowski, por lo que recomendó "silenciar algunas alertas y notificaciones de mails y redes".

En el caso de que una persona esté "esperando, por ejemplo, una llamada importante, puede decirle a quien tiene adelante ‘Perdoname, tengo el teléfono aquí, puede ser que en cualquier momento nos interrumpa’", sugirió la especialista.

También aconsejó que en caso de no poder evitar chequear muy seguido, una opción es "pedir disculpas o permiso", para "atenuar algún impacto negativo en la otra persona".

"Hay que aprender a regular la compulsión a chequear el celular y disminuir el impulso de estar permanentemente revisando las redes", completó Sponton.

Prácticas saludables

Los comportamientos vinculados con la adicción a la tecnología pueden afectar a cualquier persona, pero una investigación divulgada ayer por la Universidad Siglo 21 propuso "prácticas saludables específicas" para cada generación: "millennials", "generación X" y "babyboomers".

Los millenials comprenden a personas de 18 a 35 años y son la generación "con mayor riesgo de tecno-adicción", afirmó la investigación. "En general se trata de un grupo etario que convive con la experiencia de tener Internet, tablets, computadoras y celulares desde muy pequeños", argumentaron los investigadores, que sugirieron "tener presente que el buen uso de esos aparatos requiere aprendizaje, conciencia y equilibrio con las demás actividades que le otorgan sentido y propósito a la vida".

Esa generación también tiene la "responsabilidad" de ser una especie de "inclusor digital" y mostrar a los demás que la tecnología "no es el enemigo, sino una herramienta que puede ayudar a tener una vida mejor", señala el estudio.

En cuanto a la generación X, compuesta por personas de 36 a 50 años, "el mayor problema puede ser el tiempo disponible para aprender".

"Ese grupo suele tener una actitud de respeto a las tecnologías, por lo que a sus integrantes se les recomienda estar siempre capacitándose al respecto", convocaron los especialistas.

Sobre los babyboomers, es decir, mayores de 50 años, el estudio señala que "el mayor problema para incorporar tecnología es el miedo".

"En esa edad es más común la tecnofobia, ya que muchos sienten que si tocan las teclas del celular, por ejemplo, pueden cometer errores irreversibles o romper algo", grafica el informe de Siglo 21.

Y agrega: "Esa generación no asume a veces el problema del miedo, sino que cree que se trata de rechazo y dice frases del tipo ¡en mi época no necesitábamos estas cosas para comunicarnos!".

"Si los babyboomers logran conectarse con los millennials pueden reducir lo que se conoce como brecha digital y acercarse a los beneficios de las nuevas tecnologías", sugirieron los investigadores. Télam

MÁS TÍTULOS

SUPERLIGA. Lucas Janson serán de la partida en Tigre
Los otros resultados
VOLEIBOL. María de la Paz Tolosa juega la Liga A1 en Gimnasia La Plata
SUB 20. Hugo Alves, y los recuerdos de aquella clasificación en Montevideo para Japón 1979
FEDERAL AMATEUR. El "carbonero" se prepara para recibir a Alumni de Azul
Un día inolvidable
La palabra de Roberto Vidal y Maxi Gargaglione
BOXEO. El olavarriense se medirá ante Daniel Coronel en el combate profesional
Emotiva mención de Batista
BASQUETBOL. Se completó la cuarta fecha del torneo Verano de Primera División, organizado por la ABO
SUB 20. La Argentina le ganó 2-1 a Uruguay y se clasificó para el Mundial de la categoría