Edición Anterior: 14 de Abril de 2019
Edición impresa // La Ciudad
A treinta años, habla Juan Manuel García Blanco. Recuerdos de los ciudadanos.
La memoria de la hiperinflación de 1989: un trauma que también es olavarriense
Una decena de olavarrienses recuerda la herida de 1989, cuando la hiperinflación del 3079% anual se llevó bienes, esperanzas y vidas. En Olavarría no hubo violencia pero sí mucho dolor. Juan Manuel García Blanco, el único intendente peronista de la nueva democracia, soportó una gestión atravesada por esa herida. Lo recuerda y lo cuenta en esta nota.
Silvana Melo

[email protected]

Treinta años atrás abril era un otoño desconcertante. Que dejaría después una rémora genética, de generación en generación: la memoria inflacionaria. Una suerte de trauma argentino que vive el 50% interanual de Cambiemos como un drama que puede volverse tragedia. Pero en julio de 1989 la inflación en la Argentina fue del 190%. En sólo un mes. En el año, llegó al 3.079%. Raúl Alfonsín bajaba los brazos en su lucha quijotesca contra poderes invencibles. Saqueos, muerte y desesperanza generaron la segunda ola migratoria de fin de siglo. La primera, bajo la forma del exilio, durante la dictadura. La tercera sería en los albores del nuevo milenio, durante el derrumbe de 2001. Olavarría no vivió violencia pero esos días quedaron como un sello feroz en la memoria. Así lo recuerdan algunos olavarrienses consultados: una lucha básica por la comida. Y así lo lleva en el alma Juan Manuel García Blanco, el intendente desde 1987 a 1991. El que protagonizó el único suspiro peronista desde el regreso a la democracia. Y soportó una gestión atravesada por el desastre económico y las internas partidarias.

Diana Merlos y Daniel Ligore trabajaban en LU 32 Radio Olavarría en 1989. Tenían en el corazón el impulso de irse. Las hiperinflaciones de 1989 y 1990 terminaron por madurar esa decisión. "Teníamos una tarjeta del trabajo, nos decían que cerraba e íbamos a comprar rápido al supermercado. Detrás nuestro venían los empleados remarcando todo. Era una locura". Es decir que "el que estaba detrás en la cola ya compraba más caro". La sensación atroz era "no saber lo que íbamos a comer al otro día". La ex senadora María Isabel Gainza ratifica semejante sensación: "la carrera era para conseguir comida. Al comerciante, si no pagaba de contado, le vendían sin precio. Y cuando iba a pagar, era imposible".

A la periodista Alicia Cabri lo primero que se le plantó en la memoria fue "el Mercado Comunitario que funcionaba en Alvaro Barros entre Vicente López y Rivadavia; íbamos todos a hacer colas que te llevaban la vida. Pero la plata alcanzaba apenas hasta mediados de mes. Y después había que hacer malabares". La incertidumbre extrema no permitía planificar los próximos diez minutos: "íbamos a preguntar un precio a la mañana y después lo ibas a comprar a mediodía y ya tenía otro valor mayor. En muchos trabajos se pagaba por semana para afrontar la situación".

Diana y Daniel exorcizaban el drama escribiendo cartas a sus amigos Claudia y Horacio que ya vivían en Italia: "comenzábamos a escribir la carta a la mañana y a la tarde todo había cambiado. Ellos no lo podían creer".

Cuando dos años después siguieron el mismo camino, sus hijos fueron presa de varios asombros: "en Olavarría siempre les decíamos que no teníamos dinero para nada. Nada". "Cuando estábamos en Italia –relató Daniel- necesitábamos cosas para la casa, fuimos al supermercado y las compramos. Cuando las vieron los chicos se pusieron a llorar y preguntaron ‘¿cómo vamos a hacer para pagar todo esto…’?"

Derrumbe y bono

El derrumbe del gobierno alfonsinista y la triste caída de esa esperanza que fue la primavera democrática, no fueron ajenos a decisiones y medidas que chocaban con los poderes establecidos. Desde el memorable juicio a las juntas -único en el mundo- hasta la ley de divorcio, los encontronazos con la iglesia y algún intento de soberanía económica que naufragó violentamente. La mayor crisis energética de la historia se dio a fines de 1988 y a principios de 1989. El Movimiento Todos Por la Patria copó el regimiento de La Tablada en enero y en febrero el menemismo preparaba su golpe de estado económico con sus futuros funcionarios en Washington anunciando un "dólar recontra alto". En esos días devaluaron el austral y todo estalló.

