Edición Anterior: 1 de Septiembre de 2019
Edición impresa // La Ciudad
ENTREVISTA. Habla Yanina Zarzoso, mamá de una de las nenas víctima de la masacre de San Miguel del Monte
"Hoy mi meta es transformar el dolor en lucha"
En apenas tres meses y diez días, la vida de Yanina Zarzozo viró por completo. Su hija de 13 años, Camila López, fue una de las víctimas fatales de la masacre de San Miguel del Monte. El martes fue una de las madres al frente de la quinta marcha nacional contra el gatillo fácil. Una entrevista a fondo, donde queda al desnudo el proceso de transformarse en una referente luchadora tras la tragedia más terrible.
Claudia Rafael

[email protected]

Hay vidas que pegan un vuelco feroz en apenas un instante. Yanina Zarzoso tiene 33 años y dice "me siento vieja por todo lo que uno vivió". Es la mamá de Camila López, que a los escasos 13 años fue asesinada en la masacre de San Miguel del Monte de la que ya transcurrieron tres meses y diez días. Aunque Yanina sienta, por ese dolor que la acompaña a cada segundo, que todo ocurrió hace un año o más. Esta semana, fue una de las tantas mujeres a la cabeza de la marcha contra el gatillo fácil. Con la foto de su nena y de Rocío Quagliarello, la única sobreviviente y amiga del alma de su hija. Un lugar impensado para sí misma hace apenas tres meses y medio. Habló a fondo con El Popular en la noche del jueves. Cuando despidió a su última alumna de particular y después de haber trabajado varias horas en una escuela y también participado de la marcha por la aparición con vida de Camila Cinalli. Una chica que se cree fue captada por redes de trata de personas cuatro años atrás.

-Hace un año, en esta misma fecha, se hizo la cuarta marcha contra el gatillo fácil y vos andabas en tus cosas, en tu vida normal en Monte. En esta quinta movilización, eras una de las mujeres que estaba a la cabeza. ¿Qué nueva Yanina se gestó ese 20 de mayo?

-Sinceramente esto que decís lo pensé un montón de veces durante la marcha. Veía las caras de los otros familiares, de otras madres y pensaba que hay un montón de ellos que vienen luchando hace muchos años y yo de repente me encuentro marchando, gritando el nombre de mi hija. Y te juro que eso me hace caer de una manera… Porque hay días en que caés, días en que no, pero ver su foto, escuchar su nombre, gritarlo, me hace reflexionar y decir "ahora yo también estoy acá porque le pasó a mi hija". Te sentís un familiar más y es recontra doloroso. La vida te cambia por completo. Soy otra persona, completamente distinta. Te cambia la rutina, la forma de ver las cosas e incluso la personalidad. Es horrible.

-¿Qué cosas eran importantes para vos y hoy pasaron a segundo plano?

-Yo estudié educación especial, psicopedagogía y eso era para mí la gran meta. Formarme para trabajar en lo que más me gusta. Y una vez que me recibí, el trabajo era fundamental. Disfrutaba un montón de lo que hacía y me cambió por completo. Ya no puedo. Hoy tengo miedo de olvidarme de lo que estudié. Estoy abocada a resoluciones, al contenido de la causa, al rol de la policía y me pregunto: ¿me estoy olvidando de lo que me apasiona que es lo que estudié? Hay días en que no aguanto estar las cuatro horas dentro de una escuela porque me duele. Hoy en día me encuentro trabajando con nenes que por diferentes circunstancias atraviesan historias difíciles y me cuesta afrontarlas, me pongo a llorar y me tengo que retirar. Antes no me pasaba. Estoy mucho más sensible.

-¿Cómo fue rearmarse como familia? ¿Cómo es para tus otros dos hijos?

-Santino tiene 6 años, es muy chiquito y la extraña un montón a la hermana. Yo le dije de entrada, cuando le explicamos, que nos iba a ver tristes, nos iba a ver llorar y no se lo oculto porque le demuestro lo que siento para darle lugar a que exprese el dolor que siente por su hermana. Y Agustina tiene 17 y la realidad a ella le cambió todo. Está terminando el secundario con todo lo que implica. Extraña a su hermana. Porque pensá que ella siempre le decía a Cami: "cuando me vaya a estudiar yo te llevo conmigo"...

