Edición Anterior: 11 de Septiembre de 2019
Edición impresa // La Ciudad
ENTREVISTA. Daniel Arroyo, probable futuro ministro de Desarrollo Social de la Nación
Crisis y hambre: "lo que se vive es una catástrofe social"
Fue funcionario de Néstor Kirchner y de Daniel Scioli. Y es –casi- un número puesto en un eventual gobierno de Alberto Fernández. Daniel Arroyo es uno de los hombres que más sabe sobre crisis sociales. Dijo para EL POPULAR que en el país hay hambre. Que los alimentos son inaccesibles. Que no es lo mismo comer y no comer. Y que es imprescindible la emergencia alimentaria.
Silvana Melo

[email protected]

Daniel Arroyo ya está pensando en las cuatro primeras medidas que habrá que tomar el 10 de diciembre desde el despacho del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. No dice que las firmará él. Pero las tiene clarísimas. El hombre que fue viceministro de Desarrollo Social durante la presidencia de Néstor Kirchner asegura que esta crisis es peor que otras más graves como las hiperinflaciones y la explosión de 2001 por "el costo de los alimentos". El endeudamiento generalizado de los sectores populares que no pueden afrontar los servicios deriva en tragedia la supervivencia diaria. "Hay hambre de mate cocido y pan a la noche" dice quien fue Ministro de Daniel Scioli.

Diputado nacional desde 2017, llegó con Sergio Massa, se mudó con Felipe Solá y luego se reencontraron todos juntos, en la unidad impensada que tejió Alberto Fernández.

-El derrumbe del último mes pulverizó los registros de pobreza. ¿Es el hambre un problema grave ya en el país?

-Estamos en una caída muy profunda. Estamos en una situación de hambre. Hambre es mate cocido y un pedazo de pan a la noche. Hay un problema de mal nutrición, porque como hay más gente en los comedores comunitarios, más chicos en los comedores escolares, lo que se da es harina, fideos, arroz y hay un problema de desacomodo general, lo que era un centro comunitario pasó a ser un merendero, lo que era un merendero pasó a ser un comedor, en lo que era un comedor ahora dan viandas también porque hay gente grande que no va entonces los chicos comen en el comedor y se llevan las viandas a la casa. Hay una situación muy crítica donde claramente el problema alimentario se ha puesto muy duro. Ha habido otras crisis importantes en la Argentina pero ésta tiene dos puntos cruciales. Uno es el costo de los alimentos, que acá aumentan constantemente. Eso ha desbordado todo. Y otro es el endeudamiento de las familias, todo el mundo debe plata; como no le alcanza, como se han disparado los costos fijos y hay que pagar muchísimo de luz, de agua, y como bajaron las changas, no hay trabajo, la situación es muy crítica, yo la definiría como una catástrofe social. Que golpea a muchos sectores. Y la base de todo es el problema del hambre.

-¿Con qué otras crisis compararía lo que se está viviendo hoy?

-La crisis del 2001 era peor en términos generales: había un 57 % de pobreza y un 28 % de desocupación pero no teníamos este costo de los alimentos. Las hiperinflaciones de los 80 y 90 que fueron muy profundas, duraron menos tiempo. Hoy tenemos un esquema de caída sostenida permanente. Acá la caída no encuentra un piso. Para mí el dato más importante es que no deja de bajar el consumo de leche. Siempre digo hay un momento que va a parar, que va a dejar de caer. Pero no, mes tras mes baja el consumo de leche. Eso marca el nivel de deterioro; estamos ante un problema serio. Hay que tomar medidas de emergencia y la primera es declarar la emergencia alimentaria, que permite dos cosas: reasignar partidas, tomar de otras áreas y reasignarlas a los comedores, a los merenderos, a los comedores escolares… Cuando hay una inundación, el estado tiene que comprar colchones, en el momento y que estén, eso es una emergencia. Reasignar partidas y acelerar procesos de compra y licitación. Comprar de manera directa, rápido. Yo tengo un proyecto de ley y hay varios más pero debería hacerlo. Ya. Porque permite resolver lo básico que es lo alimentario. No es lo mismo comer que no comer y a eso hay que resolverlo ahora.

-A nivel nacional hay varios proyectos. 50 intendentes se la piden a Vidal en la Provincia. En Olavarría la reclaman las organizaciones al Intendente. ¿Por qué cree usted que no se declara?

-Primero el gobierno no midió el nivel de crisis. Se daba cuenta de que había un problema pero no midió el nivel de crisis. De catástrofe social. Hoy no comprendo por qué no lo hace. Hasta hace poco tiempo tenía otra expectativa no sólo electoral sino de cómo estaba funcionando económicamente. La elección le dio un baño de realidad y hoy no tengo ninguna explicación de por qué.

-Mientras tanto, un país productor de alimentos tiene dos millones de niños con hambre…

-Es imperdonable. La Argentina tiene que tener una regla para el próximo gobierno y para todos los que vengan: comer tiene que ser barato. Producimos alimentos, los once alimentos de la canasta básica tienen que ser accesibles siempre. Estamos hablando de lo básico, un país que produce alimentos para 400 millones de personas. Es muy urgente, ahora hay que empezar con la emergencia alimentaria y luego encarar un conjunto de medidas con el costo de los alimentos para que se pueda llevar adelante una política que arranque de lo básico: comer tiene que ser barato en la Argentina.

