Edición Anterior: 25 de Mayo de 2019
Edición impresa // Deportes
Josefina De la Vega vistió la camiseta argentina en el Mundial Sub 20 de softbol 2003
Cuestión de familia
Daniel Lovano / [email protected]

Pedro quizás no sea el último miembro de la familia De la Vega en jugar una Copa del Mundo. En cambio hay una certeza: no es el primero. Josefina De la Vega defendió la camiseta argentina en el Mundial Juvenil Sub 20 de softbol de 2003, que tuvo como sede la República Popular China, y Mariano lo hizo cinco años más tarde en Whitehorse.

Hermanos ambos, primos de "Pepo", el hoy los encuentra separados geográficamente. "Jose" regresó a Olavarría después de completar sus estudios de licenciatura en kinesiología y Pepo participó de su casamiento hace alguna semanas; no Mariano, que está jugando profesionalmente al softbol en Israel.

"El Mundial fue un momento increíble, al que jamás imaginé llegar. Era un sueño cumplido para mí y a veces en ese momento uno no lo dimensiona" confesó "Jose", que jugó aquel Mundial Sub 20 en Oriente con apenas 16 años.

"Más allá de que fue una experiencia increíble, lo que ha logrado Pedro no tiene ni comparación con lo mío" deslizó. Para jugar ese Mundial Josefina debió mudarse de Estudiantes al Club Ciudad de Buenos Aires y federarse, porque no había en Olavarría clubes federados a la Confederación Argentina.

El vínculo de los De la Vega con el deporte viene de larga data. El gimnasio de Ferro Carril Sud se llama "RicardoDe la Vega", y remite a una impronta familiar de casi un siglo atrás; la generación siguiente (que incluye a su padre) siguió muy vinculada al deporte, y la actual personificada en Pedro, en Jose y en Mariano.

"A mí, mis padres siempre me inculcaron el deporte y, como está la sociedad, para todos los padres debería ser muy valioso que sus hijos hagan deportes. Vivir esos momentos compartidos, aprender a respetar las normas, al rival, al juego, a los árbitros; aprender a aceptar al que cae bien y al que no cae tan bien. Es una experiencia que sirve para conformar grupos de trabajo, y para la vida misma" consideró.

Jose viajaba con ellos todos los fines de semana para jugar en Buenos Aires y se volvía. Algo parecido a lo que Lisardo y Silvia, los papás de Pedro hacían (y siguen haciendo) cada siete días, aunque con Pedro instalado en Lanús desde hace cuatro años.

"Por el esfuerzo gigante, tanto de él como de su familia, todo lo que han logrado es más que merecido. Créase o no ser deportista requiere de sacrificios muy grandes, más allá de que se esté haciendo lo que uno quiere. Y que la familia esté, y apoye es fundamental".

"En mi caso, sin ellos no se hubiese podido lograr nada y en el caso de Pedro lo mismo. Creo que lo valioso es que se interprete como un mensaje general: que los padres acompañen, que inculquen el deporte a sus hijos. Enseña tantos valores y tantos códigos para la vida que otras actividades no" subrayó.

Aquella experiencia en China aún hoy a Josefina le sigue quebrando la voz, obstruyendo la garganta y robando algunas lágrimas que, aunque se empeñe, no puede evitar. "Lo mio fue todo diferente: la cultura, la alimentación, el transporte, la gente, la educación. Fue increíble. Por ahí en ese momento uno no toma conciencia de eso que le está pasando; ahora lo recuerda y le da una dimensión más exacta" reconoció Jose.

Con el himno se ponía exactamente igual que frente al grabador cuando desde la memoria recuperó aquellas imágenes. "Sentirlo en la cancha es increíble. Es único. Tengo momentos en mi mente que jamás voy a borrar" dijo.

Pedro y el Mundial Sub 20 que arranca hoy para la Argentina volvió a la charla.

"El es una persona muy especial, brilla con una luz especial. No debe ser fácil de llevar todo lo que le está pasando, pero creo que con sus condiciones humanas lo va a poder hacer y de forma natural. Creo que se nota que es un ser diferente, y la gente lo percibe más allá de sus condiciones deportivas" destacó.

"Pedro sabía su rol y qué venía a hacer. Ahora lo está viviendo y más allá de soñarlo e imaginarlo, cuando se da es algo muy fuerte. Es un chico con una magia especial y no tengo dudas de que va a lograr todo lo que se proponga" acotó Josefina, la prima que lo antecedió en competencias mundialistas con la camiseta celeste y blanca.

Desde su experiencia, el consejo para el De la Vega que vuelve a un mundial fue decirle "que lo disfrute, que lo viva minuto a minuto. Siempre hay algo más después, pero los momentos se pasan y cada torneo tiene su magia, su proceso, su aprendizaje y su crecimiento. Cada minuto adentro de una cancha es único, y no se va a repetir".

MÁS TÍTULOS

Se trata del rálido de garganta blanca, de la isla de Madagascar
Declaraciones de Luis Miguel Etchevehere
Encabezada por el precandidato a intendente de Unidad Ciudadana, Federico Aguilera
El titular del gremio sostuvo que se tarda en enviar los decretos a La Plata
Aseguró que se mantendrá "la misma cantidad de trámites" previsionales para Olavarría
Se levantó el paro nacional que se había propuesto desde la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte
Las redes sociales acortan los tiempos de búsqueda
Fernando Luis explicó los motivos de su licencia al frente de la Sociedad Rural de Olavarría
Realizará un bingo el próximo 2 de junio en la Sociedad de Fomento Mariano Moreno
Para jóvenes de Envión
Las propuestas oscilan entre 34 y 50 millones de pesos
TENIS. Estudiantes es la sede del torneo Nacional de Veteranos
FUTBOL. Juega Lucas Janson
Mundial Sub 20 de la FIFA Polonia 2019
INSTITUCIONAL. El Centro Comunitario, ubicado en Colonia Hinojo, cumple hoy sus 50 años
La ceremonia de apertura se realizó ayer en el gimnasio "Juan Manolio" de Pueblo Nuevo
KARTING. La cuarta fecha del campeonato se corre en Lobería
Josefina De la Vega vistió la camiseta argentina en el Mundial Sub 20 de softbol 2003
WPT. Chingotto y Tello perdieron ante Belasteguín y Lima
BASQUETBOL. Por el cuarto juego de semifinales de la Liga Argentina, en Carmen de Patagones
ABO. Sigue la disputa del torneo "Preparación"
Se jugaron ayer cuatro partidos de la segunda fecha