-De repente sos una referente para otros. Así como vos podés tener los tuyos propios hay quienes te ven como espejo. Una tremenda responsabilidad repentina…

-Me pienso hace tres meses y siento que pasó un año o más. Me pienso y me ubico en mi desesperación. No sabía para qué lado agarrar. No confiaba en nadie ni en nada. No sabía qué tenía qué hacer. Se me fueron acercando personas que atravesaron sus propias historias, como Sandra (Gómez), como Emilia (Vasallo) o como Norita (Cortiñas) que me llenó de tanta fuerza cuando me vino a ver. Y sigo aprendiendo. Y hoy hay gente que me llama, porque algo le pasó a sus familiares. A Cami no la recupero más y tengo un montón adentro mío con lo que hacer algo por otros pero, a la vez, eso me ayuda a mí también. Porque ¿qué hago con todo el amor que tenía para darle?. Y bueno… dar el amor a otros que no están bien. Que también tiene que ver con mi profesión, con la empatía con el otro. En Monte estamos formando un movimiento que se llama "20 de mayo" a partir de lo que sucedió con los nenes, con la masacre y que apunta a ayudar a los adolescentes, a los chicos de la edad de Cami, para que estén informados y concientizados. Vivimos en un pueblo en el que crecí y me criaron mis padres creyendo que donde estaba la policía yo iba a estar segura. Si me pasaba algo en una calle acudía a la policía. Pero todo se desmoronó. Ya no creo más en la policía. No confío más. Monte es un pueblo cerrado, tradicional. Y a partir de la masacre empezamos a escuchar un montón de testimonios relacionados con la violencia policial y el amor que tenía para Cami lo pongo ahí, en ayudar a otros chicos, a otras familias. Hoy mi meta es transformar el dolor en lucha.

-Así como hoy hay otra Yanina, también hay otro Monte. ¿Qué cambió en el pueblo?

-Lo que pasó con los chicos hizo que la gente empiece a hablar. Que no se calle si pasa algo. Porque siempre convivimos con el silencio. En Monte desapareció una chica, Camila Cinalli, hace cuatro años y se cree que fue secuestrada para la trata de personas. Y siempre en la marcha éramos 10 ó 20 personas. Pero marcamos el camino y fuimos muchos más ahora en salir a la calle para reclamar. Monte está muy conmocionado porque nunca había ocurrido algo como la masacre.

-Le pusiste tu voz al micrófono a la hora de plantear la interpelación a la intendenta. ¿Qué te pasó a vos con esto de hacer frente al poder político?

-Desde un principio supe que había responsabilidad política. Al inicio sentía que todo pasaba por la responsabilidad material. Una vez que logramos que estuvieran detenidos, empecé a pensar que había otras responsabilidades y supe que no tenía que callarme. Y que yo iba a ir por todo. Porque hay responsables de que yo no tenga a mi hija. Aunque se vengan un montón de obstáculos supe que ya no me iba a callar.

-¿Cómo la ves y cómo la veías a Sandra Mayol?

-Antes no la veía directamente porque no me interesó nunca la política. Ni siquiera pensaba cómo era como intendenta. A partir de esto que pasó, empecé a mirarla y a pensar. Y hubiera preferido que dijera "fallé, me equivoqué". Pero cada vez que la escuchaba, más dudas me generaba. Y más me convencí de que tiene responsabilidades. Porque su secretario de seguridad está detenido. Y no puede decir "no tengo nada que ver" o "no me entero de lo que pasa en Monte". Creo que el día en que la escuché decir eso me cayeron todas las fichas. Nosotros le contábamos que en Monte pasaban muchas cosas con los pibes y la policía y ella respondía "no me entero de nada". Todo el tiempo diciendo "a mí me mintieron". No es así: a nosotros nos mintieron. No podía decirnos que le mintieron a ella. Y si permitió que le mintieran, debía reconocer que fue una inoperante. Por eso te digo que hubiera preferido escucharla decir "me equivoqué, no pude manejar la situación, no supe hacerlo", pero nunca lo dijo. Se desligó siempre de toda responsabilidad. Aún hoy sigue diciendo que la responsabilidad en Monte no falló cuando murió mi hija y sus tres amigos.

-¿Cómo recordás aquel día?

