Edición Anterior: 24 de Marzo de 2019
Edición impresa // La Ciudad
El rector de la Universidad Nacional de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur pasó por nuestra ciudad
Juan José Castelucci y una militancia que lleva en su ADN
Llegó el jueves, invitado por el Centro de Estudiantes de la Facultad de Ingeniería, de la cual es egresado. Ex detenido/desaparecido, allí contó cómo fue su paso por la casa de estudios durante y después de la dictadura cívico militar.
Julieta Portillo

[email protected]

Es el primer rector electro de la Universidad Nacional de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur y desde ese lugar sigue militando por los más desprotegidos, por la igualdad de oportunidades y por la educación. Juan José Castelucci es de nuestra ciudad, pero eligió otro destino luego de vivir la dura experiencia de estar detenido/desaparecido en Monte Peloni y otros centros clandestinos que existieron durante la última dictadura cívico militar.

"Soy un militante de los 70, pero con otras formas", se define el actual rector universitario que llegó a nuestra ciudad en el marco de la Semana de la Memoria e invitado por el Centro de Estudiantes de la Facultad de Ingeniería donde él egresó en 1984 con el título de Ingeniero Electromecánico, una profesión que le dio la posibilidad de crear lazos firmes en el ámbito universitario.

Su visita se dio en el marco de una charla que ofreció junto a ex compañeros sobre la universidad de aquellos años, sus vivencias y su historia. Además, apoya la intención de que el comedor escolar lleve el nombre de Jorge Miguel "Negrito" Toledo, compañero de militancia universitaria. Incluso, ha enviado una carta al Consejo Superior para que apoyen esta iniciativa.

Es que "yo tenía una relación personal con él. Me parece muy buena la idea. El ‘Negrito’ tuvo una persecución psicológica cuando estuvimos en Caseros. Me acuerdo que salíamos al patio juntos y yo lo venía manteniendo. Pero tuve un problema de riñón y me llevaron a Devoto a hacerme estudios, cuando volví se había colgado". El Negrito Toledo fue secuestrado en 1978, en Olavarría. Estuvo detenido en Sierra Chica y luego en el penal de Caseros. Víctima de torturas y de un supuesto tratamiento psiquiátrico, terminó suicidándose en 1981.

Juan José fue uno de los tantos jóvenes que fueron secuestrados en Olavarría en 1977 y que fueron llevados al centro clandestino Monte Peloni. En aquel entonces tenía 25 años y le faltaban un par de materias para obtener su título de ingeniero, carrera que había comenzado a cursar en 1971.

Fue juzgado por un "Consejo de Guerra" en Tandil, luego trasladado a La Plata y posteriormente estuvo detenido en la cárcel de Caseros y en el penal de Rawson. En diciembre de 1982 obtuvo su libertad y con ella el planteo firme de estudiar. Se graduó en 1984 y casi inmediatamente se fue a Ushuaia, por invitación de un amigo, lugar que eligió para continuar su vida.

Testimonio viviente

- Su ida de la ciudad tuvo que ver con su historia, con lo que vivió... Un poco como huyendo de todo esto...

- Yo tenía definido que terminaba de estudiar y a algún lado me iba. Tenia un amigo en Suiza, otro en Canadá y salió Ushuaia que es otro mundo, no parece Argentina, parece otro país. Desde entonces siempre estuve vinculado a la universidad. Cuando llegué se creaba la sede de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, de la cual fui docente. Hace cinco años se creó la Universidad Nacional de Tierra del Fuego y yo soy el primer rector electo en 2015.

- Su historia de militancia, su paso por la Facultad, llegar a convertirse en rector de una universidad, ¿cómo se fue dando todo eso?

- Ushuaia es muy particular, cuando se crea la sede de la San Juan Bosco éramos muy pocos los que podíamos dar clases, ser docentes. He hecho otras cosas, pero nunca dejé la docencia universitaria. Mi pasión fue el tema de la universidad. Cuando nació la universidad me presenté como rector y la asamblea me eligió.