Juan Manuel García Blanco tenía 38 años cuando asumió como intendente municipal. Le ganó a Helios Eseverri y su paz en la gestión duró meses apenas. Una disputa intestina en el peronismo y el deterioro económico sumaron dificultades que maduraron el regreso de Eseverri en 1991.

Hoy, en entrevista con esta periodista, el ex diputado provincial recuerda que "la principal herramienta, el presupuesto, quedó a los dos o tres meses totalmente desactualizado. Yo estaba en minoría y con el bloque fracturado". En cuanto a los tributos, "en la ordenanza impositiva están los vencimientos de las cuotas que se fijaron el año anterior. Cada mes que pasaba los impuestos se iban desactualizando más. Los ingresos flaqueaban y el presupuesto de gastos iba por el ascensor". Unos de los cuestionamientos más duros fue "la falta de insumos en el Hospital" pero "no era que no teníamos plata, sino que los ingresos iban mucho más lentos que los egresos…"

La primera noticia "de intentos de saqueos vino desde la policía, que me avisó que se estaban armando en el barrio Hipólito Yrigoyen para atacar supermercados". El intendente se fue "a los domicilios de los que estaban organizándolo y participé de una asamblea; era de noche, en un ambiente pesado. Y me protegieron los chicos a los que les había hecho las canchitas de fútbol. Yo fui absolutamente solo y ellos me vinieron a saludar, a abrazarme. Detrás de un escritorio estaban Mario Méndez y Saúl Bajamón. El presidente de la Sociedad de Fomento era Omar Iturregui…"

A partir de esa noche "armarmos el bono solidario; para cobrarlo la gente tenía que trabajar tres horas cada día; se constituyó el Consejo de Emergencia Social, con la presencia de todas las instituciones, incluidas las iglesias católica y evangélicas".

El bono "no tenía ningún respaldo legal; me acuerdo que le dije a Fray Romeo que íbamos a ir todos presos. Y él me dijo que tenía que estar dispuesto a ir preso si era por la gente". Entonces "logramos que el Consejo de Emergencia firmara los cheques para algunas de las familias. Mario Méndez era el secretario y funcionaba en Fomento Roca Merlo".

En julio Raúl Alfonsín "resignó" su cargo presidencial (ése fue el verbo que utilizó) y Carlos Menem inició la sostenida enajenación del país. "Tuvimos muchas contradicciones ideológicas con el menemismo. Pero en principio, no nos pagaba. Y no teníamos dinero para sostener la municipalidad".

Y relató la historia con Amalia de Fortabat. "Las cementeras pagaban el 2% del valor de la bolsa de cemento cada dos meses. Lo concretaban 75 días después. En esos momentos quedaba totalmente desajustado. Hice una gestión con las cementeras. Para que me pagaran todos los meses y con el último valor de la bolsa. Me dijeron que todo lo manejaba Amalita". Entonces "lo fui a ver a Bernardo Miretzky, que me dijo que lo iban a plantear en el directorio".

Después de la reunión, "Miretzky me dijo que tenía dos noticias: una buena y una mala. La mala era que el directorio había votado en contra. Pero a la vez, ‘la señora ha resuelto aceptar su pedido de ayuda’". En los medios apareció al otro día "el corazón" de la esposa de Fortabat. Sin embargo, hoy García Blanco puede "reivindicar la gestión que yo hice para que eso fuera realidad y pudiéramos bancar el bono solidario".

Bicicletas

María Isabel Gainza tiene en claro que, como en las peores crisis, hay muchos que ganan desde la tragedia del resto. "La bicicleta financiera, los bancos, un tipo como Jorge Brito que compró el banco Macro al secretario de Hacienda de Alfonsín, que era Mario Brodersohn, gente de la Coordinadora, nombres como Nosiglia, que siguen figurando hoy en los escenarios de poder". Escribe Alfredo Zaiat: "uno de los golpes más importantes de Macro fue comprar dólares en cantidad en los días previos al estallido del Plan Primavera, el 6 de febrero de 1989, cuando el Central liberó el mercado cambiario gatillando el proceso de hiperinflación".