-Terrible… terrible. Lo peor fue que estaba durmiendo, agotada, porque había trabajado todo ese domingo. Casi no la vi a Cami porque había estado con su papá hasta que salí de trabajar y nos fuimos a cenar a casa. Cenamos pero yo estaba cansadísima. Venía Rocío a dormir a casa. Cami la fue a buscar y las escuché riéndose y escuchando música en la cocina. Y después me llama la mamá de Ro preguntándome qué había pasado con las nenas y le dije "están acá". Y me respondió "no, las nenas tuvieron un accidente". No me olvido más. Fue levantar a mis dos hijos, ir con ellos al hospital pensando que Cami se había caído de la bicicleta. Sin entender en qué momento habían salido… si estaban en casa. Fue terrible enterarme de lo peor cuando llegué al hospital. Los primeros días fue sentir que vivía una película de terror.

-Hablame del rol de tu papá en todo ese momento…

-Mi papá es lo más. Es un héroe. Siempre lo fue para mí desde chiquita. Y lo sigue siendo. Esa noche en el hospital, en un momento, mientras todos creíamos que había sido un accidente y yo no paraba de llorar, antes de que se llevaran el cuerpo de Camila, papi me dijo "ahora vengo". Y no volvió más. Ni supe dónde estaba. Yo volví a casa. Y mi viejo andaba por todos lados, hablando con el camionero. Si no fuera por él, el camionero se iba. Y papi diciéndole "me tiro abajo del camión pero no te vas. Volvés a declarar". Porque el camionero había declarado pero los policías cambiaron todo. Así que gracias a eso, el camionero volvió a declarar y lo hizo bien. Después, mi papá fue el primero que se reunió con la intendenta en la municipalidad, con el secretario de seguridad y les planteó que había escuchado que había habido tiros. Le mintieron en la cara. Y fue terrible para él porque sabía que me lo tenía que decir a mí. El lunes, tipo dos o tres de la tarde, ya no recuerdo la hora, él vino a casa a decirme que había habido tiros. Y yo no lo podía creer.

-¿Cuándo empezaste a entender lo que pasaba?

-En ese mismo momento. Porque la palabra de mi papá para mí es eso. La palabra de mi papá. Yo estaba en la cama, tirada, llorando, llena de gente y salté de la cama. ¿Cómo tiros? ¿Qué pasó? Y ahí fue cuando empecé a averiguar. Lo primero que hice fue ir a la comisaría. Necesitaba las cosas de mi hija, el celular, todo… saber qué pasó. Me dieron mil vueltas, me mandaron a la ayudantía, ahí me dijeron que vuelva más tarde. Me fui a la casa de los familiares, de los Sansone. No los conocía porque Cami era nueva en la escuela. Empezamos a llamar a los medios, a Correpi. Empecé a entender, a armarme. Empezamos con marchas. A la primera no fui porque estaba velando a Camila. Y acá estamos, aprendiendo y luchando. A veces me pregunto cómo hago para tener fuerzas. Hay días en que estoy destrozada y al día siguiente me levanto y digo "tengo que seguir". Muchos me dicen "yo no podría". Pero yo antes también pensaba así. Entonces o te quedás tirada llorando en una cama, que es válido también porque cada uno lo resuelve como puede con las estrategias que puede, con las herramientas que tiene. O salís a luchar. Y ésa es la manera que yo encontré.

-¿Qué creés que pasó?

-No lo sé. Estoy entre las dos hipótesis. Una, la de la coima que le habían hecho a Aníbal antes y la otra, con eso de que quizás vieron algo relacionado al narcotráfico. Por ahí ésta es la que más me cierra pero en realidad tampoco… Aunque conociendo a mi hija, conociendo a Rocío, seguro iban mirando su teléfono todo el tiempo, ¿qué pueden haber visto o entendido? Porque por más que Cami haya visto que bajaron una bolsa, ella no va a pensar qué tenían en esa bolsa. Y quizás la policía se persiguió con eso. No los puedo perdonar y nunca los voy a perdonar. Aunque los manden presos, aunque les den perpetua, que sé que no va a pasar, no me consuela. Porque lo único que quiero es a mi hija y eso no lo puedo lograr.


La causa

Yanina Zarzoso es la mamá de Camila López. La nena de 13 asesinada en la masacre de San Miguel del Monte el 20 de mayo último junto a Aníbal Suárez (22), Danilo Sansone (13) y Gonzalo Domínguez (14). En una persecución policial inexplicable que acabó con sus vidas y en la que sólo se salvó Rocío Quagliarello, también de 13 y mejor amiga de Camila.

Hay 13 imputados, entre los cuales está el secretario de seguridad municipal. Y a pesar de todo y de las responsabilidades policiales y políticas, la intendenta Sandra Mayol nombró directora de Asuntos Institucionales y responsable del área de seguridad a María Alejandra Contignola, cuestionada por las familias por sus aceitados vínculos con la policía.