- ¿Qué recuerda de esos años en la Facultad y cómo ha cambiado? Desde el ámbito de la educación, me parece que han habido conquistas en cuanto a derechos humanos y memoria...

- Nosotros editamos, como universidad, un libro que se llama "Educando para la Memoria". Estuve el otro día con Estela de Carlotto porque es la historia un poco de los nietos. Se hizo en un auditorium de la Soka Gakkai que son los budistas y era maravilloso ver a esos jóvenes. Esos chicos aman a Estela. Fue un cambio muy fuerte, lo que han hecho las Abuelas y las Madres, pero sobre todo la figura de Estela con su manera de ser, con su trato, siempre con paz. Ha cambiado mucho, hoy no podemos ver ese secundario que vivimos nosotros. Hoy los chicos se hacen respetar, hacen valer sus derechos, discuten, debaten... Hay un vuelco importante. Nosotros siempre hablamos de Justicia, Verdad y Memoria. Estamos acá, somos el testimonio viviente.

- Y eso también fue fundamental para ir cambiando la historia enseñada, la de los libros.

- Instalamos un poco esa parte de la historia, pero siempre en la nebulosa. Hasta que con todo cariño aparece un señor que es Néstor Kirchner y que pide perdón en nombre del Estado. Y eso hace resurgir esto de los derechos humanos y nosotros cobramos vida, pudimos revivir. Siempre milité políticamente, pero siempre me veían un poco raro, nos ponían algún freno los partidos políticos. Con Néstor primero y Cristina (Kirchner) después, hubo un vuelco fundamental.

- Qué importante para ustedes ese gesto...

- Es un gesto, no nos iba a devolver nada, pero ese gesto para nosotros fue mucho, nos deslumbró. Le podrán decir lo que quieran, pero en el corazón los llevo fuertemente por lo que representaron en materia de derechos humanos.

Derechos Humanos

- También hubo un resurgimiento de la militancia, sobre todo joven.

- Ahora se cree que las elecciones se ganan en un set de TV. Nosotros creemos en la militancia, la universidad desde mi asunción ha planteado el respeto por los derechos humanos, el respeto en la diversidad, nosotros hemos tomado dos administrativas de género trans este año y una chica que la sacamos de la trata. Todos estamos de acuerdo en eso, pero hay que tomar esas decisiones. Nuestro primer "Doctor honoris causa" se lo dimos a Estela de Carlotto. Nosotros queremos proteger al más desprotegido. Siempre en la universidad estamos en esta línea de proteger al más desprotegido, al más humilde porque el poderoso se puede proteger solo, no necesita protección. El desprotegido sí. Por eso estamos trabajando fuertemente con el tema becas. También nos han castigado mucho con el tema presupuesto. Han castigado al sistema educativo, pero dentro del sistema educativo de las universidades hubo inequidad, a algunas le han dado porcentaje muy alto y a otras muy bajos.

- Y eso tiene que ver con una cuestión política, ideológica...

- No te quepa ninguna duda. No voy a culpar solamente al Gobierno, sino también a mis compañeros que hacen acuerdos, que son negociadores, criterio que no comparto.

Igualdad de oportunidades

- ¿Qué recuerda de la Facultad de Ingeniería, de aquella época?

- Desde que me recibí nunca más estuve en la Facultad. Estuve por venir el año pasado a abrir un congreso de matemática como rector pero no hubo eco en las autoridades locales de la Facultad. Con todo respeto y cariño, me quisieron sentar con el público y yo soy un rector, si es un acto académico me parecía que tenía que estar en la mesa de apertura así que desistí de venir. Sí entré a la Facultad de Ciencias Sociales, que fui muy bien recibido. Yo siempre cuestioné que habiendo sido el Juicio de Monte Peloni y muchos de nosotros que habíamos sido estudiantes de Ingeniería nunca nos llamaran, no acompañaron absolutamente nada. Ahora fue el Centro de Estudiantes el que me invitó y he venido con todo gusto. Si me hubieran invitado las autoridades de la Facultad hubiera venido igual, pero no me invitaron.

- ¿Cómo fueron aquellos años de estudiante y militante?