En esos días Eduardo Malamud, entonces diputado provincial, presentó un proyecto para que se pudiera vender la leche directamente del productor al consumidor. Los empresarios no toleraban la disminución del margen de ganancias. "En la lechería era descomunal la diferencia entre el monto abonado a los productores y el precio de venta al público de la leche", relató el ex legislador. "Se generalizó la práctica de la venta directa de los tambos al público, obviando la pasteurización y con la recomendación del hervor imprescindible antes del consumo". El proyecto de Malamud, que buscaba extender la práctica a toda la provincia, pasó Diputados pero el Senado ni lo trató. Su esposa, Rosa Sann, recuerda que "faltaba todo porque escondían mercadería; al día siguiente o a la hora siguiente, la remarcaban... y la leche siempre fue fundamental para las familias".

Treinta años después, Juan Manuel García Blanco vive en La Plata, rodeado de nietos. Alfonsín murió hace diez años, revalorizado por la historia. No gobierna Carlos Menem pero sí Mauricio Macri. Y el argentino es el sexto proceso inflacionario más importante del mundo.

La memoria del 89 vuelve con número redondo a trazar el trauma del dólar que se dispara y el alimento que se aleja. Con una inflación que no tocará ni cerca aquellas tragedias. Aunque la fragilidad humana siga sufriendo igual, en todos los tiempos.


Sin tiempo para la angustia

A muchos les cuesta activar la memoria hacia esos días. Alicia Cabri asegura que "no había tiempo para la angustia. Con menos de 30 años, yo arremetía". Sí tiene en claro que "en 2001 era más difícil, porque no había trabajo. Entonces florecieron los trueques, la gente quería trabajar y no había dónde". En medio de la tragedia de la hiperinflación no todo estaba destruido todavía. Pero "yo estaba desesperada por comprar alimentos para mi niñita de tres años y mi hijo de ocho".

María Isabel Gainza sentía que "algo nos pasaba por encima. No había precios ni para comprar ni para vender. Los mayoristas fuertes dejaron de vender. En dos o tres días la mercadería valía cuatro veces más. El empleado quería salvarse cobrando el sueldo y transformándolo en azúcar, aceite, latas de leche. Conozco gente que vendió una casa y pudo comprar una puerta".

"Un amigo vendió una cupé Fuego, y a las dos semanas, con el mismo dinero, se compró un juego de platos", relata un olavarriense que prefiere ocultar su nombre a estos recuerdos. La concejal Margarita Arregui vivía en La Plata en esos días. "Con una bebé a la que le tenía que poner pañales de tela porque no se podían comprar los descartables. En el 1991 recién volví a Olavarría", directamente al Municipio de Helios Eseverri.

MÁS TÍTULOS

El ingeniero Orfel Fariña realizó un pormenorizado análisis y sostuvo que "el panoramma está muy feo"
La nueva reglamentación marca que el ingreso a boliches y bares está permitido hasta las 2 de la mañana
A treinta años, habla Juan Manuel García Blanco. Recuerdos de los ciudadanos.
ESCENARIO POLITICO. La convocatoria de Copebo. Eseverri, cerca de su lanzamiento. Las encuestas, esas malas noticias para Cambiemos
La institución local se suma a la iniciativa de Santa Teresa
En Sierras Bayas, el próximo fin de semana se realizarán las Jornadas Argentinas de Geoturismo
Avanzan las gestiones para implementar el sistema en la ciudad de Olavarría
TAEKWON DO. Visita en Mariano Moreno
SUPERLIGA. Pedro De la Vega ingresó en el final
WORLD PADEL TOUR. El olavarriense jugó el partido con una lesión en su antebrazo derecho
GOLF. Se jugó un medal play en Estudiantes
Uriel Raponi, defensor de Ferro
Los 102 deportistas de las 34 ternas de los Premios Olimpo 2018
Rugby
FUTSAL. Selección de jugadores con Síndrome de Down
FUTBOL. Se pone en marcha la novena fecha del torneo "Apertura"
INFERIORES. Sigue el torneo "Apertura"
FUTBOL. El "Carbonero" y All Boys de Santa Rosa cierran, desde las 16, la llave de cuartos de final del Torneo Regional Amateur
AJPP 500
Primera edición de la competencia
BASQUETBOL. Torneo de Primera División
PEDESTRISMO. Se realizó una Correcaminata
AUTOMOVILISMO. En el Autódromo "Hermanos Emiliozzi" de Olavarría
TURISMO PISTA. La Clase Uno abre las finales en el autódromo "Hermanos Emiliozzi"
En las baterías de la Clase Tres
Favio Grinovero y Lucas Bayala entretuvieron en la Clase Dos