-Entre medio tuvo lugar la interpelación y también el nombramiento de una nueva funcionaria con vínculos con la Bonaerense…

-Sí, el nombramiento de Alejandra Contignola fue una nueva provocación que se sumó a que fue a la interpelación con las respuestas escritas y uno no podía salir de ese formato ni repreguntar. Dio una charla de abogacía que los familiares no entendíamos de qué estaba hablando en lugar de ser humana y empática.

-¿Cuál es la realidad actual de los imputados?

-De los 13 imputados hay cuatro que están en libertad. Y otros 9 que siguen con preventiva. Ahora la causa está bastante quieta. Al principio fue todo muy rápido y logramos que hubiese 13 imputados en pocos días. Pero ahora todo está muy parado, esperando a que la causa baje de la Cámara y poder hacer nuevos aportes. Y eso es desesperante porque uno quiere todo ya.


Casi hermanas

Después de 25 días internada en pediatría del Hospital de alta complejidad de Florencio Varela, Rocío Quagliarello regresó a su casa. Volvió a la vida como no pudieron sus amigos.

-¿Qué sentiste cuando la viste a Rocío?

-Fue muy difícil. Verla a Ro es verla a Cami. Porque eran muy unidas. Muy amigas, casi hermanas, muy parecidas. Me costó mucho al principio. Porque en realidad, yo deseaba también que Cami estuviera en esa situación, viva, que ella también fuera una guerrera. Me costó un montón entender que no pudo, que no está, me cuesta pero me siento contenta porque Loa (mamá de Rocío) es mi amiga de toda la vida y siempre quise que Rocío se recupere y no para que declare sino para que vuelva a su casa con sus hermanos, con su mamá. Le dije a Loa "prestámela un poco porque siempre va a haber una partecita de Cami en Rocío".

-¿Cuántos años tenés?

-33

-Sos re chiquita…

-No tanto. Me siento vieja ya, con todo lo que uno vive es como que… es tan difícil. No es justo. Cami tenía toda la vida por delante. Ella quería ser fotógrafa. Tenía mucho por vivir. No es justo que alguien decida así porque sí sacarle la vida a alguien. Era una nena. Sólo quería vivir, disfrutar, ser libre. Y me duele en el alma.

MÁS TÍTULOS

Capítulo 2
El candidato a intendente del Frente de Todos, Federico Aguilera, estuvo con Cristina Fernández
ESCENARIO POLITICO. Las grietas, las viejas y las nuevas. Los frentes después de las elecciones y el voto económico
ENTREVISTA. Habla Yanina Zarzoso, mamá de una de las nenas víctima de la masacre de San Miguel del Monte
La concejal de Cambiemos, Celeste Arouxet, respondió las expresiones de la Mesa de Emergencia Alimentaria
Mañana iniciará la segunda edición y la inscripción permanece abierta
Se iniciaron gestiones ante la Provincia para habilitar su caza
También hicieron un homenaje a Carlos "Negro" Moreno
Se reúnen los domingos por la mañana en la esquina de Rivadavia y Belgrano
Lourdes Araya, la hija de un afiliado minero que ya se encuentra en Curutiba, Brasil
El viernes se realizó la ceremonia de apertura
Aprovechando que hoy comienza el fútbol por la Olimpíada Minera 2019
TOP RACE. El piloto del equipo Toyota Gazoo Racing se quedó con lo mejor en Olavarría
BASQUETBOL. Pasó la primera semana de pretemporada de Estudiantes de cara a la Liga Argentina 2019/2020
En los Juegos Mundiales para trasplantados
KARTING. Rodaron 145 máquinas en Tandil
ABO. Hubo actividad ayer por las Copas de Oro y Plata
FUTBOL. El torneo "Clausura" de primera división sigue hoy con la disputa de cuatro encuentros
MUNDIAL. La Argentina ganó 95-69
TOP RACE SERIES. De Benedictis se quedó con la pole, Vigo terminó 10ª
INFERIORES. El Fortín y Estudiantes, el único cruce completo
HOCKEY. Se jugó otra fecha del torneo Oficial de la FTH
FUTBOL FEMENINO. El equipo visitante ganó en la primera final de la FFBP
PARAPANAMERICANOS. La nadadora olavarriense cerró su labor en los Juegos de Lima
TN. Ganó la 2ª serie de la Clase 2, Weimann quedó undécimo en la primera