- Se venía el Mayo Francés para nosotros, la imaginación al poder, estaba la efervescencia de la Revolución Cubana, las revoluciones por el Che Guevara y "el que lucha y vuelve", eso nos marca a fuego. Después viene Cámpora y teníamos universidades peronistas. Eramos Juventud Universitaria Peronista. Las luchas de ese momento y las de ahora son las mismas: la defensa de la universidad pública, los gobiernos cuatripartitos, el albergue estudiantil, el boleto universitario. No era muy diferente esa universidad a ésta. Teníamos periodos de bonanza con Cámpora. Pero después de la muerte de Perón empezó la debacle, la persecución, ya directamente ni se podía ir cursar. Nosotros íbamos a hacer prácticas a Buenos Aires y nos palpaban de armas. No se podía dormir tranquilo. Veías que llegaban de Azul los patrulleros de la Federal, el Ejército... Cuando te vienen a buscar decís "ya está, se terminó".

- Pero después de cinco años volvió a la facultad, a los 30...

- Me encontré una realidad distinta. Me fui con una universidad peronista y volví con una universidad radical. El pleno apogeo de Alfonsín que fue un gran demócrata y alguien que hizo mucho por los derechos humanos.

- ¿Desde su rectorado sigue a pleno con la militancia?

- Cuando me preguntan qué soy, yo dijo "un militante de los 70" con otra forma. Como dice Pepe Mujica, antes queríamos cambiar el mundo a los tiros, ahora somos revolucionarios en hacer una cuadra más de asfalto, el mundo cambió. La única revolución posible es la educación. Por eso trabajamos fuertemente en barrios marginales, para que esos chicos lleguen a la universidad, por eso ahora queremos lograr una residencia. Está bien la gratuidad, pero hay que hablar de igualdad de oportunidades, en Ushuaia no es lo mismo aquel que estudió en un colegio céntrico con todas las comodidades que el que vive arriba, que llega mojado, con frío, con olor a humo. Ese chico llega a la casa y se pone frente a la salamandra y se acuesta a dormir. No son las mismas condiciones. Una cosa es el ingreso irrestricto y universidad pública, y otra es igualdad de oportunidades.

MÁS TÍTULOS

Participó el Dr. Mariano Sironi, experto argentino en ballenas
Liliana González y los desafíos que plantea en su libro “Volver a mirarnos”
ESCENARIO POLITICO. las dos mentiras nacionales, la de los datos y la de las promesas. El oficialismo insinúa sus candidatos
La inscripción continúa abierta y la actividad comenzará el 8 de abril
La jornada que tuvo carácter nacional se desarrolló en el marco del Día del Niño por Nacer
La Justicia lo vinculó a una banda que realizaba estafas en la venta de vehículos
Quedó evidenciado en las últimas asambleas de los gremios mayoritarios
INTERVENTIONAL CARDIOLOGY S.A. Permite estudios diagnósticos y terapéuticos con un angiógrafo de avanzada
En Olavarría son 12.832 los chicos incluidos en el SAE. Del total, unos 2500 acceden al almuerzo
El rector de la Universidad Nacional de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur pasó por nuestra ciudad
Elaboraron un proyecto para la creación de la Comisión de Trabajo en el HCD
PRIMERA DIVISION. Ferro, uno de los punteros, visita a Hinojo
SUB 20. La Argentina se recuperó de la derrota ante Francia y le ganó 1-0 a Japón
Hoy desde las 10, en la Quinta "Don Mateo"
GOLF. Comenzó ayer y se cierra hoy la octava edición en el Club Atlético Estudiantes
INFERIORES. Comenzó la cuarta fecha en cinco canchas, completarán mañana
En el Club Embajadores
REGIONAL FEDERAL. Le ganó 2-1 a Huracán de Saladillo en el Parque Carlos Guerrero
No hubo buenas noticias en San Cayetano
BASQUETBOL. Racing A. Club recibe hoy a Sporting por la Liga Junior
PEDESTRISMO. Horacio Báez es el nuevo titular del Círculo de Atletas Veteranos de Olavarría (CAVO)