-¿Cuál es la primera medida que tomaría el 10 de diciembre si fuera ministro de Desarrollo Social?

-El 10 de diciembre hay que tomar cuatro medidas. La primera es regular la canasta básica de alimentos. Controlar los once productos de la canasta básica con un conjunto de elementos con la ley de góndolas para que nadie tenga más del 30 por ciento del espacio para que estén todos los productos, apoyando a los pequeños productores, armando un sistema para rearmar el encadenamiento de alimentos, pero fundamentalmente regular los precios de la canasta básica. Segundo, un sistema de créditos no bancario a tasas muy bajas porque el problema central es que todo el mundo está endeudado con el 200% de interés anual. Con un sistema de créditos a tasa del 2 o 3%, que es muy fácil de hacer reorganizando la política social, para máquinas y herramientas y para desendeudar a la familia. Y después el mismo 10 de diciembre cuidar los sectores productivos donde trabajan mujeres y jóvenes, la industria textil. Eso es lo socialmente relevante, así como Francia cuida a sus productores rurales. En cuarto lugar, mucha obra pública, mano de obra intensiva, cordón cuneta, vereda, viviendas. Haciendo estas cuatro cosas paramos la caída que es lo primero que tenemos que hacer.

-Cuando hablaba de malnutrición, es fundamental cuidar la calidad alimentaria. Las frutas y verduras son inalcanzables…

-La ley de góndolas permite la diversidad pero también hay que fortalecer a los pequeños productores de verduras y frutas, con centros de comercialización, dándoles créditos no bancarios para fortalecerlos. Generalmente cuando se hace el verdurazo en Plaza de Mayo la gente sale con la idea de que es muy buena la verdura y la fruta; hay que potenciar eso en muchos lugares para acercar, para abaratar el costo de los alimentos.

-Siempre se pone el ojo en Buenos Aires y conurbano, porque es el 25% de la población y los votos. ¿Cómo está la situación en las provincias?

-Uno de los problemas fuertes con la emergencia alimentaria es que la Nación les transfiere a las provincias 130 pesos como asistencia alimentaria para todo el mes por persona. Hay un problema serio de desacomodo. Las provincias han buscado recursos para sostenerse, como los intendentes. En algunas provincias hay problemas de abastecimiento, no les venden leche, harina, fideos, porque tienen un problema de precios, entonces también está esa dificultad. Por eso declarar la emergencia alimentaria es algo básico para arrancar. Es volcar dinero en lo mínimo.

-Estas crisis suelen disparar, además, la desigualdad en un modelo que anula la movilidad social. ¿Qué medidas tomaría en lo urgente para aliviarla?

-El problema es el trabajo. La mayor desigualdad aparece en los jóvenes y en las mujeres. Para igualar hay que fortalecer la escuela secundaria, todos los chicos tienen que estar en la secundaria y reconstruir la movilidad social. Qué tiene que hacer alguien para que le vaya bien en la Argentina… estudiar y trabajar. Por eso hay que volver sobre la secundaria, hay que armar una red de 20 mil tutores para acompañar a los jóvenes, fortalecer la red productiva, la construcción, textil, comercio, metalmecánico, esto es lo que mueve y lo que genera condiciones para volver a la movilidad social.

MÁS TÍTULOS

Juan Esteban Álvarez, integrante de la Unión Industrial, brindó detalles de la Semana de la Industria
Atacó la reforma agraria que propuso Grabois y contra la JNG propuesta por Felipe Solá
Reunión de Galli con iglesias y entidades
ENTREVISTA. Daniel Arroyo, probable futuro ministro de Desarrollo Social de la Nación
El Jardín N° 906 y la Escuela N° 2, en un proyecto donde aprender historia es divertido
Gran iniciativa de la Escuela Nº 22
VOLEIBOL. En el Sudamericano de Chile
BASQUETBOL. La 38ª edición comenzará, en principio, el próximo viernes 4 de octubre
EQUITACION. Sudamericano Paraguay 2019
BASQUETBOL. Derrotó ayer al poderoso conjunto balcánico 97-87 en el Mundial de China
FEMENINO. Peñarol de Mar del Plata y dos equipos neuquinos: Biguá y Pacífico
PATIN CARRERA. Tres entidades de la ciudad compitieron el pasado domingo en Baradero
FISICOCULTURISMO. Participó de tres campeonatos
Muchos elogios en España, Estados Unidos e Italia
A cargo del profesor Matías Suhurt
SELECCIÓN. Con un Lautaro Martínez magistral
TURISMO CARRETERA. Próspero Bonelli impactó de lleno contra Jalaf al quedarse sin frenos
Campeonato infanto Juvenil de Ciclismo
TURISMO PISTA. Apunta al 22 de septiembre en Río Cuarto
SUPERLIGA. El Lobo platense recibe el domingo a Racing
Primera edición de la Liga de Desarrollo Ampliada